"VENEZUELA SE RESPETA"

lunes, 11 de noviembre de 2013

Apuntes en 5 Tiempos: Concentración de capital

Por. Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Marx supo ver con realismo que la concentración del poder económico implicaba también una concentración, en las mismas manos, del poder político, por lo que las enormes desigualdades económicas se traducían no ya en un debilitamiento sino en una anulación de la democracia, instaurándose una especie de tiranía del dinero, tan grave como la de la monarquía absoluta”. Juan F. Martín Seco (1995)

La concentración de las empresas designa el proceso por el cual éstas se unen para formar grupos de un tamaño cada vez mayor, que puedan controlar una parte creciente, o incluso hegemónica, del mercado. La concentración provoca una fusión cada vez más estrecha entre capitales de proveniencia industrial o bancaria para dar nacimiento a holdings que, en la gran mayoría de los casos, son empresas puramente financieras cuyo activo está compuesto sobre todo, por títulos financieros. A veces se distingue la concentración del capital en su sentido estricto, que implica la acumulación del capital en manos de cada capitalista, de la centralización del capital, que implica la acumulación del capital en una cantidad de manos cada vez más restringida a medida que se suceden las fusiones y absorciones. Por “concentración del capital” debe entenderse el proceso general de apropiación que reduce la cantidad de personas que poseen el capital.

El pensamiento liberal sostiene que la competencia sería el motor esencial de una economía sana. Sin embargo, la concentración entre las firmas nunca ha sido más importante en el capitalismo, en especial durante las últimas décadas del siglo XX y principios del siglo XXI. Este movimiento se explica perfectamente desde el punto de vista del interés de los dueños del capital: cuanto menos son, mayores son las ganancias de cada uno de ellos. En efecto, como ellos consideran los salarios como una carga, toda concentración se ve acompaña de despidos. Ahora bien, las economías de escala debidas al aumento del tamaño de las empresas sólo deberían concebirse, para el interés común, después de que se hayan operado las decisiones sociales tomadas por los ciudadanos. La tendencia a la concertación es un factor que, en la historia del capitalismo, ha llevado al Estado a intervenir para mantener las condiciones de una competencia mínima, en especial por medio de las leyes antitrust.
La concentración globalizada benefia a las transnacionales, que eliminan a sus competidores, no en base a su utilidad social o económica, sino en base a privilegios adquiridos, e incluso a posiciones casi monopolísticas.

Attac (2008). Primer Diccionario Altermundista. Buenos Aires, Argentina. Capital Intelectual. S.A.


Reflexión necesaria:

El Manifiesto Comunista, escrito en 1848, es un documento excepcionalmente moderno. Predijo con mucha anticipación el proceso inevitable de concentración de capital, la concentración inexorable de riqueza obscena en un lado y la pobreza extrema en el otro. Los economistas burgueses han intentado argumentar que Marx estaba equivocado cuando pronosticó la concentración de capital y que el futuro no son las pequeñas empresas. Durante décadas los sociólogos burgueses intentaron desacreditar estas afirmaciones y ‘demostrar’ que la sociedad cada vez era más igualitaria y que, consiguientemente, la lucha de clases estaba tan pasada de moda como el telar manual y el arado de madera. La clase obrera había desaparecido, decían, y ahora todos somos clase media. En cuanto a la concentración de capital, el futuro era de las pequeñas empresas y lo ‘pequeño es bello’.Alan Woods (2008)

Se calcula que existen cerca de 60.000 multinacionales en el mundo, pero las 100 primeras poseen una cifra de negocios equivalente a casi la mitad del producto interno bruto del planeta. La historia de las fusiones-adquisiciones ilustra perfectamente el objeto fundamental de la concentración. El cambio de propietarios del capital en general no modifica en nada la cantidad de bienes y servicios producidos; por lo tanto, esa práctica no conlleva ninguna ventaja para la humanidad. Sin embargo, se desarrolla muy ampliamente, al punto de llegar a constituir, en estos últimos años, una parte importante, e incluso mayoritaria, de las inversiones directas en el extranjero.


Imprimir artículo