"VENEZUELA SE RESPETA"

lunes, 5 de octubre de 2015

Noam Chomsky: doctrina exterior de EEUU es la de la mafia

4 de octubre de 2015.- El célebre filósofo y lingüista Noam Chomsky concedió al canal de noticias independiente Democracy Now una emblemática entrevista en la que comparó la política exterior de Estados Unidos con la de la mafia, poniendo como ejemplo su hostilidad hacia Irán.
Para explicar su firme postura hacia Washington en su entrevista, Chomsky se dirige a la historia contemporánea de Irán, cuando su desarrollo tanto económico como político fue contenido por los británicos, quienes junto a sus aliados estadounidenses se enriquecían con los enormes recursos energéticos del país. No obstante, la situación cambió cuando en 1951 el primer ministro iraní, Mohamad Mosadeq, nacionalizó la industria petrolera de Irán.
“En 1953, cuando Gran Bretaña estaba demasiado débil para derrocar a Mosadeq, Estados Unidos se hizo cargo y llevó a cabo un golpe de Estado (derrocó al primer ministro iraní el 19 de agosto de 1953) e instaló a Mohamad Reza Pahlevi, también llamado el sha (el rey) de Persia”, recuerda Chomsky.
En 1979 el pueblo iraní pudo recuperar su poder tras la victoria de la Revolución Islámica de Irán, que derrocó al dictador impuesto por EEUU e impuso sus propias órdenes. No obstante, la nueva pérdida de poder en la región solo aumentó la hostilidad de Washington, que decidió utilizar como instrumento al régimen del exlíder iraquí Saddam Hussein para atacar a Irán en el período entre 1980 y 1988.

“La doctrina de EEUU en los asuntos internacionales es la de la mafia. El padrino no acepta la desobediencia”, explica Chomsky la razón principal de la creciente y duradera agresión de Washington hacia Irán. “Es demasiado peligroso. Así que, si algún pequeño vendedor, en algún lugar, por ejemplo, no paga dinero por su protección, el don no lo acepta. Usted envía sus matones a pegarle hasta hacerlo papilla, incluso si usted no necesita el dinero, porque otros podrían tener la idea, entonces las cosas podrían empezar a erosionarse. Ese es un principio dominante de los asuntos internacionales”, especifica el analista.
Imprimir artículo

Geopolítica de la frontera entre Venezuela y Colombía

POR JULIO ESCALONA
Las fronteras nacionales se van consolidando con la conformación del Estado nacional moderno. Esas fronteras van teniendo un carácter excluyente de otros Estados y otras poblaciones. El tamaño de las naciones y la necesidad de extender las fronteras en detrimento de otros Estados nacionales, es una cuestión clave. La extensión permanente de las fronteras condujo a guerras y diversos conflictos vinculados a la expansión imperialista y a la formación de bloques de poder imperial. La posesión de colonias fue un criterio de poder político, militar y económico. Esa expansión se hizo en nombre, entre otros procesos, de la soberanía nacional. Las fronteras nacionales se van convirtiendo en límites territoriales pero también en procesos de expansión geográfica y conflictos bélicos.
La soberanía nacional se fue asociando a relaciones de poder y dominación imperial. Así se llegó a la concepción del "espacio vital" y al nacional-socialismo. El nacionalismo radical quedó asociado a las posiciones fascistas.
Como bien sabemos el capital no tiene patria, pero se conforma y se consolida vinculado al Estado nacional moderno, a las monarquías absolutas, al Estado liberal, a los Estados nazifascistas y más contemporáneamente al Estado del Bienestar. Estas variantes en el desarrollo del Estado se han ido correspondiendo con el proceso de conformación del sistema capitalista mundial y sus necesidades políticas, superestructurales. En un solo proceso se van conformando estructura y superestructura, las clases sociales y la diversidad de conflictos políticos y militares como una totalidad.
El Estado del Bienestar se genera en sintonía con las necesidades de enfrentar la Gran Depresión de 1929, crisis que se prolonga a través de los años 30 y cuya solución va surgiendo aplicando políticas keynesianas y particularmente con el estallido de la Segunda Guerra Mundial.
El mundo de la posguerra no permite el desarrollo del capital tal como es, que se expresará en los tiempos del Consenso de Washington. El surgimiento del campo socialista, el enfrentamiento del Este y el Oeste, la Guerra Fría, la emergencia de los movimientos de liberación nacional y de luchas radicales en sintonía con el desarrollo del socialismo en Asia, África y América Latina y el Caribe, el ascenso de los partidos comunistas en Europa; el triunfo de la Revolución Cubana, de la Revolución China, la guerra de Vietnam, obligan al desarrollo de una estrategia imperial global que articula en un solo proceso, dos dimensiones: el halago y la seducción y las guerras de contrainsurgencia, vinculadas a golpes de Estado, asesinatos, sobornos, compra de conciencias, espionaje, guerras de baja intensidad, etc.

