"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Apuntes en 5 Tiempos: Consumismo



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos

“La manipulación psicológica con el consumismo desarraigó al individuo-masa de los valores de su propia cultura, historia y tradiciones de origen, y lo convirtió en un alienado universalizado y sin conciencia.“Todo y todos dan culto a un único soberano: el mercado; él es el palacio que nos mantiene en el cobertizo del consumo compulsivo, del hedonismo desenfrenado, de la insolidaridad y del egoísmo”. Frei Betto


“Hoy,85% de los contenidos a los que tiene acceso la población del planeta está en manos del complejo financiero de Estados Unidos; la mayoría de productos nacionales, de lo que son los productos supuestamente hechos en nuestros países, repiten la misma fórmula,amplifican los valores capitalistas, consumistas y repiten sus posiciones ideológicas”. Yuri Pimentel (2008)



“Todo lo que no gire en torno a centros comerciales, medios de comunicación comerciales, es radicalmente excluido como ‘niche’, ‘campuruso’, ‘pasado de moda’, ‘chimbo’ y otros calificativos igualmente inclementes. El rechazo es generalmente iracundo, ¡Yo no como hallaquitas! Todo alimento que no sea comida rápida es rechazado con bascas y arcadas. Cualquier intento que no sea de ‘marca’ y fashionable es excluido con burlas y rudezas”. Roberto Hernández Montoya (2009)

Consumir, consumir, hiper consumir, consumir aunque no sea necesario, gastar dinero, hace shopping…todo esto ha pasado a ser la consigna del mundo moderno. Algunos-los habitantes de los países ricos del Norte y las capas acomodadas de los del Sur-lo logran sin problemas. Otros, los menos afortunados-la gran mayoría planetaria-no; pero igualmente están compelidos a seguir los pasos que dicta la tendencia dominante: quien no consume está out [fuera], es un imbecil, sobra, no es viable. Aunque sea a costa de endeudarse, tienen que consumir.



El capitalismo industrial del siglo XX dio como resultado las llamadas sociedades de consumo donde, aseguradas ya las necesidades primarias, el acceso a banalidades superfluas pasó a ser el núcleo central de toda la economía. Desde la década de los 50, primero en Estados Unidos, luego en Europa y Japón, la prestación de servicios ha superado largamente la producción de bienes materiales. Y por supuesto los bienes masivos suntuarios o destinados no sólo al aseguramiento físico (recreación, compras no unitarias sino por cantidades, mercaderías innecesarias pero impuestas por la propaganda, etc., etc.) encabezan por lejos la producción general.



La actitud de las sociedades que han seguido la lógica del hiper consumo no es detener el mismo, repartir todo lo producido con equidad para favorecer a los desposeídos, detener el saqueo impiadoso de los recursos naturales. No, por el contrario el consumismo trae más consumismo.



Reflexión necesaria (y urgente)



Dictando modas, fijando patrones de consumo, obligando a cambiar los productos con ciclos cada vez más cortos, haciendo sentir un primitivo a quien no sigue esos niveles de compra continua, con refinadas técnicas de comercialización (propaganda engañosa, manipulación mediática que no da respiro, crédito obligado), el gran capital dominador cada vez más omnímodo de la escena económica planetaria, impone el consumo con más ferocidad que nunca.
 

Imprimir artículo