"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 2 de diciembre de 2012

Apuntes en 5 Tiempos: Sabotaje petrolero (2002-2003)



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos 

 “Debemos recordar que, producto del sabotaje a la industria petrolera, el primero de enero de 2003 el país estaba produciendo solamente 23 mil barriles de petróleo por día, los puertos estaban bloqueados, las refinerías fueron saboteadas, los sistemas de control fueron saboteados por empresas internacionales y se montó una conspiración para intentar dar un golpe continuado contra el Presidente de la República. Eso no debemos olvidarlo jamás, debe estar sembrado en la conciencia de nuestra nación, de los trabajadores, y por eso en torno al tema petrolero necesitamos ser todo lo radical que debamos ser, y todo lo contundente que amerite esta situación”. Rafael Ramírez (2008)

El fracaso del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, no condujo a la derrota de la contrarrevolución. La política de impunidad desarrollada a favor de los golpistas por el Tribunal Supremo de Justicia, la complicidad de los fiscales del Ministerio Público y muy especialmente la sistemática y abrumadora campaña de incitación a la violencia, a la desobediencia y al golpe de Estado por parte de los medios de comunicación, debilitaron al Gobierno Revolucionario y que llevó a la pronta recuperación de los cabecillas de la contrarrevolución.

En diciembre de 2002, volvieron a montar un poderoso aparato de agresión contra la Constitución y el Presidente Chávez. Esta vez con los gerentes de PDVSA, jugando el principal papel. La convocatoria de FEDECAMARAS y la mafia sindicalera adeco-copeyana al paro comercial, industrial y laboral fracasó ruidosamente. A la gerencia petrolera le correspondió asumir la conspiración, también esta vez mediante el sabotaje y los atentados terroristas y con la participación de agencias y mercenarios extranjeros”. Los gerentes peroleros lograron de nuevo causar daños considerables a refinerías, salas de bombeo, plantas de gas, pozos petroleros y las más diversas instalaciones de la industria. El golpe principal fue dado al paralizar los buques petroleros y el suministro de gasolina. La acción en los buques tanques fue posible porque hubo un abierto soborno de capitanes y oficiales con financiamiento de agencias y “fundaciones” de Estados Unidos y la intervención de empresas de seguros, armadores, etc., de origen norteamericano y europeo.


¿Cuáles fueron algunos de los aspectos más importantes del plan de sabotaje de la industria petrolera?

*  Paralización de sistemas de distribución de gasolina por tierra en el país.

*  Paralización de sistemas de distribución de combustibles por barco.

*  Paralización de puertos, muelles y remolcadores, lo que implicaba obstaculizar toda salida de combustrible, y con ella obligar a la paralización de las refinerías y de la producción del crudo y gas.

Reflexión necesaria (y urgente)
“Voy anunciar algo que no me dejaron anunciar, yo lo iba a anunciar ese día y no me dejaron [el 11 de abril], no hubo tiempo, la situación no lo permitió, pero ese día. ¿Qué día fue? ¿Once? Once. Aquí vino el presidente de Petróleos de Venezuela, Gastón Parra Luzardo, y me dijo: ‘Presidente, para contribuir con la búsqueda de una solución definitiva al problema de PDVSA’…Que no dejamos de reconocerlo como un problema producto de esa transición, esos cambios y errores que se cometen de allá y de acá, y que nos tenía muy preocupados y que sí es un problema real, no es virtual, pero sobre el problema real se montó el virtual y la conspiración, que trató de desconocer y de patear a nuestro pueblo y nuestra Constitución. Así que el doctor Gastón Parra me trajo, deben estar allí, yo ni siquiera me llevé nada de papeles, se quedaron todos allí, me trajo la renuncia colectiva, una renuncia de toda la junta directiva de Pdvsa, y yo acepté la renuncia como se la acepto a todos, para abrir el camino a una recomposición de la junta directiva de Petróleos de Venezuela, para fortalecerla y sobre todo para darle la capacidad necesaria para continuar impulsando esta importante empresa petrolera. Así que le hago un llamado a todos los trabajadores de la nómina mayor, de los demás sectores, técnicos medios y los trabajadores, no se atropellará a nadie, pero hago un llamado a que trabajemos, que depongamos algunas actitudes y nos vamos a trabajar; para producir, para refinar, para exportar, para vender petróleo y sus derivados y poner en el tope de eficiencia y eficacia esa empresa que es-como hemos dicho-de todos los venezolanos”. Hugo Chávez, 14 de abril de 2002.

“Ante la situación que vive el país y las informaciones que se están divulgando a través de los medios de comunicación social en relación con los supuestos cambios en la organización de Petróleos de Venezuela, desmiento enfáticamente los rumores sobre mi renuncia a la Presidencia de esta empresa, así como la de cualquier otro miembro de la Junta Directiva.

En estos momentos todos en la Junta directiva, como cuerpo colegiado y en acatamiento de nuestras responsabilidades, estamos concentrados en restituir la normalidad operativa de la principal industria del país, con respaldo de un grupo significativo de trabajadores en todo el territorio nacional.

Es oportuna la ocasión para expresar nuestro reconocimiento al persona que está llevando adelante las diversas actividades en las oficinas y áreas industriales del país, apoyando la restitución de la normalidad operacional y el cumplimiento de los compromisos que tiene PDVSA ante la comunidad nacional e internacional.

De igual manera, quiero informar que en estos momentos la Corporación no está tomando ninguna represalia contra sus trabajadores. No obstante, la Empresa, apegada a sus procedimientos internos y normativas laborales, evaluará los diferentes casos que así lo requieran.

En cuanto al uso de PDVSA como instrumento y foco de atención para apalancar posiciones políticas, reitero mi llamado a la reflexión a nuestros trabajadores, para que actúen apegados a la ética profesional y a los valores y vocación de servicio que siempre han caracterizado a la gente de la Empresa.

Insistimos en recordarle a los trabajadores, en todos sus niveles, la responsabilidad que tienen en el cumplimiento de sus obligaciones con la Empresa y con la nación venezolana, y evitar acciones que afecten las actividades operacionales y administrativas, todo lo cual resulta en daños irreparables a la imagen, reputación y, en general, al futuro de la Corporación y de Venezuela”. Ali Rodríguez Araque. Caracas, 06 de diciembre de 2002.
 

Imprimir artículo