Simultáneamente con el desarrollo del Estado del Bienestar la estructura organizacional de las empresas va cambiando teniendo como referencia los procesos de integración vertical y horizontal de en función de la organización y reorganización de la producción y la articulación entre centro y periferia. Surge así la corporación multinacional que se va como infiltrando a través de la reacción creando filiales en los distintos mercados nacionales, integradas en un centro corporativo mundial.
Finalmente, se derrumba la URSS, se desintegra el campo socialista, los movimientos de liberación nacional y las luchas radicales vinculadas a la lucha armada son derrotadas, los partidos comunistas entran en un proceso de crisis aguda a través del mundo, los gobiernos patrióticos son derrocados y sus líderes, como Salvador Allende y el general Juan José Torres son asesinados, y en ese proceso, violento y criminal, surge y se impone el Consenso de Washington y marchamos hacia la globalización neoliberal, que va destruyendo el Estado del Bienestar y los derechos económicos, sociales y políticos que le sirvieron de fundamento a la democracia representativa que comienza a ser sustituida por procesos totalitarios que van estableciendo la cohesión social en torno al miedo, la seguridad (que va surgiendo como el bien más apreciado), la dictadura del mercado y sus valores (el egoísmo y el individualismo) y las leyes del mercado desarrollando la tendencia a que este vaya sustituyendo a la sociedad.
Ese proceso tiene un primer punto culminante cuando utilizando como excusa el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York, el poder mundial dio un golpe de Estado contra la democracia, los derechos humanos y la paz mundial.
GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL Y DESAPARICIÓN PROGRESIVA DE LAS FRONTERAS NACIONALES
El gran proceso de producción mundial va siendo cada vez más un solo proceso que va integrando unidades productivas distribuidas a través de todo el planeta que van generando materias primas, productos en proceso y esto se va integrando en un producto final que puede crearse en aquel lugar del mundo que reúna las mejores ventajas competitivas. De hecho, producciones que son consideradas nacionales, en verdad sólo son un departamento de la gran corporación transnacional.
Las antiguas fronteras nacionales pierden sentido. Los tratados de libre comercio como el Alca persiguen, precisamente, resolver la integración de los mercados por encima de esas fronteras nacionales, por tanto, disolviendo cualquier idea-proceso de soberanía nacional que se corresponda con un espacio territorial delimitado por fronteras estatales soberanas. Las fronteras se van estableciendo en función de los procesos de integración vertical y horizontal que desarrollen las corporaciones transnacionales y se localizan internacionalmente como departamentos de la gran corporación y no como parte de una economía nacional, que se conforme como parte de un Estado soberano, pues eso rompe con la lógica de los procesos de acumulación a escala mundial. Por eso hoy el enemigo principal del poder mundial son los Estados soberanos.
Es en dicho proceso en el que emerge el presidente Hugo Chávez enfrentándose al Alca, reinterpretando el concepto y las prácticas de la soberanía, resaltándola como vinculada a la independencia nacional y la integración de los pueblos soberanos. La soberanía no se consolida compitiendo con otros Estados, lo que condujo a las guerras del siglo XX y el siglo XXI. La soberanía es consustancial con la solidaridad, con el reconocimiento del otro.
Con los recientes ejemplos de los problemas limítrofes a los que se ha enfrentado Venezuela, quizás podamos explicar mejor aspectos de este problema.
LOS CASOS DE GUYANA Y COLOMBIA
a) Guyana
La zona del Esequibo es una zona en reclamación, posee petróleo, diversas riquezas naturales y depende de la jurisdicción tanto de Venezuela como de Guyana. La Faja Petrolífera del Orinoco también tiene petróleo y pertenece a Venezuela. La decisión del poder mundial es que la Exxon-Mobil tome posesión de ambos territorios y conforme una nueva unidad económica y geopolítica que una lo que es hoy el territorio de Guyana, la Guayana Esequiba y buena parte de la región suroriental de Venezuela con todas sus riquezas, lo que incluye el Delta del Orinoco.
El plan es sobornar al gobierno guyanés, desestabilizar y derrocar al gobierno bolivariano y establecer una nueva frontera de carácter estratégico determinada por la geopolítica transnacional y los intereses financieros del poder mundial. Es también una manera de golpear intereses estratégicos de China y Rusia.
b) Colombia, la destrucción de la frontera y la "media luna" que desintegraría el occidente de Venezuela
En el caso de la frontera con Colombia, grosso modo, la situación se plantea así: Colombia dejó de ser un Estado nacional y es una base territorial y geopolítica de los poderes que los gobiernos de Estados Unidos e Israel representan. De hecho, quien ha entrenado a los narcoparamilitares colombianos en técnicas como el descuartizamiento, torturas, exterminio de la población civil, desplazamiento de civiles, y captura de sus tierras no sólo son los expertos de Estados Unidos sino especialmente los técnicos israelíes, que tienen una larga práctica aterrorizando a los palestinos.

