"VENEZUELA SE RESPETA"

jueves, 23 de octubre de 2014

Ley de Hidrocarburos 1943 (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“En 1943, después de una larga discusión nacional y mediando un convenio entre el gobierno del General Isaías Medina Angarita y las compañías petroleras, con la ‘mediación’ del Departamento de Estado norteamericano, se promulgó la Ley de Hidrocarburos” Carlos Mendoza Potellá (1996)
Con la Ley de Hidrocarburos de 1943 se logró por primera vez establecer en el país un régimen único y uniforme para todas las concesiones de hidrocarburos, tanto para las otorgadas con anterioridad, como las que se concederían posteriormente, mediante el mecanismo de la  conversión. Estableció la posibilidad legal de que los antiguos títulos o contratos fuesen convertidos en nuevos títulos, libres de todo defecto y quedando los anteriores sin vigencia.
Con esto los concesionarios se acogían a la nueva legislación, con sus mayores cargas impositivas, pero el gobierno renunciaba a cualquier reclamo originado por la situación anterior. La duración de todas las concesiones de explotación, las nuevas y las convertidas, se estableció en 40 años contados a partir de esa fecha, es decir, el vencimiento se pospuso para el año 1983, aun cuando algunas de las viejas concesiones estaban ya próximas a su fecha de vencimiento.
La ley no sólo uniformó, sino que también incrementó los impuestos y regalías. Las regalías, por ejemplo, de un máximo de 15%, y promedio de 9%, pasaron a un mínimo de 16,66 % de lo producido medido a boca de pozo, que sólo en casos excepcionales, al declinar la capacidad productiva de los yacimientos, se podría disminuir para preservar el valor comercial de la explotación. Se estableció la soberanía impositiva del Estado, reconociéndole la atribución, por medio de leyes de impuesto sobre la renta, para modificar los tributos. Esta Ley continuó vigente hasta el año 2001 en todo su articulado, con la excepción única del  artículo 3 que fue derogado por un dictamen de la Corte Suprema de Justicia de 1991, a fin de permitir la apertura petrolera de los años 90 del pasado siglo XX, por la vieja PDVSA en detrimento del interés colectivo nacional.
Con el estallido de la II Guerra Mundial, Venezuela aumenta su capacidad de negociación con las transnacionales petroleras. El Presidente Isaías Medina Angarita lidera entonces la reforma impositiva de 1943, lleva a cabo concentraciones populares en todo el país y visita campos petroleros y sedes sindicales y advierte que si no se llegar a producir un acuerdo con estas empresas, la nación decidirá de manera unilateral. Finalmente las compañías “cedieron” y como resultado de las negociaciones se alcanzaron los siguientes compromisos:
·         Las empresas aceptaron someterse a las condiciones establecidas por la Nueva Ley de Hidrocarburos.
·         Se reconoció la soberanía impositiva de la Nación frente a las transnacionales.
·         La regalía que antes se ubicaba en 9% ascendió a 16 2/3%.
·         La tasa de Impuesto Sobre La Renta para la actividad petrolera aumentó a 12%, con lo que, aunado al porcentaje establecido para la regalía y a la aplicación de otros impuestos, el Estado garantizaba 60% de los beneficios obtenidos por la explotación del petróleo.
·         Se fijaron precios mínimos para el cálculo del pago de la regalía.

·         Se obligó a las compañías a construir refinerías en territorio nacional entre 1945 y 1950. (Serie N°6 Plena Soberanía Petrolera. Venezuela actor fundamental en la OPEP. Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo. PDVSA. Octubre de 2007) 
Imprimir artículo