"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

martes, 4 de diciembre de 2012

Apuntes en 5 Tiempos: Petróleo, guerras y golpes de Estado



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
“La historia del petróleo ha estado impregnada de la sangre, el sudor y la miseria de los pueblos, como resultado de la expansión del imperialismo y en especial del imperialismo yanqui, cuyo afán de lucro y beneficio se refleja en el desarrollo del subdesarrollo de los países del tercer mundo”. Hugo Pons (1979)

“La realidad cabe en una palabra: energía. Un país que no gasta energía es como un ser humano que se pasara la vida sin hacer nada, tendido en la cama: está casi muerto. Un país que no posee fuentes de energía suficientes en su territorio debe ir a buscarlas en otra parte para vivir: es el caso del Japón, de Inglaterra, de Francia. Un país cuyas riquezas naturales lo han hecho tan poderoso que necesita más actividad, también va a buscarla en otros sitios, como es el caso de los Estados Unidos. Ahora bien, esta energía, más que el carbón, la electricidad o el átomo, es el petróleo. “Buscad el petróleo”, podría decirse a los seres humanos preocupados por comprender lo que pasa a su alrededor. En las causas o en el desarrollo de casi todos los conflictos desde principios del siglo [XX], se encuentra el petróleo”. Jacques Bergier y Bernard Thomas (1970)


“(…) con el petróleo no se juega. Esta materia prima estratégica refleja, en torno a su extracción, distribución y comercialización, todas las tensiones a las que está sometido el sistema. Terrorífica, llega a ser la lucha encarnizada por controlar sus multimillonarios beneficios, adoptando muchas veces la forma de brutales guerras y agrios enfrentamientos inter-imperialistas por el dominio de las áreas de extracción”. Bárbara Areal (El Militante España)

El mundo se mueve con petróleo, y la política mundial también. El atentado contra las torres gemelas del 11 de septiembre de 2001 sirve a la administración estadounidense de coartada para lanzar una ofensiva de guerras “preventivas” cuyo explícito objetivo consiste en poner mano por la fuerza a las reservas de hidrocarburos del planeta y a las zonas estratégicas por las cuales son transportados éstos. Bajo tal signo se libra la invasión de Afganistán, y se prepara de inmediato la guerra de Irak, con el alegato que luego resulta falso de que este país dispondría de armas de destrucción masiva.

“En torno a la pugna por el petróleo ha habido guerras en el mundo, han caído o ascendido gobiernos, y se han tejido en general toda clase de enconadas-y con frecuencia sórdidas luchas por el poder. En nuestro país por ejemplo, a principios de siglo, al gobierno de Cipriano Castro le tocó lidiar con una rebelión financiada por la compañía asfaltera New York and Bermúdez Company, a raíz de un conflicto con la misma; situación que produjo la ruptura de relaciones por parte de Estados Unidos y la propiciación activa de ese país del derrocamiento del gobierno de Cipriano Castro en 1908, para dar paso a la dictadura de Juan Vicente Gómez, mediante la cual el dominio petrolero se entronizaría en Venezuela”.

Hitler era consciente de que la dependencia de su país respecto de una maquinaria de guerra alimentada con carbón había costado a Alemania perder la primera Guerra Mundial. Desarrolló una industria nacional de combustible sintético y Alemania entro en guerra con Rusia para asegurarse el acceso a los yacimientos petrolíferos de Baku. Invadió Rusia el 22 de junio de 1941 y en agosto de 1942 llegó a los yacimientos de Maikop en el Cáucaso solo para comprobar que los rusos habían volado los pozos y las refinerías.

El ataque de Japón a Pearl Harbor estaba destinado a asegurarse el acceso al control del petróleo de las Indias Holandesas. El resultado de la segunda guerra puede explicarse por el hecho de que los aliados controlaban el 86% de las reservas mundiales de petróleo.

A partir de la Segunda Guerra Mundial el acceso a las reservas petroleras del Oriente Medio fue un elemento central de la política exterior americana. En la Guerra del Golfo (1990) murieron 100.000 soldados iraquíes en el conflicto así como 148 soldados norteamericanos.

