"VENEZUELA SE RESPETA"

sábado, 12 de enero de 2013

Apuntes en 5 Tiempos: Economía capitalista



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
“Para un socialista la lucha económica sirve de base para la organización de los obreros en un partido revolucionario, para la unificación y desarrollo de su lucha de clase contra todo el régimen capitalista. Si tomamos la lucha económica en sí, no encontraremos en ella nada de socialista, y la experiencia de todos los países de Europa nos muestra una cantidad de ejemplos de sindicatos y uniones profesionales no sólo socialistas sino también antisocialistas”. V.I.Lenin


“El objetivo de la economía capitalista es lograr el máximo de los beneficios de los capitalistas. En la economía capitalista no hay un solo y único objetivo dominante; hay una multitud de objetivos y los beneficios de cada empresa o grupos de empresas constituyen un objetivo independiente. El desarrollo de la economía capitalista es la resultante de la carrera hacia objetivos separados-particulares, en resumen- de los beneficios de distintas empresas. Oscar Lange (1974)



El término “economía” designa, por un lado, la actividad de producción y de distribución de los bienes y servicios a la que se dedican los seres humanos en un marco social determinado y, por el otro, el análisis y el estudio de dicha actividad, que de cierta forma constituye su objeto. Si nos atenemos al objeto en sí mismo, Aristóteles había distinguido la administración (nomos) de la casa (oikos) –la verdadera economía, según él, en su concepción “doméstica”, se basa en una búsqueda del equilibrio y la justa medida-de la crematística, es decir, el arte de adquirir riquezas sin límites. Así, pues, se percibía el hiato posible entre la búsqueda del bienestar y la acumulación de riquezas comerciales.



Sometiendo el conjunto de las fuerzas de trabajo al régimen del salariado y apoderándose así del tiempo de vida de los trabajadores, el capitalismo ha erigido como finalidad la búsqueda de la ganancia, al punto de presentarse como la única economía posible, cuyas leyes serían ineludibles y se impondrían en todas las esferas de la vida social. Como consecuencia, la economía como disciplina se transforma en una apología del sistema y pretende servir de modelo a todas las demás ciencias sociales.



Rechazar todo razonamiento económico es cuestionable porque la asimilación de toda economía al capitalismo y la asimilación de toda racionalidad a la racionalidad de la rentabilidad o la ganancia implican negar las distinciones de Aristóteles retomadas por la economía política clásica y por Marx entre la economía y la crematística, entre la riqueza y el valor, entre el valor de uso y el valor de intercambio.



Attac (2008). Primer Diccionario Altermundista. Buenos Aires, Argentina. Capital Intelectual. S.A.



Reflexión necesaria:



“La economía socialista es un sistema integrado en el que todas las empresas tienden a servir a la realización de un plan de desarrollo económico.Oscar Lange (1974)



“Es completamente imposible buscar las causas de los fenómenos de la sociedad capitalista en la conciencia subjetiva-en las intenciones o planes- de sus miembros. Los fenómenos objetivos del capitalismo fueron formulados antes de que la ciencia comenzara a pensar seriamente sobre ellos. Hasta hoy día la mayoría preponderante de los hombres nada saben acerca de las leyes que rigen a la economía capitalista. Toda la fuerza del método de Marx reside en su acercamiento a los fenómenos económicos, no desde el punto de vista subjetivo de ciertas personas, sino desde el punto de vista objetivo del desarrollo de la sociedad en su conjunto, del mismo modo que un hombre de ciencia que estudia la naturaleza se acerca a una colmena o a un hormiguero”. Leon Trotsky en: Qué es el marxismo. Madrid. Fundación Federico Engels.



“Resulta conveniente destacar que las exigencias de Che no eran fruto de un extremismo dogmático, ni del temor al “contagio” capitalista. Al mismo tiempo que denunciaba con vehemencia los peligros implícitos en el intento por parte de algunos economistas de entender la economía socialista mediante las categorías de la economía política del capitalismo, señalaba la posibilidad de apoderarse de las últimas adquisiciones técnico-económicas capitalistas en materia de control, organización y contabilidad de las empresas y de la producción. Sin embargo, cuando se trataba de la utilización de categorías de la economía política del capitalismo, tales como mercado, interés, estímulo material, beneficio, Che pensaba que no se puede construir el socialismo con elementos del capitalismo sin cambiar realmente la significación del socialismo. Transitar esa vía nos puede producir un sistema hibrido que obligue a nuevas concesiones a las palancas económicas capitalistas y, por ende, un retroceso”. Carlos Tablada (2001).



Recomendamos la lectura de: Reformismo o Revolución. Marxismo y Socialismo del Siglo XXI de Alan Woods (2008)
 


Imprimir artículo