"VENEZUELA SE RESPETA"

jueves, 4 de abril de 2013

MEMORIAS, PRESIDENTE HUGO RAFAEL CHAVEZ FRÍAS


 Por: Comité Patriótico “Refinadores Palante”

Reseña biográfica


 Hugo Rafael Chávez Frías nació en Sabaneta (Barinas) el 28 de julio de 1954 y falleció el 5 de marzo de 2013 en Caracas. Fue un militar de carrera, que brilló más tarde como político y estadista, ejerciendo la Presidencia de la República desde el 2 de febrero de 1999 hasta su desaparición física. Durante los catorce años de su mandato participó y ganó por clara mayoría, las elecciones nacionales realizadas en 1998, 2000, 2006 y 2012. Su ingreso a las Fuerzas Armadas en 1971, le permitió desarrollar su pasión por la historia y la política, siendo co-fundador en 1982 del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR 200), una organización subversiva que operaba dentro de las FFAA. 

 
La experiencia vivida durante los duros años de represión contra los grupos  guerrilleros y otros activistas de izquierda, así como contra la revuelta popular conocida como “El Caracazo”, determinaron la radicalización del movimiento y la decisión de sublevarse. En 1992, Chávez encabezó junto con otros militares del MBR 200, un intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez. Aunque el movimiento fracasó y sus protagonistas fueron sometidos a prisión, la honestidad y la valentía del entonces Teniente Coronel Hugo Chávez, al asumir la responsabilidad de la rebelión, le ganaron la aceptación del pueblo y en particular de los estratos más deprimidos.



Luego de ser indultado por Rafael Caldera, inició su trabajo proselitista y se postuló a los comicios presidenciales de 1998 con el apoyo del Movimiento Quinta República (MVR), y otros partidos de izquierda y grupos de electores. Tras obtener su primera victoria, que lo convirtió en el 58° presidente de Venezuela, impulsó un proceso constituyente que marcó el nacimiento de la V República bajo la doctrina bolivariana, la democracia participativa y protagónica, y el socialismo del siglo XXI. El legado del presidente Chávez trasciende las fronteras nacionales, porque fue el artífice de la creación de organismos de integración regional como la ALBA, la UNASUR y la CELAC, lideró el rescate de la OPEP y logró la inclusión de nuestro país como miembro pleno del MERCOSUR. Pero en el ámbito interno sus obras se centraron en los aspectos sociales a fin de revertir el abandono que sufrieron grandes sectores de la población durante los 40 años de la “democracia representativa” auspiciada por partidos de la derecha bajo la tutela de los Estados Unidos. La creación de nuevas universidades, las misiones “Barrio Adentro”, “Milagro”, “Sonrisa” y “José Gregorio Hernández” en el área de salud pública; las misiones “Robinson”, “Ribas” y “Sucre” para la educación; la Misión Mercal destinada a la distribución y venta de alimentos de la cesta básica a precios preferenciales; las misiones “Madres del Barrio”, “Negra Hipólita”, “Niñas y Niños del Barrio”, “Amor Mayor” y “Niño Jesús”, para la atención de los sectores con más bajos recursos; y las grandes misiones “Vivienda Venezuela”, “Agro Venezuela” y “Saber y Trabajo”, son sólo algunas muestras del empeño del presidente Chávez por lograr la justicia social, como base para creación del socialismo y para el avance del país.



El 8 de diciembre de 2012, apenas dos meses después de su contundente victoria en las elecciones de octubre,  y en el marco de una reunión del Consejo de Ministros, el Presidente Chávez sorprendió al país al informar en cadena nacional, sobre el resurgimiento de células malignas en la misma área intervenida en el 2011 y que  lo obligaban a una nueva operación quirúrgica. Una vez más, su virtud para crecerse en los momentos más difíciles le permitió establecer dos líneas fundamentales. La primera, su decisión de que en caso de inhabilitación, Nicolás Maduro no sólo debería concluir el período según dicta la Constitución, sino que además, en su opinión “firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total”, Maduro debería “ser electo como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”. La segunda, que “en cualquier circunstancia, nosotros debemos garantizar la marcha de la Revolución Bolivariana, la marcha victoriosa de esta Revolución, construyendo la democracia nueva que aquí está ordenada por el pueblo en Constituyente, construyendo la vía venezolana al Socialismo…”.   

 

Sin duda alguna, Chávez marca un punto de inflexión en la historia venezolana y latinoamericana. Ningún líder de la región ni de cualquier otra parte del mundo, logró tanto en tan poco tiempo, centrando su acción en los desposeídos y en la unidad de la Patria Grande que soñó Bolívar. Su amor y su compromiso por Venezuela  pueden resumirse en su famosa consigna: “los que quieran Patria, vengan conmigo”. Y en efecto, Hugo Chávez nos deja Patria; ahora nos toca conservarla y engrandecerla. Los cinco objetivos históricos y los objetivos nacionales contenidos en su “Segundo Plan Socialista 2013-2019” marcan el camino.           .
  
