"VENEZUELA SE RESPETA"

sábado, 18 de octubre de 2014

Nacionalización pactada (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios FRENCOR
“En 1976 se produjo una ruptura en la política petrolera venezolana. El inevitable curso hacia una nacionalización integral a partir de 1983, por virtud del principio constitucional vigente entonces de no otorgar nuevas concesiones petroleras y el vencimiento del 80% de las mismas en ese año, fue abortado por  las transnacionales petroleras apelando al recurso de proponer, ellas mismas, una nacionalización anticipada, cortada a su medida. Carlos Mendoza Potellá (2004)

“La nacionalización petrolera de 1975, fue a medias, “chucuta”, como se dijo entonces, porque la industria petrolera quedó bajo el mando de una nómina ejecutiva que continuó sirviendo a los antiguos amos, los jerarcas extranjeros, pero quedo unida además a una madeja de contratos operativos, contratos de comercialización y contratos de informática, que la sujetaron férreamente a la tutela de los grandes consorcios transnacionales, principalmente norteamericanos”. Guillermo García Ponce

“Y después de la llamada nacionalización la renta petrolera la seguían capturando las empresas transnacionales, pero además ahora la compartían con la oligarquía nacional que durante cuarenta años se apropió de ese recurso en este país”. Rafael Ramírez (2006)

En la década de los años setenta se crearon condiciones para la nacionalización de la industria petrolera. La batalla del petróleo se trasladó de la lucha de una mayor participación al rescate de la industria petrolera y su reversión a la propiedad de la nación. El hecho de aproximarse el vencimiento de las concesiones planteaba un dilema concreto, especialmente a los gobiernos del partido Acción Democrática, cuya política de no más concesiones había sido declarada de principios por sus principales voceros. El dilema era ineludible: o se renovaban las concesiones a las empresas o se nacionalizaba la industria.

La abundancia de ingresos fiscales permitió nacionalizar la industria petrolera. El 22 de marzo de 1974, el presidente crea una comisión para estudiar el adelanto de la reversión de las concesiones petroleras pautada por ley para el año 1983. La comisión presenta un anteproyecto de ley de nacionalización de la industria petrolera que con modificaciones, es sometido a la consideración del Congreso Nacional. El artículo 5º del proyecto, que permite al Estado determinados tipos de asociaciones con capital internacional y privado, resulta uno de los más controvertidos en la discusión parlamentaria. También, todo lo referido a la indemnización de las compañías petroleras es objeto de prolongadas discusiones. El 29 de agosto de 1975 se promulga la ley que contempla la extinción definitiva de las concesiones a partir del 31 de diciembre de 1975.

En 1974, una iniciativa de la cámara de diputados encontró amplio apoyo popular. El diputado Álvaro Silva Calderón presentó un proyecto de Ley que revertía a favor a la nación las concesiones otorgadas al vencimiento de las mismas. La mayoría de la concesiones, por lo menos las más ricas y productivas, vencían en los primeros años de los ´80. Las mismas grandes empresas petroleras habían comenzado un proceso de depreciación al aproximarse las fechas inexorables. La nacionalización contaba con una extendida simpatía nacional. En la mayoría de los países de alta producción petrolera, especialmente en el mundo árabe, la tendencia a la nacionalización cobraba gran fuerza y se había fortalecido mucho más a partir de la llamada crisis mundial petrolera de 1973. En esta coyuntura, el Presidente Carlos Andrés Pérez decretó la nacionalización de la industria petrolera, el pago de una indemnización negociada con las empresas petroleras. 

Según Carlos Mendoza Potellá, la nacionalización petrolera surge con tres limitaciones:

1.    Se firman contratos de comercialización

2.    Se suscriben contratos de tecnología

3.    Se mantiene una gerencia con vocación transnacional

Para la fecha, y antes que Venezuela, ya habían nacionalizado su petróleo países como México (1938), Indonesia (1965), Argelia (1971), Irak y Libia (1973). Arabia Saudita lo haría en 1979.

Reflexión necesaria:

“La nacionalización de la industria de los hidrocarburos no podrá concebirse y menos efectuarse entre los cánones de la actual política petrolera [política petrolera del puntofijismo]. Aquella carecería de sentido, aún en el contexto de la reversión, si no conlleva realizaciones que transformen el contenido de la explotación afectada legalmente. Además, sin un proceso afirmativo de democratización de las fuerzas productivas, ni la aplicación de los ingresos fiscales petroleros en la diversificación estructural del desarrollo, los beneficios de la explotación petrolera fluirían hacia los sectores de rentas más flexibles. En este caso ocurriría, por causa de la distribución regresiva del ingreso y la ejecución clasista del presupuesto público, una traslación del excedente petrolero hacia la oligarquía local en detrimento de la comunidad proletaria. En otra oportunidad hemos afirmado que nacionalización sin transformación de la actual estructura de clase comporta el mantenimiento de relaciones y mecanismos de distribución que aceleran el enriquecimiento de la clase opulenta y restringen el desarrollo con justo dividendo social. Dado el patrón de comportamiento que caracteriza a la clase mencionada, sobrevendría, en esas circunstancias, una venezolanización mezquina del petróleo”. Héctor Malavé Mata (1980)

Anotaciones:

Mendoza Potellá, Carlos (1985) De las concesiones a los contratos: Visión retrospectiva de la política petrolera venezolana. Trabajo de Ascenso (Inédito) Escuela de Economía Universidad Central de Venezuela, Caracas.


Mendoza Potellá, Carlos. (2000). Crítica petrolera contemporánea. Caracas, Venezuela.Departamento de publicaciones, FACES. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. UCV
Imprimir artículo