"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

miércoles, 7 de agosto de 2013

Cultura del petróleo, Rodolfo Quintero (Apuntes en 5 Tiempos)

Por: Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Desde hace cincuenta años hay en Venezuela una cultura del petróleo; un patrón de vida con estructura y mecanismos de defensa propios, con modalidades y efectos sociales y sicológicos definidos. Que deteriora las culturas ‘criollas’ y se manifiesta en actividades, invenciones, instrumentos, equipo material y factores no materiales como lengua, arte, ciencia, etc”. Rodolfo Quintero (1985)

“Propósito de los portadores de cultura del petróleo es conseguir que los venezolanos piensen y actúen fundamentalmente en función del presente. Alejarlos de preocupaciones por el futuro y del convencimiento de que éste puede ser mejor. Esto explica en cierta medida la falta de constancia en las luchas que se inician, la abundancia de los virajes en las formas de acción, la tendencia a imitar y el pronto cansancio al dejar de obtener los éxitos esperados. Es complejo el cuadro de alienación de los pobladores de Venezuela, diferenciado del predominante en otros países latinoamericanos. Que debe ser estudiado cuidadosamente y divulgado para romperlo y poder andar efectivamente hacia la independencia integral de la nación”. Rodolfo Quintero (1972)

El Siglo XX es el de la Venezuela de la cultura del petróleo y del subdesarrollo, de la expansión demográfica y de la urbanización superpuesta, como consecuencia de violentos cambios: “Es una Venezuela petrolera, que de país de estructura rural, precapitalista y monoproductor agropecuario se transforma violentamente en área minero-extractiva  en función de las necesidades de los países metropolitanos, y en función de inversión de los excedentes de capital financiero-monopolista, originarios precisamente de esos países metropolitanos, en especial de Estados Unidos”.

La cultura de la conquista se ha convertido en Venezuela en la cultura del petróleo, en los conceptos elaborados por el Dr. Rodolfo Quintero: i) Deteriora las culturas criollas. Se manifiesta así: invenciones, instrumentos, equipo material y factores no materiales como lengua, arte, ciencia, etc. Se acomoda a las diferentes clases y reviste diferentes rangos. Implica un sentido de dependencia y de marginalidad. ii) Llega hasta provocar que los más “transculturados” se sientan extranjeros por imitación de lo nacional. Se piensa y se habla en “petrolero”. Establece normas que llegan a conformar una filosofía, un estilo de vida. Modifica el sistema de construcción y el régimen de la vivienda. iii) Complica las relaciones interpersonales y familiares al crear una especie de valor afectivo. Se transforman la indumentaria y hasta la alimentación. iv) Se utiliza una maquinaria especial de propaganda asfixiante. Se inyecta la creencia de que el confort es suficiente para satisfacer el desenvolvimiento armonioso de la personalidad. Se identifican confort y libertad. Se logra el control del grupo social al producirle a éste la ilusión de una “libertad” puramente formal. v) Otras características: la tecnoculturación, que no es sino el progreso técnico sin progreso social en todos los casos vi) Tres formas de vida: la petrolera, la urbana y la rural. vii)  Alteración de la ecología del país.

Reflexión necesaria:


La cultura del petróleo:
“Nuestro enfoque, nutrido por la observación de los venezolanos en su vida cotidiana, por el análisis dinámico de nuestra organización social, persigue la creación de conciencia individual y colectiva sobre la condición integral de la lucha por la independencia de la nación, por su progreso autónomo. Entendiendo que la toma de conciencia puede y debe lograrse en el desarrollo mismo de la lucha contra los colonialistas y su principal instrumento de domesticación: la cultura del petróleo”. Rodolfo Quintero (1972)

I.              Es un patrón de vida con estructura y recursos de defensa propios; de modalidades y efectos sociales y psicológicos que deterioran las culturas “criollas”, expresadas en actividades, invenciones, instrumentos, equipo material y factores no materiales: lengua, arte, ciencia. Configura rasgos bien marcados, originados en un contexto definido: la explotación de nuestro petróleo por empresas monopolistas de capital extranjero. La cultura del petróleo ha recibido un nuevo fortalecimiento con la intensificación del “norteamericanismo”, y su variante inferior, “el puerto-riqueñismo”. En costumbres, en estilos, en léxico, en ideas, en todo han penetrado ambos por la complacencia, por la debilidad, por la indiferencia y complicidad de quienes han debido poner dique, y a tiempo, a semejantes invasiones deformantes”.