Colombia dejó de ser un Estado nacional y es una base territorial y geopolítica de los poderes que los gobiernos de Estados Unidos e Israel representan.
Los planes para eliminar a la República Bolivariana de Venezuela como Estado soberano, dependen, como lo ha señalado el periodista Walter Martínez reiteradamente, de la ocupación militar y política de Colombia.
Progresivamente han venido ocupando ambos lados de la frontera, de tal manera que de hecho, es una frontera cuyo control Venezuela ha venido perdiendo. Pero no sólo la frontera, el plan que se viene ejecutando incluye también la infiltración de narcoparamilitares hacia zonas claves venezolanas desde donde han creado redes, particularmente de jóvenes, utilizando el microtráfico de drogas y los microcréditos. Desde esas bases promueven la inseguridad y el miedo, convirtiendo la inseguridad en un grave problema que conduce a que la "seguridad" sea un bien esencial, por tanto, la gente estará dispuesta a pagar protección.
Los secuestros, asesinatos, atracos, robo de vehículos, asaltos, invasión de viviendas cometiendo violaciones y robos, en fin, la mayor suma de delitos posibles para crear paranoia y miedo. Ahora ha aparecido el descuartizamiento uno de cuyos principales objetivos es sembrar más miedo y terror. Estas actividades no aparecen directamente vinculadas a bandas delincuenciales, sino como a una situación de descontrol social provocada por fallas de los cuerpos de seguridad del Estado y otras insuficiencias de las políticas públicas. La inseguridad se transforma en descrédito para las instituciones del Estado con efectos seriamente desestabilizadores.
Sobre todo porque las bandas mafiosas han logrado establecer, incluso en la ciudad de Caracas, un toque de queda: a partir de las ocho o nueve de la noche la gente se va encerrando en sus casas. También han logrado establecer una especie de zonas de exclusión por las que no se puede transitar. Esto afecta particularmente a los jóvenes que sienten que no pueden tener actividades de recreación durante las noches como ir al cine, a una fiesta, etc., y por supuesto, la responsabilidad es transferida al gobierno.
Un amplio sector de la población venezolana se encuentra en Estado de shock por la acción combinada de la inseguridad, las colas, la escasez inducida, la inflación, la depreciación constante del bolívar, etc. El Estado de shock facilita que las poblaciones colocadas en esas circunstancias puedan aceptar cualquier solución, como un derrocamiento violento del gobierno, que conduzca una situación totalitaria y represiva. El miedo siempre ha sido un arma importante del fascismo.
La Doctrina del Shock, es el nombre de un excelente libro de Naomi Klein. Un resumen bien completo fue llevado al cine. El documental dura más de sesenta minutos y está puesta en Youtube. (https://www.youtube.com/watch?v=yIhZjEsgsNQ)
La ocupación de la frontera venezolana es un paso decisivo para construir otra región económica y política desvinculada de la República Bolivariana de Venezuela, integrada al poder mundial y a las redes transnacionales que va construyendo la globalización neoliberal al servicio del capital. Es lo que se ha venido denominando "la media luna" integrada por Zulia, Táchira, Trujillo, Mérida, Barinas y Apure.
La ocupación de la Guayana Esequiba, de la Faja Petrolífera, del Delta del Orinoco y del sur de Venezuela bajo el reinado de la Exxon-Mobil, significaría el total desmembramiento de la patria de Bolívar y Chávez y probablemente un proceso de violencia criminal acompañado de procesos de exterminio de dirigentes y militantes bolivarianos.
Estos son los propósitos imperiales, pero ellos pueden ser derrotados. En la VII Cumbre de las Américas realizada en Panamá, se logró aislar al presidente Obama y él tuvo que declarar que en efecto, Venezuela no era una amenaza para EE.UU., si bien, por supuesto, no derogó la orden ejecutiva.
La clave es ganar la batalla política y diplomática desarrollando una estrecha unidad con los países soberanos. La acción diplomática de Venezuela en la Alba, en Petrocaribe, Unasur, Celac; con aliados como Rusia y China, con países africanos y de Asia, puede construir un sólido muro de contención que entorpezca y pueda derrotar la agresión.
Es muy importante la acción en las Naciones Unidas. La clave es derrotar las maniobras a través de las cuales pretenden que desde algún órgano de Naciones Unidas, surja una condena por violación a los derechos humanos, tratando de consolidar la matriz internacional que se viene desarrollando. Las campañas mediáticas sólo pueden complicar la solución pues hay asuntos delicados en juego que no se resolverán a través de los medios de información.
EL CARÁCTER TRANSNACIONAL DEL NARCOPARAMILITARISMO COLOMBIANO
1) Las oligarquías de Colombia y Venezuela no tienen nacionalidad
