"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 27 de febrero de 2011

El caracazo

Un día como hoy pero del año 1989, el pueblo valiente de guarenas salió al rescate de su dignidad marcado por las políticas implementadas por Carlos Andrés Pérez, dirigente de Acción Democrática (AD), y promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con el interés de ahogar nuestro pueblo con el alza de precios de alimentos, transportes, electrodomésticos, entre otros. Queda en evidencia el intervencionismo de las organizaciones norteamericanas en los asuntos internos de los paises, obligando a nuestro pueblo a someterse a la explotación, el hambre y la miseria.

El pueblo ya se habia identificado el 04 de febrero de 1992 cuando el camandante Chavez dijó "por ahora", hoy con el mismo frenecí el pueblo reivindica las medidas del gobierno revolucionario para alcanzar un sistema de igualdad.

"Que nunca más ocurra un caracazo; que nunca más los pueblos sean expropiados de su derecho a la vida" Hugo Chavez Frías.

Reconocimiento a la valentía indiorevolucionaria

Es común observar a los diputados de oposición renegar de los procesos históricos por los que transitó nuestro pueblo indígena.

Incluso proponen dejar atrás, aquello que con tanto dolor, costó la vida de innumerables camaradas y luchadores de libertad.

Un revolucionario no puede olvidar la transición histórica, enseña a vivir, y a diseñar políticas que no nos permitan cometer los mismos errores que entregaron nuestra patria.

Nuestra historia va de la mano con un sentimiento patriótico, es imposible esconder como lo intentaron en el proceso de formación educativo, 500 años de represión, masacre y saqueo.

Es por ello que hoy, con la conciencia revolucionaria y la visión implantada por el Presidente Hugo Chavez, dejo plasmado textualmente un reconocimiento a todos los hombres que lucharon hasta alcanzar la emancipación de nuestro pueblo indígena.

jueves, 24 de febrero de 2011

Venezuela Petroleum Company


Esta historia relata la privatización de las empresas petroleras venezolanas, y las maniobras de las compañías extranjeras en su búsqueda de mantener el dominio extranjero en tierras latinoamericanas. El documental con las opiniones de expertos, artistas y trabajadores exponen un conglomerado explícito que devela los engranes de un sistema que por años azotó a Venezuela



Imprimir artículo

Víctimas de la Democracia Representativa: El pasado criminal de los Gobiernos del Pacto de Punto Fijo

La historia que nunca nos contaron:

Durante los años sesenta, durante los gobiernos de Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Rafael Caldera se orquestó una campaña de terror y represión en toda Venezuela. Hubo campos de concentración, desaparecidos y todas las tácticas propias de una guerra sucia, dirigida a acabar con cualquier movimiento de izquierda, tanto estudiantil como obrero y campesino. Este documental se enfoca en el estado Falcón y en dos casos concretos de combatientes desaparecidos, la exhumación de sus restos y los hechos que rodearon su asesinato, dando además un panorama político de la época, haciendo énfasis en la represión brutal sobre la población campesina y su actitud heroica y revolucionaria. 




Imprimir artículo

Reflexiones de Fidel: Danza macabra de cinismo


Fuente: CUBADEBATE

La política de saqueo impuesta por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN en el Oriente Medio entró en crisis. Esta se desató inevitablemente con el alto costo de los cereales, cuyos efectos se hacen sentir con más fuerza en los países árabes donde a pesar de sus enormes recursos petroleros, la escasez de agua, las áreas desérticas y la pobreza generalizada del pueblo contrastan con los enormes recursos derivados del petróleo que poseen los sectores privilegiados.
Mientras los precios de los alimentos se triplican, las fortunas inmobiliarias y los tesoros de la minoría aristocrática se elevan a millones de millones de dólares.
El mundo arábigo, de cultura y creencia mayoritariamente musulmana, se ha visto humillado adicionalmente por la imposición a sangre y fuego de un Estado que no fue capaz de cumplir las obligaciones elementales que le dieron origen, a partir del orden colonial existente hasta fines de la Segunda Guerra Mundial, en virtud del cual las potencias victoriosas crearon la ONU e impusieron el comercio y la economía mundiales.
Gracias a la traición de Sadat en Camp David el Estado árabe palestino no ha podido existir, pese a los acuerdos de la ONU de noviembre de 1947, e Israel se convirtió en una fuerte potencia nuclear aliada a Estados Unidos y la OTAN.
El Complejo Militar Industrial de Estados Unidos suministró decenas de miles de millones de dólares cada año a Israel  y a los propios estados árabes sometidos y humillados por éste.
El genio ha salido de la botella y la OTAN no sabe cómo controlarlo.
Van a tratar de sacarle el máximo provecho a los lamentables sucesos de Libia. Nadie sería capaz de saber en este momento lo que allí está ocurriendo. Todas las cifras y versiones, hasta las más inverosímiles, han sido divulgadas por el imperio a través de los medios masivos, sembrando el caos y la desinformación.
Es evidente que dentro de Libia se desarrolla una guerra civil. ¿Por qué y cómo se desató la misma? ¿Quiénes pagarán las consecuencias? La agencia Reuters, haciéndose eco del criterio de un conocido banco de Japón, el Nomura, expresó que el precio del petróleo podría sobrepasar cualquier límite:
“‘Si Libia y Argelia suspenden la producción petrolera, los precios podrían llegar a un máximo por encima de 220 dólares por barril y la capacidad ociosa de la OPEP sería reducida a 2,1 millones de barriles por día, similar a los niveles vistos durante la guerra del Golfo y cuando los valores tocaron los 147 dólares por barril en el 2008′, aseveró el banco en una nota.”
¿Quiénes podrían pagar hoy ese precio? ¿Cuáles serían las consecuencias en medio de la crisis alimentaria?
Los líderes principales de la OTAN están exaltados. El Primer Ministro británico, David Cameron, informó ANSA, “…admitió en un discurso en Kuwait que los países occidentales se equivocaron en apoyar gobiernos no democráticos en el mundo árabe.” Se le debe felicitar por la franqueza.
Su colega francés Nicolás Sarkozy declaró: “La prolongada represión brutal y sangrienta de la población civil libia es repugnante”.
El canciller italiano Franco Frattini declaró “‘creíble’ la cifra de mil muertos en Trípoli [...] ‘la cifra trágica será un baño de sangre’.”
Hillary Clinton declaró: “…el ‘baño de sangre’ es ‘completamente inaceptable’ y ‘tiene que parar’…”
Ban Ki-moon habló: “‘Es absolutamente inaceptable el uso de la violencia que hay en el país’.”
“…’el Consejo de Seguridad actuará de acuerdo a lo que decida la comunidad internacional’.”
“‘Estamos considerando una serie de opciones’.
Lo que Ban Ki-moon espera realmente es que Obama diga la última palabra.
El Presidente de Estados Unidos habló en la tarde de este miércoles y expresó que la Secretaria de Estado saldría para Europa a fin de acordar con sus aliados de la OTAN las medidas a tomar. En su cara se apreciaba la oportunidad de lidiar con el senador de la extrema derecha de los republicanos John McCain; el senador pro israelita de Connecticut, Joseph Lieberman y los líderes del Tea Party, para garantizar su postulación por el partido demócrata.
Los medios masivos del imperio han preparado el terreno para actuar. Nada tendría de extraño la intervención militar en Libia, con lo cual, además, garantizaría a Europa los casi dos millones de barriles diarios de petróleo ligero, si antes no ocurren sucesos que pongan fin a la jefatura o la vida de Gaddafi.
De cualquier forma, el papel de Obama es bastante complicado. ¿Cuál será la reacción del mundo árabe y musulmán si la sangre en ese país se derrama en abundancia con esa aventura? ¿Detendrá una intervención de la OTAN en Libia la ola revolucionaria desatada en Egipto?
En Iraq se derramó la sangre inocente de más de un millón de ciudadanos árabes, cuando el país fue invadido con falsos pretextos. ¡Misión cumplida! proclamó George W. Bush.
Nadie en el mundo estará nunca de acuerdo con la muerte de civiles indefensos en Libia o cualquier otra parte. Y me pregunto: ¿aplicarán Estados Unidos y la OTAN ese principio a los civiles indefensos que los aviones sin piloto yankis y los soldados de esa organización matan todos los días en Afganistán y Pakistán?
Es una danza macabra de cinismo.


