"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

viernes, 16 de mayo de 2014

Entrevista con Konstantín Sivkov, analista militar ruso


¿Por qué las nuevas autoridades de Kiev niegan la posibilidad de la federalización de Ucrania? ¿Para qué EE. UU. estaciona buzos de combate Navy Seals en el mar Negro? ¿Cuál será el futuro del mundo si las tropas de Rusia y de la OTAN se encuentran en el territorio ucraniano? ¿Cuál es la única manera que le queda a EE. UU. de controlar el mundo? En Entrevista con RT Konstantín Sivkov, analista militar ruso, describe el drama ucraniano y las posibles vías de su resolución, sea pacífica o no.

Imprimir artículo

sábado, 3 de mayo de 2014

Estado, Revolución y Construcción de Hegemonía (Alvaro García Linera)


Estado, Revolución y construcción de Hegemonía. Conferencia inaugural de Álvaro García Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia en el VI Foro Internacional de Filosofía, Venezuela, 28 de noviembre de 2011.


Imprimir artículo

Entrevista de Atilio Borón a Alvaro García Linera (Dic 2011)

Primera parte de la Entrevista: Encuentro Plurinacional para Profundizar el Cambio.



Segunda parte de la Entrevista: Minería y el concepto de Vivir bien.



Tercera parte de la Entrevista: Medios de Comunicación. Libertad de expresión. 


Imprimir artículo

Ciudades petroleras (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
En su extraordinaria obra Antropología del petróleo. Rodolfo Quintero (1972) nos describe las llamadas ciudades petroleras que “(…) en su mayoría son antiguas aldeas transformadas, aunque algunas nacen y crecen como producto de actividades ‘urbanísticas’ de las compañías. Todas son expresión de profundos cambios que suceden impulsados por la penetración y movilización del capital imperialista. Se forman en las proximidades de los campamentos y constituyen sus necesarios complementos”.
Sus poblaciones las componen principalmente comerciantes, artesanos, semiempleados y extrabajadores de las empresas petroleras. Que en parte se relevan, mientras el resto permanece se mantiene fijo. La extensión y la importancia de las ciudades petróleo, sus categorías, son determinadas por las operaciones de las compañías que las influencian. Prosperan según las posibilidades de utilizar los adelantos técnicos que les faciliten los monopolios extranjeros: sustitución de las viviendas de barro y palmas por casas y departamentos de sólida construcción. Sus comercios mejoran en la medida que la clientela de hombres solos proveniente de los campos se convierte en clientela familiar y de esta forma aumenta la demanda de productos.

En la ciudad petróleo lo extranjero representa el progreso; obstaculizan su funcionamiento: a) la falta de unidad; b) una marcada diferencia urbanística entre el centro y la periferia; c) la coordinación deficiente entre población, empleo y construcciones; d) los deficientes servicios públicos. Evoluciona siguiendo una dirección de correspondencia con su origen.
En la ciudad del petróleo surgida como culminación del proceso de transformación de una aldea tradicional, se crean nuevos barrios; los pobladores tienden a vivir imitando a los extranjeros. Son generalmente ciudades tripartitas: comprenden una parte antigua, barrios ocupados por empleados de confianza de las compañías y comerciantes acomodados y zonas donde se concentran los grupos más débiles económicamente.


En la ciudad del petróleo impulsada fundamentalmente por la iniciativa de los extranjeros y situada muy cerca de un campo petrolero se observa un desdoblamiento urbano inicial que se proyecta en su evolución; su crecimiento es abiertamente intervenido por los neoconquistadores. Son centros de población satélites del respectivo campo: algunas dependen absolutamente de él. Lagunillas por ejemplo es una ciudad petróleo de existencia y actividades determinadas por los campos petroleros que la rodean. No sucede lo mismo con Maracaibo y Puerto La Cruz que gozan de relativa autonomía. Rodolfo Quintero (1972)
Imprimir artículo

La Captura de la Vieja PDVSA

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“¿Cómo puede explicarse que un país con esa tradición en cuanto a la defensa de nuestra soberanía en el régimen fiscal petrolero y la soberanía del manejo de nuestros recursos diera un giro de 180° en su política petrolera? ¿Cómo fue que llegamos a la apertura petrolera, además de las consideraciones de tipo político, del compromiso claro de las élites políticas que gobernaban en el país durante la IV República? Rafael Ramírez

El origen de la captura de la industria petrolera por intereses transnacionales, tiene su génesis en la propia nacionalización. Está descrito en la literatura de la historia del petróleo, cómo intereses extraños al dueño de la empresa nacional, capturaron y controlaron a PDVSA.

