"La desinformación...terreno fértil para la manipulación y el engaño" UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA

domingo, 22 de febrero de 2015

Libro PDF Del texto a la acción (Paul Ricoeur)

LIBRO PDF Bolívar - Pensamiento precursor del antiimperialismo

“Bolívar: pensamiento precursor del antiimperialismo”. Francisco Pividal, un  historiador cubano fallecido.  Nuestro Libertador, era un gran antiimperialista y estaba enfrentado a Estados Unidos ya.  En este libro se recogen ideas y documentos donde se refleja cómo Bolívar se enfrentó a Estados Unidos y cómo el gobierno de Estados Unidos saboteó el Congreso de Panamá.  Este libro fue recomendado por el Comandante Chávez el 29.02.2004 en su magistral discurso anti-imperialista de Los Caobos.


Imprimir artículo

Una mosca en una botella de Coca-Cola

miércoles, 18 de febrero de 2015

TRISOL CONDENA LAS AGRESIONES IMPERIALES CONTRA NUESTROS PUEBLOS


La escalada guerrerista y terrorista impulsada por el gobierno de los EEUU y apoyada por la mayoría de las instituciones y corporaciones transnacionales de ese Estado, debe ser criticada y condenada por ser un acto criminal contra nuestros pueblos del Sur y peligrosamente dañino para la soberanía, independencia y libertad de no ser detenida en lo inmediato. Para luego es tarde. Una demora ingenua o consciente ante tal panorama costará millones de vida a la humanidad porque tal pareciera que el demonio de la violencia enmascarada se ha apoderado de la Casa Blanca.
El gobierno estadounidense está haciendo uso ilimitado de las informaciones que por la vía del espionaje cibernético obtiene de los restantes países del mundo, en especial de los que desea “torcerle el brazo”, es decir, “cambiar al régimen”, violando cuanta norma internacional se lo prohibe. En esa tarea no existe diferencia alguna entre “demócratas” y “republicanos”. Ambos partidos son formados por fuerzas con intereses priorizados en diferentes regiones del mundo. Por ello, la política exterior es el resultado de acuerdos negociados en torno a dónde, cada quien, va a extraer las mayores ganancias y van a tener los menores obstáculos, y al menor costo posible.
No hay plena y extendida conciencia en nuestras sociedades de las herramientas empleadas por el Imperio en contra de los pueblos y de los fines que ellas persiguen. Los grandes medios transnacionales mantienen a la opinión pública engañada, escondiendo las evidencias injerencistas y exaltando las decisiones “bien intencionadas” del imperio, sea con noticias, comentarios, películas, novelas, comics, u otra vía de influencia ideológica.  
Las decisiones de política exterior de las últimas semanas, anunciadas antes de dar a conocer la nueva doctrina de la Estrategia de Seguridad Nacional, son muestras fehacientes de la disposición del presidente estadounidense Barack Obama, de actuar ante sus interlocutores con demasiadas cartas ocultas, es decir, actuar fingiendo y falseando la realidad, con intenciones malsanas y ajenas al derecho internacional público. Unas veces saludando y encajando el puñal por la espalda, otras sonriendo y mostrando las fauces ensangrentadas por las víctimas de Libia, Siria y Ucrania, sin el menor recato. 
Trisol condena la escalada inamistosa del gobierno y congreso estadounidense hacia Venezuela, donde el pueblo de Simón Bolívar y Hugo Chávez construye el sistema social más justo y en la más plena libertad, democracia y justicia que el pueblo venezolano haya tenido jamás. Ha utilizado contra el pueblo venezolano cuanta herramienta innoble y maligna haya usado un imperio para desestabilizar a otro gobierno, en este caso Popular por naturaleza, como es el venezolano.
Trisol alerta a los gobiernos progresistas de la Región ante la evidencia de que el Gobierno de EEUU esta utilizando a empresas contratistas militares norteamericanas, para generar conflictos de alta envergadura política como el intento de magnicidio, con la velada participación de la empresa Blackwater, develado el 12 de febrero de 2015 por el gobierno bolivariano de Venezuela. Hecho que generaría conflictos entre los pueblos de Venezuela y Colombia, con el subsecuente efecto divisionista en la CELAC, lo cual fue precedido por una visita de expresidentes reaccionarios que se prestan al juego de generar enemistades entre pueblos hermanos a cambio de favores inconfesables. Aunque Venezuela está blindada con su unidad cívico-militar ante las agresiones de EEUU, es injusto  y contrario al derecho internacional someter al pueblo venezolano a las consecuencias criminales de las operaciones encubiertas estadounidenses.
Trisol denuncia una vez más  ante el pueblo estadounidense que la Casa Blanca sigue enarbolando ideas y empleando medios que son todo lo contrario a los valores expuestos en aquella Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776, y poco a poco está convirtiendo a ese país en una gran hacienda esclavista con foros romanos de diversión de las corporaciones globales para elevar sus fabulosas ganancias e incrementar cada día más la pobreza.
