"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 4 de agosto de 2013

Apertura petrolera privatizadora y antinacional (Vieja PDVSA)

Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“En respuesta a los lineamientos del Ejecutivo Nacional, PDVSA emprende la búsqueda de fórmulas de participación del sector privado en todos sus segmento
s de negocio, para compartir los esfuerzos de inversión ante las nuevas oportunidades de colocación de nuestros crudos y productos refinados, y beneficiarse, asimismo, de los avances tecnológicos de los potenciales socios nacionales e internacionales. La apertura es un gran reto que consiste en promover especialmente la incorporación del aparato productivo a su principal industria, a través de la creación de coyunturas favorables al desarrollo de empresas locales, el ahorro interno y la inversión en actividaes productivas”. PDVSA. Folleto Apertura Petrolera en el desarrollo económico de Venezuela, p2

“En 1993 la Apertura comenzó a generar sus primeros resultados: reforzó en corto plazo el potencial de producción de PDVSA y sus filiales; permitió una inversión superior a los dos millardos de dólares, y la generación de un diez mil empleos directos. Esta nueva modalidad del negocio petrolero, considerada de gran éxito, habría de colocar a Venezuela en una mejor posición competitiva en el mercado mundial. Previa consulta a los diversos sectores políticos, económicos, académicos y formadores de opinión del país, y con la participación de 58 empresas de 14 países, entre ellas 17 venezolanas, mediante un riguroso proceso de licitación, se cumplía otra fase trascendental en la evolución del negocio petrolero. Antonio Pérez Márquez (2005)

“La privatización de Petróleos de Venezuela no puede ser vista como un tabú…el Estado venezolano tiene un excesivo control sobre el negocio petrolero…El rol del Estado debe ser el de suministrador de materia prima, y de creador de infraestructura…pero no debe ser actor, porque lejos de multiplicar el valor del negocio, lo va a reducir” (Luis Giusti, presidente de PDVSA, El Nacional, 9 de julio de 1997)

“La forma más dinámica de la apertura utilizada hasta el momento ha sido establecer contratos con empresas privadas, para la reactivación de campos considerados como marginales. Aún sin restricción presupuestaria, muchos proyectos no resultan rentables para un filia de PDVSA; pero para una empresa privada que tenga una tasa de impuesto de 34% sin regalía, si pueden ser rentables…” (Ramón Espinasa, Economista Jefe de PDVSA. Revista Debates IESA, 1996)

¿Cuáles fueron las llamadas “modalidades de apertura”?
En el folleto: Apertura Petrolera en el desarrollo económico de Venezuela, publicado por la vieja PDVSA se puede leer lo siguiente: “A continuación se describen las modalidades adoptadas en el desarrollo de negocios con la participación del capital privado.

Convenios operativos para la reactivación de campos
Se denominan convenios operativos al mecanismo mediante el cual empresas privadas invierten recursos financieros y ejecutan las actividades que PDVSA y sus filiales estimen necesarias en materia de desarrollo operacional, tecnología y mercados.

Bajo la figura de convenios operativos, se inicia en 1992, el Programa de Reactivación de Campos Petroleros, para licitar entre inversionistas privados campos abandonados por baja rentabilidad (subrayado nuestro), con el propósito de reiniciar la producción de crudos en estas áreas. Mediante un contratro operacional, las compañías operadoras producen diariamente el crudo para las filiales Corporven, Lagoven y Maraven, dueñas de los campos. El convenio, con una duración de 20 años, incluye la realización de una serie de inversiones de acondicionamiento de yacimientos y la construcción de infraestructura. También prevé que los inversionistas privados cancelen al Estado un impuesto del 34% y PDVSA, como dueña del producto, pague un estipendio por barril producido (subrayado nuestro). Hasta el presente han sido asignados catorce áreas inactivas en dos rondas licitatorias; de ellas, once ya se encuentran en producción. Por esta vía, la industria estaría en capacidad de producir 450 mil barriles de petróleo por día en el año 2005.

