"La desinformación...terreno fértil para la manipulación y el engaño" PALESTINA RESISTE!!! QUE SE DETENGA EL GENOCIDIO EN PALESTINA !!!

martes, 26 de agosto de 2014

Comunicado del Bloque Popular Revolucionario (BPR)

¡FEDECAMARAS y la oligarquía parasitaria: 

enemigos del pueblo!

El Bloque Popular Revolucionario (BPR) se pronuncia ante la crítica situación económica que atraviesa nuestra patria y haciendo nuestras las palabras del Co-mandante Chávez cuando dijo el 3 de junio del 2010:
“Como todos saben, ustedes, FEDECÁMARAS y sus aliados en la burguesía nos han declarado la guerra económica y yo la he aceptado. Llamo al pueblo, al gobierno, a todos, a la guerra económica, no podrán con nosotros los oligarcas y sus medios de comunicación... FEDECÁMARAS los huevos de la serpiente. Se consiguieron ahora con la revolución bolivariana, con un pueblo, con un presiden-te, un humilde soldado sí, y no se va a doblegar ante el poder que ustedes creen tener, sino que estoy aquí más bien para desenmascararlos ante el país, son enemigos del pueblo, son enemigos de la patria y todas las redes que manejan, la burguesía venezolana y sus organismos, pero el centro, el nido de la serpiente, es FEDECÁMARAS. Si algún empresario honesto de verdad como los hay en Venezuela, se siente ofendido creo yo que les queda un recurso, libre como es cada quien en este país, salirse de FEDECÁMARAS, porque ése es un organismo enemigo de este pueblo y bueno dime con quién andas y te diré quién eres, no es imprescindible FEDECÁMARAS...”.
En consecuencia:
1. Rechazamos categóricamente la desestabiliza­ción económica protagonizada por FED ECAMARAS y CONSECOMERCIO, como instrumentos del plan golpista orquestado por el imperialismo estadounidense y europeo, la ultra derecha neofascista y la burguesía apátrida y parasitaria, la cual recurre al acaparamiento, la especulación, el contrabando y la distribución a cuenta gotas de los rubros de primera necesidad como parte de una estrategia general de guerra económica contra el proceso bolivariano y el pueblo en general.
2. Ante el aumento desproporcionado de los precios, por parte de las grandes, medianas y pequeñas cadenas privadas de distribución comercial, exigimos al Gobierno Nacional: a) la publicación en Gaceta Oficial de los precios de los artículos de primera necesidad (en particular en los rubros de la alimentación, el vestido, el calzado y el transporte); b) efectividad de los órganos fiscalizadores y sancionatorios del Estado.
3. Llamamos a nuestro pueblo venezolano a ejercer su derecho como ente contralor y fiscalizador mediante la conformación de comités de usuarios que permitan una actuación efectiva contra el delito de la especulación y el acaparamiento;
4. Exigimos la creación de un ente que central ice y controle todas las importaciones, desplazando la burguesía comercial-importadora y eliminando por completo la importación de bienes superfluos o suntuarios;

5. Condenamos enérgicamente la fuga multimi­llonaria de dólares al exterior por parte del sector privado en los últimos diez años, con complicidad de funcionarios inescrupulosos del Estado Venezolano. Por ello, exigimos la investigación de los responsables, dentro de la empresa privada y del Estado, de estas estafas a la nación y su castigo inmediato;

6. Consideramos inaceptable que la mesa de diálo­go económico se convierta en mesa de negociación donde la burguesía apátrida y parasitaria consiga lo que no pudo conseguir en el proceso electoral ni con la guarimba. Decimos, pues: ¡ninguna concesión ni a la derecha venezolana, ni a los agentes del imperialismo norteamericano y europeo y del sionismo!

¡LA PAZ SE CONQUISTA DERROTANDO AL FASCISMO Y AL CAPITALISMO!

BLOQUE POPULAR REVOLUCIONARIO Caracas, septiembre de 2014


Imprimir artículo

sábado, 23 de agosto de 2014

Industria petrolera en el Proyecto Nacional “Simón Bolívar” (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI

a) La industria petrolera se orientará a profundizar la política de maximización de captación de la renta en todas las fases del proceso y en fortalecer la participación fiscal en los ingresos, mediante la mejora en el perfeccionamiento de las alianzas y en el proceso administrativo interno, en particular, para hacer efectivo el establecimiento de una nueva forma de distribución de la renta petrolera internacional.

b) La industria petrolera nacional deberá profundizar y ampliar más aceleradamente su orientación al desarrollo endógeno, persiguiendo el agotamiento de las posibilidades de generación de actividades económicas en el país, a partir de la explotación del recurso. Será prioritaria la inversión para mantener e incrementar el nivel probado de las reservas y la capacidad de producción; la inversión para la agregación de valor a los productos de la extracción, tanto para satisfacer demanda interna como para la exportación, y la inversión para la autosuficiencia en los insumos, bienes, obras y servicios de toda naturaleza que requiere la industria de los hidrocarburos.

c) Dado el evidente impacto de la actividad petrolera y de la utilización de los hidrocarburos como fuente de energía en el ambiente en general y en asentamientos humanos particulares, su producción y utilización deberán contribuir de manera efectiva a la preservación y mejora del ambiente y la calidad de vida de las comunidades directa e indirectamente afectadas en el país.

d) La industria petrolera nacional es corresponsable, de primera línea, en la generación y crecimiento del nuevo modelo productivo, mediante el fomento acelerado de unidades de la economía social en las actividades económicas de producción de bienes y servicios y construcción de obras en el país, que le sirven de proveedores y a las cuales provee sus productos.