Imprimir artículo

martes, 22 de febrero de 2011

El Grano de Maíz sonríe a las FARC

 Fuente: Aporrea / Mundo Iribarren / 19/02/2011

Ahora resulta que las posiciones revolucionarias en el plano internacional también pueden  desarrollarse en base a sonrisitas.
     Así mismo. “Una sonrisa para las FARC” titula el autor de “Un Grano de Maíz” uno de los extraños artículos que escribe de lunes a lunes para el diario VEA.
     Arranca la columna del miércoles 16 de febrero del 2011 diciendo que siempre ha criticado  a las FARC, ratificando que cree, por ejemplo: “que la política de rehenes es supremamente equivocada”. Pero que sin embargo les concede siempre una sonrisa de solidaridad. Ese es el abreboca, en esta oportunidad, de este incógnito “tanque pensante” de la revolución.  
     Junto a ciertas razones someramente tocadas referente a las causas históricas que podrían justificar la respuesta revolucionaria armada, continúa pontificando sobre los “errores inmensos”, “los grandes errores estratégicos que empañan la comprensión de aquella guerra”. Para señalar a renglón seguido que de “manera confusa soplan brisas de rectificación”     
     Acá al señor del maíz le parece percibir “un cambio de rumbo estratégico, una nueva actitud frente al enemigo” por parte de la organización armada: la aparición de lo que él llama “humanismo revolucionario” Al afirmar que “Todo indica que la idea humanista, la idea revolucionaria, se abre camino en el corazón de esos luchadores.”
     ¿Es que Toby Valderrama, Antonio Aponte o quien sea, considera que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia son movidas desde hace media centuria por otros sentimientos diferentes del humanismo revolucionario? ¿O será más bien que la mentalidad pequeño burguesa de este señor le hace percibir como inhumana la guerra revolucionaria?
     En su totalidad los pocos retenidos por las FARC son personas comprometidas de alguna manera; política, económica, policial o militarmente con la criminal acción de ese estado paramilitar y su gobierno. A diferencia de la mayoría de esos miles de hijos e hijas del pueblo colombiano que son criminalmente secuestrados y tirados en inhumanas mazmorras bajo absurdas acusaciones de colaboración con el terrorismo.
     O los millones de desplazados y despojados de sus tierras o los miles de asesinados mediante “falsos positivos”.
     El canje humanitario, es precisamente uno de los objetivos estratégicos de esa política militar revolucionaria. El cual de paso sea dicho, es tan viejo como la guerra misma sobre la tierra, de hecho lo practica normalmente el movimiento revolucionario palestino Hamas con el gobierno sionista israelí.
     Se tiene todo el derecho a estar en desacuerdo total o parcialmente con una determinada forma de lucha, pero eso es una cosa y otra muy diferente es; mediante un lenguaje torcido y poco franco, disfrazar con sonrisitas “solidarías” el cuestionamiento que se tiene a esos movimientos insurgentes.
     Amén de justificar las inexplicables acciones de colaboración extrema con el gobierno oligárquico y pro imperialista de Colombia, amparados tras “requerimientos tácticos de geopolítica”. Como por ejemplo no esperar a que ni se los pidan para entregar a cualquier colombiano que sea capturado en Venezuela y que les medio hieda a guerrillero. Una cosa es mantener una política de coexistencia y de buena vecindad y otra muy distinta convertirse en entusiastas colaboradores de los contra revolucionarios del continente.
     Lo más terrible es que esa es una de las características más elogiadas de las “formidables relaciones” que se han logrado entre el gobierno pos uribista de Colombia y nuestro gobierno revolucionario.
     La guerra no es bonita, es muy dura. Y a quienes más hay que respetar en este caso es a quienes se juegan la vida en ella. Respeto significa asumir que se habla de contingentes de un pueblo que lleva más de cincuenta años construyendo organización revolucionaria. Sobreviviendo con los recursos de ese mismo pueblo y que en los últimos tiempos a pesar de haber  recibido golpes muy fuertes del más feroz enemigo de la humanidad, se presenta en plena capacidad de lucha, manteniendo un enfrentamiento constante y experimentando importantes avances contra un enemigo que ni con el formidable apoyo imperialista ha podido aplastarlos.
     Porque esos si son pueblo en armas. Allí también se gesta el hombre nuevo, allí hacen vida cotidianamente y en la pelea arrecha, colectivos con clara y vigorosa conciencia del ser social. Un término tan del gusto, del uso y abuso de los amigos maiceros.
     A nosotros los bolivarianos venezolanos nos corresponde brindarles la más frontal e incondicional solidaridad revolucionaria. Comprendiendo que también ahora nuestras luchas serán una sola o no serán. Y que sus fusiles, sus hombres y mujeres en armas están en primera línea de la vanguardia. Acompañándolos en la esperanza de que más temprano que tarde conquistaremos una paz verdadera de justicia social y esperanza popular.
    El señor Aponte hace votos al final del artículo porque  ese ejército popular insurgente “triunfe en el difícil empeño de construirse movimiento humanista revolucionario”. ¿Será que dejen las armas y caigan otra vez en las trampas enemigas que tantos combatientes inermes le costó? Entre tanto el “perdona vidas” se digna obsequiarlos con una discreta sonrisita.


Imprimir artículo

Burócratas o Socialismo


Fuente: Publicado en Aporrea el 11/02/2011 por Basem Tajeldine

En la medida que la Clase Obrera va despertando de su letargo histórico e identifica mejor a su enemigo de clase: la burguesía; en la medida que los trabajadores comprendan que sus intereses de clase y sus sueños dependen de la permanencia de la revolución: en la medida que se profundice la revolución y la Clase Obrera, y el pueblo en general, comprenda que sólo el socialismo plantea las posibilidades de su verdadera liberación, paralelamente, también dentro de sus filas se hacen visibles sentimientos de inconformidad, impaciencia y hasta de frustración por las trabas que se les interponen en el camino.
En las paredes de los pasillos de algunas de las empresas nacionalizadas y de la mayoría de las instituciones públicas del Estado han aparecido pintas con consignas que expresan: “Fin al burocratismo y al nepotismo” “Fin a los privilegios de la burocracia”, “Todo el poder para los Consejos de Trabajadores”.
Incluso, el propio Comandante Chávez ha hecho muchos esfuerzos políticos, intelectuales y prácticos para llevar esas consignas a la realidad. Los esfuerzos del Comandante han sido frenados por la oxidada estructura del viejo Estado burgués aun existente, pero también por las trabas que imponen algunos reformistas y seudo-revolucionarios que han sido seducidos por los privilegios enajenantes que guarda el poder del Estado. Los problemas y las desviaciones que se presentan en algunas de las instituciones y empresas del Estado, entre otras realidades, exigen profundizar el debate sobre la democracia proletaria. Sólo algunos marxistas y reformistas han marcado posición al respecto.
Dentro del reformismo una tendencia plantea un absurdo socialismo bajo un régimen de propiedad privada (cooperativa) de la mano con el Control Obrero. Dentro del marxismo una tendencia ecléctica coincide con otras tendencias reformistas en la idea de, que sólo una “vanguardia iluminada”, junto al líder de la revolución, bastaría para hacer el Socialismo. Estos últimos se oponen al Control Obrero y al Poder Popular bajo la figura de las Comunas acusándolas de “desviaciones anarquistas y pequeñoburguesa”, pero salvan su posición en lo referente a la necesaria propiedad social de los medios de producción. Esta idea manifiesta, en la práctica, la defensa del viejo Estado burgués y sus privilegios; se oponen a Marx que defendió la Comuna de Paris y de Rusia; también se oponen a Lenin que planteó: todo el poder para los soviets. En otras palabras, algunos “marxistas” se oponen a Marx y Lenin.
La construcción del socialismo conjuga diversas e imprescindibles variables para su realización. Fundamental es la propiedad social de los medios de producción, pero no menos necesarias son: la planificación centralizada y las nuevas relaciones de producción y distribución fuera de las leyes del valor del capital, entre otras variables. Hasta el día de hoy el debate sobre lo fundamental, la propiedad, ha opacado la discusión sobre la democracia y la participación de los trabajadores en la dirección de las empresas del Estado.
Algunos de estos “marxistas” se habrán preguntado ¿Por qué cuando los burócratas destruyeron a la URSS ningún trabajador salió a defender su revolución? ¿Acaso una “vanguardia iluminada” podría ser inmune a los enajenantes privilegios del Estado burgués? ¿Por qué temen la democracia de la clase que dicen defender?  … ¡Debatamos esto!


