"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 28 de junio de 2014

Convenios operativos: Una privatización disfrazada (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Para decirlo claro y raspao: los Convenios Operativos privatizaron 500 mil barriles de petróleo extraídos de los campos marginales. Incluso, a una transnacional se le estimula con el pago de 1 millón de dólares cada dos días para que produzca petróleo. ¿Quién firmó eso? ¿Dónde tenía el corazón y la conciencia quien firmó eso? Esa persona estaba de espaldas, comprometido ideológicamente con privatizar PDVSA y por eso tenemos hoy los 500 mil barriles de petróleo más caros de la Corporación”. Rafael Ramírez (2005)

Los convenios operativos responden al razonamiento de una empresa transnacional y no de una empresa pública. La vieja PDVSA trataba de máximizar sus ganancias desde el punto de vista comercial negando, por la vía de los hechos, sus obligaciones con el Estado, el Fisco y la gran mayoría de los venezolanos. Esto explica el impulso que con tanto fuelle le dio la gerencia meritócrata a esquemas de negocio sustentados en la filosofía del outsourcing o tercerización tan de moda en los tiempos de la apertura Petrolera.

Los Convenios Operativos no fue más que un caso de privatización disfrazada, de una gran simulación. Pues se cedieron precisamente actividades de exploración y producción que reservaba la Ley de Nacionalización al Estado, mediante la firma de supuestos contratos de prestación de servicios.

El modelo imperante en ese momento era crecer por crecer y el centro era la empresa. Pero sin duda la idea no era crecer para generar mayores recursos a sus accionistas. Y bajo ese modelo definitivamente se creía que los accionistas eran solamente algunos y no el pueblo.

Como ha señalado Alvaro Silva Calderón, ex ministro de Energía y Minas, y corredactor de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, todos esos convenios tienen que someterse a la Ley “porque hace años nosotros ganamos una batalla, cuando en la época del general Juan Vicente Gómez, las compañias alegaron que ellos tenían una protección estatutaria: que habían hecho negocios con el Estado y que esos acuerdos no podían ser modificados”. Y además “…con la Ley de Hidrocarburos de 1943 se estableció que las concesiones están sujetas a las leyes de la República, a las dictadas y a las que dicten”. (Serie: Plena Soberanía Petrolera 3/ Julio 2005)

Los extintos Convenios Operativos se estructuraron para no pagar regalía a pesar de desarrollar una actividad eminentemente petrolera, mientras que las mal llamadas “Asociaciones Estratégicas” pagaban al Estado la irrisoria regalía de 1% y un impuesto sobre la renta a la tasa no petrolera de 34% (la misma que paga una panadería o farmacia por su actividad comercial).

Quienes diseñaron los Convenios Operativos apelaron a la Ley de Nacionalización con el objetivo de garantizar la entrada al capital privado y sin mayores obstáculos en aquellas actividades taxativamente prohibidas por ese mismo instrumento legal tales como la exploración y explotación de crudo. Y en esa concepción siempre se defendió la idea de que esos negocios iban a ser operados por empresas de servicios y no por compañías petroleras.

En fin, las operadoras de los Convenios Operativos sí son empresas petroleras: sus ganancias dependen de los precios del petróleo y al recibir estímulos económicos para producir más petróleo es lógico que estas tengan que ser consideradas como compañías del sector hidrocarburos y como tales debieron haber pagado Impuesto sobre la Renta a una tasa de 67,7% antes de que entrata en vigencia la Ley del 2001[Ley Orgánica de Hidrocarburos] y luego de ésta a una alícuota de 50%.

El SENIAT llegó a la conclusión de que la tasa del Impuesto Sobre la Renta aplicable en el caso de los Convenios Operativos era la tasa petrolera, es decir, la de 50%. En efecto, y de acuerdo con la Ley de Impuesto Sobre La Renta, aquí en Venezuela, como en todas partes del mundo, el Fisco se concentra en la esencia económica de la actividad y no en su apariencia jurídica.