Imprimir artículo

La Industria petrolera (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI (FRENCOR)
¿Cuáles son las características más resaltantes de la industria de los hidrocarburos? El profesor y camarada Francisco Mieres logró identificar cuáles eran los rasgos más salientes de la industria de los hidrocarburos en el pasado siglo XX. A continuación les ofrecemos, de manera abreviada, algunos de ellos:

1)    Los hidrocarburos son el principal combustible para la actividad económica y bélica en el mundo: Esto es un hecho indudable y ampliamente conocido en nuestros días. La aparición del motor de combustión interna determinó la supremacía del petróleo entre los combustibles desde comienzos del siglo, y desde entonces no ha hecho sino afirmarse. Entre tanto se ha intensificado también el uso del gas natural-producido por las empresas petroleras en su mayor parte-, con lo cual la cuota de combustible suministrada por éstas aumenta, para llegar a ocupar la primacía en años recientes.

2)    Los hidrocaburos constituyen una materia prima de creciente importancia para la industria química: Si bien hasta ahora el petróleo y demás hidrocarburos han sido y siguen siendo, básicamente, fuentes de energía, recientemente se ha iniciado [década del 60 del pasado siglo] su utilización como materia prima para la industria química, dando lugar a una nueva rama de esta última, la petroquímica, la variedad de cuyos productos se amplía de día en día, cubriendo un vastísimo campo de aplicaciones que van desde los abonos químicos y los explosivos hasta el caucho sintético y multitud de productos plásticos. Se iniciaba así una revolución en la utilización de los hidrocarburos, elevándose así su valor económico-social y, por tanto, su precio, por cuanto tiende a reemplazar su uso efímero como combustible por formas de utilización más duraderas y más diversificadas.

3)    El petróleo es la actividad más importante para la exportación de capitales: El petróleo es la actividad que más atrae al capital extranjero. Para comienzos de la actual década [decada del 60, siglo XX], el Chase Manhattan Bank estimaba el valor de las inversiones petroleras norteamericanas en el exterior en 16.000 millones dólares, lo cual equivale a una tercera parte de todas sus inversiones extranjeras. Una parte similar ocupan los hidrocarburos en la inversión exterior de la Gran Bretaña. En efecto, el petróleo-según afirma Strachey [autor del libro El fin del imperio, F.C.E., México, 1962], ‘es, con mucho, el caso más lucrativo de inversión exterior, y del imperialismo que, como de costumbre la acompañó’.

4)    El petróleo es la mercancía más importante en el comercio internacional: Las exportaciones de petróleo y de productos derivados [siglo XX] ocupan, por su valor, el primer lugar en el comercio internacional. En el área capitalista, los envíos se dirigen desde regiones subdesarrolladas del trópico (Medio Oriente, Venezuela, Indonesia, Noráfrica) hacia las potencias industriales (Estados Unidos, Europa Occidental, Japón, Australia, Nueva Zelandia). Un rasgo sobresaliente de tales exportaciones es que ellas no son efectuadas por empresas privadas o estatales de los países exportadores, sino directamente por las grandes empresas monopolistas extranjeras, poseídas por las oligarquías capitalistas de los mayores países consumidores.

5)     El petróleo es la actividad de mayor integración vertical en escala internacional: Lo peculiar de las grandes empresas petroleras es la realización de toda la cadena de actividades que van desde la búsqueda de los yacimientos petrolíferos y su perforación hasta la elaboración de los diversos derivados para uso o consumo final, y que les permiten llevar el petróleo desde las profundidades del subsuelo hasta el tanque del automóvil del cliente. Así, estas monumentales empresas llevan a cabo la integración de fases que corresponden, sucesivamente, a los sectores técnicos primario, secundario y terciario, eliminando, sometiendo a su control o reduciendo a un mínimo insignificante, de esta manera, a los intermediarios que normalmente aseguran la interrelación entre los sectores y por ello obtienen ingresos. Con la integración vertical, tales ingresos, en su mayor parte, afluyen a las empresas propietarias.

6)    La explotación de hidrocarburos es la de más alto grado de concentración, tanto en la propiedad del capital como en el control en escala internacional: Esta característica es la contrapartida y síntesis de las anteriores. Excluyendo los Estados Unidos-país con respecto al cual la información necesaria no está disponible para nosotros-, la actividad petrolera es la más monopolizada en el mundo capitalista. Esto puede comprobarse en lo que concierne a: i) pequeño número de empresas; ii) número más pequeño aún de grupos que controlan dichas empresas; iii) fuerte régimen de coalición de tales grupos a nivel internacional. Puede afirmarse sin lugar a dudas, agrega Mieres, que el petróleo es el reino típico de los monopolios internacionales.