Sólo formalmente se identifican como venezolanos y colombianos por razones de conveniencia política. Luego, los sectores fascistas siempre han sido ultranacionalistas. Recordemos que durante la Segunda Guerra Mundial los ultranacionalistas estadounidenses y los ultranacionalistas alemanes colaboraban estrechamente como representantes del capital. Ambas burguesías eran racistas, fundamentalistas religiosos, maltusianos, contrarios a la democracia y al respeto a los derechos humanos. Las principales corporaciones estadounidenses colaboraban estrechamente en la construcción de la máquina de guerra nazifascista: la General Motor y la Ford les suministraban camiones, repuestos y todo lo que la industria automotriz alemana, volcada hacia la guerra, necesitaba. La Standar Oil le suministraba petróleo y así por el estilo.
Así sigue siendo hoy. En el mundo entero hay un resurgimiento del fascismo, particularmente en EE.UU. y Europa. A través del mundo los ultranacionalistas siguen uniéndose para excluir y reprimir a los "diferentes". Anti inmigrantes, racistas, guerreristas, anti musulmanes (que sin embargo, directa o indirectamente, financian al Ejército Islámico en la medida que este ataca a cuanta fuerza soberana y democrática se expanda por el mundo), partidarios de las torturas, de los asesinatos selectivos, antiterroristas que favorecen el terrorismo de Estado, contrarios a los derechos humanos, maltusianos, enemigos jurados de la diversidad cultural, étnica o religiosa…
2) Es el poder transnacional quien maneja los hilos
En los negocios del contrabando, el tráfico de drogas, el paramilitarismo, la especulación con el dólar, los golpes contra el bolívar, etc., participan por igual ambas oligarquías, la venezolana y la colombiana. Ambas oligarquías están coaligadas en estos negocios y coordinadas por el dominio imperial, que resguarda dichos negocios con siete bases militares instaladas en territorio colombiano y una base israelí, no reconocida ni declarada oficialmente, que se encuentra cerca de la frontera con Venezuela. Es, pues, el poder transnacional quien está manejando los hilos.
En los negocios del contrabando, el tráfico de drogas, el paramilitarismo, la especulación con el dólar, los golpes contra el bolívar, etc. participan por igual ambas oligarquías, la venezolana y la colombiana.
Como sabemos, este es un negocio dirigido por las mafias narcoparamilitares, que formalmente, aparecen como colombianas, pero también son transnacionales con una clara conexión con el sistema bancario internacional, dominado significativamente, por los sionistas. Sistema bancario a través del cual fluyen y se legalizan, los capitales generados por el narcotráfico.
Pero este no es todo el poder que han acumulado estas mafias. Ellas son una parte fundamental de los poderosos ejércitos privados que se están conformando en el mundo y que están pensados en función de encubrir a los Estados en toda la guerra sucia que se desarrolla en el mundo y evitar que estos aparezcan directamente relacionados con crímenes de lesa humanidad.
Empresas como Halliburton y Blackwater son de las principales empresas que mantienen miles de mercenarios a través del mundo. Incluso, en Colombia hay numerosos mercenarios que dependen de estas u otras empresas, haciendo trabajo "sucio", lo cual le da una particular peligrosidad a cualquier agresión que venga desde este país. Ellos son de los principales asesores en asesinatos atroces como el descuartizamiento, asesinatos masivos, torturas crueles, violaciones en masa, etc.
Detrás de la guerra económica y toda la ofensiva que viene desde Colombia está pues todo el poder militar-financiero que gobierna el mundo. Debemos saber claramente a quien nos estamos enfrentando. No es a un simple grupo de narcoparamilitares sino a un poder supranacional que es quien, en los hechos, gobierna el mundo.
Es bien sabido como las mafias narcoparamilitares están muy integradas al capital financiero trasnacional. Incluso, durante la crisis financiera de 2008 masas de capital financiero proveniente del narcotráfico fueron fuentes importantes para proveer liquidez al sistema bancario e impedir el derrumbe.
No es a un simple grupo de narcoparamilitares sino a un poder supranacional que es quien, en los hechos, gobierna el mundo.
Esas mafias transnacionales son, por lo menos, cogobierno en Colombia. Es lo que en Colombia ha recibido el nombre de parapolítica, significando que las instituciones civiles, militares y de seguridad, están fuertemente influidas, incluso dominadas por el narcoparamilitarismo.
Entonces, surge la siguiente pregunta: ¿qué hechos pueden obligar al presidente Santos, o más bien al poder que está detrás de él, a renunciar a estas evidentes ventajas, a ceder y facilitar la estabilidad del gobierno bolivariano, del cual la oligarquía colombiana es un fervoroso enemigo?
3) El poder transnacional internacionaliza el conflicto
