"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 30 de agosto de 2015

lunes, 24 de agosto de 2015

Exxon Mobil y la geopolítica petrolera imperialista.



Por: Adrián Figueroa León (*)
¿Cuáles son las raíces de la Exxon Mobil?
Exxon Mobil es una empresa heredera de la Standard Oil Company fundada por Jhon Rockefeller en el año de 1870 y se constituyó como el primer gran monopolio del sector petrolero que en su momento llegó a dominar todos los procesos desde la exploración, producción, refinación y comercialización, al punto de controlar el 90% del mercado energético estadounidense.

La propia sociedad capitalista norteamericana y su gobierno le impuso una ley antimonopolio en 1911 la cual obliga a Rockefeller a desmembrar la Standard Oil Company en varias empresas, no obstante esta medida no tuvo gran efecto sobre este gran emporio petrolero, que adicionalmente controlaba la red ferroviaria encargada sector trasporte de los hidrocarburos, la Union Tanker Car Company.[1]

Exxon Mobil también conocida mundialmente como por (Esso) formó parte de las "7 hermanas petroleras", llamadas así por Enrico Mattei –fundador de la Eni- como el cartel petrolero más poderoso del planeta que prácticamente se repartió el mundo por el control del petróleo a través de acuerdos secretos.

Este poderoso cartel de las 7 hermanas petroleras estuvo conformado por la Standard Oil of New Yersey; la Texas Oil Company; la Standard Oil de Californía; la Gulf Oil Corporation; la Socony Mobil Oil; la Royal Dutch-Shell y la British Petroleum.  Según Bergier y Thomas (1968)[2] luchaban en cualquier parte del mundo donde existiera un pozo petrolero, sin embargo, estas corporaciones imperialistas  las unía la necesidad de controlar los precios del petróleo y combatir contra cualquier iniciativa de país productor petrolero en favor de su soberanía.   

La historia de esta corporación petrolera que forma parte del Complejo Militar Industrial Financiero y Comunicacional norteamericano,  es una historia que está cargada del despojo, evasión de impuestos, la  injerencia, las agresiones al medio ambiente y las violaciones sistemáticas del derecho internacional,  además está íntimamente ligada a al Departamento de Estado y los sectores de ultraderecha norteamericana. 

Hasta el reconocido escritor Steve Coll[3] se atrevió a documentar en su libro “El Imperio Privado, Exxon Mobil y el Poder Americano” que Exxon Mobil es una superpoderosa corporación petrolera  que su único objetivo es controlar las reservas de hidrocarburos del planeta y por ello comete crímenes y que actúa al margen de las leyes internacionales.

Vale la pena mencionar que Exxon Mobil fue una de las principales empresas que financió las campañas electorales del republicano George W Bush y tuvo un peso fundamental en la decisión de la agresión contra Irak. 

Esta corporación petrolera fue la responsable que Estados Unidos, siendo el país con mayor consumo de energía en el planeta, se haya negado a firmar el Protocolo de Kyoto que promovía la reducción de gases que generan el efecto de invernadero.   Es señalada de influenciar al gobierno norteamericano y manipular  la opinión pública para que no se tomara ninguna medida contra el calentamiento global, inclusive agrupo hasta treinta organizaciones para generar una estrategia mediática que pusiera en duda la situación del cambio climático.[4]  

Es la misma empresa que en 1989 provocó el catastrófico desastre ecológico en Alaska con el derrame petrolero del buque Exxon Valdez.
De acuerdo a lo indicado por  Seifer, Thomas; Werner Klaus (2008) [5] Exxon Mobil participó en operaciones de extracción en las aguas de Angola, país que depende en un 90% de los impuestos petroleros.  La mayor parte de esos ingresos fueron utilizados para financiar una cruenta guerra civil en ese país.

Exxon Mobil construyó un oleoducto de 1.070 kilómetros entre el Chad y Camerún, donde el Gobierno del Chad utilizó una parte del dinero recibido para comprar armas.  Adicionalmente durante la construcción del oleoducto, en sus alrededores se cometieron violaciones de los derechos humanos contra las personas que pusieron algún tipo de resistencia contra dicha instalación petrolera.

