"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 21 de julio de 2012

Por qué el Chip anticontrabando?
Lo que no se dice del contrabando de combustible en la frontera
Omar Marcano (*)

El próximo 21 de agosto se cumple el cuarto año del convenio que estipula la exportación en la zona fronteriza con Colombia de 4 millones 500 mil galones de combustible mensuales (2,5 millones de galones salen por Táchira y 2 millones por Zulia), un galón es igual a 3,78 litros.

El convenio suscrito entre los dos gobiernos, además de favorecer la economía y al pueblo colombiano, busca frenar el contrabando en la frontera, pero la contraparte colombiana jamás cumplió el trato en ningún aspecto, por ello la decisión del Gobierno Bolivariano de instalar el Chip controlador del suministro de gasolina.

Por la frontera transitan unos 14 mil vehículos diarios, de los cuales, 70% se dedica al contrabando de gasolina, la contraprestación del acuerdo consiste en atacar el grave problema del contrabando y de la venta de gasolina en pimpinas por carretera y caminos verdes de la frontera con Colombia la cual nunca retiró los pimpineros de las calles y trochas, y por ello nada se solucionó. La pimpina (entre 20 y 24 litros) se ofrece en 30 mil pesos, es decir, BsF 100, en cambio, el litro de gasolina de 91 octanos que venden las bombas pertenecientes al Servicio de Abastecimiento Fronterizo de Combustible, Safec, surtidas por el Menpet, está en BsF 1.

Aparte de todo, el combustible barato tampoco se reflejó en beneficios sociales pues los empresarios del transporte nunca trasladaron una tarifa económica y por el contrario se dedicaron a llenar los bolsillos con gasolina de muy bajo precio. Actualmente el galón de combustible en Colombia tiene un precio de Bs.F 25 , pero el trasladado con subsidio desde Venezuela y vendido en la frontera colombiana roza los Bs.F11,60, es decir, el valor es sensiblemente menor.

Colombia nunca cumplió debido a la falta de compromiso serio del gobierno colombiano, lo cual se tradujo en una ausencia total de control de los organismos de seguridad colombianos para disminuir ese contrabando, por lo que jamás se vio acción alguna. A esto se añade que los máximos jefes del contrabando de combustible son los paramilitares colombianos, quienes controlan el negocio en plena frontera, cobrando peaje a los caleteros que llevan las pimpinas.

La fuga ilegal de derivados del petróleo ha persistido y ha crecido porque las cisternas ilegales se unieron a las legales previstas en el convenio, a tal punto que ya se manejan cantidades que se acercan a los 40 millones de litros de gasolina, constituyéndose en un desangre fiscal para el Estado venezolano, ésto explica la instalación del Chip anticontrabado para controlar el suministro de este vital combustible.

Está claro que ni el pueblo zuliano ni tachirense jamás apoyarían semejante exabrupto, que ampara la extracción ilegal de la gasolina, de allí el llamado del Comandante Presidente Hugo Chávez al gobernador del Estado Zulia, y obviamente también al gobernador tachirense quienes parecen estar muy mal informados, convirtiéndose en cómplices del contrabando, ya sean inocentes o no!  
Por una Patria Socialista y e Independiente...Viviremos y Venceremos!

(*) Trabajador jubilado del MPPCTI

Imprimir artículo