Asociaciones estratégicas para producir crudos en la Faja del Orinoco
La Faja del Orinoco es un inmenso depósito de crudos pesados y extrapesados, con reservas recuperables calculadas en unos 270 mil millones de barriles. Aunque el costo de producción es relativamente bajo, la extracción de sus crudos depende de las economías de procesamiento para transformarlos en productos aceptables por el mercado. Para diversificar los riesgos económicos asociados a la conversión y, al mismo tiempo, garantizar el acceso a nuevos mercados, se adelantan dos proyectos integrados de asociación entre Maraven y socios internacionales, los cuales fueron aprobados por el Congreso de la República en 1993, y están en fase de definición dos nuevos proyectos liderados por Corpoven y Lagoven. Estos dos proyectos aportarían en total una producción de unos 400 a 500 mil barriles diarios de crudo mejorado a principios de la próxima década.

Asociación estratégica para la explotación de gas costa afuera
A nivel mundial existe un entorno propicio para la expansión del consumo de gas natural, el cual abre las oportunidades para el desarrollo de proyectos de exportación de gas natural licuado. Este hidrocarburo responde favorablemente a las exigentes regulaciones ambientales y goza de amplias ventajas competitivas en la generación de electricidad.

En respuesta a este entorno, la industria petrolera adelanta el proyecto Cristóbal Colón, por medio del cual planea explotar los campos costa afuera al norte de la península de Paria. El objetivo es producir metano para su posterior licuefacción y comercialización en Europa y los Estados Unidos.

El proyecto se desarrolla bajo el esquema de asociación, con la participación de las empresas Lagoven con el 33% de las acciones. Shell 30%, Exxon 29% y Mitsubishi 8%. Asimismo, prevé la extracción de 735 millones de pies cúbicos diarios de gas y el subsiguiente mercadeo de aproximadamente 6 millones de toneladas/año.

Esquema de ganancias compartidas
De particular importancia dentro de la estrategia de apertura es el aprovechamiento oportuno de nuestros crudos convencionales. Venezuela tiene expectativas de descubrimiento en las áreas de exploración en el orden de uno 51 mil millones de barriles, de los cuales hasta unos 23 mil millones podrían encontrarse en las áreas más prospectivas. Al ritmo actual de inversiones en la actividad exploratoria-unos 200 millones de dólares anuales- le tomaría a PDVSA unos 35 años para definir si esos recursos existen y, además, le costaría alrededor de 8 mil millones de dólares llevar a cabo tal actividad.

La posibilidad de utilizar intensivamente los recursos disponibles, y así aprovechar las oportunidades de mercado, está determinada por la disponibilidad de recursos financieros, tecnológicos y humanos, dado el enorme esfuerzo de inversión y desarrollo que será necesario realizar en el futuro inmediato. En consecuencia, al país se le plantea la disyuntiva de aprovechar su base de recursos,contando con el concurso de capitales privados o mantener el sector al margen de la participación de terceros y restringirlo, en consecuencia, a un ritmo de desarrollo mucho más lento y a riesgo de perder las oportunidades que ofrece el mercado.

Con una estrategia adecuada y en un marco especial de concepción de los negocios, Venezuela puede comenzar desde ya el desarrollo de áreas no incluidas en el plan de mediano plazo de PDVSA, en el caso de los crudos livianos y medianos, atrayendo el interés de capitales privados nacionales y extranjeros.