Imprimir artículo

lunes, 21 de febrero de 2011

Estudiantes Sifrinos de Venezuela en "asistida" Huelga de Hambre. Exigen libertad de Criminales.

Omar Marcano (*)

Una verdadera lástima, ligada con verguenza y hasta pena ajena, la reedición de la misma huelga de hambre realizada en el año 2009, "asistida" con hidratación y alimentos camuflados por la alcaldia del Municipio Baruta, perpetrada por una pírrica representación de unos 80 Estudiantes Sifrinos, Alias "Manitas Blancas", ubicados en varias regiones del país, de la ultra derecha venezolana (SIFRINOS: hijitos de papi y mami malcriados, hoy interpretados por estudiantes de universidades privadas y una que otra pública, cuyas actividades vienen condimentadas con ropaje de marca, última generación de Blackberry y exposiciones con las Nalgas al Aire); huelga por cierto fingida, la cual de ningún modo reivindica necesidades de los estudiantes venezolanos, mediática y publicitada, presuntamente escenificada por la liberación de unos inexistentes presos políticos, aunque sí criminales quienes están tras las rejas por haber cometido delitos comunes debidamente comprobados y demostrados por el sistema de justicia venezolano, poder autónomo e independiente del Estado.

El caso emblemático que defienden los Estudiantes Sifrinos venezolanos es el de José Sánchez Montiel, Alias MAZUCO, condenado por la jueza del Tribunal 42 de Caracas Fabiola Vezga, a 19 años de prisión por haber participado en el homicidio intencional calificado, en grado de complicidad; privación ilegítima de libertad y quebrantamiento de pactos y tratados internacionales de Claudio Enrique Macías, funcionario de la inteligencia militar venezolana. Entre la pruebas presentadas existen las declaraciones de los presos, donde afirman que MAZUCO se presentó minutos antes de la tortura y crimen, pistola en mano, amenazando al preso, "de aquí no sales vivo", le dijo, para luego retirarse y dejar paso a 7 Sicarios, que lo ejecutaron en forma cruel.

José Sánchez Montiel (Alias MAZUCO) quedó automáticamente inhabilitado para ejercer cualquier cargo público, tal y como lo establece el ordenamiento legal venezolano, sin embargo, luego de la sentencia, este criminal fue postulado por la oposición venezolana como candidato a Diputado por el Estado Zulia en las listas del partido Un Nuevo Tiempo, el mismo del prófugo criminal Manuel Rosales, con la artera intención de confundirlo entre cientos de candidatos.

Lamentablemente el poder electoral a través del Consejo Nacional Electoral (CNE), no detectó oportunamente al infiltrado y el mismo resultó electo como Diputado principal, de allí la exigencia de los Estudiantes Sifrinos al Presidente Chávez para que MAZUCO sea liberado, solicitud que resulta improcedente ya que el Poder Ejecutivo no está facultado para dar una orden de esa naturaleza, y menos que se tramite un indulto Presidencial para alguién sentenciado antes de ser electo Diputado, indultos solo aplicables para casos muy especiales, debidamente justificados y documentados.

La mediática huelga de hambre no ha tenido eco importante en el país, a pesar de la masiva propaganda de los medios opositores, ya que ni siquiera los mismos presos que ellos defienden han manifestado su disposición de sumarse a la huelga. Claramente la motivación es politiquera, con la única intención de llamar la atención de organismos internacionales como la OEA y su Secretario General José Miguel Insulza, cómplice del oposicionismo venezolano y sometido a las órdenes del Departamento de Estado de EE.UU, país que ya se pronunció en contra de Venezuela, en una clara intromisión de sus asuntos internos.

Al respecto, no deja de llamar la atención que este nuevo Show Mediático, montado con la ayuda de EE.UU y su lacayo José Miguel Insulza, se realice apenas 2 meses antes de la inminente instalación de la Organización de Estados Latinoamericanos y del Caribe, obviamente sin EE.UU y Canadá, lo cual pudiera ser uno de los motivos de esta movilización. El evento se llevará a cabo el próximo 19 de abril de 2011, exactamente 200 años después de la Declaración de Independencia de Venezuela, la cual servirá para acabar con las desigualdades en la región, porque impulsará el desarrollo socioeconómico de los pueblos, impulsando así la independencia económica que actualmente se tiene con los países del norte. Esta nueva organización será complementaria a los mecanismos de integración existentes como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), la Comunidad del Caribe (CARICOM), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Por su parte, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) mediante un Comunicado, rechazó "de la manera más firme la conducta reiterada del Secretario General de la OEA, de interferir en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela." asimismo señalan que Insulza utiliza su cargo para contribuir con la estrategia de una minoría política nacional que trata de negar la existencia de una institucionalidad democrática en Venezuela, "La Secretaría General de un organismo internacional regional es una institución al servicio de los Estados miembros y, en ninguna manera, un árbitro o un tribunal ante el cual deban dirimirse asuntos de la vida política interna", recalca el comunicado.

Mientras tanto, resulta por demás irónico que José Miguel Insulza nunca se haya manifestado respecto a la causa del pueblo Mapuche originario de Chile, su propio país, quienes aseguraron que reanudarán sus protestas de producirse un veredicto condenatorio contra los mapuches encausados por la cuestionada ley antiterrorista chilena, previsto para el día martes 22 de febrero de esta próxima semana. Los familiares de los procesados mapuche sostienen que el juicio afectaría a todo el pueblo indígena mapuche pues,"nos quieren hacer ver que se trata de delincuentes comunes y terroristas; pero este es un juicio político y muchos de los dirigentes han dicho que en caso de haber condenas ellos se van a movilizar".

Sin duda es notable la diferencia entre ambas causas aunque similar en sus planteamientos, lo cual deja mucho que desear de la posición del cuestionado Insulza, quién tampoco se ha pronunciado acerca del ya construido Muro de la Verguenza entre EE.UU y México. ¡Patético el desvergonzado e Insulso Insulza!


(*) Trabajador jubilado del mppctii. Militante del PSUV. Ing. Eléctrico (USB 1976)
marcanoomarj@gmail.com, omarcano@mcti.gob.ve, pueblopatriota@yahoo.com, http://twitter.com/pueblopatriota


Imprimir artículo

La Guerra Federal fue la respuesta del pueblo a una estafa política

Fuente : Correo del Orinoco / Carlos Ortiz

El 20 de febrero de 1859 estalló la Guerra Federal, ese día, el coronel Tirso Salaverría tomó el cuartel de armas de Coro y lanzó la proclama en la que llamaba a “todos los venezolanos” a relegar al olvido “las distintas y odiosas denominaciones de bandos políticos”, para librar la lucha contra “el club dominador” que usurpaba el gobierno de la República.
El país estaba habituado a las revueltas y a efímeras “revoluciones”, y Salaverría se hallaba a casi 500 kilómetros de Caracas. No había nada que garantizara que el alzamiento terminara con un presidente liberal en el poder. Sin embargo, dos días después, cuando desembarcó en la Vela de Coro, el general Ezequiel Zamora venía dispuesto a marchar sobre el centro del país, como en efecto lo hizo. A su paso, se sumarían al Ejército Federal miles de hombres y mujeres decididos a guerrear a muerte. Pero incluso el propio Zamora no lo percibiera de inmediato, la causa de esa gran masa humana no era la misma que los federalistas enarbolaban.