Pero el asunto va mucho más allá. Hay un inusitado interés en internacionalizar el conflicto sacándolo no sólo del diálogo bilateral sino también de la esfera regional, pues el gobierno de EE.UU., representante del poder mundial, no maneja a su gusto las instancias regionales. Prefiere dirimir este conflicto en las instancias que puede manejar mejor, en las que tiene una decisiva influencia.
¿Será casual que con motivo de las medidas tomadas por el gobierno venezolano, totalmente justificables a la luz del derecho internacional, se haya desatado una feroz campaña internacional, acusándolo de violador de los derechos humanos de familias, niñas y niños, de aplicación de violencia contra las familias, destrucción de viviendas, etc.? ¿Que los medios informativos internacionales aliados con los que funcionan en Venezuela estén desarrollando una intensa campaña con imágenes, titulares, entrevistas, etc. que tiñen de violencia y amarillismo las pantallas de la televisión y las portadas de periódico y revistas, acusándonos de terroristas y crímenes contra la humanidad?
¿Será también casual que esa misma sea la acusación que se le viene haciendo al Estado venezolano por las detenciones de algunos dirigentes opositores que han estimulado y organizado actos terroristas?
4) El revés sufrido en la Cumbre de Panamá convenció al poder mundial de no enfrentar en bloque a nuestra región
Especialmente a raíz de la Cumbre de Panamá, Estados Unidos comprendió que no podía enfrentar en bloque a la región latino-caribeña pues en los intentos que hizo se quedó aislado y la República Bolivariana de Venezuela salió fortalecida,
Entonces, comenzó a tramar un conflicto intrarregional. Lo inició en el enfrentamiento con Guyana mediado por la Exxon-Mobil. Este fue como un ensayo general y finalmente, tramó la crisis con Colombia que está en pleno desarrollo.
Un conflicto regional que rápidamente lo va internacionalizando para conducirlo hacia los espacios que puede controlar y predeterminar. Uno es la ONU, pero sobre todo la Corte Penal Internacional. El solo hecho de que un país sea acusado ante este órgano y que se cree la expectativa mediática de que dicho órgano pueda aceptar la acusación, ya es un problema.
5) Pese a las graves pérdidas económicas que el conflicto en la frontera les ocasiona, han decidido asumirlas a cambio de derrocar al proceso bolivariano
El cierre de la frontera le está causando a los empresarios colombianos y al Estado, grandes pérdidas económicas. La apelación a la Corte Penal Internacional, lo prolongará y agudizará esas pérdidas. Han decidido asumirlas en función de derrocar al gobierno bolivariano.
Accionar los mecanismos regionales a través de Unasur es una gran prioridad. Lo que resalta la importancia de la propuesta que hizo el presidente Maduro para que una comisión paritaria de Unasur se instale en la frontera de los dos países. Es notable como el presidente Santos se apresuró a convocar una reunión de emergencia de Unasur para tratar el tema. Obviamente no se sintieron cómodos con la propuesta que hizo el presidente Maduro, pues la Comisión de Unasur iba a poner sobre la mesa toda la verdad. Seguramente el imperio azuzó para abandonar ese camino.
EL CIERRE DE LA FRONTERA NO ES INDEFINIDO
Bien sabemos que esta medida tiene un límite. Los hechos han demostrado que fue necesaria y correcta. Debe completarse cerrando, por lo menos, parte de la frontera del Estado Zulia.
En algún momento hay que enfrentar los problemas económicos y estructurales que tienen que ver con el contrabando, el bachaqueo, el empoderamiento de las mafias narcoparamilitares en la frontera, la especulación con la relación bolívar-dólar, los crímenes y demás delitos transfronterizos, etc.
EL MUNDO ESTÁ MARCHANDO HACIA EL FASCISMO
En el mundo entero va creciendo esta tendencia. Se agudiza en EE.UU., en Europa y avanza en Colombia. En dicho país mafias narcoparamilitares van controlando el Estado. Es notable como esa influencia se va expresando en el más reciente conflicto con Venezuela. En Colombia hicieron una propuesta estableciendo condiciones para aceptar un diálogo bilateral. Luego, prácticamente sin esperar respuesta alguna, se presentan anunciando una demanda ante la Corte Penal Internacional (CPI), en la que se acusa al gobierno venezolano de violación a los derechos humanos y solicitan la detención del presidente Nicolás Maduro. La política exterior colombiana se coloca abiertamente al servicio de la desestabilización y el eventual derrocamiento del gobierno de Venezuela.
Previamente el ministro colombiano de Defensa declaró, que estaban preparados para lo peor. Listos para "enfrentar y derrotar toda amenaza interna o externa".
Es fácil alardear y fanfarronear cuando en su territorio se cuenta con siete bases militares estadounidenses y una israelí. Sin embargo, no esas mismas elites colombianas no son capaces de denunciar a los soldados de EE.UU. que han violado a más de medio centenar de niñas colombianas.

