"VENEZUELA SE RESPETA"

miércoles, 6 de febrero de 2013

Apuntes en 5 Tiempos: Papel de las Corporaciones de información y entretenimiento



Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI / Apuntes en 5 Tiempos
“No se preocupen. No queremos controlar el mundo. Sólo queremos un pedazo de él.” Rupert Murdoch [dueño de News Corporation, colosal imperio de comunicación presente en 133 países].

Según Denis de Moraes, autor del libro: Cultura mediática y poder mundial (2004), las corporaciones de información y entretenimiento cumplen un doble papel estratégico en el proceso de reproducción ampliada del capitalismo.

El primero se refiere a su condición peculiar de agentes operacionales de la globalización, desde el punto de vista de enunciación discursiva. “No sólo legitiman el ideario global, sino que también lo transforman en un discurso social hegemónico, propagando visiones del mundo y modos de vida que transfieren al mercado la regulación de las demandas colectivas”.


El avance del neoliberalismo en el terreno político-cultural reposa, en gran medida, en la capacidad demostrada por las industrias de información y entretenimiento de operar como máquinas productivas que estructuran, simbólicamente, el discurso de la vida y de la producción. Los propios conglomerados de medios asumen la responsabilidad por la influencia desmedida en las mentes y en los corazones de todo el mundo. Para fundamentar sus reflexiones, Denis de Moraes cita la relatoría anual de 1993 del mega grupo alemán Bertelsmann: ‘El pueblo busca orientación e información, pero tiene también una fuerte necesidad de entretenimiento y diversión. Para hacer frente a esas diversas necesidades, una corporación global de medios tiene responsabilidades especiales. La comunicación es un elemento básico de cualquier sociedad. Los medios tornan esa comunicación posible, ayudan a la sociedad a comprender las ideas políticas y culturales, y contribuyen para formar la opinión pública y el consenso democrático’.

Los medios ocupan así una posición destacada en el ámbito de las relaciones sociales, visto que es en el dominio de la comunicación donde se fijan los contornos ideológicos de orden hegemónico y se procura reducir al mínimo indispensable el espacio de circulación de ideas alternativas y contestatarias. La meta principal es neutralizar el pensamiento crítico y no conceder espacios considerables a las expresiones de disenso, igualmente cuando ellas se refieran a la defensa de derechos humanos. Denis de Moraes (2005: 50)

En ese contexto, los conglomerados de medios desempeñan un segundo papel distintivo: agentes económicos globales.

“Los players de medios buscan alcanzar los parámetros de rentabilidad que orientan los gigantes transnacionales. No veo distinción relevante entre filosofías, estructuras operativas y objetivos de mercado. AOL-Time Warner, Disney, News Corporation, Viacom: nada diferencia sus pergiles corporativos de los de General Motors, de McDonald´s y de IBM. Los cambios se localizan en las áreas de actuación-no obstante esa separación se venga reduciendo, por lo visto, en función de la convergencia multi-mediática, de alianzas, fusiones y participaciones cruzadas”. Denis Moraes (2005:56)

Según Moraes (2005) los conglomerados de medios figuran entre las 300 mayores empresas no financieras del mundo. De acuerdo con el banco de inversiones Veronis Suhler, la industria de la comunicación ha sido el sector de crecimiento más rápido de la economía norteamericana entre 1999 y 2004, con una media de 7,8%-por encima de los mercados financiero (6,4%), de servicios (5,6%), y de bienes durables (3,8%). A este resultado, agrega Moraes, contribuyeron bastante las desregulaciones neoliberales de los años ochenta y noventa. Pierre Musso sostiene que la ‘desregulación a la americana’ favorece los grandes agentes privados a partir de tres prescripciones: a) neutralización de las instancias públicas, internacionales y nacionales, en la reglamentación de las telecomunicaciones; b) diferenciación tarifaria conforme a los tipos de usuarios y de servicios, y no más por una escala bajo el modelo de consumo social; c) definición de parámetros internacionales-generalmente dictados por corporaciones transnacionales-para la regulación mínima de los sectores privatizados. En cualquiera de las situaciones, progresivamente el Estado cede el comando de las redes a entidades para-administrativas y a megagrupos de América del Norte, de Europa occidental y del Pacífico asiático (Musso, 1998).

Nos explica Moraes que los megagrupos se difundieron por los continentes sin someterse a mayores restricciones legales. Aún cuando el desempeño actual sea afectado por la retracción de las partidas publicitarias y por la desaceleración internacional, consultorías especializadas prevén inversiones en infromación y entretenimiento. Según estudio de PriceWaterhouse Coopers (www.pwcglobal.com), intitulado Global entertainment and media outlook (2004-2008), hasta 2008 las industrias culturales crecerán más que la economía mundial en general. El aumento medio estimado es de 6,3% al año, ante un crecimiento global de 5,7%. La renta total deberá subir de 607,2 billones de dólares (en 2003) a 807,7 billones en 2008. La consultoría analizó datos de 58 países de cinco regiones, denominadas EUA, EMEA (Europa, Oriente Medio y África, en la sigla en inglés), Pacífico asiático, Canadá y América Latina (incluyendo Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay y Venezuela). La industria con la expansión más significativa probablemente será la de los videojuegos, que saltará de los actuales 22,3 billones de dólares a 55,6 billones en 2008, con una tasa de crecimiento anual de 20,1%.
 


Imprimir artículo