"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 27 de enero de 2013

Apuntes en 5 Tiempos - Alternativa petrolera de 1983



Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos.
¿Cuál es el origen de la verdadera alternativa petrolera? La historia nos enseña que los grandes trusts petroleros, apoyando y apoyándose en la más sangrienta tiranía padecida por el pueblo venezolano-la de Juan Vicente Gómez-, no sólo lograron acaparar y controlar los más ricos y extensos yacimientos de petróleo, sino, con el contubernio de las autoridades, someter a exhaustiva explotación a los trabajadores venezolanos, encerrados en ‘campos petroleros’-especie de pequeños estados dentro del Estado-en los que regían las leyes que despóticos superintendentes elaboraban y hacían cumplir con sus propias policías represivas o ‘guardias blancas’. La experiencia acumulada en estos tétricos años por el pueblo venezolano, el cúmulo de padecimientos que en carne propia sufrió, le dieron la comprensión clara de lo que el sistema de concesiones significaba como instrumento de extorsión económica, de opresión política, de atropellos a su dignidad de seres humanos”.  Salvador de la Plaza (1966)


“Suponemos que este tema “La alternativa petrolera de 1983”, ha sido escogido por los organizadores de este panel partiendo de una interpretación, a más de apresurada, limitada, de la situación petrolera general del país, y ello, por una parte, porque las concesiones que vencerán su término en 1983, no obstante ser las más extensas y ricas hasta ahora conocidas y estar siendo explotadas por trusts extranjeros, no abarcan todas las áreas del territorio susceptibles de contener petróleo, como, por la otra, por haberse pronunciado ya el Ejecutivo, precisamente en estos últimos meses con la implantación de una nueva política de celebración de ‘contratos de servicios’, a favor de que continúe la injerencia del capital extranjero en la explotación de nuestro petróleo, dirimiendo así, con anticipación de 17 años, la ‘alternativa petrolera’ supuesta a plantearse en 1983. Se ha afirmado que los ‘contratos de servicios’ de servicio a celebrarse, tendrán de duración de 15 a 20 años contados desde que comience la explotación comercial de las áreas que sea objeto de negociación con empresas de capital extranjero, por lo que no es aventurado afirmar que en 1983,o antes, el Ejecutivo proceda a negociar ‘contratos de servicio’ con las Compañías cuyas concesiones cumpliesen el término de su vencimiento en ese año, a manera de ‘sustitución’ de na renovación de sus concesiones que el Ejecutivo, por otra parte,no estaría obligado por la Ley a otorgar, generalizando así y unificando toda la explotación del petróleo en Venezuela bajo el nuevo sistema que han resuelto implantar, Ejecutivo y Compañías petroleras, y con el cual liquidan la aspiración de la mayoría de los venezolanos de que el petróleo depositado en nuestro subsuelo sea extraído, manipulado, refinado y vendido en el interior y exterior directamente por la Nación a través de su propia Empresa Estatal.

“¿Se mantendrá en 1983 el statu quo de coexistencia de áreas explotadas directamente por el Estado-las ‘asignadas’ y las que en adelante se ‘asignen’ a la Corporación Venezolana del Petróleo-y de áreas sobre las cuales existen hoy concesiones y que se otorgarían de nuevo a los actuales concesionarios? o, por el contrario, ¿asumirá el Estado en 1983 la explotación directa de las parcelas que readquirirá la Nación al extinguirse las concesiones por vencimiento del término de su duración y, en tal caso, de todos los yacimentos petroleros conocidos, así como de los que fueren localizados por la Corporación Venezolana del Petróleo antes y después de 1983?

“Tal alternativa no se planteará en 1983, porque ya ha sido resuelta como autorizan a afirmarlo los documentos emanados del Ejecutivo con motivo de la discusión de los ‘acuerdos petroleros’, cuya ratificación ha sido ya anunciada, así como el anteproyecto de ‘bases y normas’ para la celebración de ‘contratos de servicios’ elaborado por la Comisión Nacional de Energía, aprobado por el Gabinete y enviado al Congreso Nacional para su conocimiento y fines.

“Así pues, con bastante anticipación a 1983 ha sido eliminada la supuesta alternativa y, por ello, que nos parezca en consecuencia que este Panel o Mesa Redonda, en lugar de enfrascarse en una discusión sobre una situación que ya no estará vigente en 1983, se aboque a examinar la solución que recientemente el Ejecutivo ha adoptado para finiquitar la alternativa petrolera-que si podemos considerar la verdadera-que desde 1936 viene siendo planteada por las fuerzas progresistas, solución que, por otra parte, las Compañías nunca han dejado de sugerir y de presionar a su favor con todos los medios a su alcance, empeñadas en conservar su hegemonía sobre la explotación de todo nuestro petróleo”.

De acuerdo con la tesis defendida por Salvador de la Plaza en la Mesa Redonda organizada por la Comisión de Estudio del III Congreso Venezolano de Ingeniería Eléctrica y Mecánica el día 8 de diciembre de 1966, la verdadera alternativa petrolera implicaría:

a)    La explotación, manipulación y venta directamente por el Estado de todos los recursos naturales no renovables que posee la Nación-petróleo, gas, hierro, níquel, aluminio, etc.;

b)    el rechazo absoluto de las fórmulas de ‘sociedades mixtas’ y de ‘contratos de servicio’, con las cuales, so pretexto de facilitar la explotación de los recursos naturales no renovables, éstos están siendo entregados a la rapacidad del capital extranjero;

c)    la instalación por el Estado y bajo su directo control y responsabilidad, de plantas de reducción, refinación, licuefacción, purificación, etc., para el tratamiento de los recursos naturales no renovables, así como de plantas de transformación de esas materias primas y de producción de artículos semielaborados y acabados-siderúrgica, petroquímica, etc.;

d)    el aseguramiento del mercado interno para esos productos, subproductos y derivados y participación con ellos en el mercado mundial por medio de su venta directa o en trueque por maquinarias, equipos y en general bienes de capital, sin exclusión de países. Comercio abierto a base de igualdad de tratamiento y de mutuas y recíprocas ventajas;

e)    la incorporación de la población campesina al proceso de la producción, su organización en centros agrarios y organización del intercambio interno de los productos agropecuarios e industriales, como meta de realización de la Reforma Agraria y requisito imprescindible para el desarrollo de la economía en general; y

f)     el financiamiento a base de la reinversión del capital que ingresa al Erario Nacional por concepto de la venta del ‘royalty’ petrolero y por concepto de los beneficios que obtengan en sus ejercicios anuales las Empresas Estatales

Demandaba igualmente Salvador de la Plaza, en el marco de ese evento, que era necesario darle un expreso respaldo a la Corporación Venezolana del Petróleo. Condenación de la proyectada conversión de esa Empresa Estatal en “puente” para la celebración de “contratos de servicio” con los trusts extranjeros. Facilitación de financiamiento para la más inmediata instalación de una gran refinería de petróleo nacional.

Exigía también la condenación y, por tanto, su nulificación, del convenio celebrado por la Petroquímica con el trust norteamericano Union Carbide, el que implicaba traspasar a ese trust el control de la producción petroquímica del país.

Nota: recomendamos la lectura de esta ponencia de Salvador de la Plaza, publicada en su libro: Petróleo y Soberanía Nacional. Tomo II (1962-1970)
  
Imprimir artículo