Septiembre de 2015.
Imprimir artículo

domingo, 4 de octubre de 2015

América Latina en la transición geopolítica y la doctrina estratégica de los EEUU (Vídeo)

VÍDEO El imperio de las farmacéuticas


Fuente: Aporrea (consultado el 04/10/2015)
La ley básica del capitalismo nos indica que “no hay negocio sin necesidad” y que la base del comercio es el principio de escasez.
Traduciendo esta premisa al mundo de la salud corporativizada o privada, se entiende que “sin enfermedad, no hay lucro”. Y lucro es precisamente el interés último de las corporaciones farmacéuticas.
Esta semana, el premio Nobel de Medicina, Richard J Roberts, denunciaba que dicho sector privado se caracteriza por la codicia y la sed de ganancias económicas.
Pero aquello no es un secreto: durante décadas, investigaciones, demandas judiciales, editoriales, programas informativos, entre otros, se han dado a la tarea de revelar ante la opinión pública una realidad espeluznante: la salud, en realidad, sólo es un mercado de bienes y servicios.
A nivel global, el interés de las farmacéuticas consiste en crear enfermos y adictos a los medicamentos.
Uno de los ejemplos más relevantes en la problemática es el uso de farmacéuticos destinados a tratar una variedad de supuestas enfermedades creadas a gusto y medida de la psiquiatría infantil contemporánea.
Con aquellos “diagnósticos” se logran dos efectos lucrativos: producir una generación de adictos a los barbitúricos y asegurar un mercado de drogodependientes que eventualmente crecerán para consumir.

Las otras drogas de manufactura corporativa; medicamentos destinados a otras “condiciones o enfermedades” en el marco capitalista de los sistemas de salud.
Imprimir artículo

El dinero es deuda (documental)

A 3 años del último discurso de masas del Comandante Chávez

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Falso positivo del gobierno colombiano en la frontera

