"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 31 de octubre de 2010

Alí Primera: El Cantor del Pueblo

El cantor del pueblo fue aquel hombre que sembró con sus letras y canciones en el corazón de la humanidad mucha conciencia y sentir revolucionario. Un 31 de octubre de 1942 en un pueblito del estado Falcón doña Carmen Adela Rossel y Antonio Primera, una pareja de origen humilde, traen al mundo a este gran hombre que se llamó en vida Rafael Sebastian Primera Rossel, mejor conocido como Alí Primera.

Su padre, quien se desempeñaba como funcionario en Coro, murió accidentalmente durante un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de unos prisioneros en la cárcel de dicha ciudad. Cuando esto sucede Alí sólo tenía tres años de edad.

A raíz de la muerte de su padre, siendo aún muy joven, Alí acompañó a su madre y a sus dos hermanos en un peregrinaje por diferentes pueblos de la península de Paraguaná que incluyeron San José, Caja de Agua, donde termina su educación primaria; Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, hoy conocido como Sector Alí Primera en el Municipio Los Taques, cerca de Punto Fijo.

En dicho poblado, dada la miseria que vivía su familia, se desempeña en varios oficios: desde limpiabotas a los seis años hasta boxeador, trabajos que no lo desanimaron para continuar sus estudios.

En 1960, buscando mejoras para su calidad de vida, él y su familia se trasladan a Caracas donde se inscribe en el "Liceo Caracas" para completar su educación. En 1964, tras culminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela, para estudiar química en la Facultad de Ciencias. Durante su vida universitaria, en los patios de esta máxima casa de estudios, inició la carrera como cantante y compositor, primero como una afición y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes (1967), lo proyectan a la fama.

Entre 1969 y 1973 permanece en Europa gracias a una beca que le otorga en 1968 el Partido Comunista de Venezuela (PCV) para continuar sus estudios en Rumania. En Europa, para ganarse el sustento lavaba platos y en ocasiones lograba cantar en sitios en que se respetaba su trabajo. En un estudio en Alemania graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra. Las composiciones de Alí recogen el sufrimiento del pueblo desgastado por la pobreza y la desigualdad social, por lo que rápidamente cala en el sentir de la gente y se convierte en el "Cantor del Pueblo".

Sin embargo, aunque en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación y el gobierno de turno en Venezuela, debido a la sinceridad de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones. Para la distribución comercial de las mismas, se apoya en la compañía discográfica Promus.

Alí se presentó en fábricas, liceos, sindicatos, y frecuentaba el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, su casa de estudios.

Se valió de su buen gusto y notable intuición, sin dejar a un lado una buena dosis de audacia, para componer melodías que eran un llamado al combate. Su canto se multiplicó en defensa de la humanidad.

Dos grandes estudiosos de Alí Primera, Jesús Franquis y Andrés Castillo, coinciden en que, aún cuando su obra fue considerada dentro de la canción protesta, que fructificó en Venezuela entre 1970 y 1980, Primera insistió en denominarla siempre Canción Necesaria.

El propio Alí señaló, en una entrevista: "Nuestro canto no es de protesta, porque no hacemos una canción por malcriadez, no la tomamos para encumbrarnos ni hacernos millonarios, es una canción necesaria".

Y agregó: "Cada día nos motiva a hacerla más profunda, pues un hombre armado de una canción y una poesía humana, es un hombre desarmado para la envidia y para ser un hombre malo".

"No canto porque existe la miseria, sino porque existe la posibilidad de borrarla, de erradicarla de la faz de la tierra".

En Barquisimeto conoce a su futura esposa, Sol Musset), la cual venía de ganar el concurso de "La Voz Liceista" y se presentaba en el festival "Los Venezolanos Primero" en el año de 1977. Tuvo cuatro hijos con Sol Musset: Sandino, Servando, Florentino y Juan Simón. Además ya había procreado dos hijas con Tarja Osenius en su viaje a Suecia, María Fernanda "Shimpi", hoy residente en Canadá, y María Angela "Marimba" y con la venezolana Noelia Pérez tuvo a su hijo Jorge Primera Pérez, nacido el 8 de febrero de 1977.

Su muerte se produjo el 16 de febrero de 1985 en un lamentable accidente automovilístico, ocurrido en la Autopista Valle-Coche de Caracas, que envuelve de luto al pueblo de Venezuela. Antes de su fallecimiento, Alí Primera emprendió a finales de 1984 un nuevo proyecto discográfico en el que combinaría los temas presentes siempre en sus composiciones con ritmos que nunca había interpretado, entre ellos la gaita zuliana.

Las pistas musicales habían sido grabadas y Primera solo había puesto la voz a cuatro de ellas. Al momento de su accidente, Alí venía de una sesión de grabación. Semanas después de su muerte, un hermano de Alí llamado José Primera mejor conocido por su nombre artístico como José Montecano (también cantante, músico y compositor) se ocupó de completar el proyecto acompañado de sus sobrinos.

El álbum, que fue llamado Por Si No Lo Sabía, tuvo algún éxito y fue el primero y único que se promocionó en televisión, medio en el cual Alí siempre fue censurado.

Al cantor del Pueblo, Alí Primera, a 68 años de su natalicio...

http://comitesocialista.blogspot.com/



Imprimir artículo

sábado, 30 de octubre de 2010

Respuesta de Fidel al Mensaje de la Juventud Comunista '2007: ¿Para que sirve la vida sin ideas?

Leí con emoción el mensaje. Ninguno de ustedes había nacido cuando la Revolución triunfó. Las ideas tan bellamente expresadas en él brotaron del surco más profundo de la historia. Sus raíces se sustentan en cada acto de sacrificio y heroísmo de un pueblo admirable, que supo enfrentar todos los obstáculos. Se insertan igualmente en el ejemplo y los valores creados por otros pueblos.
¿Para qué sirve la vida sin ideas? Martí dijo: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.” ¿Acaso nacen las ideas con un hombre? ¿Acaso mueren con este? Surgieron a lo largo de la vida de la especie humana. Durarán lo que dure nuestra especie. Nunca antes esta se vio tan amenazada por la combinación del subdesarrollo político de la sociedad y las creaciones de la tecnología, que parecen no tener límites y se van más allá de toda racionalidad en su capacidad de autodestrucción. Guerras de exterminio, cambios de clima, hambre, sed, desigualdades, nos rodean por todas partes.
El ser humano necesita aferrarse a una esperanza, buscar en la propia ciencia una oportunidad de supervivencia, y es justo buscarla y ofrecérsela. En ese futuro no tendrían espacio posible las horribles injusticias que el sistema capitalista desarrollado ofrece hoy junto a una tiranía mundial.
“Ser o no ser” —creo que dijo Shakespeare en uno de sus dramas. Esa es la alternativa de los jóvenes. Cualquier otra cosa sería vivir en el más idílico de los mundos algunas decenas de años, que en la Historia del Tiempo no serían más que unos segundos.
Si los jóvenes fallan, todo fallará. Es mi más profunda convicción que la juventud cubana luchará por impedirlo. Creo en ustedes.
Fidel Castro Ruz
23 de junio de 2007.
12:30 p.m.