La escalada bélico-injerecista de Washington va encadenando a ese país para actuar en consonancia con los intereses de su pueblo y lo está aislando más de América Latina y el Caribe, tal y como quedará demostrado en la próxima Cumbre de las Américas en Panamá donde EEUU pretenderá dividir a la región, fragmentarla y hacerla inerme ante sus ataques a Venezuela, pero encontrará la verdadera resistencia bolivariana extendida por el continente, única forma de sobrevivir y no ser engullidos por el águila imperial.
Hacemos un llamado a los pueblos de Nuestra América, en particular a los perjudicados por las consecuencias de los TLC con EEUU y participantes en la Alianza del Pacífico (alianza de oligarquías vendepatrias), a estar alertas para exigirles a sus gobiernos la dignidad que deben tener ante los intentos imperiales estadounidenses de “divide y vencerás”.  Esos pueblos deben saber que el futuro de la humanidad está en la potencia del Sur irredento.
Nuestra Asociación denuncia los dictámenes extraterritoriales, las leyes injerencistas, los sobornos desestabilizadores y los chantajes para dar golpes de Estado desde las embajadas de EEUU por ser herramientas que están usando las fuerzas ultraconservadoras y las encubiertas con apoyo lacayo en nuestros países para imponer la voluntad imperial al precio que sea necesario, siempre que no sea pagado por los EEUU quien roba abiertamente los recursos financieros depositados en sus bancos o en aquéllos que controlan.
La Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad  condena la acción de los fondos buitres contra Argentina o el show en torno a la muerte del fiscal Nisman contra la presidenta Cristina Fernández, por ser dos herramientas, además de las empleadas para desestabilizar a Buenos Aires, usadas para “torcer el brazo” a las fuerzas independentistas y nacionalistas argentinas que desde hace cuatro o cinco años vienen fortaleciéndose con las relaciones bilaterales establecidas con China y Rusia, y que reducen la hegemonía gringa.
Y ello debe ser enfrentado con fuerzas colectivas antiimperialistas o nacionalistas, en un bloque tricontinental (Eurasia, América Latina y África) debido a que las corporaciones transnacionales financieras, mediáticas y militares estadounidenses se juntan y negocian para caer con mayor fuerza sobre nuestros países y convertirlos en sus víctimas. La Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), el grupo BRICS, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Comunidad de Estados del África Meridional (SADC), la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y Unión Euro Asiática (UEA) tienen el reto de no permitir que más ningún país caiga en poder del imperio estadounidense y de la OTAN.
La multipolaridad, sin alguna coordinación global antimperialista, está siendo aprovechada por EEUU para dividir las fuerzas antihegemónicas. Por lo menos, la ausencia de un bloque intransigente soberanista, le está permitiendo a EEUU llevar a cabo esos planes basados en el smart power o poder inteligente con operaciones encubiertas en varios países desde 2008 hasta la fecha (Honduras, Paraguay, Cuba, Ucrania, Libia, Siria, Nigeria, Mali, Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, México, Guatemala, Nicaragua, Haití, Malasia, India, Paquistán, Irán y hasta en Dinamarca) que tienden a desestabilizar los proyectos progresistas o nacionalistas, “desgastándolos” día a día, buscando reducir la legitimidad y la credibilidad ante sus electores.
En tal sentido, Trisol hace un llamado mundial a cerrar las cuentas bancarias de ahorro o corrientes en bancos estadounidenses y en bancos sometidos a la hegemonía yanqui de esos países aliados (Canadá, España, Francia, Gran Bretaña, Australia, Corea del Sur, Alemania, Japón, Italia, Bélgica, Noruega) con gobiernos dispuestos a emprender guerras junto a EEUU, tal y como se demostró el pasado año en el intento del imperio de invadir a Siria.
La agresión imperial contra nuestros pueblos es militar, financiera y comunicacional, a tono con la naturaleza de su dominación y de sus desgastadas fuerzas para enfrentar el avance económico y tecnológico de China, Rusia, India, Brasil, Argentina o Irán.  Y en esas tres vertientes el bloque soberanista tricontinental debe presentar sus proyectos de defensa integral ante el agresivo imperio. La unidad civico-militar ya es un principio compartido y en plena aplicación por varios pueblos, y contra ella no puede atentar con éxito el imperio estadounidense. Trisol exhorta a formarla o a fortalecerla en aquellos pueblos que así lo requieran.
Hoy más que nunca recuérdese al visionario Libertador Simón Bolívar y con él afirmemos hoy: los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar de miseria y muertes al mundo. ¡Detengámoslo!.