Por: Hugo Fonseca / Contrainformación
¿De dónde proviene el odio a Simón Bolívar y a Venezuela?
Cinco presidentes colombianos (Francisco de Paula Santander, José María Obando, José Hilario López, Mariano Ospina Rodríguez, y Tomás Herrera), junto a conspicuos miembros de la oligarquía neogranadina conspiraron y concertaron sus vilezas para planificar el asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre. Luego de una larga deliberación que duró hasta las 4 am, el Comité directivo del Club de asesinos, formado para crear una república independiente en el centro de Colombia, aprobó, por unanimidad, la muerte de Sucre. Club de facciosos “liberales” constituido alrededor de Santander, cuya única articulación era el odio a Bolívar.
Hoy sus nietos y bisnietos con los mismos apellidos siguen odiando todo lo que suene a Bolívar, como la Revolución Bolivariana, Chávez, y Venezuela. Sus miembros más destacados: Manuel Antonio Arrublas, Ciprián Cuenca -director de “El Demócrata”- Juan N. Barros y Juan Gómez, impresor y editor respectivamente del mismo diario; Ángel María Flores, Vicente Azuero, Luis Montoya, Juan Vargas, Mariano Ospina R. (después conservador), José María Obando (padre del liberalismo), Tomás Herrera, Genaro Santamaría, Emigdio Briceño (conservador). Lorenzo María Lleras, abuelo de dos ex presidentes colombianos, en 1932 con un pelotón de cachacos armados, sacó a empujones a Manuela Sáenz de su casa, echándola hacia el destierro. Era el odio de la criminal oligarquía hacia Bolívar...
Apellidos que se repiten y se entrecruzan, Ospina, López, Lleras, Valencia, Restrepo, Herrera, Calderón, Camargo, Santos, Holguín, Michelsen, Murillo, Hurtado,Otalora, Turbay, Pastrana, Lagarcha... todos unidos al gran traidor, agitando la bandera anti bolivariana y antivenezolana.
Los directores de la tragedia de Berruecos fueron caracterizados por S.Bolívar así: “José Hilario López es un malvado, un hombre sin delicadeza y sin honor… Todo su saber consiste en el engaño, la perfidia y la mala fe; en una palabra, es un canalla”. José María Obando: “Más malvado que López, peor si es posible. Es un asesino con más valor que el otro; un bandolero audaz y cruel; un verdugo asqueroso y un tigre feroz no saciado todavía por la sangre que ha derramado” (Perú de Lacroix). 
¿Qué le ofrecen los nietos de la oligarquía santanderista hoy, a Venezuela?
Lo que está en sus genes: violencia, manipulación, trácalas, falsos positivos, y mentiras, unificadas en la neocultura “traqueta” (traqueteo de las ametralladoras paramilitares) –que exhiben con fruición en sus medios- vocablo muy de moda en el léxico narco-paraco.
Esa cultura de la intimidación y el enriquecimiento brusco es el modelo inmoral que le impusieron a Colombia el cartel de Medellín, y los paramilitares de Uribe, aceptado por la psiquis oligárquica bogotana y por su clase política. Este carcinoma que se propagó con inusitada rapidez, quebrantando los linderos mismos de Venezuela, penetrándolos los oligarcas cachacos con la avidez de sus abuelos, los asesinos de AJ de Sucre y de Bolívar, es el tumor que el gobierno bolivariano quiere extirpar en la frontera hoy. La oligarquía colombiana ha desarrollado toda una industria de la farsa, la hipocresía y la falacia. Experta en burlar la ley sin violarla, se escandaliza cuando lo hacen los demás y descubre, de pronto, que su traición es lealtad.
No es de extrañar, entonces, que existan en Colombia tantas formas perversas de sobrevivir: unos se adaptan al sistema delinquiendo con la violencia, otros se adaptan robando en el erario público, algunos oprimiendo a los humildes y robándolos; otros siendo cómplices en delitos legalizados como el contrabando, el saqueo fronterizo y la vacuna; algunos se adaptan cooperando con los ricos para robar y hacerse mas ricos; muchos se adaptan extorsionando, secuestrando, sicariando... pero ya sea así o de cualquiera otra manera, todos buscan adaptarse para sobrevivir en ese inframundo delictual al cual ha condicionado el sistema oligárquico colombiano, a sus ciudadanos.

domingo, 20 de septiembre de 2015

VíDEO El dinero y el patrón oro

TV FORO "El problema de Colombia. De Gaitán al paramilitarismo"

En Comité Socialista de Estudios presentamos el programa de TV FORO "El problema de Colombia. De Gaitán al paramilitarismo". con la intervención de Ronald Sánchez (historiador), Herick Goicoechea (politólogo), y William Castillo (moderador, periodista). Venezolana de Televisión (VTV) 



Imprimir artículo

La crisis del capitalismo (en dibujos animados)

Libro digital: La intoxicación lingüistica




Comunicólogo y catedrático, realizó una amplia labor dedicada a analizar la relación entre cultura, comunicación y conciencia desde distintas disciplinas, como la sociología, la educación, las representaciones y funciones sociales, el desarrollo o la interculturalidad, hasta el uso que se hace del tiempo y del espacio para con los semejantes y el entorno natural y colectivo. Licenciado y doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, y doctor en Comunicación Social cum laude por la Universidad de Münster (Alemania), ejerció como profesor e investigador en Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá y Brasil. Autor de trece libros, nueve en colaboración, trece capítulos de obras colectivas, veintiún prólogos e introducciones, ochenta y siete artículos en revistas españolas y extranjeras, junto con noventa y cinco conferencias y ponencias en congresos y seminarios nacionales e internacionales. Su obra divulgativa, La formación de la mentalidad sumisa, alcanzó gran popularidad. Además, a esta vasta producción personal se añaden sus cincuenta y tres traducciones de algunos de los científicos y pensadores contemporáneos más sobresalientes.

