"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 26 de enero de 2013

Apuntes en 5 Tiempos: Petróleo



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
“Es una opinión muy difundida que el petróleo despierta las peores pasiones, hace nacer en los hombres de negocios una avidez más depredadora que la pasión del oro e incita a los hombres de Estado a seguir designios maquiavélicos”. Davemport y Cook (1927)

“(…) el petróleo no es una maldición. La maldición estaría representada, más bien, por los conflictos que se generan entre determinados intereses en torno a los recursos naturales. La tierra, por ejemplo: ¿a cuántas guerras ha dado lugar la expropiación de grandes territorios por parte de los terratenientes? Estoy recordando las guerras campesinas en Alemania, por ejemplo. En muchos países se produjeron revoluciones agrarias, en muchos casos muy violentas, por la propiedad de la tierra. El petróleo es un recurso natural con un conjunto de virtudes, que puede transformarse en maldición si se hace un uso inadecuado de las mismas y si en torno a los derechos que se generan sobre la propiedad del mismo alguien quiere imponer su voluntad”. Alí Rodríguez Araque (2004).

“Nunca hubo una gota de petróleo para el pueblo de Venezuela, el petróleo se lo chupó la oligarquía criolla y sobre todo el imperio norteamericano. Ahora el petróleo es del pueblo venezolano y el petróleo será para la justicia, para la igualdad, para el desarrollo de nuestro pueblo, esa sí es la verdad”. Hugo Chávez

“El petróleo, la energía primaria más importante del mundo, es actualmente el referente más determinante del sistema económico mundial. Las variaciones del precio del barril afectan a los mercados financieros globales” Libia Guerrero C.

Petróleo: mezcla de carburos e hidrógenos, que arde con facilidad y después de refinado tiene diversas aplicaciones. El petróleo es, por ahora, la principal energía que mueve al mundo

El petróleo se compone de material orgánico, en su mayor parte derivado de plantas planctónicas flotantes como las algas verdes y de seres planctónicos unicelulares. Los restos orgánicos se depositaron en el fondo de los lagos y los mares, donde el estancamiento de las aguas evitó su oxidación. Una vez sepultado, el plancton se transformó en petróleo y gas por el efecto del calor y la presión.

Así como el siglo XX puede asociarse con el predominio de Inglaterra y el carbón, podría caracterizarse energéticamente al siglo XX como el siglo del petróleo, de los autos, de los plásticos y de la expansión de los suburbios.




Reflexiones necesarias:

“(…) el petróleo es un viajero del tiempo, bien conservado y de nuestra propia estirpe. Y como tal, es un reservorio increíble de los componentes de nuestro cuerpo y del de todos los seres vivos. Esta humanidad, inventora del NAPALM y la bomba atómica, apenas ha sabido encontrarle usos químicos-en este caso, petroquímicos-que ocupan menos del 5% de la producción petrolera mundial. El 95% restante se utiliza a la manera troglodita: para ser quemada. No importa que de esa combustión salga la fuerza para impulsar a un Concorde o a un Mercedez Benz, para alimentar un lanzallamas o una bomba molotov, la irracionalidad ecológica es la misma”. Carlos Mendoza P.

El petróleo, como recurso natural, no sólo puede considerarse una fuente rentística extraordinaria; también puede considerarse una palanca poderosa de desarrollo industrial que va más allá de su extracción y que abarca las actividades subsiguientes, es decir, primero la refinación, y luego la petroquímica. No sólo es ésta, de por sí, una política de desarrollo, sino también una estrategia geopolítica. Es mucho más fácil sustituir el petróleo crudo o el gas natural que los derivados finales o los productos petroquímicos. Convertir a Venezuela en un centro mundial de refinación y en una potencia petroquímica, es otra garantía más-y una garantía muy importante- en la defensa de nuestra soberanía nacional. (Proyecto Nacional “Simón Bolívar”/Primer Plan Socialista de la Nación/2007-2013)
“La historia del petróleo venezolano es consustancial a lo que le ha ocurrido al país desde la aparición y explotación de este recurso natural a finales del siglo XIX. Luego de las primeras experiencias de ilustres ciudadanos cuya curiosidad y sentido emprendedor iluminaran su primer uso, la presencia de las transnacionales rápidamente resultó en enclaves que moldearon no sólo el aparato productivo sino también la cultura rentística que aún permea hasta los tuétanos el accionar del venezolano en los albores del nuevo milenio. En esa dirección la lucha por captar un excedente mayor ha sido igualmente una aspiración de quienes han elaborado políticas para mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los pobladores de esta nación”. Jorge A. Giordani (2009)

 


Imprimir artículo