Después de la “nacionalización petrolera”, quedaron al frente de la conducción de la nueva empresa nacional los mismos cuadros gerenciales que representaban los intereses de las empresas transnacionales, se repitieron los mismos esquemas, se trabajó bajo las mismas relaciones comerciales, las mismas ataduras tecnológicas, es decir, estaban incubados en el seno de la nueva empresa elementos que, al final de los años 90 y principios del año 2000, se apoderaron de ella.

Esta captura convirtió a la vieja PDVSA en una empresa que actuaba en contra de los intereses del Estado venezolano, que amparada bajo el concepto de que estaba defendiendo el interés estatal, fue introduciendo distintos elementos a través del antiguo Congreso Nacional, del antiguo Poder Judicial y del propio Ejecutivo, por intermedio del antiguo Ministerio de Energía y Minas, desmontar los controles del Estado venezolano sobre nuestra política petrolera, incluyendo los aspectos fiscales, la regulación y la soberanía sobre nuestros recursos. 
Imprimir artículo

Capital monopolista petrolero (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Los monopolios petroleros extrajeron violentamente los crudos del subsuelo venezolano, sin preocuparles para nada las consecuencias de una explotación exhaustiva, irracional y anticientífica, ni la ruina prematura de una riqueza natural sin posibilidades de aprovechamiento. Eduardo Machado (1957)

La estructura geológica del subsuelo venezolano, la situación económica, social y política que impera en Venezuela en la primera década del siglo XX, facilitan las inversiones de capital financiero monopolista en el recurso natural hidrocarburos y, en consecuencia, el fortalecimiento de la penetración imperialista, cuyos antecedentes, en el caso de nuestro país, se remontan hasta los últimos años del siglo XIX, aunque solamente se manifiesta con fuerza a partir de 1900, cuando en los países imperialistas - Inglaterra, Francia, Alemania, Estados Unidos- se observa el dominio cualitativo de las formas económicas capitalistas de monopolio sobre las típicas del capitalismo de libre concurrencia.

El movimiento inversionista fortaleció el predominio del capital monopolista norteamericano en la industria petrolera venezolana. Los monopolios de aquel país, conectados estructuralmente con el proceso de militarización de la economía, consideraron otros factores en juego: a) Las condiciones geográficas de Venezuela, avanzada hacia el Caribe, al norte de la América del Sur y b) su condición de zona de reserva de productos estratégicos, indispensables en caso de guerra.

Ya para 1956, el conjunto de la producción petrolera se distribuía en los siguientes términos: 68 % controlado por las empresas norteamericanas, y 32 % por las empresas angloholandesas. Se consolidaba el proceso de penetración del imperialismo norteamericano en nuestra patria.


El carácter estructural de la economía contemporánea venezolana, el fundamento de su condición de país dependiente y su subdesarrollo, hunden sus raíces en el extraordinario incremento de las inversiones de capital monopolista en la explotación integral de nuestra riqueza petrolera.
Imprimir artículo

Cartel petrolero internacional (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“La industria petrolera del mundo capitalista está dominada por el Cartel Petrolero Internacional, coalición monopolista que agrupa a las principales empresas del ramo. El Cartel Petrolero Internacional tuvo su nacimiento en el acuerdo firmado en 1928 en el castillo de Achnacarry (en el norte de Escocia) entre la Standard Oil of New Jersey, la Royal Dutch Shell y la Anglo-Iranian (ahora denominada British Petroleum). Al grupo fundador se unieron de inmediato las demás grandes empresas internacionales con sede en los Estados Unidos, para constituir el núcleo directivo del Cartel.