UNA GUERRA SOCIAL

El tiempo lo puso en claro: esa tropa que hacía temblar la tierra y saltar la sangre no quería un cambio de gobierno; quería un cambio de vida. Como explica el historiador Manuel Carrero, “la Guerra se convirtió en guerra social antes de comenzar”.
Esta afirmación traslada a Carrero a los años que que siguieron a la Independencia. Las élites que se quedaron con el poder, señala, “quedaron endeudadas con las reivindicaciones sociales”. Con este comentario, Carrero hace resaltar el hecho de que el pueblo que se fue a la guerra contra los españoles, esperaba más que un gobierno criollo: la gente, aspiraba a “la igualdad social, el derecho a la tierra, la justicia social. Aspiraban a que se le diera la posibilidad de estudiar a las clases desposeídas y explotadas”.
La situación no podía ser más explosiva: un grupo de generales le negaba a quienes se sacrificaron en batalla lo que sentían que se habían ganado. “Miles de exesclavos, manumisos, pardos, sectores empobrecidos, no fueron reconocidos y siguieron en situación de minusvalía, vejados y oprimidos”, apunta Carrero para explicar por qué fueron tan inestables los años que van desde 1830 hasta 1859. “Son años de pugnas entre las clases poseedoras de riqueza, y al mismo tiempo, de alzamientos en rechazo a la explotación. Hubo rebeliones de esclavos, de campesinos enguerrillados contra las clases opulentas, aunque sin un liderazgo claro”, detalla el investigador.
“A partir de los años cuarenta, cuando las crisis del mercado capitalista repercute en la economía agropecuaria, esa realidad golpeó muy duro los intereses de las oligarquías, y las disputas por el poder político originan conflictos en los sectores campesino que tenían importancia en la producción agraria. Ese proceso da origen a “las luchas campesinas y anti-esclavistas” que tienen como lideres a Ezequiel Zamora y al “Indio” Francisco José Rangel, básicamente a partir de 1846. De modo que cuando la Guerra Federal estalla en 1859, ya era una guerra social de vieja data”, remata Carrero.

GOLPE ANTIBOLIVARIANO

La división entre “liberales” y “conservadores” que signó la Guerra Federal puede hacer creer que se debió al choque de dos visiones del mundo irreconciliables, pero a la distancia del tiempo ha quedado en evidencia que esto no fue así. La Idea del poder y de la política que tenía el presidente Julián Castro no era sustancialmente distinta de la de José Gregorio Monagas, a quien derrocó en marzo de 1858, ni de la Juan Crisóstomo Falcón, comandante federalista quien al final se haría del poder.
La verdadera confrontación ideológica surgiría al fragor del combate, en la medida en que Zamora asumiera la democracia popular como un principio de acción política y no como una consigna. En este sentido, la historiadora Morella Jiménez ratifica que “Tierras y Hombres Libres” y “Horror a la Oligarquía”, eran consignas que “recogían el propósito de la redención social que buscaban las masas del pueblo para reivindicar para sí los derechos, la tierra y la supremacía política”.
En efecto, ninguno de los jefes federales que marchaban a la conquista de Caracas tenía en mente destruir o desplazar del poder a la oligarquía. Si hacían uso de la palabra era para identificar a sus adversarios como enemigos del pueblo”. Pero cuando Zamora liberaba una población, le daba a la gente la posibilidad de elegir y nombrar la autoridad local, algo que nunca había ocurrido en 400 años y que además estaba negado por la constitución, que exlcuía del voto a los no propietatrios, a las mujeres, a los analfabetos.
Pero como acota la profesora Jiménez, las clases desposeídas jamás iban a tener preeminencia política. “Las aspiraciones de los desposeídos quedaron sin cumplirse, y lo más que se alcanzó fue la formulación de leyes: una nueva constitución federal -en 1864- que no pudo entrar en vigencia”.
Por eso, enfatiza, el asesinato de Zamora le dio un giro a la historia venezolana, pues “su muerte significó la dispersión del Ejército federalista y una atomización del impacto social del movimiento”.
En efecto, señala Jiménez, que se firmó el tratado de Coche en 1863 para terminar el coflicto, “se consagró el triunfo nominal de la Federación, pero en la práctica este principio político nunca pasó de ser una ficción. Falcón distribuyó los frutos de la victoria entre él y sus compañeros más allegados, sin cumplir en absoluto con los principios defendidos por Zamora”.
Ese tratado, con el que Paéz y Falcón se repartieron el poder, “puso término a las reivindicaciones políticas y sociales de las masas populares en la segunda mitad del siglo XIX”. A esto, el profesor Néstor Rivero le añade una sentencia lapidaria, para él, la manera en que concluyó la Guerra Federal, “fue el triunfo del generalato antibolivariano, que consolidó una orden de castas que controlaba le gobierno y las riquezas”.

PROCLAMA DEL CORONEL TIRSO SALAVERRÍA EL 21 DE FEBRERO DE 1859,                             JEFE PROVISIONAL DE LA PLAZA DE CORO Y DE LAS TROPAS FEDERALISTAS DE LA PROVINCIA

