"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

martes, 7 de diciembre de 2010

Si no renunciamos a la herencia burguesa no haremos revolución

Publicado por : José Ovalles para Aporrea

Por naturaleza el capitalismo es un modo económico social parasitario esa es su esencia, despojar el trabajo de otro (plusvalía) es su misión; pero en Venezuela se instaló el capitalismo mas parasitario y delincuencial jamás visto en Latino América; la burguesía, el empresariado nacional si es que se le puede llamar empresariado, nació y creció bajo una  práctica    truhanesca. Unos, los intermediarios exportadores de la producción  agrícola en el siglo XlX convertidos después en el sector  comercial importador; otros, la casta de politiqueros adulante del tirano Juan Vicente Gómez, compradores y revendedores de concesiones petroleras, y los terceros,  terratenientes gomecistas enriquecidos  por la sobre valoración de sus tierras en zonas petroleras o inmediatas a las grandes urbes. Todos ellos derivaron en  actividades comerciales, financieras y servicios, dependientes del vaivén petrolero y ligada a los intereses de monopolios foráneos; actividades con alto contenido especulativo, desecharon el riesgo que genera la acción productiva que hace crecer un país; la  manufactura, la industrialización; casi cien años de actividad petrolera y no construyeron un taladro, un tractor, un carro; por lo tanto como se le puede llamar empresario al que no es emprendedor; esta burguesía venezolana se dedico a la trampa, a ganar dinero de la reventa, del engorde, de la gestoría; de medrar de la actividad petrolera, esquilmando a través de gobiernos títeres los leoninos dividendos que las grandes transnacionales imperialistas  le dejaban a nuestra nación. ¿A esos podemos llamarlos empresarios?
Y así ha sido la estructura de dominación capitalista impuesta en nuestro país que deja a la inmensa mayoría excluida de los justos beneficios que por condición humana requieren pero además impusieron una ética, una educación en fin una superestructura que justifica o legitima su acción delictiva, tergiversando los valores; el vicio lo convirtieron en virtud, las  transgresión de las leyes aun cuando toque los derechos básicos inherentes al ser humano lo ascendieron a una inocua habilidad y para muestra un botón:
Nuestra Constitución dice; “Artículo 114. El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo con la ley.”
Guillermo Zuloaga dice: “especulamos pero damos empleo”.
 Y que opinan los medios de comunicación privado, los grandes empresarios y los políticos defensores de este sistema capitalista de Guillermo Zuloaga: “Es un honesto y exitoso empresario”.
Lo peor es que esa enseñanza esa superestructura del modo capitalista dreno y nos inundo a todos, desplazando nuestra herencia originaria de honestidad, solidaridad, trabajo, del compartir en comunidad, llegándose al extremo de escuchar en la calle frases tan repugnantes dichas con aire de satisfacción;“ Todo los días nace un pendejo y el que lo agarre es de él” , o sea, ves a cualquier crédulo, inocente, sano; jodelo, robalo, especúlalo y así quizás algún día podrás ser “un honesto y exitoso empresario”.
Lamentablemente ese modelo perverso se ha hecho cultura, de allí muy cierta la frase “la revolución es cultural sino no es revolución”.
Contra la ética capitalista de validación de la trampa, el dinero fácil, el robo, la estafa, la supremacía de lo individual; se impone la ética humanista, de la solidaridad, de la complementariedad, el compromiso con el colectivo, de la productividad, la del emprendedor y la empresa en función social; ahora bien para esto se requiere estar en permanente revisión, rectificación y reimpulso, comprobar en nuestras decisiones y acciones aun cuando las tomemos con toda la buena intensión si realmente  estamos haciendo revolución o reproduciendo en los micro espacios a la burguesía delincuencial ¿será revolucionario? ¿La acción de compatriotas que se dedican a la gestoría?, ¿cómo alguien va a sacar la licencia de conducir por mi?  Eso es como  que alguien se hiciera por mí los exámenes médicos, ¿cómo se justifica a compatriotas al lado de una sede del Seniat cobrando por sacar la planilla del Rif a la ciudadanía? ¿Qué actividad productiva están haciendo?, ¿es acaso loable la acción de compatriotas que le quitan 30bs a cada vocero de los Consejos Comunales por hacerle la declaración jurada vía Internet? O el caso del campesino que decía nuestro comandante que el tractor que le dio el Gobierno Revolucionario lo utilizaba para alquilarlo?.
¿Cómo trascender estas nefastas prácticas que consolidan el capitalismo parasitario? Creo que  el reto desde esos micro espacios es impulsar nueva generación de emprendedores bajo una ética socialista encaminados hacia el trabajo productivo, el de agregar valor real y no especulativo, manufacturar, transformar la materia prima, no podemos seguir viendo el  paradójico escenario de un compatriota debajo de una mata de mango pensando que si tuviera unos realitos se colocara en la avenida con un termo a vender nestea frio, mientras los mangos le gotean; ni lo que veo a diario en las comunidades donde trabajo, cultivadores- recolectores de cacao  hablando del mejor cacao del mundo pero toman chocolate de mesa y golosinas de la Nestlé Venezuela S.A. 
No es solo sembrar el país de empresas manufactureras, es también insertar a través de una especie de Misión el espíritu transformador, que se masifique a lo largo y ancho del país la vocación artesanal en nuestra gente, que rompamos el paradigma de creer imposible fabricar con nuestro ingenio y nuestras manos gran cantidad de productos que vemos en el mercado e ir desde lo pequeño desechando la practica parasitaria e improductiva de nuestra burguesía nacional, que en un futuro no muy lejano dejemos de ver una muchacha o muchacho consumiendo parte de su valiosa vida, malgastando su inteligencia detrás de una mesa alquilando celulares, o en un semáforo vendiendo cualquier baratija o bisutería, que nos convenzamos de no necesitar de la herencia burguesa.
Patria socialista o muerte.
josehog13@gmail.com

Imprimir artículo