Imprimir artículo

Venezuela: Del patio trasero al mundo pluripolar

Por Eva Golinger
El ideólogo imperialista más influyente del siglo XX, Henry Kissinger, decía en los años setenta, frente la expansión socialista en el hemisferio occidental, “Si Estados Unidos no podía controlar a América Latina, ¿cómo iba a dominar al mundo?” Hoy, esa preocupación de Kissinger ha vuelto a tormentar las fuerzas imperiales, pero ésta vez, sus garras conspirativas no logran silenciar al despertar de los pueblos en revolución.
El desespero imperial en aquel momento para subordinar a los países de su “patio trasero” impulsó una seria de golpes de estado, sabotajes, dictaduras brutales, asesinatos políticos, desaparecidos, torturados y la implementación de modelos neoliberales capitalistas que causaron la mayor pobreza, exclusión, alienación y miseria conocida en la región en toda su historia.
Dentro de la visión limitada de las fuerzas imperiales, sus tácticas y estrategias de agresión lograron su objetivo a finales del siglo, y en todos los países latinoamericanos, con la excepción de la Cuba revolucionaria, fueron implementados gobiernos subservientes a los intereses de Washington, junto al modelo económico-político de la democracia representativa neoliberal.
Cuando un revolucionario soldado venezolano, Hugo Chávez, lideró una rebelión contra el gobierno corrupto, asesino y criminal de Carlos Andrés Pérez - ejemplar lacayo imperial - el 4 de febrero de 1992, Washington lo subestimó. Un informe secreto, ahora desclasificado, del Departamento de Estado de la noche del 4 de febrero de 1992, decía que “el intento de golpe parece haber sido el trabajo de un grupo de oficiales del ejército de mediano nivel…No hay ningún indicio de apoyo popular a los conspiradores del golpe…”
Al mismo tiempo, el gobierno estadounidense reconocía que sus propias encuestas realizadas en secreto en Venezuela revelaban que “El incentivo para seguir apoyando a Carlos Andrés Pérez es mínimo, una encuesta reciente mostró que goza de menos de 20% del apoyo del electorado…” En otras palabras, el pueblo no apoyaba al modelo neoliberal que estaba siendo impuesto en su país por intereses ajenos.
Luego, otro informe secreto del 10 de marzo de 1992 reveló la verdadera preocupación imperial frente a las movilizaciones populares en Venezuela, “Un golpe de estado* exitoso en Venezuela impactaría de manera muy grave a los intereses estadounidenses en el hemisferio. A pesar del impacto negativo de corto plazo sobre la clase pobre y la clase media, nosotros creemos que las políticas económicas de Carlos Andrés Pérez son exactamente lo que se necesita para reformar la economía venezolana…El derrocamiento de Carlos Andrés Pérez mandaría un mensaje frío a la región sobre la viabilidad de implementar la reforma económica. Un golpe en Venezuela también sería un precedente perturbante…[para otros países en la región]“. [*Aunque Washington clasificó la acción como un "golpe de estado", Hugo Chávez decía que era una "rebelión popular contra una dictadura disfrazada de democracia"].
Parafraseando a Kissinger, si Estados Unidos no podría controlar a Venezuela, ¿cómo podría dominar la región? La preocupación principal de los intereses imperiales no era si la clase pobre crecía y la clase media desaparecía, sino si su modelo neoliberal se implementara, a cualquier precio, porque solo así se garantizaba su dominación permanente.
Cuando Hugo Chávez ganó la presidencia de Venezuela en 1998, Washington no sabía que hacer. Su política oficial era “esperar y ver que sucede” antes de actuar. Intentaron “comprar” al recién electo presidente venezolano varias veces, pero sus tentaciones no dieron frutos: Venezuela había escogido un camino irreversible hacia la independencia, la soberanía y la dignidad revolucionaria.
Con los primeros cambios transformadores - la Asamblea Constituyente, la reforma de la ley de hidrocarburos y el rescate de la OPEP - los intereses imperiales fueron afectados y su poder sobre Venezuela comenzó a derribarse. La voz de Hugo Chávez empezó a escucharse en toda la región, resonando como un canto rebelde y un “toque de diana” despertador de los pueblos.
LA AGRESIÓN PERMANENTE
Poco después, se activó la conspiración permanente para neutralizar lo que Washington había pensado que no era posible: una revolución verdadera, anti-imperialista y socialista, del siglo XXI, justo al sur de su frontera.
Vino la ola de agresiones - el golpe de estado de abril 2002, el sabotaje petrolero y económico, intentos de magnicidio, subversión y financiamiento multimillonario a grupos opositores, intervención electoral y una brutal guerra psicológica a través de los medios de comunicación - pero no lograron su objetivo y las fuerzas revolucionarias comenzaron a levantarse por todo el continente.
El nacimiento de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en 2004, abrió el camino hacia una nueva política exterior fundamentada en principios de cooperación, integración y solidaridad entre pueblos. Nuevas relaciones entre países hermanos en la región comenzaban a tejerse, fortaleciendo el lazo entre estados que compartían una visión colectiva de la humanidad, y construyendo un nuevo modelo de comercio continental que impulsaba el beneficio mútuo y el desarrollo integral.
DE LA ALBA AL MUNDO PLURIPOLAR
De la ALBA nació la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), promovida por Venezuela con el objetivo de fortalecer el intercambio regional, y crear un bloque de poder continental capáz de enfrentar a los nuevos desafíos mundiales - económicos, políticos y sociales.
Mientras más la revolución en Venezuela se consolidaba, más se intensificaba la agresión imperial. En 2005, Washington lanzó una campaña internacional para aislar al gobierno venezolano y clasificarlo como un “estado forajido”. “Hugo Chávez es una fuerza negativa en la región”, declaró la Secretaria de Estado Condoleezza Rice en enero 2005, comenzando el bombardeo de mentiras y manipulaciones contra Venezuela ante la opinión pública internacional que hasta hoy no ha cesado.
Apenás un año después, el entonces Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, comparó al Presidente Chávez con Adolfo Hitler, y junto al Director Nacional de Inteligencia, John Negroponte, lo denominaron la “mayor amenaza a los intereses estadounidenses en la región”. Ese año colocaron a Venezuela en la lista de “países que no colaboraban con la lucha contra el terrorismo” e impusieron una sanción prohibiendo la venta de armamento con tecnología estadounidense al país suramericano.