El criterio del SENIAT fue simple: las ganancias de estas compañías varían con la producción y gracias al aumento de los precios, en consecuencia, para fines del Impuesto Sobre La Renta son productores de petróleo y por lo tanto se les debe aplicar la tasa de 67, 7% correspondiente a 2001 y de 50% a partir del 2002 luego de la reforma de la Ley de Impuesto Sobre La Renta


Serie “Plena Soberanía Petrolera” N°3/Asuntos Públicos. Caracas, julio 2005 
Imprimir artículo

Contratos de asistencia técnica y comercialización (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
“Con los contratos de Asistencia Técnica y Comercialización (…) se inició el deterioro de la participación nacional en el negocio petrolero, constituyendo la llamada ‘apertura petrolera’ sólo el capítulo contemporáneo de una política que ha tenido siempre el mismo signo: la expropiación del patrimonio colectivo en beneficio del gran capital transnacional y de las élites aprovechadoras criollas, cuya punta de lanza la constituyen hoy, y desde hace 20 años, las cúpulas gerenciales de mentalidad privatista enquistadas en los puestos de comando de la empresa estatal

Ya en los contratos de ‘Asistencia Técnica’ y comercialización, suscritos en diciembre de 1975, se inicia el proceso de desmontaje del aparato de control y fiscalización estructurado por el Estado venezolano a lo largo de décadas”. Carlos Mendoza Potellá (1996)

Contrato para la prestación de servicios, suscrito con la exconcesionaria o con empresas que vendan tecnología de interés y uso para la industria petrolera. En los contratos de asistencia técnica y comercialización, se consagró, por primera vez, la renuncia a la soberanía impositiva, al establecer una fórmula automática para compensar todo intento de incremento de las tasas impositivas vigentes a la firma del contrato. Igualmente, allí, por primera vez, se renunció a la ‘inmunidad de jurisdicción’, al establecer, en contravención del Artículo 127 de la Constitucional Nacional [de 1961], el arbitraje internacional como medio para dirimir los desacuerdos entre las partes contratantes.

Concesiones petroleras (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
Con la ayuda de la dictadura militar-fascista de Pérez Jiménez, las empresas petroleras logran desarrollar una ofensiva para quebrar la resistencia que opusieron los gobiernos de Medina Angarita y de Rómulo Gallegos en el sentido de no otorgamientos de nuevas concesiones, procurando conservar una pequeña parte de las reservas de hidrocarburos de Venezuela. Eduardo Machado, México 1957

“En 1845 el Congreso de la República sancionó el primer Código de Leyes de Minas y en 1855, en su Reglamente fue ratificada como propiedad de la Nación el subsuelo y todo lo en él contenido. ‘La propiedad de las sustancias designadas en el artículo anterior-metálicas, combustibles o piedras preciosas-corresponde al Estado y ninguno podrá beneficiarlas sin concesión del Poder Ejecutivo en la forma que se dispone en las Leyes del Código de Minas…’, quedando así establecidas las bases del régimen de concesiones que caracterizó la legislación minera de Venezuela: la Nación, por ser propietaria del subsuelo, puede explotar directamente las minas o, previo cumplimiento de disposiciones contenidas en las leyes, otorgar a un particular la concesión de explotarlas. Salvador de la Plaza en Breve Historia del Petróleo en Venezuela. Abril 14 de 1970.

“No se trata de aumentar nuestros ingresos solamente, de lo que se trata es de reconquistar nuestra independencia y de proceder con nuestros propios medios crear y defender nuestra industria petrolera.Por resolución del próximo Congreso debe quedar establecido de una vez por todas, que no se otorgarán nuevas concesiones-ni de petróleo, ni de hierro, ni de bauxita-; que los yacimientos y depósitos que nos quedan deben ser explotados directamente por nosotros mismos y para beneficio de la colectividad venezolana”. Salvador de la Plaza (1959)

Derechos legales que otorga el Estado, mediante un contrato o convenio, a una empresa privada (concesionaria) para el manejo de la actividad petrolera en el país, durante un tiempo determinado.

