"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 1 de agosto de 2010

DESCOLONIZAR LA HISTORIA DE LA REGIÓN, EL GRAN DESAFÍO

Tomado de: http://www.alianzabolivariana.org
Hace más de 500 años se produjo la Conquista Española y en el mismo  momento comenzaron también las luchas de resistencia contra el invasor.
Sin embargo, la  revolución continental por la independencia tuvo lugar mucho más tarde, hace 200 años, y si bien el deseo independentista se concretó en el terreno político, aún no lo ha hecho del todo en el campo de las ideas. Esta es una de las conclusiones del Encuentro de Historiadores Nuestra América Insurgente: Quinientos años de lucha emancipadora, organizado por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini conjuntamente con el Fondo Cultural del ALBA. En la sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación, participaron como panelistas Xavier Albó (Bolivia), Sergio Guerra Vilaboy (Cuba), Jorge Núñez (Ecuador), Luis Pellicer (Venezuela), Juan Carlos Junio (Argentina) y Horacio A. López (Argentina). 
Los panelistas coincidieron en que la Historia no es una disciplina del pasado, sino del presente, en la medida en que está al servicio de la comprensión del hoy. Además,  está fuertemente cruzada por lo ideológico y lo político. Aunque los países americanos se declararon independientes de Europa, a nivel histórico aún siguen pensándose a sí mismos con categorías coloniales. Una prueba de esta colonización cultural son, por ejemplo, las periodizaciones históricas que pasan por ser universales cuando, en realidad, son una construcción europea. En efecto, la organización tradicional de la Historia que comienza con la Edad Antigua, sólo es válida para los países que la establecieron, mientras que los americanos deberían formular su propia periodización, en la que estuvieran incluidos los procesos históricos de los Pueblos Originarios. Albó se refirió incluso a la propia denominación de América como una inequívoca marca colonial, lo mismo que la expresiones América Latina o Hispanoamérica, ya que ambas excluyen a los pueblos aborígenes. La denominación Amerindia, por su parte, reproduce el error geográfico de Colón. 
El desafío que se les presenta hoy a los historiadores es,por lo tanto, la descolonización de la Historia.
 
Imprimir artículo