El Presidente Chávez, reconociendo el intento de neutralizar y debilitar a las fuerzas armadas de su país, buscó otros socios internacionales, no sujetos a la dominación imperial. Rusia fue el primer país que ofreció reemplazar los equipos militares que necesitaba Venezuela - nación con las reservas petroleras más grandes del mundo - para mantener por lo menos un mínimo de capacidad de defensa territorial.
Por primera vez desde la caída de la Unión Soviética, un país latinoamericano comenzó a crear relaciones con Rusia sin la mano estadounidense metida por el medio. Esa inicial compra de equipos militares fue la apertura de una nueva relación comercial y estratégica entre Venezuela y Rusia, gracias al bloqueo estadounidense.
Luego de Rusia, Venezuela comenzó a estrechar relaciones con China, Belarús, Irán, Malasia, la India, Japón, Siria, Libia y otros países africanos, árabes, asiáticos y europeos. La política exterior del gobierno de Hugo Chávez inició una transformación radical y colocó a Venezuela en el mapa. Como dijo el Presidente Chávez en sus “Líneas de Chávez”, “Se trataba de cambiar radicalmente las reglas del juego: queríamos relacionarnos con todo el mundo y no con una parte de él. En realidad y en verdad, por aquel entonces, estábamos aprendiendo a caminar con nuestros propios pies en el escenario internacional. No se olvide que nosotros no teníamos una política exterior propia, soberana: nuestra política exterior se trazaba desde Washington”.
CAMBIANDO EL BALANCE DEL PODER
La integración y unión de los pueblos construye un escudo frente a la agresión imperial, y al mismo tiempo que crea una defensa casi inquebrantable, también debilita el asimiento del poder estadounidense sobre el mundo.
La gira del Presidente Chávez a Rusia, Belarús, Ucrania, Irán, Siria, Libia y Portugal realizada del 13 al 24 de octubre de 2010, es una muestra del nuevo mundo pluripolar naciente. De los 69 acuerdos firmados con estas siete naciones, Venezuela tendrá frutos sumamente valorosos que impulsarán, de manera equilibrada, la construcción de miles de nuevas viviendas, el desarrollo agrícola, el intercambio educativo y científico, la diversificación y el crecimiento económico, y la producción energética - todo para el máximo beneficio posible para el pueblo venezolano y la prosperidad humana.
Y en ninguno de estos 69 convenios existen elementos explotadores que podrían colocar a Venezuela en una posición de desventaja. La nueva política exterior de la Venezuela Revolucionaria no permite la explotación ni la contaminación venenosa capitalista que solo busca saquear a los pueblos, sin ofrecerles beneficio alguno para su desarrollo propio.
En Belarús, por ejemplo, Venezuela no solamente comprará vehículos de carga pesada y de transporte público, sino también creará empresas mixtas con los socios bielarrusos para montar las fábricas en territorio venezolano, asegurando una transferencia tecnológica importante que ayudará diversificar a la económica venezolana y a sus industrias productivas, al mismo tiempo que creará nuevas fuentes de trabajo para el pueblo.
El banco binacional ruso-venezolano, creado en esta visita a Moscú, reducirá la dependencia económica de las instituciones financieras internacionales explotadoras, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y permitirá la financiación de proyectos productivos de manera soberana e independiente. El acuerdo con Rusia para el desarrollo de una planta de energia nuclear - con fines pacíficas - ayudará a Venezuela a diversificar sus fuentes energéticas nacionales, reduciendo la dependencia de la energía hidroeléctrica que casi dejo al país con una crisis inaguantable a causa de una sequía inesperada al principios del año.
Con Siria, se abrirán nuevas rutas marítimas que permitirán un mejor flujo de comercio e intercambio entre Suramérica y el Medio Oriente. Y gracias a los nuevos acuerdos con Rusia, Belarús y Siria, Venezuela no solamente exportará su petróleo, sino también su café y cacao - los mejores del mundo.
En casi todos los países visitados, la prioridad principal de los acuerdos firmados fue la vivienda para el pueblo venezolano. El fruto de esta gira resultará en la construcción de cientos de miles de viviendas modernas para los más necesitados en Venezuela, con diversas técnicas y tecnologías iraníes, rusas, bielorrusas y sirias.
EN UN MUNDO PLURIPOLAR NO HAY IMPERIOS
“Venezuela debe obedecer”, declaró el Presidente Barack Obama en referencia al acuerdo con Rusia para el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficas. “Estamos monitoreando los acuerdos entre Venezuela e Irán para ver si violan las sanciones” [impuestas por Estados Unidos], anunció el vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley, en un tono arrogante e imperialista, como si aún Washington fuera la policía mundial.
El desespero de Washington es producto del agotamiento de su poder global -su tiempo está acabando y el nuevo mundo pluripolar está en el horizonte. La pesadilla de Kissinger se está haciendo realidad - Estados Unidos ya no puede dominar a América Latina, y menos al mundo entero. Ese soldado revolucionario que tanto subestimaron se ha convertido en el símbolo de la resistencia mundial frente a a la agresión imperial, y ha dado un aliento de esperanza e inspiración a millones.
El clamor de los pueblos - para su independencia, su levantamiento, y su dignificación - se escucha, se siente, se respira y se vive en la pasión con la cual reciben al Presidente Hugo Chávez desde las zonas más remotas de Africa y Arabia, hasta las ciudades cosmopolitanas de Europa.
Decía el gran luchador africano, Franz Fanón, “La humanidad está esperando algo de nosotros que no sea una imitación de otros modelos, lo cual sería casi una caricatura obscena”. El mundo pluripolar es la invención de los pueblos en revolución - es la creación de un modelo justo, equilibrado, sin imperios, sin dominación, sin explotación. Un mundo donde reina la prosperidad humana por encima de las ambiciones egoístas - un mundo donde el beneficio mutuo conduce las relaciones, y el fervor de la destrucción global es enterrado en la historia.
Las fuerzas imperiales no cesarán en sus agresiones e intentos de neutralizar y aplastar este nuevo mundo en construcción. Las amenazas que rodean a Venezuela - y a la vida del Presidente Hugo Chávez - se intensificarán en los próximos días. Pero, el camino de los pueblos hacia la justicia social no tiene vuelta para atrás - es irreversible. Se ha alzado la gloriosa bandera de Venezuela ante el mundo y más nunca será derribada.