Los primeros tiempos del régimen concesionario en Venezuela se caracterizaron, de un lado, por la lucha de las empresas extranjeras entre sí, para tratar de apoderarse de las mejores áreas prospectivas, con la ayuda de los intermediarios o testaferros venezolanos, y, del otro lado, por la búsqueda de la República por darle un cauce legal a las actividades petroleras y mejorar la participación de la nación en las ganancias producidas por tales actividades.

Las primeras concesiones, por lo menos de nombre, fueron otorgadas a venezolanos. En los años siguientes esta política de concesiones se impuso y ya no a tientas, sino impulsada por los consorcios angloholandeses desde la sombra, utilizando a venezolanos que habían perdido todo sentido de dignidad nacional. Ejemplos: El 31 de enero de 1907, Andrés J. Vigas obtuvo derechos para explotar el petróleo en todo el Distrito Colón del Estado Zulia, aproximadamente unos dos millones de hectáreas. Esta concesión fue traspasada inmediatamente a la Colon Development Company, filial del trust Royal Dutch-Shell. En el mismo año le fueron otorgadas 1.000.000 de hectáreas a Antonio Aranguren; en 1907 a Francisco Jiménez Arráiz por 500.000 hectáreas en Falcón y Lara; en 1907 a Bernabé Planas por 500.000 hectáreas en Falcón. Estas concesiones constituyen la norma de la política seguida por el Estado venezolano en las décadas iniciales de la era del petróleo.

Compañía Petrolera del Táchira (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores revolucionarios SXXI
La primera empresa para la explotación del petróleo venezolano fue establecida en 1878. Se llamó la Compañía Petrolera del Táchira, y tanto su capital como sus directivos y técnicos eran venezolanos. Una rústica instalación y un mercado local asilado les permitieron subsistir hasta 1934.

Reflexión necesaria:


“La exitosa experiencia de “Petrolia”, empresa con la cual un grupo de empresarios tachirenses extrajeron, transformaron y comercializaron al petróleo y sus derivados durante los 52 años transcurridos entre 1878 y 1930-y desde Rubio hasta Bucaramanga-fue deliberadamente olvidada y minimizada como detalle folklórico, para dar carta de ciudadanía a la teoría de la imposibilidad de un manejo nacional directo de los recursos hidrocarburíferos”. Carlos Mendoza Potellá (1996)

Imprimir artículo

Colonización global de Venezuela (1943-1975) (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
El contexto histórico, general y dominante de Venezuela en todo este período que abarca algo más de tres décadas (1943-1975), está caracterizado por el dominio absoluto de nuestra Patria en lo económico, social, político, cultural, tecnológico y militar por el imperialismo norteamericano. Dominio imperial que nos transformó en una colonia norteamericana, produciéndose lo que el profesor y camarada Federico Brito Figueroa denominó como “la época de la colonización global de Venezuela”.

Es un período, cuyos antecedentes se pueden establecer claramente desde principios del siglo XX, cuando se instala en nuestro país la feroz dictadura de Juan Vicente Gómez, para dar paso al dominio de la explotación petrolera en manos de las empresas petroleras norteamericanas.

Es el período de la implantación en nuestro país del proyecto de “transnacionalización y desnacionalización política (violación de los derechos humanos, asesinatos políticos, golpes de Estado, dictaduras militares y gobiernos “democráticos” y profundización del proceso de dependencia integral de nuestro país), desarrollado por el imperialismo en alianza con la oligarquía criolla.

Reflexión necesaria:

“Al reflexionar históricamente, sobre la transformación de Venezuela en país neocolonial o colonial en términos contemporáneos, es necesario considerar (como factor de primer orden, coadyuvante en esa transformación) los cambios que se observan en el sistema mundial imperialista, cambios ocurridos, especialmente, en los últimos veinte años. Esos cambios y las características que presenta el imperialismo en nuestro tiempo, constituyen el contexto histórico de la colonización de Venezuela contemporánea”. Federico Brito Figueroa

En nuestro tiempo, Venezuela es un país integrado al sistema capitalista mundial y dependendiente del imperialismo, fundamentalmente del imperialismo norteamericano. No es una dependencia simple, equivale al contenido de la clásica condición de país semicolonial. La dependencia es absoluta en la estructura económica y determinante en las relaciones sociales y culturales. Solamente subsiste la independencia formal político-jurídica conquistada a sangre y fuego en la guerra de independencia.

