"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

martes, 23 de diciembre de 2014

EEUU - La Nueva Gran Estratagema Imperial.

El nuevo enfoque.

En una entrevista otorgada en 2011 a medios venezolanos, Obama dijo:

Con ninguna otra región en el mundo Estado Unidos tiene tantas conexiones (refiriéndose a América Latina y el Caribe). Como Presidente, estoy ganado a la idea de una nueva era relacionamiento con los países de la región basada en la igualdad, compartiendo responsabilidades, y mutuo interés y respeto.

Sin embargo, nada mas alejado de la realidad, lo de tratar con respeto a todos los países de la región y en especial, a los países y gobiernos que poseen un liderazgo orientado a fortalecer la unión e integración regional.

En esa misma entrevista indicó: “Mi enfoque hacia Venezuela es guiado por mi enfoque hacia las Américas como un todo”. Con esto nos indica, que es lo que hay detrás de las acciones que acabamos de presenciar respecto a Cuba. 
Un cambio en el esquema de relacionamiento, ya había sido planteado en el libro “Américas, the blind spot. Chavez, oil and US Security”, escrito por los periodistas Andrés Cala y Michael J. Economides en 2012. Este libro plantea entre otras cosas, la necesidad de un Cambio de Relacionamiento de EE.UU. hacia Venezuela, definiendo a nuestro país como “a silver bullet”, una bala de plata en términos energéticos. Los autores esgrimen entre otros los siguientes argumentos:
  • Geográficamente hablando, Estados Unidos mas allá de dudas, tiene muchos asuntos importantes que pactar con América Latina.
  • Cuba, Chávez y el ALBA, no pueden continuar dominando la región. 
  • No existe ningún relacionamiento “fructífero” (traduce el autor de este trabajo) entre los funcionarios de los gobiernos de Venezuela y de los Estados Unidos, actuando Venezuela diferente a Colombia, Estado al que si le importan las relaciones de ese país con los EE.UU.
  • Los Estados Unidos no pueden continuar para posicionarse como un señor indiferente en desacuerdo con la mayoría de América Latina.
  • La política regional de Estados Unidos es incorrecta o al menos últimamente.
  • Estados Unidos tiene mucho que ganar, especialmente preservando su larga hegemonía en la región. 
  • Mejorando las relaciones con América Latina podría significar un retorno positivo de ambos lados en todos los sentidos.
Los anteriores elementos constituyen lo que los autores llaman “el punto ciego” de las relaciones de Estados Unidos con América Latina (páginas 186 a 194 de la obra).

Estados Unidos y Cuba - Nueva etapa en sus Relaciones Diplomáticas

Si la normalización de relaciones entre Cuba y los Estados Unidos hubiera sido anunciada un 28 de diciembre, diríamos que alguien en el imperio estaba jugando al día de los santos inocentes, tal como se juega o festeja en Venezuela.

Pero no es así, los Presidente Raul Castro y Barack Obama, han anunciado el 17 de Diciembre de 2014, en la fecha conmemorativa de la partida a la eternidad del hombre mas grande de América en todos los tiempos, el Libertador Simón Bolívar, el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Todo esta secuencia de hechos  se inicia con la liberación de Alan Gross, un miembro de la USAID, detenido y juzgado por espionaje en Cuba desde hace 5 años. La liberación fue anunciada por el Presidente Raul Castro y posteriormente, el Presidente Barack Obama anunció la liberación de los tres (3) anti-terroristas cubanos presos en los EE.UU. 

El Presidente Obama ha dicho y citamos:

Comenzaremos un nuevo capítulo en nuestras relaciones. Hoy Estados Unidos está cambiando su relación con el pueblo de Cuba. Tendemos una mano de amistad. No podemos permitir que las sanciones de EE.UU. se sumen a las cargas que soportan los cubanos a los que queremos ayudar.

Vale la pena citar que este cambio de política llega en momentos en que Estados Unidos ha acumulado mas de 50 años de fracaso en su política en contra de Cuba y de mas de 20 años de resultados adversos a nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas, respecto al bloqueo genocida, que esa nación ha ejercido en contra de la nación antillana.

Según anunció el representante de la Casa Blanca Josh Earnest, el embargo sería suprimido antes del final de la actual Administración en 2017 y como decimos en Venezuela, “amanecerá y veremos”.

Dijo Obama adicionalmente “El Papa Francisco me llamó a mí y a Castro para que avanzáramos en el caso de Alan (Gross), para que diéramos pasos en la resolución del conflicto". 

