"VENEZUELA SE RESPETA"

jueves, 4 de agosto de 2011

Otro motivo para que Chávez quede boquiabierto. Presunta malversación por Junta Administradora de Promotora Casarapa.

Omar Marcano (*)

Nuevamente los propietarios del Conjunto Residencial Auyantepui, ubicado en la Hacienda El Encantado, en la urbanización Macaracuay, el pasado 2 de agosto de 2011 han tenido que salir a la calle a protestar, por la falta de respuesta, ineficiencia estructural y presunta malversación de fondos perpetrada por el burocratismo de la Junta Administradora designada por el TSJ para administrar las cuentas paralizadas de PROMOTORA PARQUE LA VEGA, C.A, COMPAÑÍA DE INVERSIONES Y DESARROLLO COINDECA, C.A. y PROMOTORA CASARAPA, C.A, cuyo fin era reanudar la construcción de las viviendas y sus respectivos servicios, para el logro definitivo del permiso de habitabilidad de dichas Residencias. Y es que el dinero paralizado de ningún modo es propiedad de la Promotora Casarapa (responsable de la construcción de Auyantepui) ni de la Junta Administradora, sus legítimos propietarios son los dueños de los apartamentos de Auyantepui, ya que esos recursos fueron depositados por ellos en la respectiva cuenta bancaria para ser utilizados en la conclusión de sus viviendas.

Recordemos que los Propietarios del Conjunto Residencial Terrazas de La Vega presentaron una demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia contra los dueños de la Promotora Parque La Vega, en la que exigían la reubicación habitacional por daños a sus viviendas producto de deslizamientos en la zona. La sentencia resultó favorable a los propietarios de esas viviendas y por ello se ordenó el bloqueo de las cuentas antes citadas, pero perjudicó la continuación de las obras de Residencias Auyantepui, porque sus fondos quedaron atrapados en la cuenta de Promotora Casarapa.

Lamentablemente la citada Junta Administradora actualmente es objeto de una grave denuncia consignada ante las autoridades competentes por los propietarios de Auyantepui, luego de revisar la documentación correpondiente. Presuntamente dicha Junta ha utilizado los recursos para distintos fines a los previstos ya que las obras no han tenido avance alguno desde el mes de abril de 2011, a pesar de la promesa de reanudación de la mismas durante ese mes y consecuente entrega en el mes de septiembre de este año 2011, hecho que es poco menos que imposible de cumplir dado el estado nulo de avance de estas obras, comprobado por las inspecciones de profesionales de la contrucción.

Una de las denuncias que más resalta es la entrega mensual de importantes cantidades de dinero sin valuaciones conocidas de obra ejecutada, a la sociedad mercantil EDIFICACIONES DE VIVIENDA SOCIAL, EDIVISO, C.A. cuyo principal accionista es el Sr. Juan Guillermo Alamo Alamo, también propietario de las empresas antes nombradas, intervenidas por el TSJ. A pesar que la Junta fue advertida por los propietarios de Auyantepui sobre este conflicto de intereses, las entregas de dinero continuaron aduciendo que dicha empresa no fue intervenida por el TSJ y por su experiencia en la obra, algo que no lo puede creer ni el mas distraido interlocutor. Afortunadamente, el TSJ corrigió el error y esta última empresa (EDIVISO) fue también intervenida hace 2 semanas, pero ya el mal estaba hecho, ya que el dinero, obviamente, no fue utilizado para continuar las obras de las Residencias Auyantepui.

Con pesar, desde la Revolución debemos reconocer que el Estado no ha tenido precisión al escoger los miembros de las Juntas Interventoras de bancos, casas de bolsa y demás entes donde el "Cochino Dinero" está involucrado. Ineficiencia estructural, sobornos, cobro de comisiones y mal uso de fondos constituyen el lugar común de los "elegidos" para formar parte de estas importantes Juntas, una falta inexcusable que da otro motivo más para que el Comandante Presidente Chávez quede boquiabierto.

(*) Ingeniero Eléctrico (USB 1976). Trabajador Jubilado MPCTII. Militante del PSUV

marcanoomarj@gmail.com, pueblopatriota@yahoo.com, @pueblopatriota


Imprimir artículo