Imprimir artículo

Daniel Estulin: Habrá baño de sangre en Venezuela si la derecha gana las elecciones presidenciales

Fuente: Correo del Orinoco
Daniel Estulin es un periodista e investigador de origen ruso, autor de la trilogía del Club Bilderberg. Estos libros, que cuentan cuál es el poder detrás del poder, han sido traducidos a 51 idiomas y se encuentran en más de 80 países.
Los tres títulos son: “La verdadera historia del Club Bilderberg”, fenómeno mundial literario y best seller internacional del cual se han vendido más de 3,5 millones de ejemplares; “Los secretos del Club Bilderberg” y “La historia definitiva de el Club Bilderberg”.
Es, además, autor de “Los señores de las sombras”, investigación que pone al descubierto los vínculos entre gobiernos, servicios de inteligencia, traficantes de drogas, terroristas internacionales y grandes petroleras; y de la novela “Conspiración Octopus”.
Invitado a Venezuela por YVKE Mundial, el escritor refirió -durante una rueda de prensa ofrecida en la tarde del martes- que “el poder de Bilderberg, la derecha y la nobleza no han podido entrar a Venezuela, que en este momento es punta de lanza de la defensa de la libertad en América Latina. Venezuela garantiza que el continente siga siendo independiente, especialmente del gobierno norteamericano”.
El investigador resaltó que los poderes fácticos internacionales tienen claro que las elecciones presidenciales de 2012 son muy importantes.
“El presidente Hugo Chávez tiene que ganar sí o sí. Si gana la derecha, aquí va a haber un baño de sangre. Eso lo aseguran los propios analistas del Departamento de Estado norteamericano”, sostuvo.
Como la derecha lleva una década fuera del poder, según analizó el periodista, el odio hacia la izquierda podría costarle la vida a miles de venezolanos.
“Lo que une a esos sectores es el dinero del Gobierno norteamericano, y es necesario comprender la amenaza que se cierne sobre Venezuela, amenaza que también afecta a Sudamérica entera porque si el gobierno norteamericano se hace del control a través de sus lacayos de Venezuela, el continente entero la va a pasar muy mal”, aseguró. Estulin espera poder reunirse con el Jefe del Estado.
LA TRILOGÍA
El eje de las publicaciones de Estulin es el Club Bilderberg. En ellas se “trata de explicar lo que esta pasando en el mundo actual. Sabemos que las cosas no van bien, que la economía mundial está desplomándose y las respuestas al por qué de esos acontecimientos no se encuentran en los medios de comunicación tradicionales”, manifestó.
Estulin resaltó que a su juicio muchas de esas respuestas pueden encontrarse en sus libros, en los cuales se muestra qué es el Club Bilderger y cómo actúa en el orden mundial.
El escritor explicó que si bien el club -compuesto por presidentes de varias de las naciones más poderosas del mundo, representantes de las monarquías europeas y miembros de las empresas más importantes a escala global- existe desde hace 50 años, sus raíces se remontan a 600 años antes.
Ese club, según indicó Estulin, es el producto de un organismo que se llamaba sinarquismo internacional, entidad que financiaron los nazis en la Segunda Guerra Mundial.
“Si bien no es un gobierno mundial, Bilderberg es la confluencia de varios intereses: los de los nazis, los de la realeza europea y los empresariales. Es una forma de entender el dinero. Es más que un gobierno mundial; es el concepto de empresa mundial S.A, o de los poderes fácticos financieros que tienen muchísimo más poder que cualquier gobierno sobre la tierra. Es una pieza clave para entender cómo se maneja el mundo”, sentenció.
El Club Bilderberg celebra desde 1954 una reunión anual en la que la élite política occidental y las y los dirigentes de las más grandes empresas se reúnen para discutir el futuro político y económico de la humanidad.
LOS ENEMIGOS DE BILDERBERG
“Cualquier gobierno que no forme parte de este eje, estará en la mira del club. Por lo que Venezuela es un blanco”, destacó Estulin, quien advirtió que lo que define al país caribeño como contrario a los intereses de Bilderberg es el concepto de Estado-Nación que defiende.
“Por ejemplo, España es actualmente menos Estado-Nación que Venezuela o que Cuba, porque no tiene bandera, moneda, frontera ni Constitución; nada suyo. Todo es de la Comunidad Europea. No hay una identidad que tenga que ver con España”, resaltó.
El escritor ruso detalló que cualquier Estado-Nación tiene como objetivo el progreso y el desarrollo, proporcionalmente ligados a la densidad de población. Debido a la escasez de recursos sería imposible la coexistencia del Club Bilderberg con los Estados-Nación. Por eso el planteamiento es “nosotros sobre los otros”.
“En ese sentido, Cuba y Venezuela son enemigos. Da igual lo que hagan sus líderes mientras sigan siendo un estado-nación, cuyo objetivo principal es trabajar para el bien de los ciudadanos del país”, señaló.

PODERES FÁCTICOS EN EEUU

El investigador resaltó que si se haba del gobierno de Estados Unidos, se debe entender que cualquier Presidente responde a los poderes fácticos internacionales.
“Nadie entra en la Casa Blanca si no está absolutamente confirmado que esa persona, sea del color de piel que sea y se llame como se llame, va a hacer exactamente lo que se le pide desde esos poderes”, sostuvo.
La política internacional también responde a los intereses de esos poderes financieros.
Para llevar a cabo esa empresa es necesario, según el investigador, destrozar a Rusia y a China, que no forman parte del Club Bilderberg y que, debido a sus cultural milenarias, obedecen sólo a sus intereses.
“Ambos países tienen sus ventajas sobre Estados Unidos. China es número uno en potencia cibernética. Tiene 180 000 súper expertos que pueden realizar cualquier tipo de ataque cibernético contra el Gobierno norteamericano. Los rusos tiene una potencia atómica nuclear que ningún país de la OTAN posee”, advirtió.
A juicio de Estulin, una posible invasión a Irán es una maniobra planificada desde Estados Unidos contra Rusia.
“El Gobierno norteamericano está utilizando todas las herramientas de desprestigio y de manipulación mediática para conseguir cualquier excusa para invadir Irán. Si bien estamos hablando de una fuente de petróleo muy importante, los movimientos en realidad apuntan a Rusia, que es el objetivo final y el único país que se puede considerar verdaderamente un oponente”, argumentó.
El periodista ruso denunció, además, la instalación de 13 bases estadounidenses secretas en Afganistán, con el pretexto de la lucha contra la insurgencia talibán. Estas instalaciones serán más grandes que cualquiera de las otras 773 que ese país posee en todo el mundo.
“Estas bases se construyen con sólo un objetivo: en caso de una guerra contra Rusia, que vendrá pronto, ese será el punto de partida del ataque del flanco sur ruso. Los misiles que han puesto en Polonia y en la República Checa para, supuestamente, defenderse de Irán, tienen el mismo objetivo”, declaró.