En Indonesia Exxon Mobil colaboró con el ejército del exdictador Suharto[6] acusado de realizar crímenes de lesa humanidad, entre las que se pueden mencionar ejecuciones masivas y desapariciones forzadas.  Habitantes indonesios en el 2001 acusaron a Exxon Mobil ante un tribunal norteamericano por su complicidad en las ejecuciones ilegales, las desapariciones forzadas y las torturas realizadas por los soldados indonesios, sin embargo este petitorio no prospero porque el gobierno norteamericano manifestó a la Corte que dejara sin lugar este caso debido a que podía afectar los intereses de EE.UU.

Igualmente Exxon Mobil ha sido responsable de la destrucción del hábitat en países como Nigeria, Ecuador,  Perú y Colombia como consecuencia de la explotación depredadora e irracional de los hidrocarburos.

¿Por qué la Exxon Mobil declara la Guerra contra Venezuela?
Luego que la actividad petrolera en Venezuela fuese controlada casi durante 90 años por las grandes transnacionales, a partir de la llegada del Comandante Hugo Chávez a la Presidencia de la República, se comenzó a estructurar en Venezuela una política petrolera ante todo nacional, vinculada a la soberanía y el interés del pueblo venezolano.

De igual manera se impulsaron un conjunto de acciones por parte del Estado venezolano en favor del rescate del justo valor del petróleo,  el derecho de administrarlo soberanamente en favor de los intereses del pueblo venezolano y la utilización del petróleo como un instrumento para resolver las asimetrías en el ámbito energético y avanzar en el ideal bolivariano de la unión de los pueblos de la América Meridional. 

Entre las acciones más resaltantes del Estado venezolano se puede mencionar la aprobación de normas con rango constitucional que se incorporaron en los artículos 302 y 303 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde el Estado se reserva la actividad de los hidrocarburos por razones estratégicas, de soberanía e Interés nacional.   
Igualmente se aprueba en 2001 con posterior reforma en el año 2006, la Ley Orgánica de Hidrocarburos la cual rige todo lo concerniente a la exploración, explotación, refinación, industrialización, transporte, almacenamiento, comercialización, conservación  de  los     hidrocarburos, así como lo referente a los productos refinados y a las  obras que la realización de estas actividades requiera. 

Es importante no perder de vista los antecedentes que se están explicando debido a que con este nuevo régimen fiscal y la política de Plena Soberanía Petrolera, Venezuela no sólo recupera el control de la actividad de los hidrocarburos por parte del Estado venezolano, sino que a partir de esta visión política del Gobierno Bolivariano apegada al principio de Soberanía, Independencia y la subordinación de la actividad petrolera al interés popular se comienza a gestar contra Venezuela una campaña de agresión por parte de los grandes centros del poder mundial con el apoyo de la oligarquía venezolana, quienes controlaban anteriormente la renta petrolera a favor de sus intereses antinacionales.

 De esta manera Venezuela se convierte en un laboratorio donde se aplican distintas fórmulas desestabilizadoras del Estado venezolano y el poder político tales como golpe de estado (2002), sabotaje petrolero (2002-2003), sabotaje eléctrico, paramilitarismo y guerra económica.

Con la política de Plena Soberanía Petrolera se logra revertir la nefasta apertura petrolera, la cual era una política entreguista y antinacional, que desmontó el régimen fiscal petrolero a través de la disminución de los ingresos, a través de la cual se privatizaron una buena parte de las actividades de PDVSA utilizando mecanismos como los Convenios Operativos y las llamadas Asociaciones Estratégicas.

En el marco de la política venezolana de Plena Soberanía Petrolera[7], el 27/02/2007 se promulga un decreto de Nacionalización de los convenios de asociación de la  Faja Petrolífera del Orinoco y los convenios de exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas que se tenían con las empresas transnacionales.

Con base en el decreto de nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco se realizó la migración a empresas mixtas de todos los proyectos que se desarrollaban ahí, donde operaban transnacionales como la British Petroleum, la Total, la ENI, la Statoil.  Solamente dos (2) empresas no negociaron y no aceptaron subordinarse al nuevo régimen fiscal venezolano, estas empresas eran la Conoco Phillips y la Exxon Mobil.

