"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

viernes, 13 de diciembre de 2013

Libro en PDF: El ALBA horizonte latinoamericano del Siglo XXI

Por: Agencia Latinoamericana de Información (ALAI)


Cuando despuntó la ALBA -2004- eran tiempos de neoliberalismo recio y omnipresente. Las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) asumían la conducción económica y política de la región, su influencia se extendía a todos los campos. Las transnacionales y otros intereses privados cosechaban los privilegios que resultaban del achicamiento del Estado. El endeudamiento de los países era punto obligatorio e incontestable. El empobrecimiento y la falta de soberanía espesaban en sentido proporcional a los privilegios para el capital.
 
Estaba en el orden del día la creación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), un proyecto ampliamente ventajoso para su proponente, Estados Unidos, mientras para América Latina y el Caribe marcaba el signo de una variante de neocolonialismo. Para pautar las prioridades hemisféricas, Estados Unidos convocaba a unas Cumbres de las Américas sin Cuba (fueron cuatro), con resoluciones mandatorias. Eran tiempos de resistencias en los que las alternativas se percibían como una posibilidad remota.
 
La represión golpeaba a las movilizaciones contra el libre comercio que se multiplicaban en las calles, pero estas lograron permear los mismos escenarios de esas Cumbres, florecieron alianzas multisectoriales, y se desentrañaron los contenidos del neoliberalismo en los Encuentros Hemisféricos de Lucha contra el ALCA, celebrados en Cuba. Los pueblos resistieron y los imaginarios socialistas resurgieron.
 
El hito simbólico de las resistencias triunfantes y del nuevo momento latinoamericano, se reveló en Mar del Plata (Argentina) en 2005, cuando el ex presidente argentino Néstor Kirchner, expresó a su homólogo George Bush, que la región podía perfectamente prescindir de las orientaciones estadounidenses en materia de integración, que “no los necesitábamos”. Se refrendó, desde allí, el desplome del ALCA, y salió a la luz que las relaciones de poder se habían modificado y América Latina y el Caribe contaban ya con Hugo Chávez, con Luis Inácio Lula da Silva, con Evo Morales Ayma, con Tabaré Vásquez, con una nueva ola de gobernantes y unos pueblos demandantes de soberanía.
 
Pero más aún, la región contaba ya con una propuesta: la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), una iniciativa de integración de los pueblos, que se fundamentaba en principios de solidaridad, complementariedad y cooperación. Con el devenir de los tiempos, la ALBA se conceptualizó como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, una perspectiva de cambios estructurales que involucra ahora a ocho países.
 
La visión ALBA marcó la pauta para los nuevos enfoques de la integración en general, pues no solo las iniciativas preexistentes tuvieron que redefinir sus planteos, sino que se ha posicionado la postura estratégica de que nadie puede volver atrás y a la luz de la ALBA, nuevas versiones de integración, que hablan de proyecto propio, de referentes históricos y contextuales propios, de nuevas institucionalidades en emergencia, disputan al capitalismo el porvenir de la región.
 
La ALBA es una propuesta de porvenir compartido, con una agenda de cambios estructurales, es una provocación de Patria Grande en disputa y construcción. Para contribuir con ese proceso y sus debates, ponemos a consideración este punteo de algunas ideas fuerza y elementos de proceso, con el agradecimiento a las autoras/es y protagonistas de las ideas y prácticas, con las que generosamente contribuyeron a esta publicación.

 
Imprimir artículo