"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 2 de junio de 2013

¿Cuál es la estrategia neoliberal? (Apuntes en 5 Tiempos)

Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Los “rendimientos” y la eficacia-según sus gestores- de las políticas neoliberales se encuentran acompañados de límites que cada vez se tornan más inmanejables y han generado tendencias a diversas manifestaciones de crisis, que colocan en entredicho las posibilidades de un proyecto que parecía constituirse en el “pensamiento único” y en la “estrategia única.

Dentro de tales límites se pueden mencionar, entre otros:

1. La naturaleza especulativa de las políticas propiciadas por el neoliberalismo ha incrementado los niveles de riesgo y de incertidumbre (como condición para garantizar una mayor valorización del capital), ha estimulado la volatilidad de las economías y ha sometido la economía mundial a una tendencia persistente a la crisis financiera (y a la ruptura de las llamadas ‘bubujas financieras’).

2. Las políticas de disciplina fiscal y de contracción de la demanda, junto al privilegio de políticas de estímulo a la oferta, han propiciado tendencias a la deflación y la recesión, y han acentuado los problemas estructurales del crecimiento.

3. Las políticas neoliberales han conducido a un aumento escandaloso de la deuda del Estado, que compromete cada vez más importantes recursos del presupuesto y genera por tanto un ciclo inalcanzable de mayor endeudamiento, que está conduciendo a la ‘quiebra’ de economías enteras y a verdaderos desastres sociales.


4. Las transformaciones en la estructura económica han conducido a un aumento de la desocupación, a una precarización de las condiciones contractuales de quienes tienen empleo, a un incremento de la informalidad y a un empobrecimiento de los sectores medios, así como a la pauperización de sectores ya empobrecidos.

5) El déficit en la distribución y la redistribución del ingreso-que son la otra cara de la concentración y la centralización de la riqueza y del capital- han abierto espacios para los discursos y propuestas de política de ‘mínimos sociales’ con los que, en todo caso, se debe comprometer el Estado y garantizarlos. De esa forma se ha relativizado la orientación esencialmente antisocial del neoliberalismo.

6). La implantación de las políticas neoliberales ha demostrado la falacia del argumento del mercado como asignador eficiente de recursos y como regulador de la actividad económica. La mejor expresión de ello es la tendencia prolongada de la crisis. Las reglas del mercado también generan problemas de legitimación, pues no necesariamente implican eficiencia y eficacia del sistema en su conjunto.

7). Las condiciones para garantizar la estabilidad política no son duraderas. Al centrar lo político en lo local, por ejemplo, se generan nuevas posibilidades para la construcción de política alternativa en ese escenario. De otra parte, la permanente recomposición que imponen las políticas neoliberales, obliga a relegitimar de manera permanente el proyecto, lo cual termina chocando con su naturaleza tecnocrático-autoritaria, dada su indisposición frente al ‘procedimiento democrático’.

8) Sectores sociales importantes se resisten al proyecto político y cultural del neoliberalismo. Es evidente la emergencia de movimientos de resistencia global, pero también son variadas las formas de resistencia en el ámbito nacional-estatal y local.
Imprimir artículo