"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 28 de marzo de 2010

Un Grano de Maiz 27.03.2010

27.3.10 NOS HUBIESE GUSTADO HABLAR

Nos hubiese gustado hablar en el Congreso del PSUV. El Congreso merecía oír todos los puntos de vista, las verdades, las creencias de todos los que participan en la polémica que se desarrolla en su exterior. No fuimos invitados… lo comprendemos.
Sin embargo, allí están los Granos de Maíz, son más de mil, reunidos en el blog (http://www.ungranodemaiz.blogspot.com/) a la disposición de todos los delegados al Congreso, los militantes, y del pueblo. También está la respuesta al Ministro Sanz.
Intentaremos fijar algunos puntos que pueden servir de ayuda en la necesaria discusión, a movernos en la maraña de profusión de ideas y palabras que componen el debate.
Primero, creemos que la transición no es una tierra de nadie, donde cabe cualquier acción, es un camino hacia el Socialismo, y éste tiene características, cualidades que lo definen. La principal de ellas es la Conciencia del Deber social, ese es el pilar fundamental del Socialismo, de la transición, y lo que es más importante, de la permanencia del Gobierno Revolucionario, de Chávez.
Y, dicho sea, de los errores por nosotros cometidos, los principales son los que contribuyen a estimular el egoísmo, el individualismo, las soluciones aisladas a los problemas de la existencia.
Entonces, en la transición, los pasos, las medidas que se tomen, deben tener el objetivo de formar Conciencia del Deber Social. Esa será la medida, en última instancia, de su efectividad.
Creemos que la transición es escenario de una feroz lucha de clases: las verdades, opiniones, creencias, acciones, vertidas en las discusiones, forman parte de esa lucha. Y es allí, en el interior de la Revolución, donde se decide su destino.
Segundo, consideramos que la hegemonía de la Propiedad Social de los Medios de Producción administrados por el Estado Nacional, es condición indispensable para la construcción del Socialismo. Esa hegemonía está dada porque se entrelaza con la hegemonía de la Conciencia del Deber Social. Y en ese binomio, repetimos, lo más importante es la Conciencia, la espiritualidad, que algunos llaman fantasía. Dice Fidel que la Conciencia podía formar riqueza, pero la riqueza nunca formaría Conciencia.
Si construimos, estimulamos formas capitalistas, necesariamente formaremos conciencia egoísta, y a la hora de las decisiones importantes yugularán a la Revolución.
Tercero, la discusión que hoy se desarrolla no es un asunto académico, ni es un torneo de retórica, está en juego el destino de esta Revolución, vale decir, del Continente, de la Humanidad. No son tiempos de ventajismos tontos.
Cuarto, la realidad nos reclama un ajuste en todos los campos, desde la organización política, la social, hasta la economía. De la calidad de este ajuste depende el futuro de la Revolución.
Por último, vivimos una etapa estelar en la historia de Venezuela, similar a la vivida en la época de la Independencia. Ahora tenemos la oportunidad y el deber de ser ejemplo para el Continente y para la Humanidad de un Mundo Nuevo, que supere la lógica capitalista, que rescate a la humanidad del camino suicida ¡No podemos fallar!
¡Chávez es Socialismo!
¡Seguiremos escribiendo!

Imprimir artículo