La Exxon llevó a cabo una serie de acciones judiciales contra PDVSA a través de tribunales internacionales, valiéndose de maniobras con tribunales británicos intentó presionar a PDVSA, demandando a la principal estatal petrolera venezolana por más de 12 mil millones de dólares por la nacionalización del área Cerro Negro donde operaba Exxon Mobil.  

Posteriormente,  la Exxon Mobil en su afán de poner en jaque a PDVSA y la República Bolivariana de Venezuela emprendió una serie de maniobras legales como el arbitraje internacional ante tribunales británicos y holandeses  –figura introducida en la Apertura Petrolera-  en su aspiración de 12 mil millones de dólares en bienes congelados, sin embargo, la Cámara de Comercio Internacional le concede a la Exxon Mobil una indemnización sólo por  908 millones de dólares, Exxon demandó ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias relativas de Inversiones), en esta instancia PDVSA sale con un arreglo favorable, ya que el CIADI falló por 1.591 millones de dólares, de los cuales PDVSA había cancelado 907 millones de dólares.

Con el fallo CIADI el pasado mes de octubre de 2014, se redujeron las aspiraciones de Exxon Mobil y sin la posibilidad de volver hacer negocios con Venezuela, sin embargo, esta depredadora transnacional de la geopolítica del imperio norteamericano, vuelve a la carga contra la República Bolivariana de Venezuela,  esta vez con su incursión desde el 5 de marzo del 2015 en el bloque Stabroek, en la Zona Marítima de la Guayana Esequiba o Territorio Esequibo, el cual se encuentra en reclamación por Venezuela, a tan sólo unos pocos minutos del mayor reservorio de petróleo del planeta.



(*) Adrián Figueroa León, MSc. en Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV), Investigador en temas de América Latina y el Caribe, http:comitesocialista.blogspot.com, @adrianfigueroa7





[1] Lepic, Arthur (2005) Exxon Mobil, proveedor oficial del imperio, disponible en http://www.voltairenet.org/article124563.html
[2] Bergier, Jacques; Thomas Bernard (1968) La guerra Secreta del Petróleo, Barcelona, España, Plaza y Janes Editores
[3] Steve Coll (2012) Los secretos sucios de ExxonMobil en Indonesia, Nigeria y Washington, disponible : http://www.democracynow.org/es/blog/2012/5/7/steve_coll_y_los_secretos_sucios_de_exxonmobil_en_indonesia_nigeria_y_washington
[4] El Lado Oscuro de la Exxon Mobil (2008) , disponible en http://elpoderdelconsumidor.org/empresas/el-lado-oscuro-de-exxon-mobil/
[5] Seifer, Thomas; Werner Klaus (2008), El Libro Negro del Petróleo, una historia de codicia, guerra, poder y dinero, Le Monde Diplomatique, Buenos Aires, Argentina
[6] Indonesia: What did Mobil Kwow?, Business Week, 28/12/1998
[7] PDVSA(2013) Serie Programa de Educación Soberanía y Siembra Petrolera, No1, Caracas, Venezuela.
 

Imprimir artículo

domingo, 23 de agosto de 2015

Libro digital El proceso de privatización petrolera en Venezuela

En Comité Socialista de Estudios colocamos a la disposición de nuestros usuarios el libro en versión digital "El proceso de privatización petrolera en Venezuela" de Alí Rodríguez Araque.  Este valioso material lo tomamos de la página web de PDVSA
http://www.pdvsa.com/interface.sp/database/fichero/publicacion/9486/1668.PDF

Imprimir artículo

VIDEO Conferencia de Atilio Borón: La batalla de los medios

Libro digital "La Cuestión Petrolera"

Compartimos con los usuarios de Comité Socialista de Estudios la versión digital del libro "La Cuestión Petrolera" de Bernard Mommer, el cual tomamos de la página web de PDVSA.
http://www.pdvsa.com/interface.sp/database/fichero/publicacion/9487/1669.PDF


