"VENEZUELA SE RESPETA"

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El fascismo en la IV República de Venezuela. Carlos Andrés Pérez su máximo ejecutor

Omar Marcano (*¨)

El fascismo es un movimiento político represivo que nace en las entrañas del capitalismo. El mismo nace en contraposición a la creación del Estado Socialista, un estado humanista que propone la igualdad, la solidaridad y el respeto mutuo entre los seres humanos, el cual solo es posible aplicarlo en democracia. De hecho, el ascenso de Hitler al poder fue financiado por el gran capital de la época con el objetivo de combatir con saña todo tipo de doctrina que se acerque al socialismo y por lo tanto a la práctica de la democracia.

En efecto, la antítesis del fascismo es la democracia, la cual resulta imposible de aplicar en una sociedad donde prevalezca el capitalismo, que constituye un modelo económico insostenible a largo plazo, ya que un sistema basado en la pura acumulación de capital provoca la miseria, la pobreza de las mayorías y pone en peligro la existencia de la humanidad, por los altísimos grados de consumismo que su misma doctrina profesa.

El sistema político que más se acerca a la práctica capitalista, en cualquiera de sus presentaciones, ya que el capitalismo en su concepto es siempre salvaje, es el sistema autoritario, ya sea dictatorial tipo Pinochet (con un legado de muerte en nombre del crecimiento económico sin humanismo) o tipo "democracia" norteamericana, donde la dictadura se expresa mediante el dominio de dos partidos elitistas que se alternan en el poder y presidentes elegidos por un consejo de notables. Es la dictadura empresarial constituida por políticos multimillonarios que conforman un poder legislativo fuerte y cohesionado con el ejecutivo.

Es este el modelo que se aplicó en Venezuela durante 40 años de la IV República (1958-1998), dos partidos elitistas, AD y COPEI, aliados de la oligarguía local y mundial, que se encargaron de dejar en la historia de Venezuela un legado de muerte, con un saldo macabro conformado por miles de cadáveres de líderes sociales y de la misma población, cuyo delito fue atreverse a exigir reivindicaciones sociales y económicas. Es este el sistema de privilegios que defienden los estudiantes universitarios fascistas venezolanos y los dirigentes políticos viudos y viudas de la IV República. Fueron estos dirigentes quienes han organizado grupos fascistas para desestabilizar el gobierno de Hugo Chávez. Persiguieron de manera violenta a dirigentes chavistas y asaltaron la embajada cubana durante el fallido golpe de 48 horas de 2002. Provocaron el sabotaje petrolero, la huelga obrero patronal de 2002-2003 y las llamadas guarimbas que trancaron las vias de la principales ciudades de Venezuela.

El caso particular del partido AD es patético, sus líderes sociales fundamentales, como por ejemplo Ruiz Pineda y Luis Carnevalli, murieron en la lucha contra la dictadura de Pérez Jiménez y los dirigentes que sobrevivieron, como Rómulo Betancourt y Raul Leoni, vinieron desde el exilio a traicionar al pueblo, con la instauración del modelo capitalista impuesto por el imperio norteamericano.

El máximo ejecutor de las políticas represivas fascistas de la IV República fue precisamente Carlos Andrés Pérez (CAP), muerto recientemente en la capital de los fascistas venezolanos y cubanos, Miami-EE.UU.

CAP fue el primer director general del Ministerio de Relaciones Interiores (1960) designado por Rómulo Betancourt y luego es nombrado Ministro de la misma cartera, asumiendo la tarea de asesinar a los líderes sociales que reclamaban una sociedad de iguales en Venezuela. Posteriormente en 1989, durante su segundo mandato como Presidente de la República, dió la orden al ejército de disparar a matar en una revuelta popular producto de la aplicación de un paquete neoliberal impuesto por el Fondo Monetario Internacional, con un saldo fatal de mas de 5000 muertos o desaparecidos y mas de 20.000 heridos.

Esta es la clase de acciones que defienden los actuales dirigentes viudos y viudas de CAP, pero el pueblo no olvida y reclama justicia. Por eso estamos seguros que ¡No Volverán mas nunca!

Patria Socialista o Muerte... Venceremos. Hasta la Victoria Siempre.

(*) Trabajador Jubilado del mppcti. Ingeniero Eléctrico (USB 1976). Militante del PSUV.

marcanoomarj@gmail.com http://twitter.com/pueblopatriota

Imprimir artículo