"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 9 de mayo de 2010

Reflexión de Luigino Bracci sobre el uso del Twiter y el Blackberry


Necesitamos una, o muchas páginas del Estado, con muchos SERVIDORES PÚBLICOS REVOLUCIONARIOS detrás de ellas, que permitan recibir problemas del pueblo y resolverlos. Y no puede ser Twitter:
  • No podemos cifrar nuestra confianza en una página web instalada en Estados Unidos, manejada por una empresa privada radicada en San Francisco, California, regida por las leyes estadounidenses y monitoreada por los organismos de inteligencia de ese país. 
  • No podemos limitar a la gente a escribir sus problemas en sólo 140 caracteres... ¡eso es ridículo! Más bien, tenemos que permtir anexar fotos y documentos, de ser pertinente.
  • Las peticiones deberían poder clasificarlas por ciudad y estado, así como por tipo  (vivienda, salud, educación, trabajo...), para permitir que cada alcalde, gobernador y/o ministerio acceda a las peticiones y denuncias que les corresponde, y ayude a resolverlas. 
  • Debe permitir tener estadísticas de cuáles son las peticiones más solicitadas y los lugares con más problemas, y actuar en consecuencia. 
  • Debe permitir conocer el estatus de cada caso, ver cuáles no se han podido resolver o están trancados, y cuales sí se resolvieron. Las personas deben tener derecho a saber cómo avanzan sus denuncias y peticiones, y reclamar si estas se atascan.
  • Y una larguísima lista de etcéteras. 
Twitter no puede hacer eso, es más: nosotros no le importamos un coño a Twitter. A esa empresa sólo le interesa el dinero que le envían Google y Microsoft por estar "de moda".

El otro grave problema que trae la falta de una asesoría adecuada al Presidente Chávez es la promoción que él mismo, sin querer, le ha hecho al celular Blackberry cuando ha afirmado que "yo sí puedo tener un Blackberry, ¿y cuál es el problema?". Parece que nadie le ha dicho que, al tenerlo y mostrarlo de la forma en que lo hace, está estimulando a su compra masiva, tal y como ocurrió en el pasado cuando mostró libros de Eduardo Galeano y Noam Chomsky que se convirtieron instantáneamente en éxitos de venta.
Pero a nosotros no nos interesa convertir en éxito de venta a un producto de fabricación canadiense/estadounidense, todo un ícono de estatus y del consumismo, que cuesta entre 3 y 4 sueldos mínimos, que está sobrevaluado y que presenta graves problemas de seguridad, sobre todo si es usado en el alto gobierno, como se está haciendo en este momento.
VER ARTICULO COMPLETO EN:
http://www.aporrea.org/tecno/a100336.html

Imprimir artículo