"VENEZUELA SE RESPETA"

jueves, 4 de marzo de 2010


Los Medicamentos "El gran negocios de las transnacioanles"

Toda revolución debe tener un sistema de salud fuerte, estable y capaz de cubrir en gran parte las necesidades del pueblo en cuanto la atención integral de salud. De hecho es uno de los pilares fundamentales sobre los cuales se ha apoyado el proceso revolucionario con nuestros hermanos cubanos. Ejemplo de esto la Misión Barrio Adentro, que llegó para llenar un gran vacío en las necesidades de salud del pueblo de Bolívar, pero ojo, tenemos que mantenernos activos y en constante vigilancia.

El sistema de salud, a mi entender, es amenazado constantemente por distintas enfermedades bajo un esquema de tratamiento farmacológico, es decir, se combate esas enfermedades con el uso de medicamentos farmacéutico que principalmente vienen de gigantescas corporaciones transnacionales. Camaradas y ejemplo de esto, cuando los oligarcas pitiyanquis realizaron el sabotaje petrolero y el Golpe de Estado en años recientes, los laboratorios farmacéuticos obtuvieron ganancias exorbitantes en nuestro país. Como sabemos camaradas, las gigantescas corporaciones transnacionales más poderosas del mundo son los grandes dueños de la producción de medicamentos a nivel mundial, y juegan como les dá la gana con la salud y la vida de los pueblos del mundo, y estos fascistas nos hablan de “Industrias de las ciencias de la vida”, pero que mentira y que descaro tienen, y como dicen en criollo ¡Qué bol…. Tienen! Únicamente las minorías, que poseen grandes recursos económicos, pueden pagar grandes clínicas y diferentes medicamentos tan costosos para generarles mayor rentabilidad económica, acumulación de capital y grandes beneficios dentro del mercado farmacéutico a los grandes imperialistas.

Empresas de laboratorios farmacéuticos “BAYER, SYNGENTA, MONSANTO y PFIZERD”, entre otros, poseen el poder casi absoluto de áreas tan vitales, además del lucrativo mercado farmacéutico, que comprende las semillas agrícolas, los productos veterinarios, los plaguicidas, la biotecnología, el transporte e incluso la distribución de alimentos. Esto explica en gran medida, muchas de las particularidades que hoy se definen en una industria farmacéutica, mucho más identificada con conceptos como rentabilidad económica, acumulación de capital y beneficios, que en curar y salvar vidas humanas.

Debemos preguntarnos camaradas: ¿Dónde queda la salud, que junto a la educación y a la alimentación, constituye derechos básicos de cualquier ser humano? A esta pregunta creo que no encontraremos respuestas, ya que los grandes capitalistas farmacéuticos transnacionales e inclusos los que se llaman ser expertos en la materia, no demuestran lo que esta detrás del respeto a la salud de los seres humanos. ¡¡Donde está la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)!! Toda esta gran mentira camaradas es considerada como mercancía que está inmerso en el tratado de libre comercio (TLC) y en la (OMC). Estas organizaciones capitalistas y pitiyanquis además, imponen y discuten supuestamente las normativas sobre la propiedad intelectual y acceso a los medicamentos, que tienen un efecto dramático y devastador sobre la salud de millones de personas a nivel mundial, principalmente sobre pacientes de países pobres con SIDA, Alzheimer, afecciones cardíacas, hipertensión, entre otras.

Por todo lo explicado anteriormente Sr. Presidente y camaradas, como propuesta es necesario que se adquiera laboratorios de productos farmacéuticos, pero ojo camaradas, no cualquier laboratorio, sino un Laboratorio Nacional de Productos Genéricos que garantice la eficacia terapéutica al pueblo de Bolívar y a nuestros pueblos hermanos del mundo. Como dice nuestro Comandante Hugo Chávez, “hacia allá vamos. Juntemos todas nuestras banderas, todos nuestros cantos, todas nuestras emociones, pues la batalla será tan larga como hermosa”

¡Bienvenido el Ciclo Bicentenario 2010 – 2030!
¡¡Patria socialista o muerte!!
¡¡Venceremos!!

Imprimir artículo