II.            Alcanza áreas de dimensiones que varían de una región a otra, de una clase social a otra clase social. Un estilo de vida definido por rasgos particulares, nacido en un contexto bien definido: la explotación de la riqueza petrolera nacional por empresas monopolistas extranjeras.

III.           Entre los rasgos del estilo de vida propio de la cultura del petróleo predomina el sentido de dependencia y marginalidad. Los más “transculturados” llegan a sentirse extranjeros en su país, tienden a imitar lo extraño y subestimar lo nacional. Piensan a la manera “petrolera” y para comunicarse con los demás manejan el “vocabulario del petróleo”.

IV.          Es una cultura de conquista, que establece normas y crea una nueva filosofía de la vida, para adecuar una sociedad a la necesidad de mantenerla en las condiciones de fuente productora de materias primas.

V.            No se subordina a las necesidades de nuestros grupos humanos, sino que éstos son sometidos por aquélla.

VI.          Altera el equilibrio ecológico de las regiones, y esto repercute en la vida social de sus pobladores: áreas de cultura pierden su carácter tradicional.

VII.         Presiona las culturas rurales para que modifiquen su escala de valores, hábitos y pautas. Impone una transformación que provoca ansiedad colectiva y engendra situaciones conflictivas donde juegan sentimientos nacionalistas.

VIII.        Deja huellas grandes y profundas; forma “hombres Creole” y “hombres Shell, nacidos en el territorio venezolano pero piensan y viven como extranjeros; hombres de las compañías y para las compañías, personas antinacionales. Expresión de un mestizaje repugnante, resultado de una política de “relaciones humanas” aplicada por los colonialistas. Obra de los monopolios internacionales animadores de aquella cultura.

IX.          Es superficial: entre los que viven en ella hay vacíos y sufrimientos; no procura satisfacciones suficientes, estimula la desconfianza y aumenta la impotencia y el aislamiento.

X.            La cultura del petróleo es primero impuesta y después aprendida. Todo hombre es un ser histórico y la cultura de que forma cambia en el tiempo. El trabajador petrolero es un ser histórico y la cultura del petróleo ha de cambiar en el tiempo, desaparecer.

La cultura del petróleo: el combate necesario

Se forma conciencia política de resistencia a la cultura del petróleo por medios educacionales. Dirigiendo el cambio ideológico que ha de tener expresión en la voluntad de asegurar el renacimiento de las ciudades destruidas por la cultura del petróleo”. Rodolfo Quintero

La construcción del modo de vida socialista debe apoyarse en la creación de una cultura socialista que sustituya la cultura del petróleo que nos legaron el Imperialismo y las transnacionales petroleras.

Hablar de lucha contra la hegemonía de la cultura del petróleo es:

Ø   Plantear la necesidad de una lucha social.

Ø   Elevar el nivel de conciencia de los hombres.

Ø   Lucha inseparable de la lucha de clases, porque todo progreso de la conciencia de los conflictos fundamentales de la sociedad.

Ø  Llevar a cabo en el terreno nacional (pero con perspectivas universales) la lucha concreta que reclama conocer con claridad quién es el enemigo mayor, dónde están los contrarios y discernir entre quienes tienen un pensamiento diferente, quién puede ser aliado y aportar una colaboración efectiva a la construcción común.

Ø   Hacerlo por la libertad del hombre criollo [y la mujer criolla] concebida ésta como la conciencia de la necesidad. Y si la libertad es la conciencia de la necesidad, cada paso de nuestra población hacia el enriquecimiento de las culturas nacionales, arranca secretos a la naturaleza, da la medida de su libertad y, en consecuencia, la medida del progreso del país.

Lecturas recomendadas:
Quintero, Rodolfo. (1972). Antropología del petróleo. Siglo veintiuno editores, sa. México 12, D.F.

Quintero, Rodolfo. (1985). La cultura del petróleo. Caracas, Venezuela. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. División de publicaciones. 
Imprimir artículo