"VENEZUELA SE RESPETA"

martes, 10 de agosto de 2010

Diario estadounidense revela plan de magnicidio contra Chávez

En este dia histórico, 10 de agosto de 2010, de distensión sin aparentes condiciones con Santos, el Oportunista Oligarca Presidente de Colombia, es bueno recordar lo que reseñó recientemente el diaro ultradetrechista de Miami, El NUevo Herald. No digo que las precauciones para preservar la vida del Presidente no se esten tomando, pero como RECORDAR ES VIVIR, vale la pena repasar esta noticia para extremar todas las medidas de protección, con la esperanza de que no nos quedemos solamente en RECORDAR:



El Nuevo Herald/ve - MM
La Fiscalía General de Colombia tiene el testimonio de un ex militar colombiano condenado por paramilitarismo que participó en un complot con escuadrones de la muerte para asesinar al presidente, Hugo Chávez, Geovanny Velásquez Zambrano, condenado a 40 años de prisión por haber cometido masacres con paramilitares en la región colombiana de Catatumbo, fronteriza con Venezuela, quien declaró a un reportero de El Nuevo Herald en un despacho judicial de Bogotá.

Luego de sus declaraciones, el ex soldado colombiano fue víctima de atentados contra su vida estando en prisión, pues desconocidos intentaron ahorcarlo con una media de nylon; más tarde recibió una golpiza y luego se salvó de morir asfixiado con una funda de polietileno que desconocidos le pusieron en la cabeza.

Los primeros detalles del presunto plan de asesinato de Chávez fueron publicados por El Nuevo Herald desde abril del 2003 cuando Rafael García, el destituido jefe de informática del Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia (DAS), declaró en entrevista exclusiva que funcionarios de alto nivel del gobierno de Colombia, entre quienes se encontraba el director del DAS, Jorge Noguera, realizaron reuniones para asesinar a líderes de Venezuela y desestabilizar políticamente a ese país.

"Existió un plan de desestabilización contra el gobierno venezolano y hay mucha gente comprometida en el asunto'', afirmó entonces García y ratificó este testimonio en un documento obtenido por El Nuevo Herald hace un mes y que está en poder de los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos.

Según García, el plan también contemplaba el asesinato de altos funcionarios del gobierno de Chávez Jesse Chacón, Isaías Rodríguez y de José Vicente Rangel.

El Nuevo Herald añadió en su artículo que en sus confesiones ya ha mencionado los nombres de altos oficiales del Ejército colombiano que cooperaron con los frentes paramilitares en la comisión de delitos de lesa humanidad y narcotráfico en la frontera de Colombia con Venezuela.

Según explicó Velásquez, "el fin era darle (matar) a Chávez cuando Chávez viniera a Ureña, en el estado Táchira, o fuera a San Antonio, para darle con arma corta y arma larga, puro entrenamiento con equipo de asalto'".

El Nuevo Herald logró acceso a otro ex militar colombiano que también ha declarado ante la fiscalía sobre el plan contra Chávez, el mayor del Ejército colombiano Mauricio Llorente Chávez, condenado por haber permitido que paramilitares cometieran en 1999 tres masacres en Catatumbo, quien reveló que el comandante de las fuerzas ilegales preparadas para matar a Chávez fue un soldado profesional que estuvo bajo su mando, identificado como José Misael Valero Santa, alias Lucas, quien aún hoy permanece en ese país al mando de una tropa de mil paramilitares. Yo agrego: ¿Se logrará que le sea difícil acercarse a Santa Marta?

Según este diario estadounidense, Velásquez afirmó que en la reunión del jueves 23 de diciembre de 1999, celebrada en Cúcuta, estuvo "con Jorge Iván Laverde, El Iguano; Jairo El Sicario, El Veneco, uno más que es de Venezuela, El Aguado, otro de Venezuela y yo y empresarios venezolanos que Chávez les quitaba los bienes y entonces ellos, ofendidos, pagaban para matar a Chávez"'.

Velásquez sostuvo que, además, participó en el entrenamiento del primer grupo de paramilitares armados con FAL infrarrojos, que entró a Venezuela en el 2000 con la misión de asesinar a Chávez.

"Como yo fui militar"', señaló, "les enseñé arrastre bajo, arrastre alto, avanzada uno, avanzada dos, saltos vigilados, tiro al blanco de fogueo"'.

Finalmente, El Nuevo Herald indica en su artículo, según palabras de Velásquez, que el entrenamiento se hizo en una base paramilitar de frontera instalada en la hacienda Las Timbas y en él también participaron, "el señor El Iguano, Jairo El Sicario, el comando (comandante) Cordillera, que está muerto, y el comando Mauricio, en la base de Las Timbas, más allá de (el sitio) El 60, entre El 60 y la pista (aérea) Río de Oro", en la zona colombiana de frontera.

En reiteradas ocasiones, el presidente venezolano ha denunciado diversos planes de magnicidio que, desde Colombia y Estados Unidos, se planean en su contra con la colaboración de sus adversarios venezolanos y desde la Asamblea Nacional (Parlamento) de este país se han investigado a personalidades vinculadas a estos hechos.