Desde la reunión del MERCOSUR en fecha 17 de Diciembre del Corriente, tanto la Presidenta saliente Cristina Fernández como la nueva Presidente protémpore Dilma Rousseff, anunciaron y celebraron el acontecimiento y agradecieron al Papa Francisco por su intermediación. Felicitaron primeramente al Presidente Raúl Castro por lo anunciado, y luego, felicitaron momentos después, al Presidente Barack Obama por la iniciativa.

El anuncio de estas decisiones por parte de ambos presidentes, no fue del agrado de los Republicanos Robert Menéndez y Marcos Rubio, habiendo declarado este  último lo siguiente:

La Administración Obama le ha fallado al pueblo de los Estados Unidos y al pueblo de Cuba.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Opinión de Atilio Borón sobre relaciones diplomáticas Cuba-EEUU







(Por Atilio A. Boron) Termina el año con una gran noticia: los tres luchadores antiterroristas cubanos regresaron a casa. Se puso así fin a una flagrante injusticia, que hundió en la ignominia al sistema judicial estadounidense. Y Barack Obama, ante el inocultable fracaso de medio siglo de política hacia Cuba, decidió un cambio de rumbo que si bien no tiene la radicalidad necesaria –para lo cual habrá que lograr que el Congreso derogue la legislación que decreta el bloqueo económico, comercial y financiero de la isla- por lo menos abre la puerta a una serie de cambios que permitirán mejorar las condiciones de vida de la población cubana. No es un dato menor que en su discurso Obama haya prometido que enviaría al Congreso un pedido para derogar esa legislación que se interpone como un obstáculo a su pretensión de normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba. Porque, ¿cómo se podría conseguir ese objetivo si, al mismo tiempo, se le impone a ese país un bloqueo que ha sido condenado en reiteradas ocasiones por la comunidad internacional en la Asamblea General de las Naciones Unidas, por la mismísima OEA, por la UNASUR, por la CELAC?


La decisión de Obama será motivo de múltiples análisis e interpretaciones. Pero hay algunas claves que, desde ya, son insoslayables. Una, el resonante fracaso de las políticas convencionales seguidas por Washington desde el triunfo de la Revolución Cubana. Dos, el paradojal aislamiento en que se encontró Estados Unidos, reconocido por el Secretario de Estado John Kerry horas después del discurso presidencial. Aislamiento y creciente animadversión en el hemisferio y escandaloso aislamiento evidenciado, año tras año, en el abrumador respaldo que cosechaba el voto en contra del bloqueo en la Asamblea General de la ONU. Tres, el protagónico papel jugado, según lo señalaran tanto el presidente de Estados Unidos como su homólogo cubano Raúl Castro, por del Papa Francisco y el gobierno de Canadá, quienes cumplieron su misión con extraordinaria eficacia y en el más absoluto secreto. Cuatro, la lucha sin pausa de los familiares de “Los 5”, que lograron constituir una poderosa coalición internacional que presionó sin cesar y sin desmayos al gobierno de Estados Unidos y que movilizó voluntades que no cejaron de luchar ni un solo día desde que se produjo la detención de los luchadores cubanos. Cinco, el preocupante cuadro geopolítico internacional que presenta serios desafíos a los intereses estadounidenses en Medio Oriente, con el Estado Islámico –cuya creación le debe mucho a Estados Unidos y el Reino Unido- dando lugar a una masacre de incalculables proporciones; en Asia Central, donde los talibán no cesan de perpetrar atrocidades como las de los niños en Paquistán; en el extremo Oriente (la crisis del Mar del Sur de la China y el riesgo de un enfrentamiento armado con Japón); la progresiva desestabilización de regiones enteras de África y, para colmo de males, la perspectiva nada marginal de una eventual confrontación bélica en Europa por la crisis ucraniana, todo lo cual torna altamente aconsejable preservar a América Latina y el Caribe como una zona de paz -¡como la única zona de paz!- y en la cual la pretérita ascendencia estadounidense se encuentra seriamente menoscabada. Recomponer relaciones con los países del área, en un marco de respeto e igualdad, se convierte en un imperativo categórico. Habrá que ver si Washington puede, porque los que desde adentro y afuera se opondrán a este proyecto son muchos y muy poderosos.
Imprimir artículo

jueves, 11 de diciembre de 2014

Bancarizar para empoderar. La experiencia del Banco de Desarrollo de la Mujer.

Por:  Yris Martín Márquez (*)
Fue el primer banco creado en revolución y direccionado a empoderar, incluir y  bancarizar a las mujeres más pobres entre las pobres. El Decreto con Fuerza de Ley de Creación, Estímulo, Promoción y Desarrollo del Sistema Microfinanciero” se constituyó en  el marco general de una política pública destinada a incluir en el sector financiero a los mas pobres entre los pobres.  Se crea el Banmujer (08 de marzo 2001) fecha simbólica para las feministas del orbe, dirigido a apoyar las iniciativas productivas de las mujeres más humildes. Aquellas excluidas  por no tener respaldos financieros con entidades del sector financiero bajo la metódica convencional. El Banco de la Mujer ha sido inclusión y bancarización de mujeres indígenas, campesinas y de los sectores populares que no habían podido tener ni siquiera una libreta de ahorros en su vida.