¡Corianos! ¡Compatriotas!: La revolución de marzo ha sido inicuamente falseada. Atraídos por los encantos de su programa fascinador, concurrieron a consumarla todos los venezolanos; y su triunfo no ha producido otros gajes que el entronizamiento de una minoría siempre retrógrada, siempre impotente en su caída, siempre ávida de satisfacer innobles venganzas. Aceptáronla de buena fe los mismos que, fieles a sus compromisos, sostuvieron el poder recientemente derrumbado; y con criminal violación de las protestas de echar al olvido lo pasado, se les persigue sin causa, y sin fórmula de juicio se les condena a una proscripción indefinida; sin que haya bastado a dar treguas a este abuso la voz de la nación que de todos los ángulos se alzara reclamando la amnistía.
Proclaman la libertad en las elecciones; y nunca las elecciones se han verificado más a expensas de la libertad del pueblo. Invócase como el garante más seguro de la soberanía popular el voto universal en las mismas elecciones; y lo que hemos visto ha sido el escarnio del voto universal, otorgando ese derecho a la fuerza armada sometida a la voluntad de jefes establecidos ad hoc, para llenar los designios proditorios de un club dominador.
Bajo esa tutela depresiva tuvieron lugar las elecciones para la Convención Nacional. ¿Y cuál había de ser el resultado? Otra vez la centralización del poder contra el querer de los pueblos paladinamente manifestado; otra vez el dejar sometida la suerte del país a la voluntad de un hombre y su partido; otra vez el abrir anchuroso campo para perpetuarse en el poder público, uno con algunos, con ultraje de los principios preconizados en esta misma Carta central.
Por fin los abusos consecuentes a tan funesto orden de cosas; por fin las escandalosas infidencias del Jefe provisional del Estado, tantas veces falaz y perjuro cuantas bajo la religión del juramento ha protestado desprendimiento, abnegación y patriotismo; por fin las injusticias y arbitrariedades de sus agentes en las provincias, siempre garantizados con la impunidad, han rebosado la copa de nuestra indignación y roto los diques del sufrimiento para realizar un pensamiento ídolo de nuestro corazón, y que la prudencia nos había obligado hasta ahora a mantener en el terreno de la opinión. Este pensamiento mágico, regenerador; ese símbolo de fe política de todos los venezolanos; ese refugio salvador, único que el cielo nos depara en la deshecha tormenta que las pasiones azuzadas por los desmanes de un poder arbitrario han descargado sobre nosotros, es la reorganización de Venezuela en República eminentemente Federal.
¡Compatriotas! Mi corazón abunda en sentimientos de júbilo que mi débil voz puede apenas explicar. Sin derramarse ni una sola gota de sangre, sin vejámenes ni tropelías de ningún género, sin que nadie pueda lamentar una injuria que de palabra o de derecho le arrogaseis; sin más armas que vuestro valor y sin más esfuerzos que los de vuestras voces, me acompañasteis anoche en la grave empresa de desarmar la fuerza y apoderarnos de las armas con que un esbirro, remedo de gobernador del general Castro, nos oprimiera, y con que se prometía realizar el designio de su amo, de perpetuarse en el dominio del país, a despecho de la voluntad general. ¡Hazaña memorable la vuestra, compatriotas! ¡Arranque de singular patriotismo y valentía! ¡Rasgo espléndido de moderación, de orden y moralidad en medio del tumulto de una ciudad conmovida y en los momentos en que se hallaban a vuestra discreción la vida y la libertad de vuestros propios opresores! ¡Compatriotas! Por el concurso unánime de vuestras voluntades me elegisteis Jefe provisional para la empresa de la santa causa de la Federación en esta Provincia; y heme aquí a la cabeza de este honroso movimiento, resuelto con toda la abnegación del patriotismo, con toda la energía y ardor de un alma libre, con todo el noble orgullo de un militar ciudadano idólatra de su patria, dispuesto a arrostrar alegre y sereno a vuestro lado los azares de la campaña que hoy se abre a nuestros esfuerzos. ¡Feliz yo, camaradas, si como lo espero de la Divina Providencia, triunfáramos de nuestros dominadores! Feliz yo siquiera exhale a vuestro lado mi último suspiro en nombre de la libertad y la Federación de mi patria.
¡Corianos! No temáis. La Federación es el gobierno de todos. La Federación es el gobierno de los libres, y Venezuela obtendrá el lauro de la Federación. No hay un solo venezolano, con excepción del reducido club que hasta hoy nos ha dominado, cuyo corazón no lata de entusiasmo al impulso de esa voz mágica y arrobadora. La República entera está conmovida. Las localidades más importantes han dado simultáneamente el golpe que nosotros, y las demás se aprestan aceleradamente a secundarnos. La opinión nos favorece, la gente de armas nos sobra, y cuantos elementos pudiéramos necesitar están a nuestra disposición. ¡Corianos todos! No desconfiéis de nuestras protestas: no son las de aquel que infiel al gobierno que servía, ha sido más y más infiel a la nación que en mala hora le confiara sus destinos. Nuestro programa exclusivo es la Federación de Venezuela; el medio de realizarlo es la unión de todos los venezolanos; y en consecuencia las distintas y odiosas denominaciones de bandos políticos serán para siempre relegadas al olvido.
¡Viva el movimiento federalista de Coro!¡Viva la Federación de todas las Provincias de la República!¡Viva el general Juan C. Falcón, primer Jefe del movimiento federalista nacional!
Dado en el Cuartel General de Coro, a 21 de febrero de 1859.


Ezequiel Zamora
GUERRA FEDERAL

Antecedentes:

07/09/1846: Levantamiento campesino del Centro del país liderado por Ezequiel Zamora y el Indio Rangel
24/03/1854: Ley de Abolición de la esclavitud, promulgada por José Gregorio Mongas
05/03/1858: Deposición de José Tadeo Monagas por una fusión conservadora-liberal
1859: Expulsión del país de Ezequiel Zamora, Antonio Leocadio Guzmán y Juan Crisóstomo Falcón
1861/1863: Dictadura conservadora de José Antonio Páez
20/03/1859: Grito de Federación por Tirso Salaverría (inicio de la Guerra Federal en Coro)
23/02/1859: Desembarca Zamora en Coro como Jefe de Operaciones
22/04/1863:Tratado de Coche (finaliza la Guerra Federal)

Marco histórico

Después de la desintegración de la Gran Colombia se mantuvo el modelo de República, pero controlado por la oligarquía conservadora, dueña de la gran propiedad de la tierra productiva (haciendas y hatos). Por vía de las Casas Comerciales, ase aseguraban también el fruto del intercambio internacional. Seguía operando un orden de castas, tutelado desde 1826 por el generalato antibolivariano.
Dicho orden social, basado en el latifundio y el modelo de inserción al mercado internacional, dictado por el capital británico y por exportadores estadounidenses, inevitablemente iba a traducirse en conflictos y rebeliones de exesclavos, peones, artesanos y pequeños propietarios, especialmente en momentos en que los precios del café y otros ramos de exportación iban a la baja por la crisis del mercado mundial.
El cuadro de expoliación que padecía la mano de obra, y que pasó casi indemne de la Colonia a la República, estalló entre 1859 y 1863 cuando, al régimen de la gran propiedad agraria consagrado por siglos, y las rémoras del régimen esclavista se suma, tanto el descontento derivado de una grave crisis fiscal, como la política de persecuciones, cárcel y destierros, establecida por los gobiernos oligarcas de Julián Castro, Pedro Gual, Manuel Felipe Tovar y José Antonio Páez.

SIGNIFICADO

La movilización armada del pueblo venezolano tras las banderas de la Federación, es un elemento fundamental para caracterizar el proceso histórico venezolano de 1859 a 1863.
La Guerra Federal constituyó una tentativa del campesinado -al lado de sectores del artesanado urbano e intelectuales de pensamiento crítico-, por consagrar un modelo de propiedad agraria con mayor participación del peonaje y familias de ex esclavos. Planteaba también reformas políticas que incorporasen el voto directo, la abolición de la pena de muerte y el derecho de la población a la Educación, entre otros.
El asesinato de Ezequiel Zamora permitió la firma del Tratado de Coche, con lo que culminó la Federación. Se obvió la cuestión de la tierra y se sustituyeron unos nombres por otros. Es decir, se preservó el sistema contra el que insurgió el pueblo en armas.

BIBLIOGRAFÍA MÍNIMA

-Lisandro Alvarado, Historia de la Revolución Federal
-Federico Brito Figueroa, Historia económica y social de Venezuela
-F.Brito F., Tiempo de Ezequiel Zamora
-Mario Briceño Iragorry, Vida y papeles de Urdaneta el Joven
-Luis Level de Goda, Historia política y militar de Venezuela