“Una visión sucinta de su situación actual la hallamos en el reciente libro de O’Connor [El imperio del petróleo] dedicado especialmente al estudio de este tema. ‘Los siete consorcios del cartel controlan todo el petróleo que se extraen de Irán, sexto productor mundial. Tres miembros del cartel-la Jersey Standard, la Royal Dutch y la Socony- componen, junto con la Compañía Francesa de Petróleos, el capital de la Irak Petroleum, que controla la producción del séptimo productor más importante. Otros dos miembros del cartel, la British Petroleum y la Gulf, señorean los pozos de Kuwait, cuarto productor mundial. Cuatro de esos consorcios- la Jersey Standard, la Texaco, la Socony y la Standard de California-poseen el dominio de los yacimientos de Arabia, quinto productor mundial. Tres de ellas, la Jersey, la Royal Dutch y la Gulf –controlan el grueso de la producción venezolana, la cual ocupa el tercer lugar es la escala mundial. Estas siete compañías, con la francesa, controlan el 90 por ciento de toda la producción de petóleo. De los pozos del cartel alrededor del mundo fluye un sorprendente total de diez millones de barriles diarios. Esta riqueza genera un ingreso neto anul de 2. 614 millones de dólares”. Francisco Mieres (1969)

“En esta presentación sumaria de la posición del cartel petrolero internacional dentro del sector respectivo no hemos hecho tampoco mención de los múltiples mecanismos colaterales establecidos y manipulados por esa coalición monopolista para extender y reforzar su dominio y acrecentar sus beneficios. En tal sentido se destacan los instrumentos financieros, los de influencia política y los de propaganda.

Poder financiero

Como es característico en los grupos monopolistas contemporáneos, también en el caso del petróleo se manifiesta una estrecha vinculación de las grandes corporaciones del cartel con poderosas casas bancarias, aseguradoras, de financiamiento y silimares, que actúan como sus agentes en el mercado de capitalesm, a fin de utilizarlos para las finalidades del grupo respectivo: recoger ahorros del público a bajo costo, colocar bonos o acciones de las compañías, financiar empresas débiles para controlarlas o someterlas de algún modo, etc. Esta fusión entre el capital financiero “puro” y el capital productivo no se puede considerar como accesoria o circunstancial; al contrario, ha sido un rasgo tan ligado a la concentración y centralización del capital, que algunos teóricos-tales como Hilferding y Lenin-le dieron al capital monopolista la denominación de “capital financiero”. La experiencia ha demostrado que el capital productivo es el que en definitiva sostiene las riendas del capital monopolista, sirviéndose del capital financiero como de un poderoso instrumento de acumulación”.

Poder político

En cuanto a los elementos del poder político, ya hemos visto ampliamente que no se trata tampoco de una cuestión anecdótica, sino que está consustanciada íntimamente con la magnitud de la concentración monopolística típica de los países capitalistas más desarrollados. Hemos mencionado también algunas vinculaciones de la industria petrolera con el poder político en las grandes potencias. Por eso no abordaremos específicamente el problema de la utilización de su influencia política por el cartel petrolero…

“La industria petrolera ha sido y es, incuestionablemente, la principal protagonista en estas aventuras [guerreristas] del gran capital en las potencias metropolitanas y especialmente en los débiles países concesionistas. El uso del poder político metropolitano-con la utilización de las armas o sin ellas- ha estado indefectiblemente ligado al origen y al sostenimiento de la explotación monopolista extranjera en dichos países, sobre una base colonial o semicolonial preexistente o creada ad hoc. Para comprobarlo no hay más que recordar el status jurídico o de facto en que se encontraban los principales países productores de petróleo, aparte de Estados Unidos, cuando se otorgaron las concesiones (Medio Oriente, colonias o semicolonias británicas; Indonesia, colonia holandesa; Canadá, protectorado británico; Argelia, colonia francesa; y el caso de Venezuela a que hemos aludido: montaje de un régimen títere por intervención armada de Estados Unidos y otras potencias). Estos antecedentes y el peso aplastante de las gigantescas corporaciones internacionales petroleras determinan que éstas se conviertan, por gravedad casi, dentro de los países huéspedes, en un Estado dentro del Estado, y muchas veces en un Estado por encima del Estado local. Es más, la superioridad del “Estado petrolero” sobre los pequeños Estados locales es tan desproporcionada que ya no requiere usar tan a menudo la intervención política abierta y espectacular, pues la manipulación de los simples mecanismos económicos basta para generar presiones suficientemente poderosas como para determinar con frecuencia los cambios a que aspiran las compañías. De ahí que éstas no necesitan la intevención activa de “sus” respectivos gobiernos para la protección de sus intereses sino en casos de conflicto grave, sin que esto signifique que la sola “presencia” de los Estados metropolitanos y su disposición a venir en ayuda de sus súbditos ante cualquier eventualidad amenazante no juegue un importante papel en la “contención” de reformas demasiado audaces por parte de los movimientos nacionalistas”.

