"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 18 de noviembre de 2012

¿Qué es el Reformismo?



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
“…El reformismo, incluso cuando es totalmente sincero, se transforma, de hecho, en un instrumento de la burguesía para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia, La experiencia de todos los países muestra que los obreros han salido burlados siempre que se han confiado a los reformistas”. V.I.Lenin (Marxismo y reformismo)

“Los socialistas enseñan que la revolución es inevitable y que el proletariado debe utilizar todas las contradicciones de la vida social, toda debilidad de sus enemigos o de las capas intermedias para preparar de nuevo la lucha revolucionaria, para repetir la revolución en una liza más amplia, en condiciones en que la población adquiera mayor desarrollo. La burguesía y los liberales enseñan que las revoluciones no son necesarias, que son nocivas para los obreros, quienes no deben ‘meterse’ a hacer la revolución, sino que deben trabajar modestamente, como buenos chicos, para obtener reformas”. V.I.Lenin (El reformismo en el seno de la socialdemocracia rusa)

“Abandonar el campo reformista y tomar el revolucionario significa decidirse a luchar sin temor alguno, tener seguridad de la victoria y desafiar, cual David, al gigantesco poderío reaccionario, como lo han hecho todos los verdaderos revolucionarios de la historia…” Fabricio Ojeda (1966)

Corriente política que busca parches y remiendos para el capitalismo, reclamando reformas y migajas para el trabajador, pero sin cuestionar al sistema en su conjunto. Combate los efectos “no deseados” del sistema, no sus causas. Propone cambios graduales. Rechaza la confrontación con el poder. Limita la lucha a lo inmediato y puntual, sin apuntar a la totalidad.

Reflexión necesaria (y urgente):
“El reformismo es camaleónico y se escurre por todas partes. Anda por el mundo sembrando confusiones y anda por el mundo poniendo en las mesas de su vaso vacío. Los reformistas, entre otras cosas, se hacen pasar por revolucionarios o se hacen pasar por ‘progresistas’, su papel consiste en frenar todo avance y adueñárselo para negociar con él a favor de sus sectas. El reformismo siempre se interpone como ‘interprete’ o ´traductor´ del ‘sentir’ de los pueblos, se dedica a bloquear toda organización y movilizaciones que no logra controlar para sus fines de secta. Eso es parte de la expresión de uno de los enemigos más perversos de la clase trabajadora”. Fernando Buen Abad Domínguez (2008)

“En la actuales condiciones, la burguesía tiene escaso margen de maniobra y sus alcances reformistas son muy cortos. No pasa de un asistencialismo ramplón. De allí que, desde hace mucho tiempo, la clase dominante dé prelación al método de la violencia y del terror como estilo de gobierno cotidiano con la finalidad de destruir la organización y la respuesta popular, y descabezar su liderazgo. Por eso las posibilidades de reformismo son escasas y los reformistas lo son en una forma vergonzante”. Álvaro Vásquez del Real 

“Pero lo que queda claro es que o se avanza en la senda de una socialismo basado en el poder desde abajo, o el reformismo tibio de esta ‘burguesía nacional’ cuartarrepublicana aún enquistada en el Estado no alcanzará para contener los ataques de la derecha dura que terminarán quedándose con el petróleo, el verdadero botín de guerra en juego, hambreando y reprimiendo una vez más al pueblo”. Marcelo Colussi (2008)

Hoy, el principal enemigo de la Revolución es el Reformismo que la debilita. En él confluyen capitalistas bolivarianos, y capitalistas oligarcas, los dos tienen intereses comunes, los dos tienden puentes, a los dos les interesa truncar la Revolución que en su avance pone en peligro sus intereses, a los dos les conviene compartir un sistema político que yugule a la Revolución y les permita subsistir.

El Reformismo es atajo para la salida restauradora capitalista. El Reformismo, al plantear cambios superficiales que no son viables, distrae el rumbo revolucionario, tiene la conveniencia de no negar los cambios revolucionarios, no los enfrenta, los distrae, los disfraza. Fomenta la conciencia egoísta, es punta de lanza del Capitalismo.

El Reformismo es propio de la ideología de la pequeña burguesía. Es por eso que oscila entre el tremendismo, el desespero, y el escepticismo. Le interesa más convivir con el enemigo que superarlo. Confunde alianza con sumisión, diálogo con entrega, los cambios radicales le aterran.

Nota: Recomendamos la lectura y discusión colectiva de los trabajos del Colectivo Antonio Aponte: Granos de maíz y Debate socialista

 

Imprimir artículo