"VENEZUELA SE RESPETA"

lunes, 29 de marzo de 2010

Petróleo: instrumento para apalancar nuestro desarrollo como Nación Soberana


Por: Adrián Figueroa León.
Si revisamos la historia petrolera venezolana en los últimos 130 años, desde tiempos de La Petrólia del Táchira, la New York and Bermúdez Company (empresa que financió el Golpe de Estado a Cipriano Castro), la entrega de las concesiones petroleras por parte de Juan Vicente Gómez a las primeras transnacionales, con la llegada de las “siete hermanas”, la Falsa Nacionalización de 1976, y la nefasta Apertura Petrolera de los Gobiernos Neoliberales, no es sino con la llegada de la Revolución Bolivariana en 1999, que se inicia un proceso de consolidación por primera vez desde el Decreto de Nacionalización de Minas del Libertador, del 24 de Octubre de 1829, de una verdadera Política Petrolera Nacional, Popular, Soberana Revolucionaria y Antiimperialista subordinada a los intereses de la Patria y el Pueblo Venezolano.
Debemos señalar también que es la primera vez que Venezuela como país con gran potencial energético logra favorecer las condiciones para articular una política de desarrollo integral nacional con la unión de otros países hermanos en Latinoamérica, el Caribe y el Resto del Mundo. Evidencia de esta afirmación que realizo, la podemos corroborar en el Marco Legal creado a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde se reconoce soberanamente y sin ningún tipo de discusión la reserva de todas las actividades petroleras para fines del desarrollo de nuestra Patria.
Adicionalmente ha habido otras iniciativas que favorecen la articulación de las políticas de desarrollo integral de nuestra patria con la política petrolera, como por ejemplo el Plan de Desarrollo, Económico y Social de la Nación 2001-2007, donde nacen las primeras Misiones Sociales apalancadas por nuestro principal recurso. En esta misma línea tenemos el Plan Nacional Simón Bolívar 2007-2013-Primer Plan Socialista de la Nación, el cual tiene siete (7) grandes líneas estratégicas y una de ellas está orientada a desarrollar a Venezuela como Potencia Energética.
No podemos dejar de mencionar el Plan Siembra Petrolera, que en lo concreto de la Industria Petrolera, con su ejecución viene a representar la concreción de planes y proyectos para alcanzar la máxima valoración de nuestro recurso para proveer condiciones materiales que favorezcan el desarrollo de nuestro socialismo bolivariano.
Entre las condiciones que nos favorecen para alcanzar los objetivos trazados en el Plan Nacional Simón Bolívar 2007-2013, no podemos obviar nuestras condiciones naturales; poseemos la reserva de petróleo más importante del mundo reconocido hasta por los propios gringos.
En nuestra Faja Petrolífera del Orinoco, llamada en tiempos de Gobiernos Entreguistas “faja Bituminosa”, que tiene cuatro (4) grandes áreas; Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo y además está dividida en 27 grandes bloques, operada por 33 países, gracias a nuestra política de diversificación, está situada principalmente al sur de los Estados Anzoátegui y Monagas, y al norte del Rio Orinoco, y en ella tenemos un POES (Petróleo Original en el Sitio) 1.360.000 Millones de Barriles de Petróleo, del cual se puede recuperar aproximadamente con un factor de recobro de del 20% hasta 232.000 Millones de Barriles de Petróleo, lo cual nos va a convertir al final del año en la primera potencia petrolera, con más de 316.000 Millones de Barriles de Petróleo, superando a los 264.000 Millones de Barriles de Petróleo de Reservas que tiene Arabia Saudita. Sin considerar, que con mayor tecnología, es decir, si se incrementa el factor de recobro, se podrán incrementar nuestras reservas de petróleo.
Debemos destacar que en medio de este escenario, tenemos una industria petrolera que desde el 2002 está siendo operada por los trabajadores y trabajadoras del pueblo venezolano, para el pueblo en el marco de nuestra soberanía e independencia. Toda esta política petrolera está enmarcada en un régimen fiscal transparente, y que responde a los intereses patrios, veamos:
Actualmente las empresas que operan en la Faja, deben cancelar 30% por concepto de Regalías, mientras que en la vieja PDVSA, ni siquiera se pagaba la tasa establecida que era 16,66%, sino que se pagaba el 1%. Las Empresas que operan en la Faja, deben cancelar un impuesto a la Producción Petrolera del 50%, mientras que anteriormente sólo se paga 34%. Existe un impuesto de explotación petrolera del 3,33% que anteriormente no existía. Todas las empresas que operen en la Faja deberán pagar previamente un impuesto de adjudicación, y vale la pena mencionar que como consecuencia de las adjudicaciones realizadas en los bloques de Junín y Carabobo, a nuestra nación le ingresará la cantidad de 5.730 Millones de dólares. Otros aspectos que vale la pena mencionar es que Venezuela asegura en cada una de las empresas mixtas la mayoría accionaria y cada empresa debe garantizar al menos un factor de recobro del 20%.
Como consecuencia de todos los proyectos petroleros y no petroleros de la faja, se estará invirtiendo una cantidad superior de 100.000 millones de dólares, de los cuales al menos un 25% se destinará para la infraestructura.
Somos una nación libre, soberana y antiimperialista con una visión política petrolera vinculada estrechamente al desarrollo integral de nuestro pueblo, en contraste el imperio norteamericano requiere del petróleo para poder mantener su sistema voraz, violento y salvaje como lo es el capitalismo.
Es por ello que nuestro Petróleo es el principal motivo de la injerencia imperialista, pero como lo ha dicho el camarada presidente Chávez muchas veces, el petróleo venezolano lo explotamos para la satisfacción de nuestras necesidades y no aceptamos la injerencia de ninguna potencia extranjera en los asuntos que tienen que ver con nuestro desarrollo soberano.

Imprimir artículo