Poder comunicacional:

“El tercer y último grupo de elementos mencionados corresponde al uso de los instrumentos de comunicación de masas y de educación, con el fin de aumentar e incluso crear la demanda adecuada para la colocación lucrativa de los productos petroleros, orientar y condicionar la opinión pública a fin de que adopte una actitud favorable o al menos tolerante respecto a las grandes corporaciones, a sus prácticas monopolistas, discriminatorias a menudo contra el consumidor o contra los gobiernos concesionistas. En este sentido, el control de las agencias de publicidad, de empresas especializadas en “relaciones públicas”, de los vehículos de propaganda (periódicos y revistas, radioemisoras y televisoras), de asociaciones patronales (cámaras de industriales o comerciantes, asociaciones de anunciantes), de instituciones de ‘caridad’, filantrópicas, religiosas o ‘culturales’ (fundaciones y similares) y de entidades educativas (escuelas, liceos, universidades) forma parte vital de la estrategia de los monopolios petroleros, al mismo título que los laboratorios de investigación tecnológica, las refinerías y los equipos de perforación. Estos son desembolsos que entran dentro de los ‘costos de de producción’, en que, mientras éstos se traducen en un aumento de la oferta de un producto, aquéllos se proponen simplemente crear o aumentar la demanda para un ‘producto’ de determinada marca, con desmedro de los competidores. Estos ‘costos de venta’, por supuesto, no pueden aumentar la demanda global para los productos similares ni determinan, por tanto, un aumento de la producción, pero sí provocan una elevación del precio que debe pagar el consumidor, quien así financia no sólo los costos de producción y las ganancias monopolistas sino también la propaganda de los monopolios y su dudoso contenido ‘cultural’. Mas tampoco podemos entrar en detalles respecto al vasto aparato mundial de propaganda del cartel petrolero internacional”.

Es evidente que estas actividades ‘colaterales’ del cartel petrolero se mezclan y se complementan entre sí y con el control de la función específicamente productiva para conformar un cuadro indudable de firme dominio monopolístico en la esfera del negocio petrolero en el área capitalista del mundo. Francisco Mieres (1969)

Recomendamos la lectura de:

Mieres, Francisco (1969) El petróleo y la problemática estructural venezolana. Caracas, Venezuela. Instituto de Investigaciones. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad Central de Venezuela. 
Imprimir artículo

Campos petroleros (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios XXI
Los primeros campamentos o centros de operaciones regionales de las compañías extranjeras, explotadoras de hidrocarburos nacionales, se instalan en el occidente del país. Surgen con el nombre de campos petroleros en el Estado Zulia principalmente poblados por campesinos pobres de la zona, peones que huyen de las haciendas vecinas y grupos de indios guajiros sin trabajo. Actores, sin saberlo, en un proceso de cambio de mayor complejidad que el de adaptación de grupos humanos de culturas rurales a condiciones de vida urbana.

La dinámica y los rasgos culturales de los campos petroleros se diferencian de los que caracterizan a los denominados centros urbanizados de población. En aquéllos funcionan agrupamientos sociales que se distinguen unos de otros por los niveles y estilos de vida. El campo petrolero no se identifica con la organización y las autoridades político-administrativas existentes en el territorio donde está enclavado (Estado, Distrito, Municipio, Caserío), pero se vincula. En su actividad cotidiana elementos de culturas distintas en contacto se oponen y al mismo tiempo tienden a interpenetrarse.

Las personas que lo habitan pertenecen al campo petrolero y actúan de acuerdo con normas de conducta propias que se aplican constantemente. Se les crean modos de participar y creencias que contribuyen al mantenimiento del orden y la estabilidad del campo; el poder de los que mandan tiene expresión en composturas y formas definidas de ejercer la autoridad. En sentido general, la comunidad del campo petrolero puede ser tenida como una institución: una institución colonialista.

Reflexión necesaria:

Extensión de terreno en cuyo subsuelo existen yacimientos de gas y/o petróleo y sobre el cual están asentados los pozos e instalaciones auxiliares conexas para manejar la producción de petróleo o gas.