Imprimir artículo

VIDEO Conferencia de Ignacio Ramonet sobre la batalla mediática

viernes, 21 de agosto de 2015

PDF El libro negro de las marcas

https://focalizalaatencion.files.wordpress.com/2011/06/libnegro.pdf

Texto tomado de : http://blogs.periodistadigital.com/
Una investigación rigurosa sobre la falta de ética en las multinacionales
En menos de cuatro años el número de teléfonos móviles en el mundo pasado de los 400 millones a los 1.000 millones. Lo que parecía un lujo de película se ha convertido hoy en un bien de consumo la duración media para cambiar de aparato es de menos de 2 años. Dicen que en España los móviles residuales alcanzaban los 2,8 millones de kg. Esta pequeña máquina primero para hablar y ahora para hablar y verse precisa para su funcionamiento de un elemento crucial: el tántalo. Es un elemento metálico raro que en la naturaleza aparece como mineral de tantalita o junto con el niobio en la llamada columbita. Este matrimonio mineral también se le conoce por coltan. El coltán, básico para fabricar condensadores electrónicos que almacenen la carga eléctrica, se ha convertido en un elemento estratégico que quintuplicó su precio entre febrero del año 2000 y enero del 2001 para alcanzar los 950 euros/kilo. Uno de los puntos claves de minería del coltán se ubica entre el Congo y Ruanda. Ambos países devastados por la violencia de guerras civiles sangrientas. El comercio del coltán está en manos de líderes rebeldes que han convertido la guerra y este mineral en su principal negocio que no para de mancharse de sangre. Empresas tecnológicas de la industria electrónica están implicadas en la compra de coltán manchado de sangre. Sangre que sólo en el Congo se ha cobrado más de 3,3 millones de víctimas desde el inicio del conflicto. Este es un de los reportajes que el Libro negro de las marcas recopila fruto de una exhaustiva investigación periodística.

domingo, 16 de agosto de 2015

PDF Pensamiento Petrolero del Comandante Chávez

En Comité Socialista de Estudios colocamos a la disposición de nuestros comunicadores una publicación que se encuentra en la página web de PDVSA que recopila los discursos más importantes del Comandante Chávez en el ámbito petrolero "Pensamiento Petrolero del Comandante Chávez" 
http://www.pdvsa.com/interface.sp/database/fichero/publicacion/8109/1630.PDF



Imprimir artículo

Documental "La verdad sobre la Exxon Mobil"

Parte 1


Parte 2

Parte 3
Imprimir artículo

Pensamiento Petrolero de Juan Pablo Pérez Alfonzo

En Comité Socialista de Estudios editamos una entrevista realizada en VTV el 08/09/2005 al experto petrolero Mazar Al Shareidah explicando los principales aportes de Juan Pablo Pérez Alfonzo

Parte 1
Parte 2
Parte 3


Imprimir artículo

lunes, 10 de agosto de 2015

La Exxon Mobil contra Venezuela y la unidad de Nuestra América

Por: Adrián Figueroa León (*)

El pasado 5 de marzo de 2015 la Exxon Mobil, la transnacional petrolera más poderosa del planeta vinculada a los intereses de Departamento de Estado, la extrema derecha norteamericana y su gran complejo militar-industrial-financiero-comunicacional inició operaciones ilegalmente en el Bloque Stabroek que tiene 26.800 Km2[1] y se encuentra a unos 200 km de la costa que le ubican en aguas territoriales del Esequibo. En este espacio se instaló una plataforma petrolera cuya zona se encuentra en disputa por la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana.


Esta nueva provocación auspiciada por el imperio norteamericano bajo la intervención  de la Exxon Mobil y la complicidad del Gobierno Guyanés David Granger, se constituye en una violación de lo establecido en el Acuerdo de Ginebra de 1966,  así como las  normas del derecho internacional, pretendiendo generar una situación de conflicto en la región suramericana, y en un ataque directo contra Venezuela, así como a las iniciativas integracionistas suramericanas y caribeñas que se rigen bajo los principios de solidaridad, cooperación y complementación como son los casos de Petrocaribe, ALBA, UNASUR y la CELAC.

La Exxon Mobil es una empresa imperialista en el sector de hidrocarburos que tiene operaciones en más de 40 países, es heredera de la Standard Oil,  Esso, Creole, y posee todo un historial de atropellos y de injerencia en Venezuela; además tiene un comportamiento hostil y de prepotencia en el ámbito internacional, especialmente contra de los países productores de petróleo para imponer unilateralmente su política depredadora en el manejo de los recursos naturales.   Tiene acusaciones de haber violado la soberanía marítima y territorial de países donde opera, así como leyes constitucionales y ambientales.