Mediante este esquema contractual, el MEM y PDVSA, previa aprobación por parte del Ejecutivo y el Legislativo nacional, llaman a licitación a terceros, quienes se comprometen a explorar áreas prospectivas para la explotación, por cuenta y riesgo. El convenio de asociación establece una fase exploratoria inicial entre 3 y 5 años, en la cual deberá cumplirse un programa mínimo previamente estipulado, con posibilidad de extenderlo por un lapso entre 2 y 4 años que le permitan completar el conocimiento geológico de las áreas asignadas. En el supuesto de que la exploración resulte en el descubrimiento de un yacimiento de aprovechamiento comercial, PDVSA decide su participación hasta un 35% en un consorcio inversionista, el cual se encarga de producir y comercializar los hidrocarburos. Los inversionistas se comprometen a entregar al Estado la regalía de 16,67% y el impuesto sobre la renta, cuya tasa para las actividades de extracción de crudo es de 67,7%. Asismismo, se comprometen a entregarle al Estado un porcentaje determinado de los beneficios resultantes de la producción.

Las ventajas del esquema de ganancias compartidas son múltiples. A través de esta modalidad, el Estado evita la ejecución de actividades a riesgo y no está obligado a efectuar inversiones de capital para participar en los beneficios y decisiones del negocio. Por otra parte, el ejercicio del control estatal se asegura mediante mecanismos contractuales y a través de la participación directa de la CVP en el proyecto. Al final del contrato, el ente estatal retiene la propiedad de los activos usados en la explotación del yacimiento a un costo nominal y, entre tanto, ha atraído al país un caudal importante de inversión, además de tecnologías foráneas de utilidad para su desarrollo económico. Las inversiones totales para el desarrollo de estas nuevas áreas productoras de petróleo, se estiman en el orden de 11 mil millones de dólares durante los próximos 15 años, lo cual tendrá un efecto positivo, a corto plazo, en las cuentas macroeconómicas del país.

Apertura petrolera neoliberal, privatizadora y antinacional

Modalidades:

Convenios operativos: Campos inactivos

Asociaciones estratégicas: 1) Proyecto para producir crudos pesados y extra-pesados en la Faja del Orinoco. 2) Explotación de gas costa afuera

Ganancias compartidas:
Áreas nuevas para exploración

Industrialización:
  • Proyectos de corrientes de refinería
  • Empresa mixta en Orimulsión
  • Empresa mixta de actividad petroquímica
  • Libre competencia en el mercado nacional
  • Empresa mixta de carbón
  • Participación en transporte marítimo
  • Prestación de servicios industriales

Nota: recomendamos la lectura del folleto: Apertura Petrolera en el desarrollo económico de Venezuela, publicado por la vieja PDVSA.

A continuación les ofrecemos un conjunto de reflexiones de los camaradas Rafael Ramírez, y Hugo Chávez sobre lo que fue realmente la llamada “apertura petrolera”, estrategia neoliberal, privatizadora y entreguista de la gerencia pitiyanqui de la vieja PDVSA.

“Venezuela fue un laboratorio, un terreno donde se desplegó una sofisticada estrategia concebida por los centros del pensamiento de los países consumidores para arrebatarnos el control soberano de nuestros recursos naturales y, en consecuencia, liquidar a la OPEP. Esta estrategia llamada “de apertura”, se fundamenta en la globalización del recurso natural, y se enmascara en cierta corriente de modernidad donde el Estado nacional, administrador de la tasa de explotación y con soberanía impositiva sobre sus recursos naturales resulta en un concepto anacrónico, que impide el libre acceso al capital para la explotación y el comercio del petróleo”. Rafael Ramírez (2006)

“Los gobiernos de la Cuarta República, la élite que gobernó Venezuela en los años 80 y 90 entregó aquellas áreas donde no hay ningún tipo de riesgo para la explotación del petróleo, son los principales responsables de la expoliación del país y de la violación de la soberanía nacional. Hemos enterrado 10 años de apertura petrolera”. Hugo Chávez (1 de mayo de 2007)

“Atrás quedó la apertura petrolera. Le estamos diciendo al mundo, junto a ustedes, empresarios de compañías que van desde Estados Unidos a Japón, que no es incompatible un proyecto nacionalista como el que está en marcha en Venezuela, con la presencia de empresas internacionales y del sector privado nacional siempre que haya voluntad de la buena”. Hugo Chávez (2009)