Opinión Gráfica: Correo del Orinoco / Edgar Lanz

Silva Calderón: Venezuela no regala el petróleo


Fuente: Correo del Orinoco

La política energética actual se sostiene en la renacionalización, la certificación de reservas y el direccionamiento de recursos hacia actividades sociales, explicó el ex-secretario general de la OPEP
-La oposición acusa al Gobierno de regalar al petróleo. ¿Está Venezuela regalando el petróleo?
-El Gobierno ha manifestado reiteradamente que no regala petróleo ni otorga descuento de precios del mismo, sino que lo vende a precios internacionales a algunos países con los cuales tiene convenios solidarios con financiamiento de pagos o intercambio por bienes y servicios.
-¿Cuál fue la política petrolera de la Cuarta República, y qué implicaciones tuvo (positivas y negativas)?
-La política petrolera al final de la Cuarta República fue la de la búsqueda de aumento descontrolado de la producción, con menosprecio de la OPEP y abandono de la defensa de los precios y establecimiento de apertura petrolera como vía hacia la privatización de la industria; todo esto tuvo como implicaciones el derrumbe de los precios, la caída de los ingresos fiscales y pérdida de soberanía sobre áreas esenciales de la industria.
-¿Cómo definiría usted la política petrolera venezolana actual? ¿A quién beneficia?
-La política petrolera actual la definen, entre otros elementos, la defensa de los precios, el apoyo a la OPEP, la solidaridad internacional, la nueva legalización de las actividades, la eliminación de la apertura, la renacionalización, la certificación y aumento de reservas, el direccionamiento de recursos hacia actividades sociales, el control del sector petrolero por el Estado y una mayor integración del mismo a las demás actividades económicas y sociales del país.
-¿Cuáles son los logros venezolanos actuales en materia petrolera?
-Recuperación de los precios, aumento del ingreso fiscal y de la participación petrolera nacional, una mayor presencia venezolana dentro de los países productores y en el campo de la solidaridad internacional, un ejercicio soberano sobre los recursos petroleros y una mayor distribución de la riqueza nacional en beneficio colectivo.
-¿Cuál es el rol de la OPEP? ¿Cuál ha sido el rol de Venezuela en la recuperación de la OPEP?
-La OPEP ha tenido y sigue teniendo un rol muy importante en la estabilización del mercado petrolero mundial. Así lo reconocen incluso las organizaciones creadas para adversarla, y que hoy le piden su actuación en ese sentido.
-¿Actúa la OPEP como un cartel? ¿Qué pasaría en el mundo si no existiera la OPEP?
-La OPEP no es un cartel. Es una organización intergubernamental de países soberanos, que tiene como objetivo fundamental coordinar las políticas petroleras de sus miembros con el propósito de estabilizar el mercado. Es un ente reconocido internacionalmente. Un cartel, por el contrario, es una asociación destinada a distorsionar los mercados, con el propósito de obtener beneficios indebidos, frecuentemente secretos o ilegales. De no existir la OPEP habría mayor inestabilidad del mercado petrolero mundial; aumentaría la inseguridad de suministro y la volatilidad de los precios. Se piensa que, de no existir la OPEP, habría necesidad de crearla.
-En su opinión, ¿cómo debe materializarse la frase “sembrar el petróleo”?
-La mejor manera de sembrar el petróleo es usando la sustancia misma dentro de las actividades económicas y sociales del país, integrándolo a esas actividades, y no tenerlo como mero producto de exportación sólo para generar divisas.
 

Imprimir artículo

sábado, 19 de febrero de 2011

Armas de desinformación masiva

Fuente: Webslam

Somos los seres más condicionados y programados que el mundo ha conocido jamás. No sólo nuestros pensamientos y actitudes son modelados continuamente; nuestra percepción misma de la totalidad está siendo sutil e inexorablemente manipulada.



WebIslam


Imprimir artículo

jueves, 17 de febrero de 2011

Venezuela: Un mundo por ganar

Fuente: Arco Iris TV 
Grabado en 2005, Un mundo por ganar aprovecha la presencia en Venezuela de 15.000 jóvenes de 140 países para preguntarse por el apoyo a la revolución bolivariana y el impacto que está teniendo en el resto del mundo.

Analizando el proceso sociopolítico el documental muestra la otra cara de la realidad venezolana que los grandes medios han ocultado a la opinión pública mundial.Durante años Venezuela ha sido la gran desconocida de América Latina. Con la llegada al poder del movimiento bolivariano, liderado por el controvertido Hugo Chávez, saltó a las primeras páginas de los medios.

Desde 1999 el periódico L'Avanç ha sido uno de los pocos periódicos europeos que no participó en la campaña de descrédito y demonización de Chávez que culminó en el golpe de Estado al 2002. Precisamente, L'Avanç ha destacado en la prensa independiente por haber hecho un extenso y pionero seguimiento de más de seis años sobre el proceso bolivariano. De esta experiencia nació el proyecto de hacer un documental que diera voz a los venezolanos y permitiera al público internacional disponer de otros puntos de vista que la mayoría de la prensa estaba silenciando.

 

 

Imprimir artículo

miércoles, 16 de febrero de 2011

Eduardo Galeano y su Visión del Mundo Actual

 ver: http://comitesocialista.blogspot.com



Imprimir artículo

No prestes atención a los hombres detras de la cortina


En este documental se muestra como el Sistema financiero actual es un fraude despiadado perpetrado por una élite cuyo único fin es esclavizar a la población.


WebIslam

Imprimir artículo

GUETO 2009

 Fuente. WEBISLAM

"GUETO” es un recorrido por los distintos territorios de Cisjordania y Gaza, donde se muestran parte de las herramientas que utiliza Israel para la constante apropiación de tierras y recursos. Un magnífico documental, imprescindible para conocer la terrible situación que vive el pueblo palestino.
Los autores, Diego Gebelin y Carlos Pla, se presentan así:
"Somos estudiantes de periodismo de la Universidad de Valencia y trabajamos con un grupo de profesionales del sector de la comunicación.
Buscamos promover un tipo de información libre de influencias externas, intereses privados e ideologías.
Nuestro objetivo es intentar mostrar de forma fiel, la actualidad internacional dentro de los territorios que en el siglo XXI siguen sufriendo la influencia del colonialismo, la ocupación y la explotación de sus recursos y ciudadanos.
Los proyectos en los que trabajamos son audiovisuales y se basan en trasmitir de forma clara y en el terreno, las consecuencias que éstas guerras y operaciones militares tienen en las poblaciones que las sufren, pero sobre todo mostrar el origen, las causas y los intereses que producen estos conflictos y toda una serie de consecuencias, que son las que aparecen de forma periódica en los medios de comunicación.
Nuestra estrategia es exponer las secuelas físicas y sociales provocadas por éstos conflictos, siempre en un contexto donde destaquen las causas, los intereses y los responsables de estas acciones.
La finalidad es aportar una visión lo más gráfica posible, con la esperanza de crear conciencia social y apoyar, de forma directa o indirecta, en primer lugar a las distintas poblaciones que sufren en primera línea, y también promover iniciativas para ayudar a las poblaciones damnificadas y favorecer medidas legales, como el informe Goldstone en Palestina, que buscan llevar a que los responsables de violaciones de los Derechos Humanos, en cualquier lugar del mundo, paguen por sus actos.
Tenemos la convicción de que el libre flujo de información es la herramienta más eficaz para luchar contra todos los intereses que hoy en día son la peor amenaza tanto para la paz, como para el buen entendimiento entre todas las culturas del mundo".



WebIslam

Imprimir artículo

sábado, 12 de febrero de 2011

USAID clausura programa injerencista en Venezuela

 Fuente: La Radio del Sur
Creada en 2002, la llamada Oficina de Iniciativas hacia una Transición (OTI, por sus siglas en inglés), que financió con millones de dólares a esfuerzos para desestabilizar a Venezuela y remover al Presidente Chávez del poder, por fin ha cerrado sus puertas luego de múltiples denuncias sobre sus actividades subversivas
Cuando Russell Porter, el director de la Oficina de Iniciativas hacia una Transición (OTI), (una división de la Agencia International del Desarrollo de Estados Unidos (USAID) dedicada a la promoción de “transiciones” en países estratégicamente importantes para Washington), vino a Venezuela por primera vez en enero 2002, su tarea era “evaluar la situación política” para determinar como USAID mejor podría ayudar con una “transición hacia la democracia”.
Pero el objetivo real no era apoyar la democracia en Venezuela, ya que Venezuela tenía un gobierno democrático apoyado por la mayoría del país. La misión de la USAID, junto a otras agencias de Washington, era impulsar un “cambio de régimen” favorable a los intereses estadounidenses, y eso significaba sacar al Presidente Hugo Chávez del poder.
De un principio, el programa de la USAID en Venezuela – que fue establecido pocas semanas después de la visita de Porter – estaba dedicado a financiar y asesorar a partidos políticos, organizaciones no gubernamentales (ONG), y medios de comunicación vinculados con el sector anti-chavista. Tres meses después del viaje de Porter al país suramericano, hubo un golpe de estado contra el Presidente Chávez, que luego de su éxito inicial, fue derrotado en menos de 48 horas por el pueblo venezolano. La mayoría de los grupos y actores involucrados en el golpe habían ya recibido un financiamiento multimillonario de la USAID y otra agencia estadounidense, la National Endowment for Democracy (NED).