Los campos campos petroleros eran una especie de pequeños estados dentro del Estado-en los que regían las leyes que despóticos superintendentes elaboraban y hacían cumplir con sus propias policías represivas o ‘guardias blancas’

“Hasta 1936, los ‘campos petroleros’ fueron bateyes cercados con resistentes alambradas y en los que sólo podían vivir y estar los empleados y obreros de las Compañías, a los que se les proveía de un salvoconducto que debían presentar en la puerta de entrada. Un policía especial de cada Compañía-las guardias blancas-, vigilaba la observancia  de las ordenanzas, y reglamentos que dictaban los directivos de las Compañías. Esos “campos”, por no regir en ellos las leyes venezolanas, eran unos pequeños estados dentro del Estado, donde los venezolanos eran discriminados, atropellados y vejados. No se permitía el establecimiento de pequeños comercios, ni el ejercicio de oficio y profesiones, como tampoco buhoneros. El tráfico por caminos y carreteras que comunicaban entre sí a los campos con las ciudades, por ser considerados propiedad de las Compañías, estaba prohibido a toda clase de vehículos que no fueran los de las Compañías o funcionarios públicos. En torno a esos “campos” o en sus cercanías, se asentaba la población forastera, la que para subsistir apelaba a toda clase de actividades legales  e ilegales y se cobijaba en ranchos, con carencia absoluta de asistencia sanitaria y cultural. Esos primeros hacimientos se transformaron con el tiempo en pueblos chicos y grandes”. Salvador de la Plaza

Recomendamos la lectura de:
Plaza, Salvador de la. (2008) Breve historia del petróleo en Venezuela. Caracas, Venezuela.Colección Ideas Claves. Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia.

Plaza, Salvador de la. (1996) Petróleo y Soberanía Nacional. Los escritos sobre petróleo. 1925-1970. Ed. Mailer Mattié y Dorotea Melchor. Mérida (ULA), Venezuela. Consejo de Desarrollo Científico Humanístico y Tecnológico. Consejo de Publicaciones.
Imprimir artículo

Campo Marginal (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI

Los campos marginales fueron los campos que por diversas circunstancias fueron cerrados en la era de las concesiones. La causa principal, señala Mendoza Potellá, fue la conveniencia de las concesionarias, las cuales disponían entonces de campos mucho más productivos y cuyo interés era maximizar la eficiencia de su inversión. Ello se intensificó después de oficializarse y adquirir rango constitucional la política de “no más concesiones” de Juan Pablo Pérez Alfonzo, ante la cual la respuesta de las concesionarias fue forzar la producción en los campos más prolíficos, para extraer la mayor cantidad posible de petróleo antes del término del lapso concesionario-término que se iniciaba en 1983.  Otra causa fue la acción-o reacción- del Ministerio de Minas e Hidrocarburos, que ordenaba cerrar aquellos campos que estaban siendo producidos en condiciones lesivas para la recuperación a largo plazo del yacimiento, en particular, por la violación de la relación gas/petróleo, supremo indicador de la explotación eficiente de un campo. 
Imprimir artículo

Beneficios máximos y ocultamiento de utilidades (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Según lo denunciara al mundo el camarada Eduardo Machado (1957), los trusts petroleros utilizaban todo tipo de sucios procedimientos para esquilmar a nuestro país. En Venezuela se valían de barcos-tanques de doble fondo y del soborno del fiscal gubernamental para mermar o disminuir el tonelaje de carga que llevan los barcos de los terminales de embarque a los puertos de recepción. Sobre este petróleo, que ya no figuraba en la contabilidad de las empresas, ni en las planillas de las fiscalías, no se pagaba impuesto, ni regalías, pero sí era vendido a precios de monopolio en el mercado de las necesidades industriales y de preparativos guerra.

Otra variante, para el ocultamiento de las utilidades reales, era el empleo de los gastos imaginarios, de los crecidos emolumentos, gajes o altísimos salarios de los directores, gastos de viaje y representación. Nada de esto se tomaba en cuenta al hacer el cálculo de los beneficios netos extraídos por los imperialistas en la explotación de los países coloniales y semicoloniales.

De tal manera que, si le agregaremos todas estas filtraciones en las cuales son expertos los tenedores de libros de las compañías extranjeras, para evadir el pago de impuestos fiscales o de royalties a la nación explotada tendríamos que el beneficio de 24% neto descubierto y confesado podríamos agregarles algunos puntos más que lo harían subir muy cerca del 33%. Y si tomamos los años 1956 y 1957, la tasa de beneficio puede alcanzar hasta más del 40%.