Es la misma empresa que con sus métodos violentos e irracionales ocasionó uno de los peores desastres ecológicos del planeta con el buque petrolero Exxon Valdez en Alaska donde se derramaron cientos de miles de barriles de petróleo.  En Venezuela, también tiene antecedentes de contradecir las decisiones soberanas de los distintos gobiernos a lo largo de la historia petrolera.

Se debe recordar que la transnacional Exxon Mobil es la misma empresa que durante los años 90 y hasta mediados de la primera década del siglo XXI operó en la Faja Petrolífera del Orinoco y que luego de su nacionalización en mayo del 2007, no acató las leyes venezolanas y demandó a PDVSA luego de finiquitar el convenio operativo al no llegar a un acuerdo con el Estado venezolano.

La Exxon llevó a cabo una serie de acciones judiciales contra PDVSA a través de tribunales internacionales, valiéndose de maniobras con tribunales británicos intentó presionar a PDVSA, demandando a la principal estatal petrolera venezolana por más de 12 mil millones de dólares por la nacionalización del área Cerro Negro donde operaba Exxon Mobil.  Posteriormente,  la Exxon acudió ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias relativas de Inversiones), en esta instancia PDVSA sale con un arreglo favorable, ya que la transnacional petrolera norteamericana exige una indemnización a PDVSA por 20.000 millones de dólares y el CIADI fallo por 1.500 millones de dólares.

Según el economista, profesor y experto petrolero Carlos Mendoza Potellá[2], la Exxon Mobil es un poderoso instrumento geopolítico de los Estados Unidos para poder asegurar el control de todos los recursos energéticos disponibles del planeta, que participa en las distintas misiones geopolíticas norteamericanas y en la elaboración de su política de seguridad energética, lo cual ratifica la amenaza que representa los intereses del imperio norteamericano para Venezuela por la sola razón de poseer las mayores reservas de petróleo del planeta.

Por otra parte, el periodista y escritor norteamericano Steve Coll en su libro Private Empire, Exxon Mobil and American Power (Imperio Privado, Exxon Mobil y el Poder Americano) señala que Exxon Mobil se trata de un “Estado empresarial dentro del Estado americano”[3] quien documentó en su libro las conexiones y crímenes cometidos por esta transnacional que actúa al margen de las normas internacionales, sentenciando además que su principal objetivo es hacerse de las reservas petroleras de Chad, Indonesia, Guinea Ecuatorial, Venezuela y Rusia.

La reclamación de la Guayana Esequiba y la provocación del Gobierno de Guyana con la intervención de la Exxon Mobil

El 6 de julio de 2015 en un acto celebrado en la Asamblea Nacional, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro denunció un plan orquestado por el Gobierno de la República Cooperativa de Guyana con la complicidad de la transnacional petrolera Exxon Mobil en el cual se busca generar tensiones y conflictos en las relaciones entre los países hermanos de la región para socavar las iniciativas de unión e integración suramericana y caribeña.

El diferendo limítrofe por el Territorio Esequibo o la Guayana Esequiba data desde hace más de 100 años, es un espacio territorial que se encuentra al oeste del Rio Esequibo limitando con los estados Bolívar y Delta Amacuro, se encuentra en reclamación por Venezuela a Guyana luego de la decisión del Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899, en la cual no tuvo participación ningún jurista defensor de la soberanía de Venezuela.

Esta decisión arbitral del Laudo de París estaría despojando a Venezuela desde ese momento de 159.500 km2 aproximadamente, por lo cual nuestro país en 1962 denunció ante la Organización de Naciones Unidas el carácter irrito y de nulidad del Laudo de Paris, lo cual propició mas tarde el Acuerdo de Ginebra suscrito por Venezuela y Guyana en 1966 con el objetivo de fijar las condiciones para el arreglo pacífico a la reclamación por el Esequibo.