El primero: la ley de 1943, que aprobó el presidente Isaías Medina Angarita, establecía en su artículo 41 que la regalía sería de un mínimo-así decía su exposición de motivos-del dieciséis y dos tercios por ciento. Esto equivale a un sexto. Es decir, por cada seis barriles, uno debía pasar a la república por concepto de regalía. En la apertura petrolera, en primer lugar, en el Cristóbal Colón (proyecto para exportar gas) no se pagaba ninguna regalía. En el caso de los crudos pesados los convenios que se llevaron al Congreso no pagaban regalías.

En los llamados convenios de ganancias compartidas se estableció una regalía relativa; pagarían regalías de acuerdo con la llamada tasa interna de retorno; o sea, en fin de cuentas, la ganancia que iban a obtener las empresas cuando la ley establecía un mínimo de dieciséis y dos tercios por ciento o más; y en algunas licitaciones que se hicieron antes de la apetura petrolera, incluso, las empresas accedieron a pagar considerablemente más de ese dieciséis y dos tercios por ciento.

Eso afectaba severamente el ingreso de la república por concepto de regalías petroleras. Pero además, en el caso de los crudos extrapesados, como es el caso que tenemos acá, redujeron el Impuesto Sobre la Renta de 67, 7 por ciento a 34 por ciento. Es decir, que las empresas petroleras pagarían lo mismo que paga cualquier otra actividad, o un agente que se dedique, por ejemplo, a vender pan o a cualquier negocio comercial común y corriente, y no lo que representa el jugoso negocio petrolero.

En definitiva, lo que provocaba esto era una fuerte caída de la contribución fiscal petrolera al Estado, provocándole severos problemas fiscales a la república. Pero a eso se agregó que, de acuerdo con el plan de apertura petrolera, íbamos a ir a una expansión de la producción de seis millones, que después se elevó hasta siete millones de barriles. En ese entonces, Pdvsa fue forzada a producir a plena capacidad, incluso provocando agotamiento temprano a unos cuantos yacimientos, con severas pérdidas para la república, y se declaró virtualmente una guerra de precios dentro de la misma OPEP, porque una de las virtudes que ha tenido la OPEP ha sido precisamente evitar una competencia dañina entre los socios”. Alí Rodríguez Araque (2008).


La apertura petrolera fue, sin duda, la más importante de las fórmulas adoptadas la última década del siglo XX, para responder acríticamente a las exigencias y condiciones de la globalización neoliberal. Con ella se inició un proceso que transfirió del sector público al sector privado, fundamentalmente al capital transnacional, importantes actividades de la industria de los hidrocarburos en el país, que desde la nacionalización habían estado reservadas al Estado venezolano.

Lo máximo de este desarrollo, de esta política de la vieja PDVSA fue lo que se desarrolló a partir de los años noventa y que se popularizó gracias a la propaganda de los medios de comunicación social, como la apertura petrolera. Fueron los años en los cuales el neoliberalismo azotaba a nuestros países en Suramérica con las medidas económicas denominadas “paquetazo”

La Apertura Petrolera tuvo su justificación en el polémico artículo 5°, el mismo que modificara “oportunamente” Carlos Andrés Pérez, durante la aprobación de la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos en el Congreso Nacional, para permitir la participación privada en el negocio petrolero.

La Apertura Petrolera al capital privado extranjero, que se inició en la Cuarta República, ocasionó al país una sangría económica sin precedentes, con consecuencias sociales desastrosas.

Las extraordinarias ganancias de las multinacionales que se repatriaban constantemente en sus casas matrices y no servían de ninguna manera al desarrollo de la nación. Además, el Estado perdió varios cientos millones de dólares pues las empresas petroleras privadas no pagaban casi ningún impuesto. En efecto, la tasa de regalías durante los años 1980 y 1990 era, increíblemente, de apenas 1%.