7)    El petróleo es la explotación más lucrativa en escala internacional: La inversión exterior es tan atractiva en petróleo precisamente porque es la más lucrativa entre todas. (ampliar).Los beneficios de 50 por ciento y más, en Venezuela y en el Medio Oriente, no son, en forma alguna, excepcionales para las compañías petroleras, incluso para fechas recientes [años 60, sigloXX], pese a los intentos de los países propietarios de los yacimientos para incrementar sus ingresos. Tales cuotas de utilidades son un múltiplo de las obtenidas en los Estados Unidos por las empresas del ramo y son las máximas logradas por los inversionistas extranjeros en cualquier renglón.

8)    El petróleo es la actividad con mayor densidad de capital, mayor productividad del trabajo y mayor lucratividad por trabajador: Por lo que respecta al capital por hombre, la explotación petrolera ha alcanzado también la máxima altura. Este es un factor adicional que facilita la elevada concentración del capital en esta rama, pues hace prácticamente imposible el acceso de pequeñas empresas independientes. La notable composición orgánica del capital petrolero se manifiesta en un grado muy alto de mecanización de las operaciones-en algunas de las cuales se llega incluso a la automatización, lo cual promueva una crecida productividad del trabajo, inalcanzable para las demás ramas. Por ambas razones, la gran densidad de capital es un elemento de importancia en la extraordinaria lucratividad de la industria petrolera. Otro rasgo saliente en la industria petrolera es la notable lucratividad por trabajador, de hecho la mayor en todos los sectores productivos.

9)    La explotación de los hidrocarburos constituye la primera rama industrial en el mundo capitalista: Las anteriores características, tomadas en su conjunto, desembocan y se resumen en ésta: como rama minero-industrial, la explotación petrolera es la más importante del mundo capitalista [siglo XX]

10) La explotación petrolera es la de mayor influencia política en el mundo capitalista: “Las grandes sociedades anónimas, en sí y por sí mismas, son impresionantes instrumentos de poder, poder [que] rebasa las fronteras nominales de su propiedad”. A Berle, La revolución capitalista del siglo XX. 1958. La actividad política dirigente de la gran corporación-en forma directa o indirecta, institucional o de facto- no es un fenómeno accidental o anecdótico, sino que es un requimiento imperioso que deriva de su gigantesco poderío económico, en todos los países regidos por el capitalismo monopolista. Nosotros consideramos que, afirma Francisco Mieres, en escala del “mundo libre”, los empresarios de la industria petrolera son los que disfrutan de mayor poder político, esto es, de mayor capacidad de influir sobre los asuntos del Estado, tomando en cuenta la que tienen en los países metropolitanos, así como en los huépedes de la inversión petrolera. Naturalmente, es imposible documentar cuantitativamente esta afirmación, pero no cabe duda de que el poder político de un sector tiende a estar en relación directa con su magnitud económica. En tal sentido, cuando se reflexiona en torno a la primera importancia de la explotación petrolera en el mundo, a la extremada concentración de sus capitales, a la completa integración vertical de las grandes corporaciones y a la extendida diversificación geográfica de sus actividades, es difícil sustraerse a la conclusión de que ella es también la primera industria en términos políticos. Pero la industria petrolera deriva su fuerza política no sólo de su magnitud y extensión sino también de su fisonomía internacional típicamente imperialista y de su papel clave para la guerra moderna. Los dos caracteres están estrechamente vinculados.

Reflexión necesaria (y urgente)

“La industria petrolera es una rama plenamente representativa de la estructura empresarial dominante hoy en el área no socialista del mundo. A tal estructura dominante se la denomina capitalismo monopolista”. Francisco Mieres (1969)

¿Y qué se entiende por capitalismo monopolista? Dejemos que sea el camarada Mieres quien nos explique que se entiende por capitalismo monopolista: “El capitalismo monopolista es la fase más desarrollada del sistema capitalista, aquella en que, como consecuencia del proceso de concentración de la propiedad y de la producción, el conjunto de relaciones económico-sociales ha venido a quedar dominada por un reducido número de grandes empresas, con poder determinante en el control de la oferta tanto de bienes de consumo como medios de producción, incluso el dinero. Así, lo que era típico y esencial en el mecanismo funcional del capitalismo de los siglos XVII y XIX, la competencia atomística o “libre competencia”, queda sustituida por lo que es característico en el funcionamiento del capitalismo contemporáneo en los países más avanzados y, por tanto, en el área capitalista mundial como un todo: la competencia monopolística”.

“El desarrollo de la industria petrolera con objetivos comercializables coincide, históricamente, con la formación de las primeras asociaciones monopolísticas en las últimas décadas del siglo XIX. Este hecho enmarca su desarrollo ulterior dentro de los comienzos del tránsito del capitalismo de libre competencia a su fase superior y última: el imperialismo”. Hugo Pons Duarte (1979)

“Al referirse a las características de esta empresa, Marx señala: ‘Una conclusión se desprende: en la producción petrolera de la sociedad se crea una plusvalía extraordinaria-en nuestro ejemplo, de 600 horas-que se apropian, o bien los capitalistas productores de los mejores yacimientos, en forma de ganancia extraordinaria, o bien los terratenientes, propietarios de la tierra, en la forma de renta del suelo, o bien ambos a la vez, para luego repartírsela entre sí.