Presupuesto multimillonario
Durante sus primeros dos años de operaciones, la USAID/OTI en Venezuela manejó un presupuesto de más de 10 millones de dólares, financiando alrededor de 64 grupos y programas de la oposición en Venezuela. Gran parte de este financiamiento fue dirigida a la propaganda anti-chavista en los medios de comunicación durante un “paro patronal” a finales del 2002, y luego para respaldar la campaña del referéndum revocatorio para intentar revocar el mandato del Presidente Chávez.
Grupos opositores como Súmate, CEDICE, Primero Justicia, la CTV, Fedecámaras y otros, fueron los principales receptores de estos fondos, y los líderes de los esfuerzos de desestabilización en el país.
Fracasando en sus intentos de remover al Presidente venezolano de su cargo legítimo, en 2005, la USAID/OTI aumentó su presupuesto y reorientó su estrategia en Venezuela, está vez enfocando en un sector que aún no había sido explotado: la juventud.
Del 2006 al 2010, más de 34% del presupuesto multimillonario de la USAID/OTI en Venezuela – que llegó hasta 15 millones de dólares anuales – fue dirigido al financiamiento y asesoría de un movimiento “estudiantíl” y juvenil de la oposición. Talleres sobre como mejor utilizar redes sociales, como Twitter y Facebook, para facilitar un “cambio de régimen”, o programas de capacitación del “liderazgo” entre jóvenes, fueron promovidos por todo el país, con el sello de la USAID.
El dinero fue efectivo. Nació un “movimiento estudiantíl” de la oposición – las “manos blancas” – que atrajo la atención mundial con sus protestas contra el gobierno venezolano y sus tácticas innovadoras, todas tomadas de los manuales y guiones de las agencias de Washington y sus socios, como el Instituto Albert Einstein y Gene Sharp – el “guru” de las llamadas “revoluciones de colores” en Europa Oriental.
Pero a pesar de la inversión multimillonaria en la oposición venezolana, no lograban su objetivo principal. Más bien, la popularidad del Presidente Hugo Chávez seguía creciendo, y los vínculos entre los grupos opositores y sus financistas y asesores estadounidenses los hacían menos atractivos.

Evidencias irrefutables
Para el año 2010, el financiamiento externo a grupos de la oposición en Venezuela llegó a más de 57 millones de dólares. Esta inmensa injerencia en los asuntos internos en Venezuela, y la violación de su soberanía, fue comprobada con documentos desclasificados del gobierno estadounidense, tanto como por informes públicos emitidos por instituciones internacionales, como la Fundación de Relaciones Internacionales y Diálogo Exterior (FRIDE) en España.
Al mismo tiempo, la presencia de la USAID en Venezuela nunca fue legítima – jamás fue autorizada por el estado venezolano, algo que evidenciaba una extrema violación de la soberanía nacional.  A cambio de sus programas en otros países, que normalmente son realizados a través de acuerdos con las autoridades, en el caso de Venezuela, la USAID/OTI operaba de forma ilegal, semi-clandestina y subversiva.
Desde Venezuela, las denuncias sobre ese financiamiento desestabilizador por fin fueron escuchadas por las autoridades, y a finales del 2010 fue aprobada la Ley de Defensa de la Soberanía Política y la Auto-Determinación Nacional, prohibiendo el financiamiento externo para fines políticos en el país.
¿Será que USAID decidió obedecer la ley venezolana? ¿Se dio cuenta que había perdido sus millones de dólares en una oposición fraudulente e incapáz de retomar el poder? ¿O simplemente está reestructurando su estrategia contra el gobierno venezolano, buscando otros canales para seguir financiando y apoyando a sus aliados?
Lo cierto es que no terminará ni el flujo de dólares a los grupos que promueven la agenda estadounidense en Venezuela, ni acabará la injerencia imperial en el país. Pero, el cierre de la oficina de USAID en Venezuela es un logro de la Revolución y un paso gigante hacia la soberanía nacional.


Imprimir artículo

En la batalla de la Victoria no sólo lucharon los jóvenes


Imagen cortesía del Centro Nacional de Historia



Fuente: Correo del Orinoco
Soldados, veteranos y mujeres marcharon se plantaron frente al Batallón Infernal de los lanceros de llano. La mayoría de los voluntarios aprendió disparar en el propio escenario de combate
Los sacerdotes del seminario Santa Rosa de Caracas no tenían en buena estima al rudo general que irrumpió en aquel recinto con la intención de llevar a la guerra a sus estudiantes. Debió parecerles una locura; los muchachos, que no llegaban a 100, ni siquiera habían tocado un arma en su vida. Pero sabían que no podían oponerse. En efecto, este impetuoso oficial, pardo de origen y republicano radical, había emitido un decreto que obligaba a todos los hombres de 14 años en adelante, y de cualquier condición social, a alistarse a de inmediato en el Ejército para defender Caracas de las tropas de Boves, que avanzaban desde los llanos.
La orden de alistamiento era muy clara: todo el que se rehusara a cumplirla sería pasado por las armas, además, estaba vigente el Decreto de Guerra a Muerte expedido por Simón Bolívar el 15 de junio de 1813. Sin embargo, José Félix Ribas no llegó con la intención de sacar la fuerza a los seminaristas, sino que los reunió para explicarles las razones por las que los llamaba al combate.
“Aunque no se tiene registro escrito de qué fue lo que dijo, los testimonios de la época cuentan que en su arenga Ribas llamó a los estudiantes a defender a sus familias, a sus madres y hermanas”, señala el historiador Néstor Rivero. Y el discurso causó efecto, la gran mayoría accedió a alistarse voluntariamente, “porque su motivación era defender a los suyos y a la Patria, que tres años antes se les había prometido y que ahora estaba a punto de perderse”, agrega Alejandro López, investigador investigador del Centro Nacional de la Historia.
Así, Ribas consiguió sumar entre 8o y 85 voluntarios a sus precarias fuerzas, que el historiador Manuel Pérez Vila ubica en 1.200 hombres, aunque otras referencias hablan de 1.500 soldados. Dee se total, no menos de 700 eran adolescentes salidos del seminario, de la universidad de Caracas, de colegios e incluso del seno de familias humildes. Pero en la caravana que machó hacia La Victoria el 10 de febrero de 1814, también iban unos cientos de soldados oficiales patriotas, algunos veteranos y mujeres dispuestos a plantarse frente al temible Batallón Infernal del Taita Boves.

PUEBLO CONTRA PUEBLO

Néstor Rivero llama la atención sobre el hecho de que a Ribas le costara tanto reunir hombres para enfrentar a las tropas realistas, cuyo poder se basaba en la fuerza, la destreza y la bravura de miles de hombres del pueblo: los llaneros.
“Es muy importante analizar la Batalla de La Victoria a la luz de la disparidad en la participación del pueblo en un bando y en otro. Hay que preguntarse por qué había tan poco pueblo con Ribas”, reflexiona Rivero. Su respuesta apunta a los conflictos de clase que marcaban la sociedad de la época: “La gente del pueblo veía a los comandantes patriotas como explotadores, pues en su mayoría eran terratenientes blancos, dueños del ganado y las haciendas. Mientras que José Tomás Boves luchaba contar ellos y les ofrecía venganza”.
El historiador apela a la experiencia de la Primera República (1810-1812), que no planteó las reformas sociales que sectores explotados y discriminados aspiraban a lograr. Ahora, cuando la Segunda república estaba a punto de perderse, la causa republicana tenía dificultades para recomponer su Ejército, precisamente por falta de hombres, muchos de los cuales peleaba al lado de los españoles.
Los mantuanos entendían la situación, advierte Rivero, y habían tomado conciencia de la fuerza del pueblo en armas, “pero eran tan reaccionarios, tan conservadores, que preferían morir como mantuanos antes que ceder cualquiera de sus privilegios”, sentencia.
Rivero acota que, además, en ese momento todavía no había terminado de fraguar la idea de patria como una unidad política o geográfica. “Arismendi era el gobernador militar de Caracas, pero para él, la ‘patria’ era Oriente; las provincias de Cumaná y Guayana. Del mismo modo que lo andinos se consideraban gente de Mérida”.
Lo cierto es que el 12 de febrero, a poco de salir el sol, dos bloques de hombres venezolanos se trabaron en una dramática y sangrienta batalla. Testimonios del combate -recreados luego por Uslar Pietri y Eduardo Blanco en Lanzas Coloradas y Venezuela Heroica- relatan que los llaneros de Boves se veían obligados a repetir las cargas contra las posiciones patriotas porque sus caballos resbalaban sobre la sangre coagulada.

