"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 26 de enero de 2014

Hegemonía (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Sólo rechazando la hegemonía estadounidense junto con el liberalismo invencible que promueve se podría reconstruir un mundo esencialmente plural, democrático y pacífico”. Samir Amin
“El nuevo milenio ha encontrado un imperio cuya hegemonía ya no descansa en el tamaño y poder de su economía, un imperio que dejó de ser el gigante manufacturero del globo, que ya no es el gran exportador de capitales ni el comprador o fundador de empresas que era. Ahora la influencia de la economía del imperio descansa en las ventajas del proceso de consolidación y de capacidad de interacción que, en el plano internacional, alcanzaron sus corporaciones transnacionales durante esos cincuenta (50) años de la llamada Guerra Fría. Manuel Mariña (2005)
“Desde una lectura obrera, popular, marxista y revolucionaria, concebimos la hegemonía como el arte de dirigir, de conducir la lucha social, sin suplantar la iniciativa, la autonomía, experiencia y capacidad de pensar y actuar de las masas, de las clases o sectores subalternos. Hegemonizar para un proyecto socialista implica construir un sistema flexible, históricamente transitorio pero estructurado, capaz de restablecer y generar relaciones de adhesión, compenetración y confianza mutua entre dirigentes y dirigidos, que vaya superando las relaciones de dominio”. Fermín González (1999)
Hegemonía significa para Lenin un proceso de dirección política de un sector social sobre otro. Se ejerce en el plano político pero también en el cultural e ideológico. Gramsci adopta este nuevo significado que adquiere la teoría de la hegemonía con Lenin y lo incorpora a su reflexión. Él advierte que la hegemonía burguesa no es sólo política, también se construye y se recrea en la vida cotidiana. A través de ella se interiorizan los valores de la cultura dominante y se construye un sujeto domesticado.
En las luchas políticas las clases buscan la hegemonía, dirección y control. El proletariado o clase obrera debe buscar la hegemonía en las luchas políticas por la toma del poder y la construcción de la sociedad socialista y comunista. La hegemonía del proletariado o clase obrera no debe confundirse con la hegemonía de un partido o partidos que dicen representarlo sino que sus intereses vistos desde el punto de vista del socialismo científico, deben estar representados realmente en los partidos políticos y fuerzas que por su práctica, composición e ideología asumen consecuentemente la personería de la clase obrera.

Reflexión necesaria

Sólo rechazando la hegemonía estadounidense junto con el liberalismo invencible que promueve se podría reconstruir un mundo esencialmente plural, democrático y pacífico. Samir Amin

El objetivo declarado de la nueva estrategia hegemónica estadounidense es evitar el surgimiento de cualquier otro poder que pudiera ser capaz de oponer resistencia a los mandamientos de Washington. Por tanto es necesario desmantelar a países que se han vuelto lo suficientemente grande y convertirlos en satélites dispuestos y listos a aceptar bases militares estadounidenses para que les den protección. Los tres anteriores presidentes de Estados Unidos (Bush padre, Hill Clinton y Bush hijo) han estado de acuerdo en que el único país que tiene derecho a ser grande es el suyo. En este sentido, la hegemonía estadounidense depende, a fin de cuentas, de un poder militar desproporcionado y no de las ventajas específicas de su sistema económico. Gracias a este poder, Estados Unidos se ahora el líder indiscutible de la mafia global, cuyo puño visible impondrá el nuevo orden imperialista sobre aquellos que, de otra forma, no estarían dispuestos a integrarse. Samin Amin (Tomado de: Dossier Estados Unidos Hoy. Publicado por Question/agosto 2003) 
Imprimir artículo