"VENEZUELA SE RESPETA"

viernes, 26 de octubre de 2012

Apuntes en 5 Tiempos: iniciativa del Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI (Parte 2)

 Apuntes en 5 tiempos: argumentos

Política revolucionaria.
“Ningún espíritu sensible a la vida puede colocarse al margen de la política. La política no es una menuda actividad burocrática, sino la gestación y el parto de un nuevo orden social. Así como nadie puede ser indiferente al espectáculo de una tempestad, nadie tampoco puede ser indiferente al espectáculo de una revolución”. José Carlos Mariátegui

Para los/as revolucionarios/as la actual coyuntura histórica, representa una posibilidad concreta para elevar la conciencia socialista, privilegiar la acción política revolucionaria, mejorar los niveles de eficacia y calidad de nuestro quehacer político, informar, organizar y movilizar a los colectivos populares en un escenario de consolidación y profundización de la Revolución Bolivariana Socialista.

No podemos perder de vista que el imperialismo y sus lacayos se van a emplear a fondo para impedir que sigamos transitando hacia el socialismo en forma pacífica. Es por esto que debemos estar alertas y muy bien preparados en lo político, lo ideológico, lo comunicacional, lo organizativo, lo militar.

 
Debemos impulsar una profunda revolución autocrítica, dar la batalla de las ideas; contribuir al fortalecimiento permanente de las fuerzas sociales a través de procesos políticos revolucionarios; construir una cultura política antiimperialista, soberana e independiente e internacionalista; elevar nuestra conciencia política; participar en forma protagónica en el debate y en la toma de decisiones, hacer más y mejor práctica revolucionaria.

Economía socialista
Che aspiraba (…) poner la economía en función de las personas y no las personas en función de la economía”.Carlos Tablada (2001)

“En la sociedad capitalista la política jamás está separada de la economía y viceversa. Entre ambas hay una relación dialéctica”. Antonio Gramsci

A la hora de incorporar el tema económico en nuestra Agenda del Debate Revolucionario (ADR), debemos estar conscientes que al hablar de lo económico, nosotros/as los/as socialistas, debemos entenderlo como (…) la base para satisfacer todas las demás necesidades del país, de la educación, de una vida higiénica y saludable, la necesidad de una vida que no sólo sea de trabajo, sino de esparcimiento, la necesidad de satisfacer las grandes necesidades…”.

Debemos valorar igualmente, la importancia que tiene dedicarle toda nuestra atención a los temas económicos en el período de transición: la propiedad, el mercado, la producción económica, las relaciones económicas y el resto de las relaciones sociales que los hombres establecen en el proceso de producción. Debemos también incorporar en nuestra agenda, algunos de los siguientes conceptos y categorías marxistas: base material y riqueza económica, desarrollo de las fuerzas productivas, desarrollo de la producción, relaciones sociales de producción y relaciones económicas, producción y reproducción de la vida material y producción y reproducción de bienes de consumo. Estos conceptos y categorías marxistas nos van a servir para tener una visión muy rica e inteligible que integre el elemento económico y los elementos político-ideológicos en el proceso de construcción socialista.

Cultura de la resistencia
La cultura capitalista es utilizada como arma política represiva, como instrumento de perversión de la conciencia del pueblo venezolano, vía la cultura de masas y la acción farisaica de los medios de comunicación radioeléctricos e impresos, puestos al servicio de los más bastardos intereses transnacionales. Iraida Vargas/Mario Sanoja O.

No es posible comenzar a construir un modo de vida socialista, si no creamos al mismo tiempo, las condiciones que nos permitan echar las bases de una cultura socialista, una cultura revolucionaria que suplante los valores éticos y morales del capitalismo, por los valores del Socialismo Revolucionario. Una cultura socialista que se exprese en las diferentes dimensiones culturales de nuestro pueblo: su vida cotidiana, su vida política, su conducta, sus valores éticos, la manera como se asocian para producir y reproducir sus medios de vida, las relaciones de producción, la manera como producen los colectivos sociales. Una cultura socialista revolucionaria que sustituya la cultura del petróleo que nos legaron el imperialismo y las transnacionales petroleras. Una cultura socialista que sea sepulturera de la cultura capitalista, propia de relaciones de explotación, justificadora de la apropiación del trabajo ajeno, del egoísmo, del individualismo, del afán de lucro, una cultura que todo lo convierte en una mercancía factible de ser intercambiada, una cultura signada por la codicia depredadora del planeta; una cultura de la sospecha y el miedo; una cultura homogeneizadora y totalitaria; una cultura de racismo y odio; una cultura de guerra. Una cultura para la muerte.