Es la Venezuela petrolera, que de país de estructura rural, precapitalista y monoproductor agropecuario se transforma violentamente en área minero-extractiva en función de las necesidades de los países metropolitanos, y en área de inversión de los excedentes de capital financiero-monopolista originarios precisamente de esos países metropolitanos, en especial de Estados Unidos.

Recomendamos la lectura de las siguientes publicaciones:
Brito Figueroa, Federico. (1975). Historia económica y social de Venezuela. (T.III). Caracas: Universidad Central de Venezuela.  Ediciones de la Biblioteca.
Brito Figueroa, Federico. (1975). Historia económica y social de Venezuela. (T.II). Caracas: Universidad Central de Venezuela.  Ediciones de la Biblioteca.
Brito Figueroa, Federico. (1983) La estructura económica de Venezuela Colonial. Caracas: Ediciones de la Biblioteca. Universidad Central de Venezuela
Imprimir artículo

Civilización “gringa” (Apuntes en 5 Tiempos)

Frente de Comunicadores Revolucionarios SXXI
La denominación “gringo” no se usa entre nosotros para distinguir un extranjero cualquiera; tampoco es calificativo reservado para los ingleses. En Venezuela, la civilización “gringa” es la norteamericana, de la cual forma parte la cultura del petróleo. Portadores de los elementos de esa civilización son los miembros de la colonia estadounidense en nuestro país, de diversas ocupaciones, categorías económicas y propensiones: industriales, comerciantes, turistas, gangsters, profesionales de ambos sexos y variados grupos de edades. Rodolfo Quintero (1985)

La civilización “gringa”:

P  En el proceso de penetración y extensión de la civilización “gringa”, más que la relación directa de los norteamericanos con los venezolanos-trato personal-, influye la indirecta: prensa y publicaciones diversas, cine, radio, grabación, televisión, que afectan a millares de personas y les hacen llegar estilos de vida propios de Estados Unidos.

P  Estable diferencias entre la educación tradicional (formal e informal) y la educación “norteamericanizada”, práctica y racional, por lo menos en algunos de sus aspectos. Esta comienza con la utilización de juguetes mecánicos y científicos, inductores para la propensión tecnológica y la movilidad. Las nuevas formas de educación son sugeridas por la boga en que están las academias con cursos prácticos comerciales, el énfasis en el aprendizaje del inglés y la temprana educación de los niños en instituciones de los Estados Unidos, son signos de desconfianza que merecen las instituciones nacionales como medios de preparación para las finalidades prácticas que interesan a los padres.

P  Se caracteriza por su sentido eminentemente práctico y el paso rápido a que se realiza. En menos de cincuenta años una considerable parte de la población de Venezuela se ha hecho usuaria de elementos propios de la civilización norteamericana, siguiendo un proceso acelerado, el desplazamiento por lo norteamericano, de lo francés que predominó en las postrimerías del siglo XIX, puede observarse en la profesión médica, la moda, los productos de belleza, la preferencia al inglés sobre el francés como materia de aprendizaje.

P  La “civilización gringa” tiene su base principal en las técnicas surgidas y desarrolladas en Estados Unidos y como se dijo una de sus expresiones es la cultura del petróleo. Introduce en la vida de nuestro país un instrumental tecnológico que utilizan para la transformación del medio físico y la creación de nuevos ambientes donde satisfacer sus necesidades. Las alteraciones repercuten en una forma u otra en diferentes esferas de la vida social.

La raíz de la “civilización gringa” es el predominio de una cultura de conquista, la explotación del criollo por el extranjero colonizador y el nacional privilegiado
Imprimir artículo