Resumiendo los beneficios máximos que extraían las compañías petroleras de Venezuela, les permitió duplicar o recuperar en 3 años el total del capital invertido en la industria extractiva de los hidrocarburos en nuestro país.

“Como ustedes saben…Venezuela es un paraíso para el inversionista. Los retornos a las inversiones son en general superiores a los de Europa y a los Estados Unidos”. Mr. John Sparkman, senador demócrata por el Estado de Alabama.

¡Y que superioridad tan bien ganada! ¡Y que costosa resulta para la nación y el pueblo venezolano!

Pero esto no es suficiente para estos conquistadores ávidos de sangre y oro. Ellos maniobran con los precios. Para la venta una cotización; para la liquidación de los impuestos y regalías a la nación explotada, otra cotización más baja. Eduardo Machado.

En tiempos de apogeo de la Shell y la Creole, la Junta de Gobierno presidida por Edgar Sanabria quien sustituía a Wolfang Larrazábal, luego del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez; emitió un decreto (Nº 476 del 19 de diciembre de 1958) que incrementó al 46% los impuestos sobre los beneficios netos de las empresas trasnacionales petroleras que sumados a las regalías y otros impuestos, convirtiendo la fórmula del 50:50 en 66:34. Esto ocasionó un reclamo del presidente de la Creole que provocaron la declaratoria como persona no grata y su expulsión del país.


Machado, Eduardo. (1957). El petróleo en Venezuela. México: Ediciones Centauro. Partido Comunista.
Imprimir artículo

Banderas de lucha de la PDVSA socialista revolucionaria (Apuntes en 5 Tiempos)


Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Como trabajadores/as petroleros/as asumimos el compromiso militante y revolucionario de: i) consolidar la PDVSA revolucionaria y socialista al servicio del pueblo soberano; ii) fortalecer el proceso de construcción de la unidad popular revolucionaria (UPR); iii) formarnos como hombres y mujeres libres, con pensamiento y acción revolucionaria que coloquen por encima de cualquier cosa los principios y valores socialistas; iv) fortalecer la integración latinoamericana y caribeña; v) desterrar los vicios del capitalismo imperialista; vi) abrazar las banderas del socialismo bolivariano revolucionario; vii) luchar por construir la Patria Socialista; desarrollar toda nuestra nuestra capacidad de crítica, de vigilancia revolucionaria al servicio de la construcción de la PDVSA socialista revolucionaria; viii) reafirmar, día a día, nuestro compromiso con la soberanía plena de la Patria; ix) consolidar la plena soberanía petrolera; x) construir el socialismo y afianzar el Proyecto Nacional Simón Bolívar.

Ya sabemos que la batalla por la conciencia del deber social es la batalla decisiva de la Revolución socialista, pero veamos los obstáculos que en ese empeño debemos vencer. El principal obstáculo son los valores del egoísmo enraizados en lo profundo de la psiquis de toda la nación, gobierno y pueblo. Desde los refranes, la televisión, la escuela, hasta la propaganda, todo está construido para perpetuar la ideología del egoísmo, y por tanto por sostener las bases conductuales del capitalismo.

La batalla principal de la Revolución es la lucha por la conciencia y por mantener encendido el fuego revolucionario. Nada debe apartarnos de este objetivo, el futuro de la Revolución se decide allí. No podemos permitir que la restauración distraiga la atención popular en batallas pequeñas: en la discusión de tonterías. La batalla principal es otra: es necesario derrotar las hipocresías oligarcas, que enaltecen los valore del egoísmo, de las salidas individuales, de la fragmentación de la Patria, del nacionalismo autista, del aislamiento mezquino. Es necesario que la Revolución dé la batalla por los principios revolucionarios: la solidaridad, el espíritu de sacrificio, la conciencia de sociedad, el amor a la Patria y a la humanidad.

Banderas de lucha en PDVSA:

Desarrollar una política ambiental

Desarrollar una política de protección ambiental que permita reducir al mínimo posible el impacto de las operaciones petroleras en el medio ambiente.