¡Hasta la Victoria Siempre!
LOS MIEMBROS DE LA TRICONTINENTAL DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES Y LA SOLIDARIDAD

18 de febrero de 2015

Miembros de TRISOL

Miembros Fundadores: Ernesto Wong Maestre,  Rodney Coronado, Thais Marrero, Jesús David Rojas, Pablo Barreto, Edilia Mata, Attilio Folliero, Francesco Misticoni, Coral Bujanda, Leonardo Heredia, Marianny Rosado, Soledad Silva, Efrem Cuberos, María Narea, Edelmira García, Carlos Revette, Mireya Otero, Omar Berroterán, Nulsy Parra, Jesús Millán, Miguel del Pozo, Marbelys Mavárez, Danilo Benedetti, María Páez., Ricardo Gil Salamé, Ezequiel Siem, Nahir Valentina, Víctor M. Quintero, Jesús Hernández, Pedro Arias, Myriam Otero, Adrian Figueroa, Brenda Ojeda, Ronny Velásquez, Micaela Ovelar, Susana Rodriguez, Yolanda Brito, Yurimar Longart, Jesús Vegas, Nereida Herrera, Moraima Manjares, Gaspar Velásquez, Dagmar Peña, Josefa Méndez, Andy Corrales, Amarilys Gutiérrez Graffe, Xiomara Barrios, Franklin González, Jhony Martínez Acosta, Juan Miranda Trejo, Liliane Blaser, Carlos Ellis, Alicce Sanabria, Suyin Marquez Inojosa, Franklin Silva, Matteo Carbonelli, Ana Maria Irausquin, Maria Alessandra Diaz, Renier Hernandez, Leonel Méndez, Angel Abreu, Juan González Linares, Alfredo Viloria, Percy Alvarado, Eva Golinger, Ingo Niebel, Roberto Márquez, Marisela Gonzalez Becerra, José Martínez, Félix Roque, Adriana Carranza, Oscar Sánchez, Willian Villarreal, Francisco Torrealba, Richard Vélez, Tony Ugarte, Ivette Manosalva, Aurelio Gil, Erika Castro, Ana Teresa Perez, Geovanni Vargas, Rafael Orellana, Jean-Guy Allard, Melaneo Betancourt, Roosvely Aguilar, Luis Vizcaíno, Pedro Torres, Gerardo Argote y Leonardo Ramos.
Miembros Honorarios: Fruto Vivas y Miguel Eduardo Rodríguez Torres.