EL PETRÓLEO COMO ARMA

Además de las maniobras de invasión que llevan a cabo los poderes financieros fácticos mediante los gobiernos que los representan para conservar su poderío, hay otras maneras de intentar destrozar a los países que se les oponen.
“En 2008 el petróleo subió a 147,5 dólares el barril, y luego bajo a 30. La explicación de ese fenómeno que nadie parecía entender es sencilla: el precio del petróleo se manipula, y Bilderberg lo puede hacer”, denunció.
Estulin recordó que China mantiene su gran industria con energía derivada del petróleo, y hacer subir estrepitosamente su valor es una manera de destrozar la economía china.
Algo similar, explicó el escritor, sucede con Rusia, que es una nación exportadora de petróleo: “Si bajas el precio a 30 dólares el barril, destrozas la economía rusa. Esas son maniobras que Bilderberg puede hacer sin ninguna dificultad”.

ENERGÍA ATÓMICA ES LA SALVACIÓN

El investigador ruso considera que el desarrollo de la energía nuclear es la única alternativa para la supervivencia de la especie humana, teniendo en cuenta el crecimiento poblacional actual.
“La densidad poblacional empuja a la utilización de energía”, señala. Si somos 1.000 personas, podemos utilizar fuego; si somos 2.000, carbón; si somos 5.000 millones, petróleo; pero si somos más, necesitamos utilizar energía con más potencia”, explicó.
Estulin indicó que la energía nuclear es la más limpia, barata y segura y “la única que puede asegurarnos la supervivencia de la especie debido a nuestros grandes niveles de desarrollo”.
“Si no tenemos energía nuclear, vamos a morir, y eso es exactamente lo que quieren los poderes fácticos para reducir la población. Por eso la estigmatización mediática de la energía nuclear, que el futuro”, aseveró.

VISITA A FIDEL

El pasado 25 de agosto Daniel Estulin fue recibido en La Habana por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro.
“Es la primera vez que lo veía en persona y lo vi muy lúcido, rápido en sus respuestas”, comentó el investigador ruso, al ser consultado sobre el encuentro con Castro.
“Le pregunte al comandante cómo veía a Cuba en 30 años. Ahí es cuando empezamos a hablar de bienestar social, del concepto de Estado-Nación y de inmortalidad. Me preguntó qué significa para mí la inmortalidad. Le respondí que es la obligación de cada uno de nosotros, los seres humanos, de hacer todo lo posible para asegurar la supervivencia de la especie”, relató Estulin.
El periodista discutió con el ex mandatario cubano la necesidad de generar las condiciones que garanticen la permanencia de los seres humanos a largo plazo.
Debemos saber que vamos a estar dentro de 500 mil años. Eso es el concepto de bienestar social, de progreso y desarrollo. Para eso es necesario hacernos cargo de nuestra obligación de asegurar que las generaciones que vienen tengan un lugar mejor donde vivir”, resaltó.
Para Estulin, los países llamados del primer mundo, como España o Estados Unidos “sin duda alguna están mucho peor que antes”.
Cuba, añadió, “aunque con gravísimos problemas económicos, es mucho más sustentable, más Estado-Nación, porque la gente no va muriendo por la calle, hay seguridad, para todos los niños, hay un sistema de salud universal y eso es verdaderamente gratificante”, aseveró.
Según informó el sitio web www.cubadebate.cu, al término de la entrevista Estulin le obsequió sus libros a Castro, y le escribió como dedicatoria: “Ganaremos la guerra cuando el poder del amor supere el amor al poder”. Fidel la leyó, y le contestó: “Ganaremos la guerra no librándola”.

Imprimir artículo

viernes, 29 de octubre de 2010

DISCURSO DEL COMANDANTE FIDEL CASTRO 22/02/1963: Cuestión fundamental es organizar bien el partido.