“En general, la evolución inicial de la industria petrolera se sitúa en la década de los años 60 del siglo pasado [siglo XIX] y encierra, por las razones apuntadas, un carácter de monopolio. Su surgimiento coincide con la declinación indefectible de una fase del capitalismo y donde, de forma inminente, la socialización de la producción trae como consecuencias la necesidad de que se transforme la libre competencia en competencia monopolista; y nuevos rasgos: la fase superior y última del modo de producción”. Hugo Pons

Para Lenin, citado por Hugo Pons en su obra: “El ocaso de una estrategia”, el resumen de la historia de los monopolios es el siguiente:

  1. Décadas del 60 y 70 [del siglo XIX], punto culminante de desarrollo de la libre competencia. Los monopolios no constituyen más que gérmenes apenas perceptibles.

  1. Después de la crisis de 1873, largo período de desarrollo de los cartels, los cuales sólo constituyen todavía una excepción, no son áun sólidos, aún representan un fenómeno pasajero.

  1. Auge de fines del siglo XIX y crisis de 1900 a 1903: los cartels se convierten en una de las bases de toda la vida económica. El capitalismo se ha transformado en imperialismo.

La del petróleo, como ninguna otra industria hasta entonces, se desarrolló fuera del marco de la libre competencia, y su tendencia fue la monopolización de la extracción y el mercado, tendencia que se vió facilitada por los siguientes factores:

1)    El hecho de ser el petróleo un recurso no renovable, cuya explotación está en mayor o menor medida en función de la naturaleza, ofrece a su poseedor condiciones de monopolización.

2)    El petróleo es un recurso que para su extracción requiere fuertes inversiones de capital, así como para su transportación y comercialización. Por otra parte, el alto costo de las labores de investigación y explotación, por ser improductivas en lo inmediato, resulta gravosa para capitales pequeños.

3)    Desde su surgimiento esta industria no ha estado estructurada ni condicionada para la explotación y comercialización en pequeñas escalas; su nacimiento está marcado con los orígenes del desarrollo monopolista. (Hugo Pons, 1979. p12)

Todo esto implica reconocer la necesidad de explotar aun aquellos yacimientos que poseen una baja productividad, los cuales se reflejan en la formación del precio del petróleo, y da lugar, entonces, al aumento de la ganancia extraordinaria obtenida por aquellos capitales mejor situados.

La situación señalada desembocó en que los pequeños productores existentes en aquella época fueron absorbidos por las fuertes empresas nacientes, produciéndose un acelerado proceso de concentración y centralización de los capitales en la industria petrolera.

Notas:
Mieres, Francisco (1969) El petróleo y la problemática estructural venezolana. Caracas, Venezuela. Instituto de Investigaciones. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad Central de Venezuela.


Hugo Pons (1979) El ocaso de una estrategia. Habana, Cuba: Editorial de Ciencias Sociales 
Imprimir artículo

viernes, 22 de agosto de 2014

Impuesto a la ganancia súbita (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Rafael Ramírez, ahora les voy a dar unas instrucciones a ti y al equipo de Pdvsa. Hay un impuesto por ahí que yo creo que nosotros debemos comenzar a cobrar. ¿Tú sabes quién me habló a mí de ese impuesto? Joseph Stiglitz, que es un buen amigo de esta casa, Premio Nóbel de economía, norteamericano. Porque no todos los norteamericanos son malos, no podemos caer en esa simplificación de la realidad, respetamos al pueblo estadounidense. Hay mucha gente buena y muchos amigos en los Estados Unidos. Una cosa es el imperialismo y otra cosa es el pueblo y las instituciones, la socidad de los Estados Unidos.

“Rafael, quiero que me presenten pronto la recomendación para lo que pudiéramos llamar el Impuesto a la Ganancia Súbita, que aquí nunca hemos aplicado y en otros países lo cobran. Me explico: vamos a suponer que el precio de petróleo ha estado en promedio en los últimos años en cincuenta dólares el barril, y el precio comenzó a subir y ahora se ubica en ochenta. Lo que esto significa es lo que Stiglitz llama “la ganancia súbita”. Es decir, el incremento del precio no es producto del incremento de los costos. No hay una relación directa entre este aumento del precio del barril y el incremento de los costos operativos, o el incremento del transporte, o del almacenamiento, o de la necesidad de nuevas tecnologías que cuestan demasiado dinero y obligan a incrementar el producto, la materia prima, que es el crudo todavía. Ahora, imagínense ustedes cuánto se incrementa la ganancia de las empresas empresas petroleras con este salto en el precio, que no tiene correspondencia con ningún incremento en los costos”. Hugo Chávez (2008)

“Un yacimiento inesperado, que no viene del esfuerzo del capital, ni de la tecnología, ni del esfuerzo de quien lo está trabajando, sino de la naturaleza, no es razonable que sea apropiado por sectores económicos individualizados, y debe ir al beneficio colectivo de todos los venezolanos. Esa idea puede ser estudiada y acomodada a nuestro sistema de legislación”. Álvaro Silva Calderón (2008)

Según el Doctor Pérez Alfonso el impuesto a la ganancia súbita resultaría de cuánto se excede de la justa remuneración del capital privado. Una ganancia injustificada es contraria al interés público y al bienestar general. Eso justifica, por supuesto, que haya un impuesto adicional. Según Álvaro Silva Calderon el doctor Pérez Alfonso sugería la posibilidad de que se buscara una cota para las ganancias, atenida a la rentabilidad de los capitales, a expensas del rendimiento económico, por ejemplo, de los yacimientos
Imprimir artículo

Huelga Petrolera (1936) (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
El movimiento sindical venezolano empieza a conformar rostro propio en 1935. Ese año muere Juan Vicente Gómez y asume la presidencia el general Eleazar López Contreras, quien permitió y aupó la organización sindical, luego de enfrentar al comienzo de su mandato dos huelgas obreras y una estudiantil que sacudieron al país entre 1936 y 1937.

