"VENEZUELA SE RESPETA"

viernes, 1 de abril de 2011

Autocrítica Inmobiliaria desde la Revolución (Parte II)

Continúa la Saga del Conjunto Residencial Auyantepui por obra y gracia del burocratismo paralizante del Estado.

Omar Marcano (*)

Durante mas de dos (2) años 800 familias, legítimos propietarios del Conjunto Residencial Auyantepui, ubicado en la Hacienda El Encantado, en la urbanización Macaracuay, Municipio el Hatillo habian estado desembolsando cuotas inicial y mensuales a la Promotora Casarapa de manera casi religiosa, producto del ahorro de toda sus vidas, con la esperanza de ver cristalizado su sueño de poseer una vivienda. Las obras necesarias para la conclusión de dichas viviendas fueron paralizadas poco antes de ser otorgado el permiso de habitabilidad, a partir de la decisión tomada en la sala Constitucional del Tribunal supremo de Justicia (TSJ) en fecha 15 de febrero del presente año por la Dra. Luisa Estella Morales, en procedimiento de Demanda por Derechos o intereses difusos o colectivos contra la PROMOTORA PARQUE LA VEGA, C.A, COMPAÑÍA DE INVERSIONES Y DESARROLLO COINDECA, C.A., y PROMOTORA CASARAPA, C.A, sentencia en la cual una de las medidas cautelares fue BLOQUEO O INMOVILIZACIÓN PREVENTIVA DE CUENTAS BANCARIAS.

Posteriormente, el TSJ modificó la sentencia para nombrar una Junta Administradora que estaría encargada de movilizar las cuentas paralizadas con el fin de reanudar la construcción de las viviendas y sus respectivos servicios, para el logro definitivo del permiso de habitabilidad. Y es que el dinero paralizado de ningún modo es propiedad de la Promotora Casarapa, sus legítimos propietarios son los dueños de los apartamentos de Auyantepui, ya que esos recursos debían ser solamente utilizados para la conclusión de dichas viviendas .

Lamentablemente, hasta la fecha dicha Junta aun no está operativa como consecuencia de la acción del burocratismo paralizante enquistado en todas las estructuras del Estado, por lo que los propietarios y obreros involucrados han estado realizando gestiones en distintas instancias, los primeros ante la Defensoría del Pueblo y el Indepabis para ejercer su derecho a su vivienda pidiendo la reanudación de la obra, reconociendo que la medida cautelar fue a beneficio de los propietarios de terraza de la vega, pero sin ser menos cierto que la misma los está afectando directamente, y los segundos han realizado acciones de protesta a las puertas del TSJ por el pago de sus salarios.

Ante esta situación, los propietarios pidieron la intervención del Indepabis, como ente garante del acceso de bienes y servicios, aprovechando la constitución de la Junta Administradora bajo los siguientes parámetros:

· Solicitar participación del Consejo Comunal o el cuerpo organizado de Auyantepui en la Junta Administradora.

· Se permita la liberación de las cuentas bancarias de la constructora de manera proporcional para la terminación de las obras del Conjunto Residencial Auyantepui, que nada tiene que ver con la demanda incoada.

· Solicitar la designación del INDEPABIS (como garante al acceso de bienes y servicios) como instancia para que la Junta Administradora pueda reunirse inicialmente y fijarse cronograma y atribuciones.

· Realización de un cronograma de entrega de terminación de obras y entrega sucesiva de apartamentos terminados.

· Respeto a los precios de adquisición de las obras iniciales y defensa de los recursos obtenidos por la constructora en el lapso que estuvo paralizada la obra Auyantepui.

· Respeto y colaboración con las pautas de la urbanizadora en cuanto a la organización y paisajismo fijados inicialmente.

Así mismo, solicitan que se ordene el desenvolvimiento de la obra en beneficio de las viviendas que con todo sacrificio han venido pagando, para ir eliminando el pago constante de arrendamiento que tienen que incurrir por no haberse concluido las viviendas, para poseer una vivienda propia y digna y para cubrir lo previsto al respecto en la Constitución Bolivariana y así no afectar la visión humanista y socialista que el gobierno bolivariano está construyendo.

El Indepabis tampoco ha actuado oportunamente, por lo que a estas alturas resulta procedente elevar estos justos reclamos ante la causante directa del enredo en pleno desarrollo, es decir el TSJ, hasta llegar, si tampoco hay respuesta, a las puertas del mismísimo Palacio De Miraflores para pedir el auxilio del Comandante Presidente Chávez quien ha dado muestras fehacientes que es la instancia que le pone el cascabel al gato, ante la ineficiencia mas que demostrada del "Burocratismo Paralizante del Estado".

(*) Trabajador Jubilado del MPPCTI, Militante del PSUV

marcanoomarj@gmail.com, http://twitter.com/pueblopatriota

Imprimir artículo