[...] No, señores imperialistas. Nosotros sabemos lo que somos y sabemos que somos una idea y que tenemos la fuerza de una idea, idea que ustedes -señores imperialistas- no podrán derrotar.
Y nuestra columna marcha en esa ardorosa lucha, nuestra columna marcha por los firmes de la historia. Es verdad que de esa columna, cuando vieron que la lucha era dura, hubo unos cuantos que "pidieron permiso". Pero esos que pidieron permiso son los cobardes, los vendepatrias. Esos no pueden marchar con la columna de su pueblo y de su patria por los firmes de la historia, porque tales caminos solo pueden recorrerlos los que tienen condiciones, los que tienen calidad.
Es precisamente la vanguardia de esa columna lo que estamos organizando. Es precisamente la vanguardia de esa columna la que se reúne aquí esta noche.
Durante los años de lucha en las montañas nosotros siempre nos preocupábamos mucho por nuestra vanguardia, porque tenía tareas muy especiales y muy importantes: la primera unidad en chocar con el enemigo si se emboscaba en los caminos, cuidar la ruta, montar guardia permanentemente. ¡Y allí, en el pelotón de la vanguardia de nuestra columna, estaba Camilo!
Eso es el partido: la vanguardia. Por eso nos esforzamos en que esa vanguardia esté integrada por los mejores revolucionarios.
En una reunión como esta, compañeros, de muchas cosas se podría hablar. Son tantas y tantas las cuestiones de interés, son tantos y tantos los frentes de lucha y es tan ardorosa esa lucha, que muchos temas podrían ocupar nuestra atención, porque estamos en el fragor de la lucha contra los imperialistas, estamos en lo profundo de la histórica batalla, de esta larga batalla.
Pero hay algunas cosas, cuestiones de conceptos, que en la reunión de hoy es necesario aclarar, ciertas cuestiones fundamentales de conceptos que es necesario exponer para la marcha del esfuerzo de organización de nuestro partido.
Se ha marchado despacio, pero se ha ido realizando un buen trabajo. Algunos se impacientan, algunos se preguntan: "¿cuándo vamos a organizar el partido aquí, allá?" Algunos dicen: "Si tuviéramos organizado el partido podríamos resolver aquí tales problemas en algunas instituciones, en algunos frentes de trabajo." ¡Y es verdad! Pero también es verdad que la cuestión fundamental no es tener organizado el partido, sino organizarlo bien, ¡organizarlo bien!
Nos hemos propuesto que la tarea de organización se realice a cabalidad y se haga un trabajo de la mejor calidad.
Los días de la Crisis de Octubre, y los problemas subsiguientes interrumpieron en cierto sentido este trabajo de organización, lo retardaron algo. Sin embargo, ha marchado, ha marchado ¡lento, pero seguro!, ¡despacio, pero bien!
Hemos empezado por los centros de trabajo, hemos empezado por las fábricas, por los centros proletarios. Ya se han ido realizando trabajos en otros frentes. Pero prueba del trabajo realizado, cuyos métodos ustedes conocen, es que hay ya -en los núcleos organizados de las provincias occidentales- aproximadamente 10 mil militantes del Partido Unido de la Revolución Socialista.
En la provincia de Oriente ya se ha extendido el esfuerzo de organización a otro sector: a las montañas. ¿Y qué método se ha empleado allí? ¿Qué métodos han empleado los compañeros de Oriente?
En las montañas de Oriente la Revolución tiene 30 mil milicianos organizados y entrenados, obreros agrícolas y campesinos pobres fundamentalmente, de una composición social realmente revolucionaria.
¿Cómo han organizado los compañeros de Oriente el partido en las montañas? Lo han organizado en las compañías serranas. Como cada zona tiene su unidad militar de milicianos, la base fundamental para organizar el partido en las montañas han sido esas compañías, donde también se ha discutido, en asambleas el mérito y la calidad de los compañeros llamados a formar parte del partido, con excelentes resultados.
Hemos avanzado y, sin embargo, nos queda un largo trecho: tenemos que organizar el partido en la administración, tenemos que organizar el partido en el campo; tenemos que organizar el partido en los barrios, y tenemos que organizar el partido en nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias.
Pero hemos comenzado bien: hemos ido a los centros proletarios, hemos aplicado un método de masas, y hemos descubierto y reclutado para esa vanguardia revolucionaria, a infinidad de valores, nuevos valores. Porque en esa vanguardia tiene que estar mejor de la patria, los hijos más abnegados, firmes y valerosos de la patria.
Y aunque vayamos despacio, no importa, con tal de que apliquemos un método correcto y con tal de que al final podamos decir que contamos con un formidable partido, un partido que esté a la altura de la tarea histórica de nuestro pueblo y de nuestra Revolución.
Y así llegaremos a todos los sectores, y cuando esté organizado, tendrá el apoyo de las masas, porque las masas sabrán quienes son los que integran su vanguardia. Y detrás de esa vanguardia marchará el pueblo; y con esa vanguardia organizada estaremos en mejores condiciones de librar nuestra batalla; y a esa vanguardia hay que defenderla. No solo organizarla, sino defenderla.
En una serie de discursos, que han sido recogidos por nuestra Comisión de Orientación Revolucionaria, hemos expuesto una serie de ideas acerca del papel del partido y, al mismo tiempo, todas las críticas que se hicieron oportunamente acerca de vicios, de métodos erróneos. Pero siempre hay cosas nuevas. Un vicio que fue necesario combatir fue el vicio de llevarse para la administración los cuadros políticos y los cuadros de las organizaciones de masas.
Había un buen dirigente sindical. Pues bien: fue a parar a un consolidado; había un buen cuadro político y terminó en una administración. Resultado: la anemia progresiva del aparato político y de las organizaciones de masas. La administración es, sin duda, muy importante, pero más importante que la administración es el partido.
Se planteó que el partido desarrolla sus cuadros y defiende sus cuadros y la administración desarrolla sus cuadros, ayudada por el partido.
Estas cuestiones son fundamentales. Un buen cuadro político no se le debe quitar al partido; un buen cuadro de las organizaciones de masas no se le debe quitar a las organizaciones de masas, porque si no, siempre tendremos débiles aparatos con esa política. Esa podría llamarse la política del "culto a la administración".
Esto independientemente, compañeros, de que convertía al partido en un trampolín y, por lo tanto, creábamos el caldo de cultivo -repito la palabra- del oportunismo, puesto que si cada vez que se iba a seleccionar un administrador, un trabajo mejor remunerado, tenía que salir del núcleo y este se convertía en el camino, íbamos a tener a los oportunistas a las puertas del núcleo, como un camino cómodo para mejorar.
¿Cómo nos libraremos de los oportunistas? Cuando el núcleo entrañe, al mismo tiempo que una gran responsabilidad y un gran honor, un puesto de sacrificio.
En aquella ocasión nosotros planteamos que la organización política se estaba convirtiendo en una especie de coyunda, porque no era solo el trampolín para la administración sino, al mismo tiempo, una intervención constante en la administración, una suplantación constante de la administración.