Impulsar los valores socialistas en la Nueva PDVSA:

“Dentro de nosotros mismos hay fuerzas inconscientes que se convierten en obstáculos de la transformación. Cada quien debe revisarse, hacerse una introspección porque puede tener el opositor por dentro sin darse cuenta. Puede tener la contrarrevolución por dentro sin darse cuenta. Créanme que yo, de manera permanente me estoy revisando a mí mismo. Uno es producto de una sociedad capitalista, a uno lo envenenaron. Así que cuidado, porque buena parte de los obstáculos y las resistencias al cambio están dentro de nosotros mismos en lo individual y en lo colectivo”. Hugo Chávez

Debemos impulsar sin más demora los valores de la solidaridad, de la pertenencia a la PDVSA socialista, del internacionalismo

Rescatar el espíritu del 13A

“Nuestra Revolución está avanzando en un proceso acelerado de toma de conciencia revolucionaria. El obetivo es transmitirles una toma de conciencia revolucionaria. Ya nadie puede decir que no sabía, no estaba informado, no medieron. Aquí están desatadas todas las fuerzas de la Revolución y eso pasa porque todos los trabajadores participen. Aquí están desatadas todas las fuerzas de la Revolución y eso pasa porque todos los trabajadores participen”. Rafael Ramírez (2008)

Debemos rescatar el espíritu del 13A para que se convierta en un verdadero instrumento de inspiración de la agitación, movilización y organización del pueblo, del fortalecimiento de un altísimo nivel de conciencia socialista.

Superar los mecanismos de dominación:

“Nuestro socialismo del siglo XXI caminará al ritmo de la conciencia de los pueblos, llevando adelante una profunda batalla ideológica contra el pensamiento capitalista dominante, continuando las históricas luchas por la unidad, la libertad y la justicia de los pueblos latinoamericanos caribeños, confraternizando con todos los pueblos del mundo, sin perder de vista el objetivo central –la felicidad del pueblo– y forjando, en la marcha, al hombre y mujer nuevo que salvará a la humanidad de la autodestrucción”. Fernando Bossi

“No quiero ver aquí a gerentes que no se reúnen con los trabajadores, gerentes que creen que están por encima de los trabajadores. Tenemos que acabar con los mecanismos de dominación y si no hacemos nada se reproducen”. Rafael Ramírez (2008)

Definir e implantar una normativa socialista:

“La normativa que está vigente, algunas veces, va en contra de los postulados de la Revolución. Esto se tiene que acabar (…) Por fin tendremos en el seno de nuestra Empresa una normativa que tenga que ver con los principios de nuestra Revolución y los lineamientos del presidente Chávez”. Rafael Ramírez (2008).

Realizar una gestión gerencial humanista, socialista:

“Un gerente o líder que no esté de acuerdo tiene que retirarse de la Empresa porque no tiene cabida. Aquí se impone un proceso muy importante de revisión. ¿Cómo están haciendo las cosas? ¿Cómo es la relación con los trabajadores? No se puede atropellar a nadie; no se puede escamotear el derecho de nadie; ningún gerente o líder puede creerse que está por encima del pueblo o de los trabajadores porque PDVSA es una empresa del Estado venezolano con una acción revolucionaria”. Rafael Ramírez (2008)

Los directores, gerentes, líderes y responsables en los distintos negocios y filiales de Nueva PDVSA debe dirigir su gestión con sentido humanista, revolucionario, basada en el diálogo permanente con las trabajadoras y los trabajadores y demás sectores sociales, con la implantación y seguimiento continuo de acciones que garanticen el normal desempeño de las relaciones laborales y el necesario impulso a la conciencia del deber social en cada instancia de la Corporación.

Convertir a PDVSA en la vanguardia de la Revolución Bolivariana Socialista:
“Nuestra responsabilidad es muy alta porque es una Empresa que está a la vanguardia de la Revolución. Trabajando, distribuyendo la renta petrolera para nuestro pueblo, haciendo cosas efectivas por nuestro pueblo, restituyendo la soberanía, fortaleciendo la Revolución. Tenemos que estar preparados para cualquier escenario, en cualquier situación de nuestro país vamos a estar en la primera línea de frente”. Rafael Ramírez (2008)

