"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

domingo, 5 de enero de 2014

Apuntes en 5 Tiempos: Eje del mal (el verdadero)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Estados Unidos encabeza una ofensiva de la mundialización liberal que ataca en los frentes económico, ideológico y militar. El verdadero “eje del mal”, constituido por la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), tiene al servicio de su propaganda a las grandes cadenas de medios de comunicación. Los ciudadanos tienen que saber que la globalización neoliberal ataca a las sociedades en tres frentes. El primero es el de la economía, central porque concierne a la humanidad en su conjunto. Se mantiene ubicado bajo el mando de lo que verdaderamente merece llamarse “el eje del mal”, constituido por el FMI, el BM y la OMC. Este eje maléfico sigue imponiendo al mundo la dictadura del mercado, la preeminencia del sector privado, el culto de la ganancia, y provocando estragos terroríficos en el conjunto del planeta. El segundo frente, clandestino, silencioso, invisible, es el de la ideología. Con la colaboración activa de universidades, de prestigiosos institutos de investigación (Heritage Foundation, American Enterprise Institute, Cato Institute), de grandes medios de comunicación (la cadena CNN, The Financial Times, The Wall Street Journal, The Economist, imitados en todos los países por una multitud de periodistas subordinados), se ha instaurado una verdadera industria de la persuasión con el objetivo de convencer a los habitantes del planeta de que la mundialización liberal traerá por fin la felicidad universal. Fundándose en el poder de la información, los ideólogos construyeron así, con la pasiva complicidad de los dominados, lo que cabría denominar un delicioso despotismo. Después del 11 de septiembre de 2001, esta manipulación fue relanzada oficialmente, al crear el Pentágono una Oficina de Influencia Estratégica (BIS), explícitamente encargada de difundir falsas informaciones para “ejercer influencia sobre las opiniones públicas y los dirigentes políticos tanto en los países amigos como en los Estados enemigos. El tercer frente, inexistente hasta el momento, es el militar. Fue abierto al día siguiente del traumatismo del 11 de septiembre. Aspira a dotar a la mundialización liberal de un aparato de seguridad en forma. Tentado por un tiempo de confiar esta misión a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Estados Unidos decidió asumir él solo esta misión y dotarse de considerables medios para ejercerla con la eficacia más impresionante. ‘Estados Unidos es de alguna manera el primer Estado proto-mundial. Es capaz de encabezar una versión moderna del Imperio universal. Un imperio espontáneo cuyos miembros se someten voluntariamente a su autoridad’, constata William Pfaff”. Ignacio Ramonet (2002).
Imprimir artículo