"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

lunes, 5 de agosto de 2013

Ciudades petroleras (Apuntes en 5 Tiempos)

Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
En su extraordinaria obra Antropología del petróleo. Rodolfo Quintero (1972) nos describe las llamadas ciudades petroleras que “(…) en su mayoría son antiguas aldeas transformadas, aunque algunas nacen y crecen como producto de actividades ‘urbanísticas’ de las compañías. Todas son expresión de profundos cambios que suceden impulsados por la penetración y movilización del capital imperialista. Se forman en las proximidades de los campamentos y constituyen sus necesarios complementos”.
Sus poblaciones las componen principalmente comerciantes, artesanos, semiempleados y extrabajadores de las empresas petroleras. Que en parte se relevan, mientras el resto permanece se mantiene fijo. La extensión y la importancia de las ciudades petróleo, sus categorías, son determinadas por las operaciones de las compañías que las influencian. Prosperan según las posibilidades de utilizar los adelantos técnicos que les faciliten los monopolios extranjeros: sustitución de las viviendas de barro y palmas por casas y departamentos de sólida construcción. Sus comercios mejoran en la medida que la clientela de hombres solos proveniente de los campos se convierte en clientela familiar y de esta forma aumenta la demanda de productos.


En la ciudad petróleo lo extranjero representa el progreso; obstaculizan su funcionamiento: a) la falta de unidad; b) una marcada diferencia urbanística entre el centro y la periferia; c) la coordinación deficiente entre población, empleo y construcciones; d) los deficientes servicios públicos. Evoluciona siguiendo una dirección de correspondencia con su origen.
En la ciudad del petróleo surgida como culminación del proceso de transformación de una aldea tradicional, se crean nuevos barrios; los pobladores tienden a vivir imitando a los extranjeros. Son generalmente ciudades tripartitas: comprenden una parte antigua, barrios ocupados por empleados de confianza de las compañías y comerciantes acomodados y zonas donde se concentran los grupos más débiles económicamente.


En la ciudad del petróleo impulsada fundamentalmente por la iniciativa de los extranjeros y situada muy cerca de un campo petrolero se observa un desdoblamiento urbano inicial que se proyecta en su evolución; su crecimiento es abiertamente intervenido por los neoconquistadores. Son centros de población satélites del respectivo campo: algunas dependen absolutamente de él. Lagunillas por ejemplo es una ciudad petróleo de existencia y actividades determinadas por los campos petroleros que la rodean. No sucede lo mismo con Maracaibo y Puerto La Cruz que gozan de relativa autonomía. Rodolfo Quintero (1972)
Imprimir artículo