VENCER O VENCER

Los patriotas habían instaurado la Segunda República hacía menos de un año luego del éxito de la Campaña Admirable, y el imperio español estaba decidido a aniquilarla. Y José Félix Ribas estaba en La Victoria, junto a sus oficiales, dándole cursos a una tropa de niños de cómo disparar, recargar y calar bayoneta a pocas horas de iniciarse los embates del enemigo. Para la historia quedó garbada la arenga con la que dio el último empujón a sus combatientes:
“Soldados: Lo que tanto hemos deseado va a realizarse hoy: he ahí a Boves. Cinco veces mayor es el ejército que trae a combatirnos; pero aún me parece escaso para disputarnos la victoria. Defendéis del furor de los tiranos la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo de la patria; mostrarles vuestra omnipotencia. En esta jornada que va a ser memorable, ni aun podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la República!”
Aquello no era retórica, ya había sobradas experiencias de la crueldad de los españoles, quienes bajo el mando de Domingo de Monteverde no habían vacilado en ejecutar a civiles y arrasar poblados y ciudades, señala Rivero.

EL ESCENARIO DE LA BATALLA

La Victoria, terminaría por ser el choque decisivo entre dos españoles en bandos opuestos: Boves y Campo Elías, a quien el primero había vencido en La Puerta, cerca de San Juan de Los Morros. Una semana antes. Pero en realidad Boves no estaba presente, aclara Rivero, pues había sido herido en una pierna en el lance librado en Guárico. La dirección de la batalla la delegó en Morales.
Desde las 7 de la mañana, los estudiantes del Seminario Santa Rosa se mantenían firmes en la plaza de La Victoria, resistiendo los embates de las huestes de Boves. Hermanados con soldados de infantería y hombres de distinta condición reclutados a última hora, estos jóvenes tragaban pólvora de fusiles y artillería y se veían cubiertos con su sangre, la de sus compañeros y la de sus enemigos.
“Los testimonios de la época dan cuenta de una serie sangrientos enfrentamientos a lo largo del día. Fue un combate librado a todo dar y sin cuartel de ningún tipo”, comenta López, quien afirma que las tropas de Boves superaban quizás tres y cuatro veces a las fuerzas patriotas, “que en general estaban muy disminuidas en ese momento”.
Las posiciones y las circunstancias de batalla fueron escogidas por Bolívar y por el mismo Ribas. Desde el comienzo tomaron control de las vías de acceso, lo que de algún modo los favoreció. Para entonces ya los patriotas conocían los movimientos de Boves, con quien habían trabado varios combates”.
Se habla de unas nueve horas de ataques y contraataques, incursiones y resistencia. Los jinetes realistas lograban avanzar hasta la plaza y muchos morían en plena barricada, pero no sin antes hundir sus lanzas en los cuerpos de los patriotas. Buena parte de la lucha fue cuerpo a cuerpo y a cuchillo.
“Finalmente, es Campo Elías con poco más de 200 jinetes, quien sella la victoria, al entrar en combate y acorralara a los realistas, quienes no lograron contener el embate”, comenta López.

LA MORAL FORTALECIDA

Si hoy en día la Batalla de La Victoria tiene dimensiones épicas, mucho mayor fue su efecto moralizante. c Rivero llama la atención sobre la tragedia de 1814, quizás el año más terrible de toda la Guerra de Independencia. Y para ilustrar lo que trata de expresar, evoca la Emigración a Oriente, que se inició el 7 de julio, cuando ya era incontenible el avance de Boves sobre Caracas. Bolívar tuvo que evacuara a cerca de 22 personas -entre mujeres, niños y niñas, ancianas, ancianos y hombres- hasta las costas de Oriente. Pero apenas sobrevivieron 9 mil, de las cuales un número importante de todas maneras fue masacrado en Cumaná y sus alrededores.
Pero hay algo que Rivero destaca como enseñanza. La Batalla de La Victoria y la Emigración a Oriente demostraron que las venezolanas y los venezolanos comprometidos con la causa patriótica “ya no estaban dispuestos a rendirse ante los españoles. Iban a dar la pelea o a morir, pero no se entregarían jamás”. Y ese sería el espíritu que impregnaría la lucha en los años sucesivos.
T/Carlos Ortíz
I/Loaiza

JOSÉ FÉLIX RIBAS Y SU TIEMPO HISTÓRICO

Perteneciente a una de las familias mantuanas de mayor prestigio en las psotrimerías del período colonial, José Félix Ribas forma parte del grupo de jóvenes aristocratas que abrazan el ideal de la Independencia de Venezuela frente a España con la mayor devoción.
Ribas personifica el conflicto de una clase que oscila entre la propuesta de emancipación política absoluta respecto a la metrópoli y el otorgamiento de reivindicaciones estratégicas a las clases sociales que conformaban la mano de obra esclava y feudal sobre la cual se sustentaba el orden de castas y estamentos edificado en el territorio venezolano durante los trescientos años que precedieron a la Guerra de Independencia.
La Venezuela que va de 1810 a 1821 (desde el Grito del 19 de Abril hasta la Batalla de Carabobo) se se caracterizaba por un tejido de relaciones esclavistas-feudales que debía garantizar a las clases poseedoras su condición de privilegio frente a la mano de obra esclava y enfeudada en el marco de la doble transición que se operaba en Venezuela: a) por una parte, en cuanto a las relaciones internas de poder, la ruptura definitiva del régimen colonial con la Península y el entronizamiento de las castas mantuanas -y los núcleos que emergían victoriosos de la guerra-, detentadores del poder político interno; y b) por otra parte, y en el marco de la transición de la hegemonía del cacao, por la del café, como principal producto venezolano de exportación, la inserción de la economía venezolana en las rutas de la división internacional del trabajo, precisamente en la época en que se materializaba la Revolución Industrial en Europa y Estados Unidos.
José Félix Ribas, miembro de una familia que poseía grandes extensiones de tierra en el centro del país se integra -al lado de otros apellidos asentados en la gran propiedad territorial, como los Toro, los Tovar, los Álamo y los Bolívar, entre otros- al núcleo radical de dicha clase mantuana para conspirar contra el orden colonial español y establecer un modelo de República con un ingrediente social que se sobreponía a los cánones conservadores que predominaban en la clase de la cual formaba parte. Su asistencia al acto de ajusticiamiento de José María España, en la Plaza Mayor de Caracas, su asidua presencia en las tertulias de la “Cuadra Bolívar” y en la casa de los Ustáriz, e igualmente su participación como “Diputado de los Pardos” en los sucesos del 19 de Abril y las sesioens de la Sociedad Patriótica, indican que el futuro “Vencedor de los Tiranos en la Victoria”, además del coraje y resolución demostrado en el campo de las armas, poseía ingredientes de un compromiso revolucionario que sobrepasaba la visión mantuana tradicional.
T/ Néstor Rivero

Imprimir artículo