"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

miércoles, 9 de enero de 2013

Apuntes en 5 Tiempos: Banderas Socialistas



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
El contenido de un programa socialista –aseguraba Lenin – debe comprender los conceptos fundamentales acerca de la concepción de la sociedad, del papel del proletariado en ellos y del sistema social que eliminará para siempre la explotación del hombre por el hombre. Debe fijar con exactitud sus tareas políticas y señalar las reivindicaciones más cercanas, que son las que deben determinar el contenido de la labor de agitación, darle unidad, hacerla más amplia y profunda y convertirla en agitación parcial. Debe fragmentarla a favor de pequeñas reivindicaciones, desligadas unas de otras, en agitación por el conjunto de todas las reivindicaciones para modificar el sistema de dominación imperante. Luis Humberto Hernández


“Nuestro socialismo del siglo XXI caminará al ritmo de la conciencia de los pueblos, llevando adelante una profunda batalla ideológica contra el pensamiento capitalista dominante, continuando las históricas luchas por la unidad, la libertad y la justicia de los pueblos latinoamericanos caribeños, confraternizando con todos los pueblos del mundo, sin perder de vista el objetivo central –la felicidad del pueblo– y forjando, en la marcha, al hombre y mujer nuevo que salvará a la humanidad de la autodestrucción”. Fernando Bossi

A partir del 2 de febrero de 1999, se inició un proceso de cambio en Venezuela orientado hacia la construcción del Proyecto Nacional Simón Bolívar, el cual continúa en esta nueva fase de gobierno para profundizar los logros alcanzados por los lineamientos del Plan de Desarrollo Económico y Social 2001-2007.

Venezuela se orienta hacia la construcción del Socialismo del Siglo XXI, a través de las siguientes directrices: una  nueva Ética Socialista, para la refundación de la Nación venezolana, la cual hunde sus raíces en la fusión de los valores y principios de lo más avanzado de las corrientes humanistas del socialismo y de la herencia histórica del pensamiento de Simón Bolívar, esto supone, ddesarrollar la conciencia revolucionaria (el hombre nuevo y la mujer nueva); transformar la sociedad material y espiritualmente; superar la ética del capital.

Alcanzar uno de los más caros anhelos de nuestro Libertador: la mayor suma de felicidad posible y mayor suma de seguridad social (Suprema Felicidad Social), a partir de la construcción de una estructura social incluyente, un nuevo modelo social, productivo, humanista y endógeno, debemos, por tanto, consolidar la organización social, reforzando la independencia, la libertad y el poder originario del individuo.

Con el fin de lograr trabajo con significado, se buscará la eliminación de su división social, de su estructura jerárquica y de la disyuntiva entre la satisfacción de las necesidades humanas y la producción de riqueza subordinada a la reproducción del capital. Estamos, pues, obligados a desarrollar un nuevo modelo productivo endógeno como base económica del Socialismo del Siglo XXI.

Es necesario también, modificar la estructura socio-territorial de Venezuela, articular internamente del modelo productivo, a través de un desarrollo territorial desconcentrado, diseñar un sistema de ciudades interconectadas y un ambiente sustentable.

El acervo energético del país posibilita una estrategia que combina el uso soberano del recurso con la integración regional y mundial. Gracias al diseño y desarrollo de una política petrolera nacional, popular, revolucionaria y socialista, estaremos en capacidad de convertir el petróleo es un factor decisivo para la captación de recursos del exterior, la generación de inversiones productivas internas, la satisfacción de las propias necesidades de energía y la consolidación del Modelo Productivo Socialista.

Debemos luchar para: convertir a Venezuela en una potencia energética regional y fortalecer la integración energética latinoamericana y caribeña. Acelerar la siembra de petróleo, profundizando la internalización de los hidrocarburos para fortalecer la diversificación productiva y la inclusión social. Asegurar que la producción y el consumo de energía contribuyan a la preservación del ambiente. Propiciar, un cambio radical hacia la generación térmica de energía eléctrica adicional con base en el gas y otras fuentes de energía alternativas.
 

Imprimir artículo