De estos movimientos marcó pauta la huelga petrolera de diciembre de 1936 que se produce en protesta contra las condiciones de trabajo impuestas por las compañías trasnacionales instaladas en el país. Ese movimiento que se extendió por más de un mes contó con la solidaridad de amplios sectores de la población que apoyaban a los huelguistas y a sus familias. Sin embargo después de 37 días de paro el gobierno decreta su fin disponiendo que a los obreros se les aumente el salario en un bolívar diario.

Estos primeros movimientos, dirigidos a la consecución de la libertad de reunión, el derecho a huelga, mejoras salariales y reivindicaciones sociales para los trabajadores signaron la verdadera esencia del movimiento sindical venezolano. Tal fue el efecto de las mismas que el presidente Eleazar López Contreras, comienza una campaña junto las organizaciones políticas tendente a lograr la sindicalización masiva de los trabajadores.

Esta huelga petrolera que comenzó en diciembre de 1936, durante el gobierno de Eleazar López Contreras, fue la primera paralización que se registró en la historia de Venezuela promovida por las organizaciones sindicales, los nuevos partidos políticos, la Federación de Estudiantes de Venezuela y el gremio de maestros.

Esta fue la primera huelga petrolera de carácter nacional. El 14 de diciembre se conmemora la huelga petrolera, calificada como un hito para lograr las reivindicaciones sindicales de los trabajadores petroleros. La protesta tuvo consecuencias importantes dentro del ámbito político. El movimiento obrero venezolano libró su primera gran batalla contra las empresas trasnacionales, en reclamo por mejorar las condiciones de trabajo que imperaban en los campos petroleros y el reconocimiento de sus sindicatos.
En la protesta participaron más de 10 mil trabajadores de la industria petrolera quienes rechazaban la explotación de la que eran objeto, dejando en evidencia el lamentable estado de la familia obrera.

Esta fue la primera protesta sindical. López Contreras la disolvió y decretó aumento de Bs. 1,00 diario. Un grupo de obreros del área de transporte que laboraban entre San Lorenzo y Menegrande (Zulia) iniciaron las protestas, que sirvieron de ejemplo para que otros campos petroleros se sumaran a las manifestaciones.Las peticiones introducidas ante la Inspectoría del Trabajo incluían: salario mínimo de Bs. 10,00, reconocimiento por parte de las empresas de los sindicatos, reincorporación al trabajo de los obreros despedidos a causa de la última huelga, jornada de 8 horas tal como lo establecía la ley, mejoras en la seguridad industrial, mejoras de viviendas, entre otras peticiones.

Durante quince días no hubo acuerdo alguno y el 14 de diciembre se da comienzo a una huelga petrolera general que contó con un vasto apoyo por parte de la colectividad venezolana. Ni un sólo hombre acudió a su puesto de trabajo. Desde Maracaibo salieron comisiones a las principales ciudades para informar del paro y demandar solidaridad

Después de más de 40 días de paro el gobierno interviene al considerar que sus consecuencias económicas causan grave daño a la nación. Decreta su fin disponiendo que a los obreros se les aumente el salario en un bolívar diario. La unidad popular se evidenció en las acciones de protestas de los trabajadores petroleros. Más aún, el evento fue un paso para la defensa de la soberanía petrolera y las reivindicaciones sindicales de los trabajadores petroleros


Imprimir artículo

Huelga Petrolera (1925) (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
En 1925 los obreros petroleros se declaran en huelga general, por primera vez en la historia de la industria. Los huelguistas exigen una mejoría tangible en las condiciones laborales en la industria petrolera. Bajo promesa de que se impondrá a las compañías un trato más humano en las condiciones generales del trabajo, los obreros petroleros deponen su actitud. Este compromiso, sin embargo, no se cumple.

Las razones que impulsaron a los humildes obreros petroleros a protestar antes los patronos extranjeros fueron la siguientes: una jornada laboral demasiado extensa, condiciones de trabajo extremadamente peligrosas, trato inhumano y déspota por parte de los jefes extranjeros, viviendas en condiciones insalubres, falta de asistencia medica y un salario de Bs. 5,00 diarios que permanecía invariable desde 1914, y que ya no alcanzaba para cubrir las necesidades del trabajador.

Las primeras luchas obreras petroleras en Venezuela, se confirman antes de iniciarse el movimiento huelguístico obrero, chóferes y mecánicos trabajadores del garaje del campo petrolero, protagonizaron una propuesta destinada a obtener mejoras laborales: “Unos días antes de la huelga, hubo un paro en el garaje del campamento un grupo de 40 trabajadores redactaron una carta pidiendo un salario mínimo de 10 bolívares, atención medica, medicinas y mejores viviendas. La carta fue entregada al jefe del garaje, un ingles que inmediatamente respondió negativamente a las demandas”.