Con las actuaciones unilaterales del Gobierno de Guyana y la incursión de la Exxon Mobil en las aguas del Esequibo se estaría realizando una provocación para generar un conflicto en la región y al mismo tiempo se estaría violando las resoluciones del Acuerdo de Ginebra de 1966, ya que este territorio se debería mantener intacto hasta que se resuelva el diferendo limítrofe, por lo tanto, no se permite el desarrollo de proyectos salvo que sea con el acuerdo de ambos países.

Según lo establecido en el Artículo V del Acuerdo de Ginebra[4] no se puede realizar actividades en el Esequibo para hacer valer, apoyar o negar la soberanía territorial de Venezuela o la Guyana, salvo que sea aceptado por ambos gobiernos, en este sentido.

Vale acotar que el Estado venezolano se ha mantenido firme por más de un siglo su posición de reclamación por el Esequibo luego de comprobar el irrito y viciado Laudo Arbitral de Paris de 1899, el documento que se dio a conocer en 1944 luego de la muerte de Severo Mallet Prevost quien figuró como uno de los abogados que asumió la supuesta “defensa” de Venezuela en el Laudo Arbitral.  En este documento se deja constancia que decisión arbitral de 1899 fue irregular e injusta  para Venezuela y la despojó de 159.500 km2 de su territorio.

Tal como lo señalara el presidente venezolano Nicolás Maduro y otros expertos en el proceso del diferendo de la Guayana Esequiba como Samuel Moncada y Pompeyo Torrealba en sus distintas intervenciones, el despojo del Esequibo es producto de las debilidades de Venezuela como consecuencia de las guerras de independencia en el siglo XIX y el proceso de división de Colombia (Nueva Granada, Venezuela y Quito), lo cual le hizo presa del imperio mas poderoso de esa época, el imperio británico.

A partir de 1835 el imperio británico comienza a visualizar la captura del Orinoco como un objetivo fundamental para avanzar en la conquista de la América del Sur y contrata a un geógrafo llamado Schomburgk para que elaborara los mapas y demarcaciones sobre el Orinoco, para la Royal Geographical Society de Londres.  En este primer mapa incorpora 4.920 Km2 del territorio Esequibo a la Guyana Británica.

En 1840 Schomburgk elabora el segundo mapa para el Reino Unido y traza la segunda línea en la cual se pretendía despojar a Venezuela de 141.939 km.  En 1841, Alejo Fortique, un político conservador, diplomático al servicio de la oligarquía conservadora, lucho de manera digna y con sentido patriótico, reclamando el Esequibo a favor de los intereses nacionales, sin embargo ese esfuerzo no fue suficiente ante el poderoso imperio británico.

En 1850 se firma un acuerdo entre el Gobierno de Venezuela y el Reino Unido, en el cual se comprometen a no ocupar el territorio en disputa, sin embargo, para 1887 el gobierno británico traza la tercera línea donde se pretendía 167.830 km2 del territorio venezolano lo cual fue suficiente para la ruptura de relaciones entre Venezuela y el gobierno de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

En 1897 se firma un Tratado de Arbitraje entre Venezuela y Gran Bretaña e Irlanda del Norte, donde esta potencia extranjera aspiraba 203.310 Km2 del territorio venezolano, finalmente, en 1899 se produce el nefasto Laudo Arbitral que despoja a Venezuela del 90% de la Guayana Esequiba.

