"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 27 de junio de 2010

El sueño existe, Allende vive

Fuente: La Radio del Sur / Xiomara Badillo
"Que lo sepan, que lo oigan, que se lo graben profundamente: Dejaré La Moneda cuando cumpla el mandato que el pueblo me diera, defenderé esta revolución chilena y defenderé el Gobierno porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo". Salvador Allende

El 26 de junio de 1908 nació en Valparaíso, Chile, el líder político Salvador Allende. Dirigente del Partido Socialista, del que también fue cofundador en 1933.

Su nombre y memoria crecen y se agigantan en el tiempo, siendo objeto de reconocimientos en el mundo entero. En Chile y en el orbe, calles, museos, escuelas, consultorios y publicaciones, llevan el nombre del insigne estadista que por más de medio siglo prestigiara la política chilena, entregando un ejemplo de consecuencia y convicción democrática y socialista.

Fue presidente de Chile desde 1970 hasta el golpe de Estado dirigido por el general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973, día en que falleció en el Palacio de La Moneda, que fue bombardeado por los golpistas.

Médico, socialista y masón; poseía el perfil característico del político chileno progresista y laico de la primera mitad del siglo XX. Se tituló de médico cirujano y desde el comienzo de su carrera se dedicó a la medicina social, publicando diversos trabajos sobre salubridad pública.

Antes de cumplir 30 años, fue elegido diputado por Valparaíso y Quillota. Participó activamente en la fundación del Frente Popular y fue nombrado ministro de Salubridad, Previsión y Asistencia Social en el Gobierno de Pedro Aguirre Cerda.

En 1945 fue elegido senador y se mantuvo en este cargo hasta 1970. Cuatro veces fue candidato a la Presidencia de la República, representando a una alianza cuya base la conformaban los partidos socialista y comunista: 1952, 1958, 1964 y 1970. Triunfó en su cuarta postulación y accedió a la primera magistratura apoyado por una agrupación de partidos de izquierda, la Unidad Popular. Por primera vez en la historia, y causando expectación en el mundo entero, un político socialista y marxista llegaba al Gobierno a través de la votación popular.

El Gobierno de Salvador Allende inició, entonces, una experiencia difícil y única: llevar al país a transitar por una vía democrática hacia el socialismo. Allende, junto a un grupo importante de sus seguidores, estaba convencido de que el socialismo podía construirse sobre la base de las tradiciones democráticas chilenas. En este sentido, fue significativo que una de las pocas leyes aprobadas en el Parlamento fue la nacionalización de la gran minería del cobre.

Sin embargo, la naturaleza radical del programa de Gobierno despertó una frontal oposición, tanto en el interior del país como a nivel internacional. En medio de un contexto en que aún primaba la política de Guerra Fría, el Gobierno norteamericano decidió utilizar todas las armas necesarias con el objetivo final de derrocar al Gobierno chileno.

Durante 1972, diversos gremios paralizaron sus actividades; entre ellos, la locomoción colectiva y el transporte. El desabastecimiento de artículos de primera necesidad y los persistentes rumores de golpe militar, contribuyeron a crear en la población una sensación colectiva de desgobierno.

El 11 de septiembre de 1973, el Gobierno de la Unidad Popular fue derrocado por las Fuerzas Armadas y Carabineros; el Palacio de La Moneda, donde Allende resistió junto a sus más leales colaboradores, fue bombardeado. A todos sus cercanos les había advertido que él moriría en el lugar donde lo había puesto el pueblo: como Presidente de Chile. Desde el Palacio dirigió sus últimas palabras.

El Presidente Allende murió en el Palacio de La Moneda, dejando un legado inconmensurable para las futuras generaciones.


Imprimir artículo