En virtud de la negativa, los trabajadores decidieron pararse hasta que buscaran una solución favorable a sus peticiones. En respuesta a las acciones, la compañía acudió a la policía para obligarlos a volver al trabajo; no obstante, estos al escuchar las justas peticiones, se hicieron solidarios con el grupo y presionaron a la compañía a resolver el conflicto. Al cabo de unos días, ellos decidieron reducir las horas de trabajo, de diez horas diarias a nueve horas; aumentar el sueldo; hacer disponible el servicio de un medico sin medicina y prometieron que iban a estudiar como podrían mejorar la situación de la vivienda. Como era de esperarse, el éxito alcanzado por los trabajadores del trasporte petrolero encendió los ánimos de los obreros del campamento, quienes no soportaban más de la realidad circundante. De esta forma, en Julio de 1925 estalló.

Dicha compañía negó a los obreros sus justas peticiones. La huelga duro dos semanas aproximadamente hasta que la compañía decidió conceder un aumento de Bs. 2,00 sobre el sueldo diario, con lo cual los obreros petroleros pasaron a ganar 7,00 bolívares.


La historia escrita no le ha dado a Mene Grande el lugar que merece como pionera en las luchas petroleras de Venezuela. La mayoría de los autores señalan la huelga de 1936, como la primera huelga petrolera del país, obviando los sucesos ocurridos en el campo Mene Grande en Julio de 1925.
Imprimir artículo

Guanoco (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI

En verdad, desde hace tiempo, que se confunde con el inicio mismo de las actividades de concesionarias extranjeras en este siglo [siglo XX]. Tanto es así,que en una de ellas se perforó el primer pozo completado exitosamente en Venezuela por las concesionarias extranjeras, descubridor, en consecuencia, del primer pozo petrolero de este país, el 15 de agosto de 1913, fue el Bababuy N°1. El campo descubierto, contentivo de petróleos mediano-pesados, no fue otro que Guanoco, en cuya superficie se desparramó, hace millones de años, el petróleo que, por excepción, no quedó entrampado en el subsuelo. A partir de ese petróleo se formó, después que el sol evaporara a las fracciones más livianas, el lago de asfalto más grande del mundo. Agrega Mendoza Potellá que para 1913, hacía 22 años que ese asfalto era sacado, a pico y pala, y en las horas meridianas, para ser llevado, en pequeñas furgonetas y por una vía férrea a los vapores especialmente diseñados para su transporte hasta los Estados Unidos. En efecto, ese lago de asfalto, otorgado en concesión para su explotación al Sr. Horacio Hamilton el15 de septiembre de 1883, fue explotado por una compañía que se constituyó al efecto: La New York &Bermúdez Company. Así fue como, a partir de 1891, las calles y carreteras de las principales ciudades estadounidenses comenzaron a recibir, por primera vez, capas de pavimento asfáltico elaborado con el material extraído de Guanoco. Carlos Mendoza Potellá
Imprimir artículo

Gran reforma petrolera (1943) (Apuntes en 5 Tiempos)


Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Durante el gobierno de Medina Angarita la economía venezolana se ve severamente afectada por la Segunda Guerra Mundial. Si bien la demanda petrolera aumenta para atender al suministro de los ejércitos aliados, nuestros productos naturales –café, cacao, cueros dejan de venderse a los países europeos, beligerantes o neutrales. También se produce en el país una aguda escasez de suministros exteriores, pues los suplidores, las potencias en guerra, dedicaban gran parte de su capacidad productiva a las necesidades del esfuerzo bélico.

Medina trata de resolver las dificultades mayores de aquella situación con tres ensayos de reforma: la fiscal, con la ley de Impuesto sobre la Renta, nuevo tributo destinado a obtener aumentos en las contribuciones al fisco de las compañías petroleras y en general a pechar las ganancias comercio-industriales; la ley de Reforma Agraria, para hacer justicia social y reducir en lo posible la dependencia alimentaria del país, que era grande, y la ley de Hidrocarburos. Como es obvio, tratándose de petróleo, un gran debate precede a la aprobación de esta última, la cual es promulgada en 1943. Ella consagra la unificación del régimen jurídico aplicable a todas las concesiones; eleva la regalía que recibía la nación; define el control del Estado sobre las exportaciones y dispone la refinación en el país de no menos de la décima parte del crudo producido. A partir de ese año se produce una sucesión de leyes que culmina con lo que el entonces presidente Isaías Medina Angarita denominó la Gran Reforma Petrolera de 1943. Ésta comprendió no sólo a la Ley de Hidrocarburos, sino también la primera ley que rige la materia del impuesto sobre la renta.


Esa reforma petrolera se anotó en la tendencia de corregir las irregularidades legales observadas en las concesiones otorgadas a comienzos de siglo, mediante su adaptación y a una nueva Ley de Hidrocarburos, sin proponerse recuperar de manos de los concesionarios las actividades concedidas, como se vio con la prórroga del lapso de las concesiones por cuarenta años más. No hubo, pues, propósito de nacionalización en dicha ley.
Imprimir artículo