El núcleo pretendía, o el secretario del núcleo pretendía sustituir al administrador, no sustituirlo en el cargo sino dictarle lo que tenía que hacer. Y nosotros planteamos que la administración era responsable y que para exigírsele responsabilidad debía tener atribuciones. Eso era muy correcto.
¿Pero qué ocurrió? ¿Qué ha ocurrido en este proceso una vez que se aclaró ese problema y se aclaró de una manera correcta, cuando se estableció cuáles eran las funciones del núcleo? Que algunos administradores pretendieron convertirse en "coyundas" del partido. Es decir, aplicarle al partido métodos también equivocados. ¿Con malas intenciones? No. ¿Por tener un mal concepto de los núcleos? No. Lo curioso es que era por todo lo contrario: por tener un buen concepto de los núcleos.
Nuestras comisiones llegaban a un centro de trabajo, organizaban un núcleo, y a los pocos días el administrador de la empresa o del consolidado sacaba un obrero de aquel núcleo y lo mandaba de jefe a una unidad, y le daba tal cargo; y empezaron a desbaratar núcleos. Entonces, discutimos, y se estableció que los administradores no podían disponer de un miembro del partido en esa forma, ni para nombrarlo administrador ni para trasladarlo, sin discutirlo con la seccional.
Es decir que en una ocasión fue necesario defender la administración contra métodos erróneos, y ahora hay que defender al partido contra métodos erróneos de la administración. [...]
[...] Los compañeros del núcleo no pueden ser ni ascendidos ni trasladados fuera de un centro sin discutir con el partido [...]
El partido no debe sustituir la función ni de la administración ni de las organizaciones de masas.
[…] La administración pública es un aparato de la vanguardia revolucionaria. El partido dirige las organizaciones de masas en los distintos niveles. Es decir: dirige nacionalmente. Y en las provincias el partido dirige también las organizaciones de masas sin interferir las funciones que se le asignen nacional mente a una organización de masa, sin desconocer a la organización de masa, ni la jerarquía dentro de la organización.
Se daba el caso, por ejemplo, que en un municipio el partido consideraba que un cuadro de una organización de masa no era bueno, y sin contar con nadie lo sustituía. El partido debe discutir con la organización de masa, al nivel local o al nivel superior, pero no debe suplantar.
Ahora el partido dirige en esa localidad, para las tareas que le corresponden al partido, a las organizaciones de masa, y fiscaliza su trabajo a nivel local, y a nivel provincial y a nivel nacional [...]
[...] El pueblo debe tener sus administradores, y buenos administradores. Administradores responsables. Tiene que saber escogerlos de entre la masa de los trabajadores, por sus cualidades. El partido no suplanta a la administración pública, sino que la ayuda, la apoya. Facilita el desarrollo de sus cuadros. El partido no debe sustituir la función, ni de la administración, ni de las organizaciones de masas.
Es muy importante que tengamos estas ideas claras, porque si no se produce la suplantación y la consiguiente anemización de esas organizaciones. Y el partido no administra directamente. Es la vanguardia, la organización que reúne a los obreros más avanzados, más revolucionarios. La espina dorsal de la Revolución.
Si un secretario de una seccional se dedica a administrar, a realizar funciones que corresponden a la administración, abandona el partido y las tareas que tiene que realizar dentro del partido incesantemente. Y la más importante tarea es la política, no se olviden de eso. La experiencia nos lo enseña en todas partes.
A veces en una zona se ha hecho un gran esfuerzo de trabajo, de desarrollo económico, pero no hay un buen aparato político, y la zona es débil. Dondequiera que vemos incesantemente que hace falta el revolucionario, que hace falta la organización política. Donde hay una buena organización política todo marcha.
Nosotros no podemos permitimos ahora el lujo de no tener una buena organización política en todos los rincones del país. El cuadro político está siempre alerta, estudiando, analizando, explicando. ¿Qué hay un problema que no se puede resolver? Se explica, se le explica a la masa, porque el pueblo entiende.
¿Qué le va a pedir el pueblo a los revolucionarios? ¿Que hagan lo que no pueden? ¡No! Les pedirá que hagan lo que sí pueden. Cuando al pueblo se le explica una dificultad y se le razona, lo entiende.
El cuadro político debe estar inmediatamente para resolver lo que se pueda resolver, para explicar lo que no se pueda resolver, para gestionar, para hablar, para alertar. Si en un rincón del país hay una mala distribución, o una mala producción, o cualquier problema, la dirección política no tiene que enterarse por medio de un vecino de allí que lo diga. Para eso está el partido ojo atento a todos los problemas, trabajando con las masas, impulsando todo lo que pueda impulsar, explicando, resolviendo, gestionando, advirtiendo a los organismos superiores.
Por eso la función del aparato político de la Revolución es fundamental. Pero es producto de la selección, es una organización de selección. No es cuestión de cantidad, sino de calidad. Si no es una cuestión sino de calidad, ¿cómo van a mover a las masas? Precisamente, por medio de las organizaciones de masas, porque nosotros hemos desarrollado poderosas organizaciones.
He ahí el interés del partido en que las organizaciones de, masas se desarrollen, porque el partido se apoya en las organizaciones y por eso procura que las organizaciones de masas estén bien, que funcionen bien los sindicatos, la Federación de Mujeres, los Comités de Defensa, los estudiantes, las organizaciones campesinas, porque se apoya en todos ellos para su trabajo.
Si una organización está débil, el partido tendrá un brazo débil [...]
[...] Este será para nuestro partido un día histórico: el día de la primera reunión de masas de nuestro Partido Unido, producto de la más estrecha hermandad y unión de todas las fuerzas revolucionarias, de todos los revolucionarios, cada vez más y más identificados en la causa que defendemos.
Muchos de nosotros, años atrás, marchábamos en distintas organizaciones. Hoy marchamos en una sola organización. Tuvimos nuestra historia individual, nuestras participaciones pasadas, hasta un día en que empezamos todos juntos a hacer la gran historia de la patria.
El tiempo nos unirá cada vez más y más. ¿Por qué? Porque los años que tenemos por delante, y los años de Revolución que tenemos por delante son muchos más que los años de Revolución que tenemos por detrás. [...]
[...] Lo que hay que ver es la gran historia que estamos haciendo todos juntos; la gran historia que tenemos por delante. Su magnitud, su importancia supera a todo lo de atrás. Y dentro de 1O, de 20, de 30 años, no se hablará de los que estuvieron en talo cual organización sino se hablará de los que se unieron, y se hablará de la grande, la formidable organización que une a todos, que agrupa a todos y que marcha al frente de la columna, se hablará de los hombres y mujeres que organizaron el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba.

