"VENEZUELA SE RESPETA"

viernes, 22 de octubre de 2010

La politización de la gestión administrativa y el Plan Simón Bolívar


Publicado por:  José Rafael Vargas Vargas

El factor común de todos los argumentos que tratan de explicar los resultados del 26S, ya sean, la incapacidad del gobierno a dar soluciones a la población en términos de vivienda, seguridad, soberanía alimentaria; la falta de transferencia de poder al pueblo con base al poder originario (constituyente) que busca desarrollarse y, por el contrario, el fomento a la hipertrofia del Estado con base a un poder constituido que abusa del poder político, pretendiendo abrazar todos los ámbitos de la sociedad, con la amenaza real de convertirse en una “nomenclatura” al estilo de los modelos fracasados del socialismo del siglo XX, desatando la entropía de nuestro proceso revolucionario con un burocratismo exacerbado y la entronización del reformismo y la moderación en el PSUV, cuidando sus cuotas de poder para beneficios de facciones o personales; todos esos argumentos tienen una causa común, cual es, la debilidad ideológica y, con ésta, la improvisación y mala gestión política o, falta de politización de la gestión administrativa, como lo diría nuestro comandante-presidente Chávez.
Para ello, para empezar a formarnos ideológicamente y conformar el bloque histórico que construirá la nueva hegemonía socialista (Gramsci) es vital, es impostergable, socializar el Proyecto Nacional Simón Bolívar. Desde cada Ministro, desde cada SERVIDOR público, empezando por los gobernadores y alcaldes (hasta las palabras suenan chocantes) hasta el último portero, recolector de desechos, albañil, el último trabajador informal, el último campesino, el aborigen más retirado, todos deben manejar el Proyecto Nacional Simón Bolívar en sus siete (7) líneas generales con sus enfoques, objetivos, estrategias y políticas y, más allá, todos deben participar desde su ámbito regional, laboral, militante partidista, familiar, en fin, en todos los escenarios en que se haga vida social, todos debemos participar con base a planes de acciones periódicos y graduales alineados con el Proyecto Nacional; su estudio y práctica, su materialización, nos irá conduciendo, indefectiblemente, al estudio y la formación profunda ideológica que nos alumbrará el camino y nos dará las herramientas para construir nuestro socialismo bolivariano, profundamente autóctono. Ya lo dijeron, con la angustia y frustración que los llevó a la tumba, según mi criterio, los entrañables y eternos camaradas Müller y Tascón: ¡Si vamos a aplicar las 3R… hagámoslo… pero hagámoslo de verdad! Se repite la orden de nuestro líder Chávez, ahora con más énfasis, son 3R al cuadrado (3R2), en ello se nos va el proceso, es vital, reitero, es vital e impostergable hacerlo, pero hacerlo de verdad.
¡¡Desarrollemos el Proyecto Nacional Simón Bolívar, es Ley Revolucionaria!!
¡¡Vamos a hacer la revolución dentro de la revolución!!
¡Patria Socialista o Muerte! ¡¡Venceremos!!


Imprimir artículo