Imprimir artículo

sábado, 14 de febrero de 2015

DOCUMENTAL Guerras Sucias (Dirty Wars)


En Guerras sucias, Jeremy Scahill, autor del bestseller Blackwater, nos adentra en las nuevas guerras encubiertas de Estados Unidos. Los soldados que libran esas batallas actúan dentro y fuera de los EE. UU. cumpliendo las órdenes dela Casa Blanca, y hace todo lo necesario para perseguir, capturar o matar a aquellos individuos que el presidente considere enemigos.
Guerras sucias desvela la existencia de unos soldados de élite que son reclutados entre las filas de los SEAL de la Armada, la Fuerza Delta, la antigua Blackwater (y otras empresas de seguridad privada), la División de Actividades Especiales de la CIA y el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) y que operan en más de un centenar de países. Las fuerzas de operaciones especiales están financiadas a través de «presupuestos reservados» y llevan a cabo misiones en zonas «no reconocidas», practican asesinatos selectivos, raptan y apresan individuos, y lanzan ataques con drones (aparatos aéreos no tripulados pero armados), aviones AC-130 y misiles de crucero. Y aunque fue la administración Bush la que desplegó estas milicias fantasma, el presidente Barack Obama ha expandido sus operaciones, dotándolas de mayor alcance y legitimidad.
Esta obra nos muestra las consecuencias de la declaración según la cual «el mundo es un campo de batalla» y, con ello, Scahill desvela la trama más importante de la política exterior estadounidense de nuestra época. El autor nos informa desde los diversos frentes que abarca su trascendente investigación (ya sea desde Afganistán, Yemen, Somalia u otros escenarios) y sondea las profundidades de la maquinaria estadounidense de asesinato global. Indaga sobre las guerras encubiertas de Estados Unidos, unas guerras que se libran en la sombra, fuera del alcance de la prensa, sin supervisión efectiva del Congreso ni posibilidad de debate público al respecto. Y, gracias a su capacidad de acceso a los hechos, nos relata la escalofriante historia de un ciudadano estadounidense que fue señalado como objetivo a eliminar por el gobierno de su propio país.
Mientras que los dirigentes estadounidenses implican cada vez más a su país en conflictos en todo el mundo, sentando las bases de un estado de desestabilización y caos a nivel mundial, los estadounidenses no sólo corren mayores riesgos, sino que también ven como están cambiando como nación. Scahill desenmascara a los guerreros en la sombra que libran esas guerras secretas y pone cara a las víctimas de esa violencia de la que nadie rinde cuentas y que se ha convertido en la política oficial. Mediante este valiente ejercicio de periodismo, Scahill pone de manifiesto la verdadera naturaleza de las guerras sucias que el gobierno de los Estados Unidos hace todo lo posible por ocultar.


Imprimir artículo

¿Quién es el Sapo? Respuesta al artículo de Ecarri Bolívar.

Por: Comité Patriótico "Rodolfo Quintero"

Nosotros, trabajadores y trabajadoras de la Nueva PDVSA, desmentimos categóricamente las afirmaciones realizadas por el Sr. Antonio Ecarri, en el Periódico “El Nuevo País” en su artículo titulado “Absténganse a las consecuencias… ¡del sapeo!” de fecha 12 de febrero de 2015. Efectivamente, tal como afirma el vicepresidente nacional de lo que queda del Partido Acción Democrática (AD) no somos “de tan baja calaña e indignidad para redactar la supuesta misiva en la cual PDVSA prohíbe que sus empleados viajen a Estados Unidos”, en primer lugar porque la misiva en cuestión no emana de PDVSA, nuestra conducta está ajustada a la ética socialista y a los principios y valores consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, especificamente, en su artículo 50, que garantiza la libertad de tránsito a todos los venezolanos y venezolanas para salir y entrar al país.

En segundo lugar, el Sr. Ecarri expresa su profundo desconocimiento de la estructura organizativa y funcional de nuestra empresa, dado el hecho que toda comunicación que emane de la misma, debe contar con respectivos canales de aprobación.

En tercer lugar, es evidente la manipulación mediática a través de supuestos comunicados, que demuestran la injerencia imperialista en nuestros asuntos nacionales así como la ofensiva directa del imperio hacia la principal industria del país, lo cual forma parte de una cadena de agresiones sistemáticas que desembocó  en el golpe de estado frustrado,  develado por el presidente Nicolás Maduro, en su alocución del día de la juventud, en el cual participaron sectores de la derecha fascista y funcionarios del gobierno de EE.UU.