Necesario es, por tanto, incorporar en nuestra agenda de debate y praxis revolucionaria, el tema de la cultura socialista y su papel en el cambio ideológico y la formación de la conciencia política de la resistencia a la cultura del petróleo, la cultura del american way of life.

Comunicación alternativa.
“El lenguaje no es inocente. Las palabras no matan pero ayudan a justificar el crimen. Y a perpetuarlo”. (Raul Cazal en Le Monde “el Dipló”diplomatique. Edición venezolana. Año II, Número 6. Caracas, febrero de 2009)

Se recrudece la ofensiva terrorista mediática contra la Revolución Bolivariana y contra nuestro líder el camarada-Presidente Hugo Chávez. Como revolucionarios y revolucionarias debemos estar claros que la feroz guerra mediática financiada por el imperialismo y desarrollada por los medios de difusión golpistas y terroristas se va a intensificar a medida que se profundice la revolución.
Estamos siendo atacados desde distintos flancos y con las más perversas y manipuladoras estrategias de mercadeo, publicidad, comunicación, información y contrainformación, es la artillería pesada propia de una verdadera guerra ideológica y mediática. El enemigo oligarca cuenta con muchas ventajas ya que tiene poderosísimas armas: la televisión, las grandes cadenas de noticias mundiales, la prensa nacional y regional, la radio.
Como comunicadores/as de la Revolución Bolivariana Socialista, debemos estar claros que la comunicación se ha convertido en un aspecto estratégico de la política y el petróleo; debemos igualmente estar en capacidad de descifrar qué es lo que se esconde detrás de la guerra mediática; cuáles son los verdaderos intereses que están detrás de esa fachada ideológica del capitalismo, en la que se han convertido los medios de difusión apátridas y golpistas, legitimadores del sistema de dominación capitalista.



Petróleo para la vida.
“La ignorancia petrolera generalizada ha sido el caldo de cultivo propiciador de todas las trapisondas antinacionales que en los últimos años se han impuesto como “política petrolera”. Carlos Mendoza Potellá (2000)

Como parte del proceso de transnacionalización de nuestros recursos energéticos, la oligarquía y las cúpulas de los partidos políticos del puntofijismo, lacayos de las transnacionales, sacaron del debate público el tema petrolero, impidiendo con ello que el pueblo conociera los temas vinculados a un elemento tan sensible a nuestra soberanía nacional (…) nos tenían de espaldas para que no tuviéramos conciencia de lo que aquí estaba pasando (…) no cometamos el error de olvidar o no estudiar las raíces de todos los asuntos que se están debatiendo en nuestra política, como el petróleo”. Rafael Ramírez.

Esta coyuntura socio-política, nos exige popularizar el conocimiento sobre la industria petrolera, prepararnos para convertir a Venezuela en una potencia energética regional y fortalecer la integración energética latinoamericana y caribeña, acelerar la siembra de petróleo, profundizando la internalización de los hidrocarburos para fortalecer la diversificación productiva y la inclusión social.

El petróleo es decisivo para la captación de recursos del exterior, la generación de inversiones productivas internas, la satisfacción de las propias necesidades de energía y la construcción del Modelo Productivo Socialista. De allí que no podemos seguir echando a un lado un asunto tan vital para la Revolución.  Necesario es, por tanto, que incorporemos el tema petrolero y la historia de la industria petrolera en nuestra agenda del debate revolucionario (ADR), como materias fundamentales de reflexión en nuestro proceso de formación política permanente. El petróleo es una materia de tanta importancia para la Patria y la Revolución como para seguir dejándosela sólo a los “petroleros”.



Imprimir artículo