Imprimir artículo

miércoles, 27 de octubre de 2010

Principios de Economía Marxista III / Maquinaria y gran industria: la producción de plusvalia relativa

Fuente: Fundación Federico Engels
En el anterior artículo de la serie analizamos las condiciones materiales de la transición de la manufactura a la gran industria. El desarrollo de la producción de maquinaria a gran escala, necesaria por la demanda del propio proceso productivo generó una transformación cualitativa del modo de producción capitalista, asegurando el triunfo de la producción en masa y una fuente colosal de beneficios para los capitalistas.
Como cualquier otro componente del capital constante, la maquinaria no crea ningún valor, sino que transfiere su valor al producto que contribuye a fabricar. En tanto tiene valor, y por lo tanto, lo transfiere al producto, forma parte integrante del valor de éste.
La maquinaria entra siempre enteramente en el proceso de trabajo mientras que sólo lo hace parcialmente en el proceso de valorización. Nunca añade más valor del que pierde por término medio mediante el desgaste.
Existe pues una gran diferencia entre el valor de la maquinaria y la parte de valor transferido periódicamente desde ella al producto: cuanto menor valor transfiera, tanto más productiva será y tanto más se aproximará su servicio al de las fuerzas naturales.
Marx señalaba que la productividad de la máquina se mide por el grado en que sustituye a la fuerza de trabajo humana: la ventaja para el capitalista a la hora de utilizar maquinaria subsiste mientras los costes de trabajo de la máquina y, por tanto, de la parte de valor añadida por ella al producto, sean inferiores al valor que añadiría el obrero con su herramienta al objeto de trabajo. Esta idea sigue manteniendo toda su fuerza en la actualidad. Los fenómenos de deslocalización de la producción que en el presente llevan a cabo numerosas multinacionales, trasladando la producción de los países avanzados a los subdesarrollados se explica por esta razón. La existencia de mano de obra semiesclava en zonas de Asia compensa al capitalista en lugar de producir en países con infraestructuras de alto valor tecnológico pero donde los costes laborales son superiores.
La maquinaria bajo el capitalismo: un instrumento de explotación
La maquinaria este poderoso sustituto de trabajo y de obreros, tal como definió Marx se convierte inmediatamente en un medio para aumentar el número de asalariados, colocando a todos los miembros de la familia obrera, sin distinción de sexo ni edad, bajo el dominio completo del capital.
Al favorecer la utilización de la fuerza de trabajo de todos los miembros de la familia, la maquinaria reparte el valor de la fuerza de trabajo del hombre entre toda su familia produciendo la desvalorización de su fuerza de trabajo.
La compra de la familia fraccionada en cuatro fuerzas de trabajo, tal vez cuesta más que la fuerza de trabajo del cabeza de familia, pero en su lugar se tiene cuatro jornadas de trabajo en lugar de una, y su precio por tanto, disminuye en proporción al excedente de plustrabajo de los cuatro sobre el plustrabajo de uno.
De esta manera la maquinaria amplía desde el principio el campo de explotación del capital y explica la opresión asfixiante de generaciones enteras de proletarios desde edad precoz. En El Capital se encuentran registrados pasajes escalofriantes del trabajo forzado de niños, mujeres y hombres, una sangría masiva de familias obreras que permitieron la producción de plusvalía y la acumulación de capital en una escala desconocida.
Productividad de la máquina y creación de valor
Pero la maquinaria, además del medio más moderno para aumentar la productividad del trabajo, se convierte en un instrumento eficaz para prolongar la jornada de trabajo más allá de todo límite natural.
La maquinaria se independiza del movimiento y la actividad del medio de trabajo frente al obrero, pudiendo producir ininterrumpidamente si no tropezase con ciertas barreras naturales en sus auxiliares humanos: su debilidad física y su voluntad propia.
Por otro lado la productividad de la maquinaria está en relación inversa a la parte del valor que transfiere al producto. El período activo de vida de la máquina viene determinado, por la duración del proceso diario de trabajo, multiplicado por el número de días en que se repita. En este sentido el desgaste y el valor producido por las máquinas no corresponde ni mucho menos a su tiempo de duración. Por ejemplo, una máquina que trabaja 7,5 años, 16 horas diarias y otra exactamente igual que trabaje 15 años durante 8 horas diarias. En el caso primero, el valor de la máquina se reproducirá con doble rapidez que en el segundo y el capitalista ingresará, gracias a ella, en siete años y medio tanto trabajo adicional como en quince.
Además del desgaste material Marx señalaba que la máquina también está sujeta a un desgaste moral, provocado porque la innovación tecnológica, azuzada por la competencia y la lucha por el máximo beneficio, hace que las máquinas se queden obsoletas. El caso de los ordenadores en los últimos diez años es ilustrativo de esta idea.
La maquinaria produce plusvalía relativa no sólo al desvalorizar directamente la fuerza de trabajo y abaratarla indirectamente al abaratar las mercancías que intervienen en su reproducción, sino que también eleva el valor social del producto mecánico por encima de su valor individual y permite al capitalista reponer el valor diario de la fuerza de trabajo con una parte menor del valor del producto.
Es bastante claro que la industria mecánica amplia la creación de plusvalia, reduciendo el número de obreros ocupados por un capital dado. Pero de esta manera transforma una parte del capital que antes era variable, que se invertía en fuerza de trabajo viva, en maquinaria, es decir, en capital constante, que no produce ninguna plusvalía. Este es un punto decisivo de la economía política marxista: es imposible extraer la misma plusvalía de dos obreros que de 24.
Así, en el empleo de maquinaria para la producción de plusvalía subyace una contradicción orgánica, puesto que la cuota de plusvalía sólo aumenta al disminuir el número de obreros empleados y es esta contradicción la que, a su vez, impulsa al capital, sin que el mismo sea consciente de ello, en la prolongación de la jornada de trabajo, a fin de compensar la disminución proporcional de obreros explotados mediante el aumento no sólo del plustrabajo relativo (más producción en el mismo tiempo de trabajo), sino también del absoluto (aumentando la producción al prolongar la jornada laboral).


Imprimir artículo

martes, 26 de octubre de 2010

Noam Chomsky y las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

Tomado de Cubadebate

1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.
6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…
7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto-desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.


viernes, 22 de octubre de 2010

La politización de la gestión administrativa y el Plan Simón Bolívar


Publicado por:  José Rafael Vargas Vargas

El factor común de todos los argumentos que tratan de explicar los resultados del 26S, ya sean, la incapacidad del gobierno a dar soluciones a la población en términos de vivienda, seguridad, soberanía alimentaria; la falta de transferencia de poder al pueblo con base al poder originario (constituyente) que busca desarrollarse y, por el contrario, el fomento a la hipertrofia del Estado con base a un poder constituido que abusa del poder político, pretendiendo abrazar todos los ámbitos de la sociedad, con la amenaza real de convertirse en una “nomenclatura” al estilo de los modelos fracasados del socialismo del siglo XX, desatando la entropía de nuestro proceso revolucionario con un burocratismo exacerbado y la entronización del reformismo y la moderación en el PSUV, cuidando sus cuotas de poder para beneficios de facciones o personales; todos esos argumentos tienen una causa común, cual es, la debilidad ideológica y, con ésta, la improvisación y mala gestión política o, falta de politización de la gestión administrativa, como lo diría nuestro comandante-presidente Chávez.
Para ello, para empezar a formarnos ideológicamente y conformar el bloque histórico que construirá la nueva hegemonía socialista (Gramsci) es vital, es impostergable, socializar el Proyecto Nacional Simón Bolívar. Desde cada Ministro, desde cada SERVIDOR público, empezando por los gobernadores y alcaldes (hasta las palabras suenan chocantes) hasta el último portero, recolector de desechos, albañil, el último trabajador informal, el último campesino, el aborigen más retirado, todos deben manejar el Proyecto Nacional Simón Bolívar en sus siete (7) líneas generales con sus enfoques, objetivos, estrategias y políticas y, más allá, todos deben participar desde su ámbito regional, laboral, militante partidista, familiar, en fin, en todos los escenarios en que se haga vida social, todos debemos participar con base a planes de acciones periódicos y graduales alineados con el Proyecto Nacional; su estudio y práctica, su materialización, nos irá conduciendo, indefectiblemente, al estudio y la formación profunda ideológica que nos alumbrará el camino y nos dará las herramientas para construir nuestro socialismo bolivariano, profundamente autóctono. Ya lo dijeron, con la angustia y frustración que los llevó a la tumba, según mi criterio, los entrañables y eternos camaradas Müller y Tascón: ¡Si vamos a aplicar las 3R… hagámoslo… pero hagámoslo de verdad! Se repite la orden de nuestro líder Chávez, ahora con más énfasis, son 3R al cuadrado (3R2), en ello se nos va el proceso, es vital, reitero, es vital e impostergable hacerlo, pero hacerlo de verdad.
¡¡Desarrollemos el Proyecto Nacional Simón Bolívar, es Ley Revolucionaria!!
¡¡Vamos a hacer la revolución dentro de la revolución!!
¡Patria Socialista o Muerte! ¡¡Venceremos!!


Imprimir artículo