"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

martes, 23 de octubre de 2012

Presentación del Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI (FRENCOR SXXI)


“La Revolución Bolivariana se mueve en terrenos de elecciones oligarcas”. Antonio Aponte
Uno de los grandes dilemas de las revoluciones pacíficas es cómo consultar la opinión popular sin dejarse atrapar en el espejismo de las elecciones oligarcas, que son castradoras de las expresiones populares más enérgicas, evitadoras de la organización popular. Las elecciones oligarcas distraen con la simulación de consulta a la población, pero además tienen la ventaja de desmovilizar a la sociedad, aislar a sus individuos, impiden construir un tejido social, no lo necesitan, les basta con hacer grandes actos, muchas cuñas, en definitiva, un manejo mediático del asunto.

La Revolución Bolivariana, que por razones históricas tiene que dar batallas en este escenario, debe ir a las elecciones oligarcas con otro criterio, con otra conducta. Si vamos a las elecciones con criterio oligarca, viéndolas como un ejercicio de mercadeo, participamos en la difusión de valores, conductas oligarcas, y a la larga estamos trabajando contra la Revolución.


Reflexión necesaria:

Para los/as revolucionarios/as, las elecciones representan una coyuntura extraordinaria para obtener contundentes victorias políticas e ideológicas. Representan una posibilidad concreta para elevar la conciencia del deber social; organizar e informar en un escenario de profundización de la revolución dentro de la revolución, enrumbados todos y todas hacia el Socialismo Revolucionario en el Siglo XXI. Las elecciones debemos asumirlas como eventos políticos que deben potenciar la movilización de los grandes sectores populares, realizar acciones de profundización que nos acercan al Socialismo, ese debe ser fundamento de nuestro quehacer político en el marco de los procesos electorales. Tener claro también que la estrategia nuestra, la construcción del Socialismo, debe determinar la táctica electoral. Las elecciones deben servir para seguir echando las bases de un nuevo Estado: el Estado revolucionario del poder popular. Los/as revolucionarios/as debemos ver los errores y deficiencias de la Revolución y corregirlos, conectarnos con la gente, convencerla que la propuesta oligarca es un fraude, que ellos no pueden conseguir la paz ni la prosperidad porque son capitalistas, y que sólo el Socialismo es la solución a los problemas que el capitalismo ha creado.

 Rem tene, verba sequentur (cuando las ideas están claras, la palabra fluye)
´
“Dentro del frente único cada cual debe conservar su propia filiación y su propio ideario. Cada cual debe trabajar por su propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la solidaridad de clase, vinculados por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria y la misma pasión renovadora”. Juan Carlos Mariátegui

“Debemos colocar en primer plano lo mediático, la lucha ideológica, la batalla de propaganda, la guerra cultural. Hoy es muy importante publicitar los logros de la Revolución, moralizar al campo bolivariano, debemos entender que aquí está el foco de la confrontación con el imperio y sus agentes nacionales, que hoy nada es más importante que la lucha ideológica”. Neftali Reyes (Debate Socialista, 2009)

Como comunicadores/as de la Revolución Bolivariana Socialista debemos echar las bases de un frente comunicacional que se proponga lograr algunos de los siguientes objetivos: promover la creación de redes de comunicadores/as en las comunidades; contribuir a conformar matrices de opinión favorables al proceso revolucionario; promover la creación los Mediacentros en núcleos y zonas de desarrollo endógeno para el fomento del uso de Internet y de todos los medios; contribuir con el proceso de formación de promotores del desarrollo endógeno sustentable; multiplicar el número de medios comunitarios y alternativos y fortalecer su alcance; promover la promulgación (y aplicación en forma estricta y rigurosa) de normativas que limiten el abuso cuantitativo y cualitativo de la publicidad; difundir y estimular la actividad de creadores e industrias culturales autóctonas; capacitar a las comunidades para la decodificación de los mensajes alienantes; promover y apoyar la conversión de las nuevas redes mediáticas en vehículos para la cultura y la educación popular; facilitar el proceso de definición de la Agenda del Debate Comunicacional Revolucionario (ADCR) en cada una de sus comunidades; promover con mucha fuerza la aplicación de la Ley Resorte en las comunidades; articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional; ser eficientes y efectivos en la gran tarea de nformar la verdad a gran escala; llevar a amplios sectores de las juventudes y las clases oprimidas las ideas, la cultura, el programa de acción y los mecanismos organizativos que gradualmente van tomando cuerpo en Suramérica (y en otras latitudes) como instrumentos de una lucha sin tregua posible contra el capitalismo en su agonía (América XXI); promover la creación de medios impresos de alcance latinoamericano para informar la verdad de Venezuela en todo el continente y proyectar la propuesta del socialismo bolivariano revolucionario; saber cómo combinar la letra impresa con la potencia restringida y a la vez inabarcable de Internet, más los medios audiovisuales que en todos los formatos posibles contribuyan a llevar la respuesta socialista en medio del derrumbe capitalista; producir una revista semanal de bajo costo, con pocas pero sustanciales páginas en formato tabloide, para encartar en diarios allí donde sea posible, para poder llegar al nuevo activo social, sindical y político latinoamericano-caribeño, al ejército de comunicadores de la revolución y que sirva de alimento para páginas web, foros de debate, blogs, videos,conferencias virtuales y todos los recursos que ponen al alcance las formidables conquistas de la ciencia y la técnica contemporáneas;
 
Imprimir artículo