Reflexión necesaria:

“La industria petrolera ha sido y es, incuestionablemente, la principal protagonista en estas aventuras [guerreristas] del gran capital en las potencias metropolitanas y especialmente en los débiles países concesionistas. El uso del poder político metropolitano-con la utilización de las armas o sin ellas- ha estado indefectiblemente ligado al origen y al sostenimiento de la explotación monopolista extranjera en dichos países, sobre una base colonial o semicolonial preexistente o creada ad hoc. Para comprobarlo no hay más que recordar el status jurídico o de facto en que se encontraban los principales países productores de petróleo, aparte de Estados Unidos, cuando se otorgaron las concesiones (Medio Oriente, colonias o semicolonias británicas; Indonesia, colonia holandesa; Canadá, protectorado británico; Argelia, colonia francesa; y el caso de Venezuela a que hemos aludido: montaje de un régimen títere por intervención armada de Estados Unidos y otras potencias). Estos antecedentes y el peso aplastante de las gigantescas corporaciones internacionales petroleras determinan que éstas se conviertan, por gravedad casi, dentro de los países huéspedes, en un Estado dentro del Estado, y muchas veces en un Estado por encima del Estado local. Es más, la superioridad del “Estado petrolero” sobre los pequeños Estados locales es tan desproporcionada que ya no requiere usar tan a menudo la intervención política abierta y espectacular, pues la manipulación de los simples mecanismos económicos basta para generar presiones suficientemente poderosas como para determinar con frecuencia los cambios a que aspiran las compañías. De ahí que éstas no necesitan la intevención activa de “sus” respectivos gobiernos para la protección de sus intereses sino en casos de conflicto grave, sin que esto signifique que la sola “presencia” de los Estados metropolitanos y su disposición a venir en ayuda de sus súbditos ante cualquier eventualidad amenazante no juegue un importante papel en la “contención” de reformas demasiado audaces por parte de los movimientos nacionalistas.

“A tal respecto, la política oficial norteamericana-pongamos por caso- se inspira en el principio enunciado por el presidente Coolidge: ‘La persona y la propiedad de un ciudadano son parte del dominio de la Nación, aún cuando estén en el exterior” (Mensaje a la Associated Press, abril, 1927) Francisco Mieres (1969)

“En efecto, en el libro del doctor Manuel Egaña Tres Décadas de Producción Petrolera se citan documentos de organismos oficiales que expresan tales propósitos. Sostiene el Departamento de Estado: ‘La política petrolera nacional de los Estados Unidos debe estar dirigida a asegurar a los ciudadanos americanos el acceso a los recursos petroleros del mundo en iguales términos con los nacionales de otros paises. El petróleo poseído por nacionales de Estados Unidos es tan aprovechable para la seguridad nacional como el petróleo poseído o compartido financieramente por el gobierno de los Estados Unidos”. Francisco Mieres

“Por su parte, ‘el Departamento de Guerra propugnará enfáticamente la continuación de nuestras operaciones en el exterior… Las compañías americanas no solamente deben continuar sino aumentar su producción de petróleo extranjero. Es preciso comprender que los recursos y desenvolvimientos petroleros de los Estados Unidos en el extranjero pueden presentar problemas de evacuación de personal y de protección de la propiedad, especialmente en períodos de perturbación o de amenaza de ésta’.

“Los ciudadanos americanos deben ser plenamente protegidos por nuestro Gobierno en el desarrollo de sus legítimas empresas en el Medio Oriente y otros campos extranjeros. Deben tener la seguridad de que pueden competir en igualdad de condiciones con los de otros países en esos campos, y de que sus propiedades y otros derechos son cabalmente respaldados por nuestro Gobierno”.

