"VENEZUELA SE RESPETA"

sábado, 12 de junio de 2010

Una reflexión sobre “La ética socialista y la nueva racionalidad económico-social”, de Omar Marcano.( http://www.aporrea.org/ideologia/a75294.html)

Orlando Cristóbal Rendón - www.aporrea.org
29/05/10 -
http://www.aporrea.org/ideologia/a101492.html

Estimado Omar:
Permíteme hacer algunas reflexiones sobre tu artículo, en términos generales, comparto su contenido. Las reflexiones las hago sobre párrafos que a continuación iré señalando. Las exigencias de la revolución socialista en el siglo XXI requiere una nueva conciencia social que impulse la materialización del hombre nuevo que tanto pregonaba el Che Guevara, una persona que con su actitud diaria demuestre, desde las profundidades de su ser, todo el sacrificio y el esfuerzo constante que implica la construcción del socialismo. Se trata de evitar la vida facilista y cómoda, las tentaciones del consumismo capitalista-depredador, se trata de la ética socialista. Cuando leí esta parte, recordé a Wilmer Castro Soteldo, cuando desesperadamente durante una reunión de trabajo del PSUV en el estado donde es gobernador decía, preguntaba más bien (palabras más, palabras menos; el documento existe y no lo tengo a la mano por los momentos), ¿Cómo hacer o presentar un programa socialista si hasta hora no sé lo que es el socialismo?. Esta angustia de Castro Soteldo, al menos la entiendo como un grito de ayuda para aclarar lo que desde dentro del PSUV no se le aclara a su militancia. Veo tu preocupación, veo la preocupación de Antonio Aponte; pero siento desde la atalaya de mi observación, que lo que menos hace el equipo dirigente del PSUV, ES IDEOLOLOGÍA. ¿De cuál construcción del socialismo hablamos?, de una construcción en la que la que el sacrificio de unos pocos es el aprovechamiento de muchos. ¿De cuál esfuerzo constante hablamos?, cuando solo oímos una voz que clama en el desierto, claro, si el cristianismo tardó siglos en consolidarse, nosotros no tenemos tanto tiempo para construir el socialismo. El enemigo histórico no pierde tiempo, ahí mismito, al otro lado de nuestras fronteras se instalaron y tienen anuentes de este lado. Hablas de evitar la vida facilista y cómoda, las tentaciones del consumismo capitalista-depredador. Pero camarada, dese una vuelta por algunos estados de dominio chavista, que no socialista y mucho menos revolucionario, donde lo más evidente de nuestros gobernantes y de muchos dirigentes socialistas es la ostentación y sin embargo utilizan la palabra socialismo, más como la palabra socialismo, “snobismo” de nuevo cuño, la palabra política de moda pero sin un verdadero contenido conceptual, sin una verdadera práctica socialista. Camarada, Ud. mejor que yo lo sabe, sin práctica socialista no hay socialismo, sin práctica revolucionaria no hay revolución. ¿Cuál entonces es la ética socialista de la que debemos hablar?.

La ética socialista, debe estar presente y debe ser aplicada fundamentalmente por la dirigencia política y ejecutiva de la revolución, quienes deben constituirse en el ejemplo a seguir por el pueblo, el asunto es, que observo en esos niveles a los que haces referencia, en mi opinión, un “exceso de sabiduría socialista”, un exceso donde la crítica, por muy bien intencionada que sea, puede ser considerada como una traición (parece ser que hay mucha delicadeza dérmica) y donde la ausencia de autocrítica desdibuja la verdadera esencia del verdadero socialismo, o es que ¿acaso Mao Tse Tung, estuvo equivocado al publicar sus 5 tesis filosóficas?, leámoslas, tal vez algunas verdades extraigamos de ellas. El socialismo en estos momentos que estamos viviendo, camarada, no solamente debe ser fáctico, no solamente debe ser pragmático, debe ser estudio, debe ser investigación, debe ser aplicación de lo que se estudia, debe ser el conocimiento de la realidad que se niega a ser destruida para dar paso a la realidad que tan bien planteas, pero, sobre todo debe ser ideología socialista, humildad y entrega, te cito, solo así será posible enfrentar la nueva racionalidad económico-social que debe prevalecer en la instauración del sistema económico socialista, una racionalidad que permita generar ahorros imposibles de lograr en la práctica del sistema capitalista, mediante la eliminación de los gastos suntuarios, la reducción y optimización del aparato burocrático, la reducción de gastos innecesarios en publicidad y propaganda, el trabajo para el beneficio colectivo previsto en las misiones socialistas, los cuales evidentemente no bastan para alcanzar en principio un desarrollo económico auto-sustentable en el largo plazo, pero que permitirán cimentar las bases de la nueva República proyectada en la Constitución Bolivariana.

Médico Toxicólogo.

ocrendon@yahoo.es, ocrendon@hotmail.com ocrendon@gmail.com