¿Cuáles eran los ejes fundamentales de la llamada “Apertura Petrolera”?

1. La privatización de PDVSA, por intermedio de aquella política que eufemísticamente en la jerga gerencial se denominaba outsourcing, en la que a PDVSA se le iba desprendiendo de sus actividades medulares y se le iban cediendo a los privados nuestras flotas de transporte, nuestro cerebro tecnológico e informático, los sistemas de inyección de gas y muelle, entre otros. La privatización de PDVSA avanzaba lentamente, y tal vez el caso más patético e importante era se que estaban privatizando las actividades primarias, a través de los convenios operativos.

2.  La internacionalización, perverso mecanismo a través del cual se transfirieron al exterior más de 14 mil millones de dólares, según hemos calculado, no solamente para la adquisición de bienes en el exterior, (sistemas de refinación, puertos, muelles y tuberías, entre otros) sino que además se realizaron descuentos implícitos en los contratos de suministro al sistema de refinación de PDVSA en el exterior. Así, la IV República estaba garantizando el papel que le había asignado el imperialismo norteamericano: ser abastecedor masivo de energía a muy bajo costo para la economía más importante del planeta.

3. Las asociaciones estratégicas de la Faja, que no tiene nada de estratégicas, legalmente conocidas como los convenios de asociación, significaron la entrega a las empresas transnacionales de cerca de 600 mil barriles diarios (MBD) de petróleo en condiciones fiscales lesivas para el interés de la Nación. (Rafael Ramírez ante la plenaria de la Asamblea Nacional sobre el Modelo de Empresas Mixtas. 23 de marzo de 2006)

Reflexión necesaria (y urgente)
“Una vez derrotado el sabotaje en la industria petrolera, se crean entonces las condiciones políticas propicias para poder desmontar la apertura. Algunos opinadotes de oficio, expertos, cuestionan que esperamos hasta el año 2004 para desmontarla. No había manera de hacerlo antes. Están registrados los numerosos planteamientos, cuestionamientos, requerimientos de la accionista representando al Estado venezolano por intermedio del Ministerio de Energía y Minas, en aquel momento, exigiéndole a Pdvsa nformación sobre los convenios operativos, descuentos de suministro, contratos, convenios de la Faja Petrolífera”. Rafael Ramírez (2008)

“La apertura petrolera ha quedado desmontada por la acción de nuestro gobierno. Podemos decir hoy que se ha rescatado toda la operatividad de nuestra industria petrolera nacional. Se ha rescatado nuestro régimen fiscal-petrolero. Se ha restablecido nuestro régimen legal petrolero. Se ha restablecido el control del Estado venezolano sobre nuestra principal empresa”. Rafael Ramírez (2008)

“Aquí no caben los cipayos, no caben los traidores, porque parte de este proceso pasa por desenmascar a los responsables políticos de estos convenios suscritos en el marco de la Apertura Petrolera, y estimamos que más allá de responsabilidades políticas hay responsabilidades directas penales, penales, o de cualquier tipo por haber sometido los bienes de la nación a esta posibilidad”. Rafael Ramírez (2008)

La apertura petrolera y los medios
“La apertura petrolera fue un ardid de la élite vendida al interés transnacional para engañar a nuestro pueblo, con el apoyo de los medios de comunicación social y de la oligarquía”. Rafael Ramírez


El proceso acelerado de privatización de PDVSA, a través de la llamada “Apertura Petrolera” contó el firme respaldo de los medios de difusión privados y de las distintas cámaras empresariales del país. A través de una sostenida y muy bien planificada campaña de mercadeo, imagen y comunicación institucional, que tenía como objetivo lograr la aceptación de la opinión pública nacional, impusieron a la sociedad venezolana la tesis de que era necesario entregarle la industria petrolera a las empresas pivadas.
Imprimir artículo