Reconocimiento del pueblo venezolano y de otros países


La desaparición física del Presidente Hugo Chávez desató la manifestación espontánea de amor y tristeza con compromiso más grande que se ha visto en Venezuela y tal vez en el mundo. Durante más de una semana millones de personas procedentes de todo el país e incluso del exterior, hicieron filas interminables para manifestar su reconocimiento y lealtad en Capilla Ardiente, a quien supo comunicarse a diario con el pueblo, usando sus propios códigos, atendiendo personalmente sus necesidades y valorándolo en su justa medida.



Durante más de una semana, las exequias del Presidente Chávez ocuparon las primeras páginas de la prensa internacional, incluyendo las de numerosos diarios controlados o afines al gobierno norteamericano, que ni siquiera bajo tales circunstancias escatimaron esfuerzos para expresar su odio al líder de los oprimidos. Sin embargo, aún adversarios ocasionales como José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, y para quien  “Chávez fue un huracán, un fenómeno de la naturaleza”, reconoció el papel trascendental del Presidente para la unidad latinoamericana y el combate contra la pobreza en su país y en la región. Ban Ki-Moon por su parte, se refirió a Chávez como "uno de esos líderes que hizo la diferencia en su país, en la región y en el mundo" y recordó su "solidaridad con otros países, en particular su ayuda a Haití tras el terremoto de 2010 y su contribución a los esfuerzos de paz en Colombia”; no obstante, para el  secretario general de la ONU "…quizás Hugo Chávez será recordado más por su habilidad para conectarse en un nivel humano con los más vulnerables". La Secretaría General de la OPEP destacó que “El presidente Chávez será recordado por largo tiempo por su generosidad, por su valentía y su ferviente creencia en la equidad social. También será dolorosamente extrañado en el ámbito nacional e internacional”. La CELAC enfatizó "su dedicación permanente a favor de la soberanía e integración de América Latina y el Caribe y al desarrollo de la solidaridad entre los pueblos de toda la región", mientras que representantes de otros organismos regionales y de países lejanos, también expresaron su pesar por la muerte del Comandante.   



El Presidente boliviano, Evo Morales, manifestó que Hugo Chávez “dio toda su vida por la liberación del pueblo venezolano, del pueblo latinoamericano y de todos los antiimperialistas del mundo”. José Mujica, Mandatario del Uruguay,  expresó que “siempre se siente la muerte, pero cuando se trata de un militante de primera línea, de alguien que alguna vez definí como el gobernante más generoso que haya conocido, el dolor tiene otra dimensión”. La Presidenta argentina Cristina Fernández resaltó que “el gran legado de Chávez es la inclusión social de millones de venezolanos que no eran visibilizados y que hoy son protagonistas”. El Primer Mandatario iraní, Mahmud Ahmadineyad afirmó que el líder venezolano “será como un santo que regresará el Día de la Resurrección”. Vladimir Putin calificó a Chávez de “líder fuerte y extraordinario que miró hacia el futuro y siempre tuvo grandes ambiciones”. El Presidente cubano, Raúl Castro, expresó que los avances logrados en Venezuela y América Latina bajo la influencia de Hugo Chávez no retrocederán, y que el líder venezolano “se fue invicto, invencible y victorioso”. Dilma Rousseff lo describió como “un gran líder latinoamericano… y sobre todo un amigo de Brasil”, mientras que el ecuatoriano Rafael Correa, en relación con la desaparición física de Chávez, recordó los versos de Alí Primera: “los que mueren por la vida, no pueden llamarse muertos”. La Nicaragua sandinista le brindo un tributo multitudinario, al igual que Cuba, Argentina, Bolivia, Ecuador y muchos otros países.  La consternación rebasó los límites del continente, y por eso, delegaciones de 55 países incluyendo 33 presidentes o jefes de gobierno, estuvieron presentes en las exequias. Hugo Chávez Frías, “un verdadero príncipe del espíritu”, en palabras de su maestro, el general Jacinto Pérez Arcay, es el venezolano de mayor proyección mundial desde la gesta independentista que lideró Simón Bolívar.  





¡¡CHÁVEZ VIVE, LA LUCHA SIGUE!!!

¡¡CON CHÁVEZ Y MADURO, EL PUEBLO ESTÁ SEGURO!!!



Comité Patriótico “Refinadores Palante”

  

Imprimir artículo