Explotación petrolera en Venezuela (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
La formación socioeconómica de Venezuela exhibe, en el curso de su comportamiento contemporáneo, relaciones de dependencia ceñidas a un modelo de explotación neocolonial. La extracción imperialista de petróleo constituye elemento determinante de esa dependencia, al mismo tiempo que factor de descapitalización y trastorno permanente de la economía venezolana. La explotación petrolera por consorcios internacionales ha constituido y constituye la principal fuente generadora de conflictos en todos los órdenes de la vida nacional. El petróleo, así concebido, ha recubierto el subdesarrollo del país y su condición histórica de dependencia con indumentaria de progreso aparente. El falso desarrollo de la economía venezolana encubre las grandes contradicciones de estructuras, oculta el contenido del endeudamiento exterior acumulativo, impide el desarrollo industrial integrado y autónomo, disimula la inequidad en la distribución del ingreso y mantiene las raíces estructurales del desempleo. Las mediatizaciones del petróleo determinan una realidad en la que sólo se advierte crecimiento sin desarrollo. Esto ocurre mientras la dependencia, dentro del marco contemporáneo de sus perturbaciones, reviste el antidesarrollo de Venezuela con un velo de prosperidad ficticia. Hector Malavé Mata (1980) La formación histórica del antidesarrollo de Venezuela.

Reflexión necesaria:

El apresuramiento de las empresas petrolíferas extranjeras [yanquis y anglo-holandesas] por arrancar los crudos del subsuelo venezolano, no tiene semejanza en ninguna otra zona del mundo, excluyendo a los países del Medio Oriente. Esto se debe en gran parte a la carrera de competencia y rivalidad entre las compañias cuyos taladros muchas veces succionaban del mismo yacimiento. Era una competencia a ver quien sacaba la mayor cantidad antes de que se agotaran los pozos.

Este método irracional era una explotación exhaustiva, irracional y anticientífica, que arruina los yacimientos, los agota prematuramente y deja una gran parte de la riqueza sin posibilidades de aprovechamiento.

No es sobre la base de mayor “pericia técnica”, como las compañías realizaban sus trabajos de explotación en los campos petrolíferos de Venezuela; por el contrario, esta explotación se ejecutaba empleando los métodos más exhaustivos y ruinosos para el futuro de las riquezas naturales de la nación.

Como hemo señalado, las distintas empresas petroleras de Venezuela operan a base de una aguda y creciente rivalidad. Es el caso de que compañías diversas han recibido concesiones sobre un mismo yacimiento. Una vez que las perforaciones del uno y del otro consorcio han comprobado la existencia del precioso liquido, se provoca una desenfrenada competencia, preocupándose cada compañía, tan sólo en succionar o extraer, en el menor tiempo, la mayor cantidad de aceites, sin reparar en los trabajos o medidas para prolongar la vida de los criaderos o yacimientos de hidrocarburos.

No se desvelan por mantener la presión conveniente del gas impulsor, en un grado científicamente determinado, por medio de inyecciones del mismo en los subsuelos que van quedando vacíos por los desplazamientos de los aceites. No se inquietan por controlar el volumen de la extracción en equilibrio con la presión de gas, como lo indica la técnica, mediante la manipulación racional de las válvulas de la boca de pozo.

Cuando no se toman estas providencias -control de la presión del gas y del volumen de extracción de crudos- otras materias se precipitan en los espacios vacíos del subsuelo, cubriendo parte considerable de los hidrocarburos, los cuales quedarán sepultados en el fondo del yacimiento, e irremisiblemente perdidos. En muchas zonas de Venezuela, este agotamiento prematuro de los yacimientos, es fenómeno corriente.

En otros países los fiscales del Gobierno vigilan severamente y obligan a las compañías concesionarias a practicar las medidas tendientes a la mayor conservación de las reservas. Tan pronto como disminuye la presión de los gases impulsores, las válvulas son cerradas, se acelera la inyección de los gases naturales, etc hasta tanto se recupere el grado de presión indicada por la experiencia de la mejor técnica en la extracción de hidrocarburos.

¿Pero que autoridad pueden tener para fiscalizar o vigilar, los empleados y subalternos de una dependencia oficial, en un país dominado por la dictadura de los traidores nacionales, impuesta por los mismos trusts petroleros, y la cual practica el cohecho, el soborno y el peculado como elementos básicos del sistema de gobierno?

Mientras tanto, son miles de millones los metros cúbicos de gas natural que las compañías queman en los “mechurrios”, o son lanzados al espacio atmosférico sin utilidad alguna.

Este criminal despilfarro de material de combustible, rico en multitud de productos de uso industrial y doméstico, se ha realizado y se continúa con la complicidad de las autoridades de la República. Eduardo Machado (1957) El petróleo en Venezuela


Imprimir artículo

Empresa mixta ( Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“La Empresa Mixta es una empresa operadora. Es decir, no se trata de una superestructura debajo de la cual pudiera resurgir algo semejante a los convenios de servicios operativos de antaño. Asimismo, PDVSA actúa estrictamente como socio, y no está involucrada en las así llamadas ‘cláusulas de estabilidad’ mediante las cuales PDVSA actuaba como paraguas fiscal o, peor aún, desempeñaba el papel de rehén, garantizando a los inversionistas privados el pago de indemnizaciones para compensar cualquier variación en el régimen fiscal que pudiera decidir la soberana Asamblea Nacional. Las Empresas Mixtas tampoco admiten el arbitraje internacional. Para ser más preciso: el capital privado extranjero sí puede recurrir al arbitraje internacional, pero solamente contra el gobierno y no en contra de su socio, y sólo en base a la Ley de Protección a las Inversiones, una ley general que se aplica por igual al sector petrolero y no petrolero”. Rafael Ramírez

Hoy, a tan sólo dos de la verdadera nacionalización, las Empresas Mixtas avanzan en su orientación estratégica bajo una visión comprometida con las políticas del Estado, en materia de hidrocarburos y desarrollo social, manteniendo igualmente sus niveles de calidad, sin perder la orientación de su actividad medular.

