"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 18 de julio de 2010

La Provocación de la Mafia Eclesiástica Venezolana

Escrito por: José Rafael Vargas Vargas
Basta con revisar superficialmente para saber cuan corrompida ha sido la autoridad eclesiástica en toda la historia de la humanidad, la misma Biblia lo ha sufrido en sus múltiples tergiversaciones y en sus interesadas y distorsionadas interpretaciones.
Urosa Savino y sus secuaces son un ejemplo de lo que representan las autoridades eclesiásticas venezolanas, dentro de su lujo, de su vanidad, de sus inmensas riquezas materiales, de su amor por la mercancía, les gusta vender de todo, hasta la fe. Su cinismo, su hipocresía, su soberbia, sus desviaciones carnales, sus aberraciones sexuales descubiertas en todos los tiempos los aleja del pueblo y de Dios. Son mercenarios a la orden del imperialismo, de los explotadores, de los expoliadores, fabricantes de pobres, los depauperados necesarios para explotarlos hasta matarlos, para ellos, los desalmados explotadores poder vivir en la opulencia, en su derroche desmedido y miope; viven está corta vida en el más criminal individualismo, al servicio del diablo, de la maldad. Son los explotadores los que están destruyendo al planeta, es el CAPITALismo. El mundo va hacia el Apocalipsis de seguir bajo la hegemonía CAPITALista.  Sólo el SOCIALismo salvará al planeta.
Y, estos mercenarios, corruptores de la fe, gangrena social, mienten, blasfeman, sin pudor, sin prudencia. Con el más absoluto descaro desafían el poder de Dios, tratando inútilmente de confundir a un pueblo que despertó y los observa en toda su putrefacta dimensión. Hablan pasjuatadas insostenibles ante el más mínimo análisis. Gritan, cual ladrón queriendo confundir; cuando son ellos quienes la quieren imponer dicen que esto es una dictadura, sugieren entre líneas que el Estado no debe obedecer monolíticamente el mandato constitucional de la refundación de la Patria y hablan de la división de los poderes del Estado en una forma que implica su desmembramiento para debilitarlo y dominarlo desde el exterior. De una manera cínica dicen que el odio manifestado por Urosa, Santana, Porras, Ugalde y Lücker proviene de Chávez y, en general, transmiten una angustia maquillada con respecto a una crisis virtual que sólo está en sus mentes cochambrosas. Claramente se ve que se trata de un discurso hilvanado en los comandos de guerra sucia de la CIA con todos los falsos argumentos que repiten cual loros los voceros del oposicionismo contra el proceso revolucionario bolivariano.
Pero ¿Porqué reaccionan ahora, de esa manera, en este año en que se juega el futuro de la Revolución con las elecciones del 26S? ¿Cuál es el objetivo que persiguen? Simplemente, retan al pueblo de esa manera, provocándolo cual guapetones envalentonados pero, a la vez, con toda la pinta de cobardes que no aguantan ni un solo empujón, para que precisamente los agredan físicamente, que alguien les lance un golpe o los veje en un acto público o, peor aún, que una Lina Ron junto a su pandilla los asedie en su sede o ante la Nunciatura Apostólica, siempre con las cámaras de Globovisión o de cualquier video casero “fortuito” que registre el momento en que se caiga en su trampa, o justificar autoatentados terroristas incluso con muertes para condenar sin pruebas al chavismo y, sobre ello, montar toda una olla mediática esquizofrénica. Además, viéndolos con perspicacia en toda su asquerosa dimensión, se puede presumir que estos miserables están relacionados con los planes terroristas de Posada Carriles, Chávez Abarca, Peña Esclusa y demás salvajes.
Por eso, es necesario montarles a estos grandes carajos una marcación cerrada, vigilarlos hasta en los más mínimos actos. Y decírselo, para que sientan su propia medicina. Que le van a vigilar hasta el trasero cuando van al baño. Y montar vigilancia en todas sus sedes, en sus casas, en los hoteles cuando van a saciar sus aberraciones sexuales. Que sepan, que sientan que aquí hay una Revolución y no la van a parar. Que el Estado Venezolano Revolucionario se respeta.
No podía ser de otra manera, al avanzar la Revolución ellos tenían que reaccionar y, la Revolución tiene que encargarse de ellos también, de desenmascararlos, de llevarlos al cadalso de la historia para que expíen su crueldad.¡Estamos en Revolución! ¡Chávez es pueblo! ¡El pueblo es Chávez! Mientras más lo ataquen más lo apoyamos y lo admiramos y lo seguimos. Ya los veremos, a estos curitas mafiosos sucumbir ante la conciencia del pueblo, ya que está demostrado que no la tienen, la vendieron junto con sus almas al diablo. Que se atrevan. Nuestras armas son la Razón, el Amor y Dios. Y si estamos con Dios… ¡Quién puede contra nosotros?
Imprimir artículo