"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 18 de octubre de 2014

Mentiras y mitos petroleros (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios FRENCOR

Mito: El carácter nacionalista de la política petrolera desarollada por los gobiernos de Acción Democrática y Copei. (“No más concesiones”)

Se recordará que Acción Democrática le dio mucho énfasis a esa consigna, oponiéndola a la política, que atribuía al “medinismo”, de haber otorgado muchas concesiones a las Compañías con posterioridad a la Ley de 1943. Pero, al explicarla, Pérez Alfonso dejó ver las verdaderas razones de AD. Declaró que AD se oponía a dar nuevas concesiones porque, de acuerdo con la fórmula del 50-50, Venezuela no debía otorgarlas sino a aquellas Compañías que por su desarrollo técnico y, por consiguiente, por el más bajo costo de producción que alcanzaban, estuvieran en posibilidad de asegurarle a Venezuela una mayor participación en el 50-50 de las utilidades. Se oponían, por tanto, a otorgar concesiones a compañías pequeñas porque éstas, por su poco desarrollo técnico, necesariamente sus costos de producción tenían que ser más elevados y, en consecuencia, Venezuela percibiría una participación más reducida de utilidades. En verdad, y dados sus compromisos con Rockefeller, la consigna de no más concesiones en este caso equivalía a reservar yacimientos petroleros para la Creole, la más desarrollada técnicamente de todas las Compañías del mundo.

Mito: La nacionalización de la industria petrolera

“Para la elaboración del proyecto de ley que nacionalizaría la industria petrolera, el Ejecutivo nombró una comisión plural con la participación de expertos en la materia de diferentes afiliaciones políticas y representantes de diversos sectores sociales. Esta comisión, que se llamó Comisión Presidencial para la Reversión, elaboró su proyecto contando con el apoyo casi unánime de todos sus miembros, con la solitaria salvedad del representante de Fedecámaras, y así fue presentado al Ejecutivo Nacional. La única modificación sustantiva al proyecto, y que fue centro de intensos debates posteriores, fue un añadido al artículo quinto del proyecto mediante el cual se le permitía al Ejecutivo Nacional, ‘en casos especiales y cuando así convenga al interés público’, a celebrar convenios de asociación con entes privados para la realización de cualquiera de las actividades relacionadas con los hidrocarburos. El proyecto original contemplaba como única vía para la participación del sector privado a los convenios operativos. El añadido al artículo quinto, fue votado en el Congreso únicamente por la bancada de Acción Democrática y de la Cruzada Cívica Nacionalista-partido perezjimenista, tiene crucial importancia ya que es una de las ‘rendijas’ legales que han permitido la Apertura Petrolera”. Luis E. Lander (1998)

Mito: En Venezuela existe la “Faja Bituminosa del Orinoco”.

“En Venezuela no existe bitumen. El bitumen sólo existe en Canadá, en Atabaspa. El bitumen se tiene que extraer con palas pues está pegado a la piedra, es parecido a la extracción del hierro. Aquí en Venezuela no hay bitumen” Rafael Ramírez

Uno los capítulos más vergonzosos de la política de apertura petrolera fue lo referido a la Faja Petrolífera del Orinoco y a las denominadas asociaciones estratégicas. A esas reservas gigantescas de hidrocarburos la llamaron “La Faja Bituminosa del Orinoco” como parte de la propaganda antinacional desarrollada por los países consumidores, oficializada por la Agencia Internacional de Energía (AIE). La estrategia de denominarla ‘bituminosa era para convencer al mundo de que las reservas de la Faja no eran petróleo, por lo cual se podía entregar a las transnacionales para su explotación ya que no era rentable. Al denominarlo bitumen, pretendían sacarlo de la clasificación de crudos, convirtiendo nuestras reservas más importantes-las de petróleo extrapesado- en una faja de carbón, lo cual comprometía el futuro del país y prácticamente liquidaba a la OPEP (las empresas transnacionales tenían como objetivo inundar el mercado petrolero internacional con bitumen).

Mito: la “meritocracia” petrolera
“Todo aquel cuento de la excelencia de la meritocracia no solamente quedó derrumbado, se hizo polvo durante el sabotaje petrolero en diciembre de 2002 porque el pueblo les demostró que era capaz de operar nuestra principal industria”. Rafael Ramírez (2006)


El mito de la meritocracia o cuando “la inteligencia no protege a la idiotez, pues hay muchas maneras de hacer el tonto”. La “inteligencia” de los escuálidos pitiyanquis no les sirvió para reconocer que estaban defendiendo unos intereses ajenos a sus propios intereses y a los intereses más sagrados de la Patria, hasta el punto que terminaron aplaudiendo su propia condena de muerte laboral, profesional y hasta familiar.
Imprimir artículo