Banmujer busca a sus usuarias, no son consideradas clientas,  en la comunidades campesinas, indígenas y barriales esa fue la instrucción de su Presidenta Economista Nora Castañeda, mientras más humilde más apoyo debemos darle señalaba. Esto quiere decir, que han sido las promotoras del banco en los distintos estados las que se han dedicado,  con esfuerzo y sacrificio a llevar el Banco hasta las usuarias. La metodología del Banmujer ha sido una experiencia inédita en Venezuela, más no en el mundo. Véase los casos del Banco Grameen de Bangladesh o experiencias como la Banca ética en Italia.

Banmujer es diferente porque el crédito es una excusa, un medio para empoderar a las mujeres, permitiendo que a través de un microcrédito su actividad y capacidad productiva se desarrolle. Liberándola de la sujeción a un poder patriarcal sólo por el hecho de su propia subsistencia o la de sus hijos. Liberándola para amar y para realizarse desde su propio autonomía económica.

Banmujer hace uso del crédito para organizar a las mujeres y reflexionar junto a ellas en torno al hecho productivo,  pero también para educar sobre el derecho a una vida libre de violencia, igualdad y equidad de género, sobre los cuidados en salud sexual y reproductiva, sobre la prevención del embarazo en adolescentes, el VPH, el cáncer de seno y útero y por supuesto, sobre como manejar administrativamente una iniciativa productiva. Testigos de ello son los organismos internacionales de cooperación que apoyaron los servicios no financieros del banco, tales como: el PNUD, UNFPA, JICA, AECID, entre otros.

La organización de las mujeres usuarias del banco ha dado lugar a la conformación de un tejido social denominado redes de usuarias, en algunos estados con mucho dinamismo y actividad, transformándose en una red que fortalece aún más la coordinación y actuación conjunta para apoyar sus propias iniciativas y crecer juntas desde las distintas dimensiones del ser humano.

Banco de Desarrollo de la Mujer ha sido la operativización de una política social incluyente y revolucionaria a favor las mujeres, sacudiendo los paradigmas tradicionales de la banca, dirigido a las más pobres. La metódica y práctica de Banmujer que,  originalmente nació bajo la adscripción del Ministerio del Poder Popular para las Finazas y bajo la supervisión de la SUDEBAN, derivó finalmente  en su adscripción al Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género con lo cual se ratifica que ciertamente Banmujer es una política de empoderamiento y de construcción de relaciones sociales distintas, tal y como debe ser el socialismo  y no un banco convencional.  Desde esta perspectiva, el Estado mismo ha establecido el carácter de  Banmujer como un mecanismo, una herramienta  para la lucha contra la pobreza y, entre otros, acercar a Venezuela en el cumplimiento de las Metas del Milenio, las cuales formalmente, se vencen el año 2015. La lucha contra la pobreza implica, dado que se estima que más del 70% de los pobres del mundo son mujeres, políticas públicas especificas para las mujeres apoyarlas para su empoderamiento económico y social dado que son el rostro mismo de la pobreza y la exclusión.

Asimismo, Banmujer ha sido escuela y formación solidaria para hombres y mujeres que trabajan o han trabajado allí y que comparten un enfoque más humano y solidario de las finanzas. Una ventana de esperanza. En momentos de grandes transformaciones donde el Banmujer pareciera ser razonado bajo la lógica de un banco tradicional y fusionado junto a otros órganos distintos en razón de su objetivo y metodología de trabajo consideramos justa la revisión, rectificación y reimpulso de una experiencia y organización de vanguardia encabezado por una mujer de honestidad a toda prueba: Nora Castañeda. Banmujer, en definitiva, ha sido algo más que un banco, es la incipiente formación de mecanismos solidarios, para la creación de relaciones más humanas, que permitan construir bienestar para todas.


Pretender subsumir lo que ha venido siendo una experiencia de empoderamiento en la lógica bancaria tradicional, es retroceder a un marco en el cual las mujeres, particularmente las más pobres, estarán condenadas a competir por los créditos de forma desventajosa. Desde aquí solicitamos la reflexión en torno a la fusión planteada.

(*) Yris Martín Márquez
Feminista. Orden Argelia Laya. Única Clase.
Socióloga. Magna Cum Laude
Msc. Planificación del Desarrollo Económico.

Imprimir artículo