"VENEZUELA SE RESPETA"

sábado, 18 de enero de 2014

Genocidio en América Latina(Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios
La historia de lo que llamanos civilización (es decir, de la sociedad de clases) se caracteriza, por una parte, por el desarrollo del potencial productivo de la humanidad, del arte, la ciencia y la tecnología y, por la otra parte, por la expropiación material y cultural de la gran mayoría de la humanidad. En El Manifiesto Comunista, Marx explica el papel del “descubrimiento” de América en el desarrollo del capitalismo: ‘El descubrimiento de América, la circunnavegación de África abrieron nuevos horizontes e imprimieron nuevo impulso a la burguesía. El mercado de China y de las Indias orientales, la colonización de América, el intercambio con las colonias, el incremento de los medios de cambio y de las mercaderías en general, dieron al comercio, a la navegación, a la industria, un empuje jamás conocido, atizando con ello el elemento revolucionario que se escondía en el seno de la soicedad feudal en descomposición’.
I

Pero este desarrollo, apunta Alan Woods, fue alcanzando a costa de los pueblos indígenas de América. Estos sufrieron lo que sólo puede ser descrito como un genocidio. Cifras precisas sobre las poblaciones precolombinas son imposibles de obtener, y cualquier estimación debe ser extrapolada de datos muy limitados. De acuerdo con William Devenan, alrededor de 54 millones de personas murieron, aunque algunos cálculos elevan la cifra a más de 100 millones. Si estimamos como punto de referencia una población aproximada de 50 millones en 1492 (incluyendo 25 millones en el Imperio Azteca y 12 millones en el Inca), los cálculos más bajos ofrecen un número de víctimas mortales del 80 por ciento hacia el final del siglo XVI. América Latina sólo recuperó esos niveles de población al principio del siglo XIX, con 17 millones en 1800; 30 millones en 1850; 61 millones en 1900; 105 en 1930; 218 millones en 1960; 361 millones en 1980 y 563 millones en 2005. Alan Woods (2008)


Nota: Recomendamos la lectura del libro: Reformismo o Revolución (2008). Autor: Alan Woods 
Imprimir artículo