“El Departamento de Marina precisa: ‘Hay tres principales fundamentos que deben informar el respaldo a la posesión de concesiones extranjeras por ciudadanos estadounidenses, si éstas han de ser de efectiva utilidad en tiempos de emergencia:

1)    Deben ser poseídas o controladas por ciudadanos de Estados Unidos;

2)    El Gobierno de los Estados Unidos debe mantener relaciones internacionales amigables en su ayuda;

3)    La fuerza militar de los Estados Unidos debe ser lo suficientemente poderosa para proteger las líneas de comunicación con los países en los cuales estén situadas las concesiones’. (Manuel Egaña: Tres décadas de Producción Petrolera, p.93).

“Ninguna otra industria ha penetrado tan a fondo en el gobierno con su personal, o ejercido influencias sobre una gama tan amplia de la actividad gubernamental…Después de la Primera Guerra Mundial, y en especial desde la segunda, la prmoción de los intereses petroleros de los Estados Unidos ha sido la principal preocupación del Departamento de Estado y la protección de los mismos una ocupación de primordial importancia de las fuerzas armadas norteamericanas en el extranjero”. Perlo, El imperio de las altas finanzas, Edt.Platina, Buenos Aires, 1962, p.192

“El profesor Zimmermann, en Recursos e Industrias del Mundo, F.C.E., México, 1957, p.509 recuerda la frase de Joseph S. Davis al respecto: ‘El petróleo es una notable fuente de combustible, lubricante y fricciones internacionales’ y añade: ‘Algunos escritores han llegado a decir que las guerras modernas se hacen con y por el petróleo. No cabe la menor duda de que las guerras, hoy en día, se hacen y especialmente se ganan con petróleo. Durante la Primera Guerra Mundial, la mayor parte de las marinas de guerra quemaban carbón; en cambio, durante la Segunda Guerra estaban totalmente accionadas por petróleo. Mientras durante la Primera Guerra Mundial había miles de aviones, en la Segunda Guerra Mundial había docenas de miles y la demanda unitaria de combustible de cada uno de ellos fue mucho mayor que la de sus predecesores’.

“Hoy en día el petróleo es el principal material estratégico, y las cantidades necesarias para sostener cualquier guerra futura serán asombrosas. La fuente de abastecimiento de ese petróleo es el grav problema que preocupa a los estrategas y hombres de estado de todas las naciones, especialmente de las grandes potencias, que no pueden eliminar con seguridad la posibilidad de una guerra futura.

“Ningún otro país ha permitido que toda su economía dependa tan completamente del petróleo como la de los Estados Unidos. Como hoy en día es la nación más poderosa del mundo [sus] necesidades de petróleo son grandes e imperiosas; las fuentes de abastecimiento dan señales de rendimientos decrecientes”. Zimmermann, 1957

“Cherchez le pétrole; esta frase es la clave de las tragedias y de las comedias internacionales, como Cherchez la femme es la clave de las relaciones humanas…El petróleo no es el único casus belli de nuestra época, pero aunque se carrera no data de largo tiempo, ha causado ya más conflictos que el ideal cristiano. Y causará todavía muchas víctimas, al hacerse más y más indispensable para la actividad industrial…Hay que combatir las fuerzas que hacen la guerra. Los reyes del petróleo son hoy las más importantes de esas fuerzas. Por su riqueza, su vasta organización y por la situación que ocupan en las naciones, estos monarcas ejercen una gran influencia política y son todopoderosos sobre los gobiernos. Cuando surge una dificultad, los ministros prefieren salvar los intereses de algunso reyes del petróleo antes que los de la nación”. L. Fisher
(1926)

Anotaciones:

L. Fisher en Oil Imperialism Internacional, New York, 1926 

Zimmermann, en Recursos e Industrias del Mundo, F.C.E., México, 1957

Mieres, Francisco (1969) El petróleo y la problemática estructural venezolana. Caracas, Venezuela. Instituto de Investigaciones. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad Central de Venezuela.

Bergier, Jacques y Thomas, Bernard (1975) La guerra secreta del petróleo. Barcelona, España: Plaza &Janes, S.A., Editores.
 

Imprimir artículo