Siguiendo las instrucciones del Ejecutivo Nacional y lineamientos del MENPET y PDVSA, se culminó el proceso de la firma de acuerdos con los participantes de los Convenios Operativos, los de la Faja Petrolífera del Orinoco y los de Exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas, para su conversión a Empresas Mixtas, así como también la creación de los nuevos negocios, lo cual ha significado un paso histórico en la reafirmación de la soberanía petrolera. El objeto social de todas estas Empresas Mixtas es desarrollar actividades primarias de exploración en busca de yacimientos de hidrocarburos, su extracción en estado natural, su recolección, transporte y almacenamiento.

Cabe destacar que junto a las 21 Empresas Mixtas que sustituyeron a los Convenios Operativos y las nuevas Empresas Mixtas de la Faja Petrolífera del Orinoco, se alcanza una cifra superior a los 800 MBD de crudo producido en asociación con terceros. De esta manera, PDVSA demuestra su disposición a seguir trabajando con la inversión privada nacional e internacional, manteniendo la soberanía nacional y el control accionario por parte del Estado, tal como lo establece la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Con las empresas mixtas, Venezuela, a través del MENPET, ejercerá la plena soberanía sobre el recurso natural, la plena soberanía jurisdiccional, además del control fiscal perdido sobre la producción en el caso de los Convenios Operativos.

Reflexión necesaria:

“En el año 2005, el Ministerio de Energía y Minas, en cumplimiento de nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos, determinó que la figura de los convenios operativos que estaban al margen de la ley eran concesiones enmascaradas y, en consecuencia, las empresas privadas tenían que migrar a la única figura contemplada en la ley, que es la figura de las empresas mixtas, o cesar sus operaciones en nuestro país.

“Así, de un conjunto de 32 convenios operativos, y luego de un proceso de migración al que le pusimos plazo hasta el 31 de marzo del año 2006, logramos un proceso exitoso de migración de los convenios operativos a empresas mixtas. De 32 convenios operativos, 30 lograron migrar y se constituyeron 21 empresas mixtas. Fue una discusión que dimos acá en la Asamblea Nacional en el seno de la Comisión Permanente de Energía y Minas, y luego sus resultados expuestos aquí en la Plenaria”. Rafael Ramírez (2008)

Hoy, a tan sólo dos de la verdadera nacionalización, las Empresas Mixtas avanzan en su orientación estratégica bajo una visión comprometida con las políticas del Estado, en materia de hidrocarburos y desarrollo social, manteniendo igualmente sus niveles de calidad, sin perder la orientación de su actividad medular. (Avances de la Nueva Pdvsa. Año IV. N°34. Mayo 2009)
Imprimir artículo

Élite meritocrática petrolera (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
La llamada élite meritocrática de la vieja PDVSA se entregó a los intereses de la empresas transnacionales, cuya aspiración fundamental no era servir a nuestro pueblo, sino jubilarse de PDVSA y formar parte del Directorio de las empresas transnacionales como Shell, Exxon Mobil, Conoco Phillips, y pasar sus días al estilo del american way of life. Esta élite meritocrática educada en los centros de pensamiento de los países consumidores, atrapada por la manera de pensar del interés transnacional, adoptó una conducta y actitud antipatriota y antinacional y antipopular, que pretendió privatizar a PDVSA.

Élite entreguista que, instigada por los intereses norteamericanos y los intereses petroleros de nuestro país, conspiró, financió y participó activamente en el terrible golpe de Estado contra nuestro gobierno revolucionario, contra el camarada-presidente Chávez. Élite cerrada que estuvo siempre de espaldas al interés de la Nación, comprometida ideológicamente con los intereses del capital transnacional. Lo único que le interesaba era diseñar su escape del país, cómo poner a salvo sus negocios, cómo maximizar sus ingresos y cómo seguir desarrollando una política orientada a privatizar a PDVSA. Esa política y esa conducta tuvieron su expresión violenta con el sabotaje petrolero en diciembre de 2002. La denominada gerencia meritocrática rechazaba lo que era la voluntad popular, se negaba a alinearse con los intereses del Estado venezolano, tenía un comportamiento de empresa transnacional, por eso no les tembló el pulso para detener nuestra industria petrolera. El sabotaje a nuestra industria petrolera comenzó el 6 de diciembre de 2002 con el resultado de que para el 1° de enero de 2003 teníamos solamente una producción de 25 mil barriles diarios de petróleo cuando producíamos 3.300.000 barriles de petróleo diarios. 


La élite meritocrática, tal como está establecido en el informe sobre la gestión del año 1999, fue responsable del déficit de más de 14.626 millones de dólares que impactó a PDVSA en 1998. Los dirigentes de la Cuarta República, aliados con la gerencia “meritocrática” de la vieja PDVSA, tenían a nuestra principal industria en una situación de quiebra, producto de desacertadas decisiones operacionales y financieras.
Imprimir artículo