"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 28 de octubre de 2012

APUNTES EN 5 TIEMPOS / VOL.UMEN III (Un ABC de conocimientos energéticos y petroleros)



“La ignorancia petrolera generalizada ha sido el caldo de cultivo propiciador de todas las trapisondas antinacionales que en los últimos años se han impuesto como “política petrolera”. Carlos Mendoza Potellá (2000)

Como parte del proceso de transnacionalización de nuestros recursos energéticos, la oligarquía y las cúpulas de los partidos políticos del puntofijismo, lacayos de las transnacionales, sacaron del debate público el tema petrolero, impidiendo con ello que el pueblo conociera los temas vinculados a un elemento tan sensible a nuestra soberanía nacional (…) nos tenían de espaldas para que no tuviéramos conciencia de lo que aquí estaba pasando (…) no cometamos el error de olvidar o no estudiar las raíces de todos los asuntos que se están debatiendo en nuestra política, como el petróleo”. Rafael Ramírez.

Esta coyuntura socio-política, nos exige popularizar el conocimiento sobre la industria petrolera, prepararnos para convertir a Venezuela en una potencia energética regional y fortalecer la integración energética latinoamericana y caribeña, acelerar la siembra de petróleo, profundizando la internalización de los hidrocarburos para fortalecer la diversificación productiva y la inclusión social.

El petróleo es decisivo para la captación de recursos del exterior, la generación de inversiones productivas internas, la satisfacción de las propias necesidades de energía y la construcción del Modelo Productivo Socialista. De allí que no podemos seguir echando a un lado un asunto tan vital para la Revolución.  Necesario es, por tanto, que incorporemos el tema petrolero y la historia de la industria petrolera en nuestra agenda del debate revolucionario (ADR), como materias fundamentales de reflexión en nuestro proceso de formación política permanente.

El petróleo es una materia de tanta importancia para la Patria y la Revolución como para seguir dejándosela sólo a los “petroleros”.
 

Imprimir artículo