"VENEZUELA SE RESPETA"

martes, 29 de junio de 2010

El verdadero método revolucionario es vincularse a las masas

El método burocrático de trabajo es un mal contra el cual todos los revolucionarios debemos estar alertas. Es un mal en el que puede caer fácilmente, incluso, un buen revolucionario.
Debe ser para el revolucionario una cuestión de principios. Es decir que por una cuestión de principios el revolucionario debe evitar caer en el método burocrático de trabajo.
El método burocrático significa gobernar desde arriba. El método burocrático significa decidir desde arriba. Significa la ausencia de contacto entre el que administra —entre el que dirige, entre el que gobierna— y las masas. El contacto con la base y con las masas hace que se reduzcan al mínimo las equivocaciones que pueda cometer un gobernante o un funcionario administrativo. Además, es lo que hace que cuando una medida sea necesaria, imprescindible, esa medida, su necesidad, sea compartida exactamente igual por la masa. Por los que trabajan como por los que dirigen. Hay medidas que son innecesarias, que si hubiera contacto con las masas no se realizan.
Cuando una medida es imprescindible y necesaria, exige más trabajo. Si las masas están conscientes de esa necesidad, entonces, por difícil que sea, esa necesidad se satisface, esa medida se lleva adelante.
[¼ ] La Revolución nos ha enseñado a todos nosotros, que lo que se le plantea al pueblo, y lo que surge del pueblo, inmediatamente cobra una fuerza arrolladora, y, sin embargo, cualquier cosa que se haga de espaldas al pueblo, cualquier medida —en un sindicato, en cualquier parte— que se tome de espaldas a la base, cualquier sacrificio que se le imponga a la base, crea malestar y crea disgustos, en la misma medida en que estaría dispuesto a hacer mucho más cuando se consulta con ella, y cuando se le convence de que es necesario hacer un esfuerzo, o es necesario hacer un sacrificio. Ése es el verdadero método revolucionario [¼ ]
Muchas veces se sabe en la calle, o en el centro de trabajo, lo que no se sabe desde un cargo de ministro, o desde un alto cargo del Estado. Cuando se quiere saber sobre muchos temas, sobre muchas cuestiones, no hay un método mejor que hablar con el pueblo, hablar con el centro de trabajo, conocer las opiniones, conocer los problemas.
Fidel, 2 de octubre de 1961


Imprimir artículo