Reactivar los Comités Socialistas

“Lo primero que necesitamos es reactivar nuestros comités socialistas, es indispensable, no puede haber una sola instalación de PDVSA donde no existan los comités socialistas. Eso es una línea del Comandante Chávez, eso es una línea de nuestro partido. No puede haber ninguna empresa que esté bajo control estatal que no tenga comités socialistas, y en donde no tengan el comité socialista es sospechoso de estar conspirando contra esta Revolución”. Rafael Ramírez (2009)

Las 3 R: más allá de las palabras:

Las trabajadoras y trabajadores de la Nueva PDVSA debemos izar la bandera de las 3R (…) con humildad y conciencia revolucionaria, para impulsar el proceso o corremos el riesgo de sofocar el espíritu revolucionario dentro de la Empresa”. Rafael Ramírez (2008)

Los/as revolucionarios/as estamos obligados/as a (…) utilizar la autocrítica, la reflexión, el pensamiento científico, la moral revolucionaria, la ideología socialista y demás instrumentos que nos da el estudio; debemos estar siempre revisando, rectificando y reimpulsando la Revolución. Eso no debe desmejorar lo que hemos logrado en todos estos años de Revolución”. Hugo Chávez (2008)

Una vez definido los grandes temas de nuestra Agenda del Debate Petrolero Revolucionario, debemos poner en práctica las reflexiones y propuestas del propio Presidente Chávez sobre los procesos de las 3R (Revisión, Rectificación y Reimpulso), con el propósito de realizar una profunda revisión de lo que ha sido nuestra práctica revolucionaria hasta ahora en los distintos ámbitos donde nos movemos (Revisión); superar obstáculos, errores, tropiezos, dificultades y desorientaciones que han venido tomando cuerpo dentro del movimiento revolucionario y realizar los ajustes que fuesen necesarios (Rectificar), para poder entonces, estar en capacidad de dar un gran salto adelante en la construcción del socialismo en nuestra Patria Soberana (Re-impulso).

Revisión, rectificación y reimpulso en forma permanente de la normativa interna, el modelo de gestión, las relaciones laborales, el proceso de formación socio-político de los/as trabajadores/as.

Las 3R no es un lema más, ni mucho menos una declaración de intención que no termina en nada concreto, las 3R es una propuesta de trabajo, es el deseo de construcción de una PDVSA socialista, es una bandera de lucha revolucionaria.

La autocrítica permanente:

Plantearnos la realización del proceso de autocrítica desde las bases hasta llegar a todos y cada uno de los directores, gerentes, líderes de procesos en los distintos negocios y filiales de PDVSA. La autocrítica debe incorporarse como uno de los nuevos valores de PDVSA en la transición socialista revolucionaria país.

Dar la batalla a fondo por la reforma constitucional: la Revolución dentro de la Revolución

“La propuesta de reforma constitucional profundizará la democracia, la distribución de los ingresos y promoverá la equidad, la dignidad y la justicia, para construir la vía venezolana al socialismo; construir el socialismo venezolano como único camino a la redención de nuestro pueblo, a la salvación de nuestra Patria y a la construcción de un nuevo mundo donde se haga realidad el sueño de tantos y tantas venezolanas: La mayor suma de felicidad posible". Hugo Chávez

“La Constitución nos presenta un primer piso, nos abre un portón para la construcción del socialismo, ciertamente; pero para avanzar más rápido, en mayor amplitud y dimensión, se requiere un conjunto de reformas a nuestra Constitución”. Hugo Chávez, 8 de enero de 2007. Teatro Teresa Carreño.

Convertir a Venezuela en una potencia energética mundial:

El acervo energético del país posibilita una estrategia que combina el uso soberano del recurso con la integración regional y mundial. Gracias al diseño y desarrollo de una política petrolera nacional, popular, revolucionaria y socialista, estaremos en capacidad de convertir el petróleo es un factor decisivo para la captación de recursos del exterior, la generación de inversiones productivas internas, la satisfacción de las propias necesidades de energía y la consolidación del Modelo Productivo Socialista.


Debemos luchar para: convertir a Venezuela en una potencia energética regional y fortalecer la integración energética latinoamericana y caribeña. Acelerar la siembra de petróleo, profundizando la internalización de los hidrocarburos para fortalecer la diversificación productiva y la inclusión social. Asegurar que la producción y el consumo de energía contribuyan a la preservación del ambiente. Propiciar, un cambio radical hacia la generación térmica de energía eléctrica adicional con base en el gas y otras fuentes de energía alternativas.
Imprimir artículo