Por último, consideramos que los verdaderos “sapos” son aquellos pitiyanquis apátridas que se alegran por la baja de los precios del petróleo; las sanciones extraterritoriales violatorias de las mas elementales normas del derecho internacional público; las guarimbas terroristas; la guerra económica y psicológica que afecta a nuestro pueblo;  la conspiración permanente de los emporios mediáticos internacionales y nacionales que criminalizan a nuestro país por impulsar la defensa de su soberanía e independencia. En consecuencia recomendamos al Sr. Ecarri que se ajuste a la ética,  que se preocupe por indagar acerca de la veracidad de los hechos sobre los cuales opina de manera absolutamente irresponsable.
Entonces nos hacemos la pregunta ¿Quién es el sapo?


Comité Patriótico “Rodolfo Quintero” 14.02.2015

domingo, 8 de febrero de 2015

Fracking: Agrietando EEUU


La fracturación hidráulica es un polémico método de extracción de gas de esquisto que causa daños al medioambiente y a la salud de aquellas personas que viven alrededor de las explotaciones, en cuyo entorno, el agua y el aire se han convertido en venenosos, mientras su existencia se asemeja cada vez más a un infierno. Incluso el derecho a quejarse les ha sido arrebatado en pos de un supuesto bien común que no han experimentado.
Parte 1



Parte 2


Imprimir artículo

lunes, 2 de febrero de 2015

domingo, 1 de febrero de 2015

Guerra económica, un viejo guión para derrocar gobiernos (La Radio del Sur)

Fuente: La Radio del Sur
 

Después de la derrota electoral del 14 de abril del año 2013 y de agotar las acciones desestabilizadoras para desconocer los resultados, la ultraderecha venezolana asesorada por agentes extranjeros, cambió su táctica. Sin embargo, no la innovó.
La inflación inducida y el acaparamiento que golpean al pueblo venezolano forman parte de un plan sistemático de quiebre del sustento social de la Revolución Bolivariana a través de la vía económica.
Esta guerra ya la han vivido de cerca pueblos que se rebelaron contra el tutelaje imperial y decidieron ser libres y soberanos como Chile.
Una receta golpista aplicada a la perfección que llevo al derrocamiento de la democracia popular impulsada por el líder socialista Salvador Allende y la instauración de una de las dictaduras fascistas más cruentas de la historia de la humanidad dirigida (de forma visible) por Augusto Pinochet.
A través del siguiente programa especial de La Radio del SUR conoceremos el desarrollo de la guerra económica contra el gobierno bolivariano y sus similitudes con la entrañable historia chilena.


Imprimir artículo

(Manual) La Guerra de Información en Venezuela

Fuente: www.misionverdad.com
http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/la-guerra-de-la-informacion-en-venezuela-manual

Este manual es el primer asomo de futuras investigaciones sobre las guerras actuales en Venezuela y el mundo. En él se exploran una serie de conceptos de la guerra mediática (por lo tanto psicológica) en donde se concentran los mayores esfuerzos desestabilizadores e intoxicantes de la información y el entendimiento sobre el Proceso Revolucionario actual y sus frentes de ataque. Al leerlo, usted notará similitudes y (casi) sinónimos: se tratan de conceptos que componen el mismo modo de actuar, su telón de fondo. Es por eso que algunos nombres pueden paracerse mucho pero no necesariamente significan lo mismo sino que se complementan. En los casos más evidentes encontrará llamados a conceptos afines o parecidos.
Todos los conceptos y términos que usted encontrará en este manual están vinculados a procedimientos específicos, estudiados, realizados mediante métodos establecidos en las escuelas de formación militar y en los manuales de los servicios de inteligencia de la OTAN. Conocerlos, revelar las mentiras o medias verdades orientadas que empotra es el principio para irlos desmontando. Al nombrar lo oculto, al exponerlo, darle nombre a tal o cual procedimiento, traerlo al mundo visible, es desactivarlo. Conocerlos es quebrar al enemigo.

Imprimir artículo

El Diario de Agustín (DOCUMENTAL)

El papel de El Mercurio, el principal diario de Chile en la estrategia golpista contra Salvador Allende y la legitimación de los desaparecidos como política de Estado en el gobierno del dictador Augusto Pinochet.

Imprimir artículo