sábado, 8 de agosto de 2015

Seis cuestiones para entender la hegemonía mediática


POR DÊNIS DE MORAES / tomado de http://www.cronicon.net/
1. El sistema mediático contemporáneo demuestra capacidad de fijar sentidos e ideologías, seleccionando lo que debe ser visto, leído y oído por el conjunto del público. Por más que existan por parte de lectores, oyentes y telespectadores expectativas y respuestas diferenciadas a los contenidos recibidos, son los grupos privados de comunicación que prescriben orientaciones, enfoques y énfasis en los informativos; cuáles son los actores sociales que merecen ser incluidos o marginalizados; cuáles las agendas y pautas que deben ser destacadas o ignoradas.
Los medios difunden juicios de valor y sentencias sobre hechos y acontecimientos, como si estuvieran autorizados a funcionar como una especie de tribunal, sin ninguna legitimidad para eso. Su intención, asumida pero no declarada, es diseminar contenidos, ideas y principios que ayuden a organizar y unificar la opinión pública en torno a determinadas visiones de mundo (casi siempre conservadoras y sintonizadas con el estatus quo).
Los medios eligen los actores sociales, articulistas, analistas, comentaristas y columnistas que deben ser prestigiados en sus vehículos y programaciones. En la mayor parte de los casos, como observa Pierre Bourdieu, estos portavoces nada no hacen más que reforzar el trabajo de los "thinktanks" neoliberales en favor de la mercantilización general de la vida y la desregulación de las economías y los mercados. En efecto, los "intelectuales mediáticos" o "especialistas" dicen todo aquello que sirve a los intereses de clases e instituciones dominantes, combatiendo y descalificando ideas progresistas y alternativas transformadoras.
Los grupos mediáticos mantienen también acuerdos y relaciones de interdependencia con poderes económicos y políticos, en busca de presupuestos de publicidad, patrocinios, financiaciones, exenciones fiscales, participaciones accionarias, apoyos en campañas electorales, concesiones de canales de radiodifusión, etc. No son neutros y exentos, como quieren hacer creer; son parciales, toman partido, favorecen los intereses mercantiles, defienden posiciones políticas, combaten ideológicamente a los opositores.

La internacional del terror mediático



POR ARAM AHARONIAN
Hoy todas las luces de alarma permanecen encendidas en el norte y en el sur del sur ante los intentos restauradores del viejo orden neoliberal. Las fuerzas más reaccionarias del mundo han intensificado sus campañas para desestabilizar nuevamente a varios gobiernos latinoamericanos -el venezolano en lo social, económico y militar, el argentino en lo financiero, por ejemplo-, en una experiencia que bien puede ser aplicada en cualquier otro país latinoamericano cuyos recursos naturales sean apetecidos por las potencias centrales.
La creciente y orgánica participación de los medios de comunicación cartelizados -nacionales y extranjeros- en la preparación y el desarrollo de las guerras y planes desestabilizadores promovidos por y desde Estados Unidos, demuestra que éstos se han convertido en verdaderas unidades militares. Si hace 40 años necesitaban de fuerzas armadas para imponer su proyecto, hoy el escenario de guerra es simbólico y hoy no hacen faltas bayonetas ni tanques: les basta con el control de los medios hegemónicos para imponer modelos políticos, económicos y sociales.
EL ESCENARIO SIMBÓLICO
La guerra se traslada al espacio simbólico, a la batalla ideológica, a la guerra cultural y, por ende, las armas para esa nueva confrontación son diferentes. Ya no son metralletas, sino micrófonos, computadoras, teléfonos, cámaras de video... La guerra por imponer imaginarios colectivos se da a través de medios cibernéticos, audiovisuales y gráficos.
Los medios comerciales de comunicación han incautado la libertad de expresión y, precisamente, la han aprisionado para usarla como rehén. Ante ese poder los individuos no valemos nada. Los medios se han vuelto despóticos y despiadados, como nunca lo llegó a ser reyezuelo o dictadorzuelo alguno. Una vez que acusan-condenan no hay modo de apelar ante nadie.

A un click: Petróleo y Soberanía (Larissa Costas)


El que fuese mentado oro negro, hidrocarburo fundamental para motorizar el desarrollo de la llamada civilización, forma parte de la historia venezolana incluso desde tiempos de Simón Bolívar, quien estableció precedente para que su explotación fuese propiedad del Estado. Sim embargo, el potencial industrial de este combustible fue aprovechado por las oligarquías locales junto a los gobiernos de turno en favor de empresas extranjeras tan pronto como transcurría la Venezuela del siglo XIX al XX. Los intentos de defender los recursos de la patria para fortalecer nuestra soberanía fueron rápidamente apabullados. El desarrollo industrial gerenciado por los extranjeros con mano de obra venezolana pero con ganancias que iban dirigidas a intereses de esas transnacionales, dejó en condiciones sumamente injustas el reventón del crudo, como crudas fueras las divisiones establecidas por los enclaves petroleros. A Un Click presenta parte de esta historia de la mano de Alí Primera y sus experiencias que quedaron plasmadas en su canto, que es el sentir del pueblo.

Imprimir artículo