Reseña tomada de: http://www.elperroylarana.gob.ve/

Imprimir artículo

lunes, 14 de septiembre de 2015

CONTRAOFENSIVAS Y RESISTENCIAS, EL MAPA CONTINENTAL

POR MARTÍN RANGEL ARDILA / http://cronicon.net/
Los recientes acontecimientos contra el gobierno de Bolivia, ratifican la puesta en marcha de una contraofensiva imperial en el continente, para reversar los procesos democráticos y revolucionarios, que han colocado la soberanía e independencia de nuestros pueblos, como base de una sociedad distinta a la capitalista.
La derecha internacional se ha unificado en pos de este objetivo, con una estrategia que combina todas las formas de lucha, todos los medios posibles, instalando una matriz de opinión contra el "Castro-Chavismo", concepto en el que enmarcan todas las luchas anticoloniales, antimperialistas y de liberación de los pueblos.
Para el imperialismo, los gobiernos democráticos y transformadores de nuestra América, y las luchas de sus pueblos, son expresión de una perversidad política e ideológica proveniente de Cuba y Venezuela, proyectos vistos como dictatoriales. Para el imperio, estos países revolucionarios, junto a Ecuador y Bolivia, son el nuevo eje del mal del continente, contra quienes tienen enfilados todos sus arsenales golpistas.
En las estructuras de opresión y explotación del capitalismo que han desarrollado durante siglos, encadenando a nuestros pueblos a la miseria, al hambre y la injusticia, han obligado a desarrollar batallas por la dignidad como única salida y desconocen de estos procesos sus milenarias raíces libertarias.
EL IMPERIO MANIPULA LOS DERECHOS HUMANOS
Para sustentar toda la escalada de desestabilización en América, el imperialismo sostiene que los gobiernos de izquierda son violadores de los derechos humanos y pretende posicionarse como defensor de estos, de la democracia y la paz; realidad que cae por su propio peso.
Sin excepción alguna, todos los gobiernos progresistas y de izquierda del continente, vienen impulsando políticas de inclusión social, superando los niveles de pobreza y hambre que hace décadas reinaban. Los altos niveles de analfabetismo, la carencia del derecho a la salud, vivienda, seguridad social y servicios básicos, se ha superado ostensiblemente.
Hay una redistribución de la renta y los ingresos, donde el Estado es promotor directo, reduciendo el monopolio de los sujetos privados.
Importantes han sido las nacionalizaciones emprendidas en Venezuela, Ecuador y Bolivia, porque dan mayores posibilidades al impulso de políticas sociales. Los ingresos de estas naciones van siendo direccionados hacia lo público; incluso las elites oligárquicas, se han beneficiado de todos estos cambios económicos.
La democratización de la política avanza y son protagónicos los sujetos populares, participando en las grandes decisiones políticas y los rumbos del país, construyendo así un poder negado, por la democracia burguesa.
El imperialismo y la derecha mundial, temen los avances sociales, políticos y culturales de los pueblos, porque son ejemplos, que pueden seguir impactando positivamente en el despertar de los pueblos.
Por eso la manipulación discursiva sobre la defensa de los Derechos Humanos, justifica las agresiones y ataques para derrocar a los gobiernos de izquierdas, pues si el cumplimiento de los Derechos Humanos fuera un rasero para juzgar gobiernos, serían los Estados Unidos, España, Inglaterra, Colombia los primeros en ser condenados como responsables de su violación sistemática y del terrorismo de Estado.
LA DERECHA COMBINA TODAS LAS FORMAS DE LUCHA
En la contraofensiva de la derecha mundial hacia el continente, se han creado organizaciones que despliegan su acción de muchas formas: movilizaciones masivas llamando al derrocamiento de los gobiernos, organización de grupos armados de derecha que sabotean los procesos sociales, restándole dinámica y posicionamiento a las instituciones populares, intimidando a la población, paralizando los programas y acciones afirmativas gubernamentales. Grupos armados contrarrevolucionarios llenos de mercenarios de tintes fascistas.
Las formas organizativas son diversas, sobresalen los comités cívicos en Bolivia, las guarimbas en Venezuela, las marchas de banderas negras en Ecuador, todos con varios intentos golpistas, donde se agrupa la derecha y los partidos políticos de claro corte burgués, en fin, cada país va adoptando diferentes maneras y formas, con el objetivo de organizar una fuerza de choque procapitalista e imperialista, que propicie los golpes de timón, para el regreso del capitalismo salvaje.
POR LA UNIDAD REVOLUCIONARIA CONTINENTAL
Por otro lado, los pueblos de Guatemala y Honduras vienen en una batalla política contra la corrupción, haciendo de ésta, una bandera de movilización política-ética, que dignifique la política. Incluso vienen promoviendo la necesidad de una nueva gobernabilidad.
La dignificación de la política, tiene que ser un asunto central en los actuales gobiernos de izquierda del continente, profundizando la batalla al interior de partidos e instituciones, pues es una estrategia política aprovechar al máximo las debilidades de los procesos transformadores, para debilitar las bases de soporte social y político.
En estos momentos de contraofensiva imperial, hay que retomar la unidad de los revolucionarios, del movimiento popular, en un diálogo permanente con los gobiernos de izquierda, para avanzar en un nuevo pacto social, que relance de manera vigorosa la resistencia al imperialismo, unifique el discurso y la acción revolucionaria, retomando el ideal camilista de encontrarnos en lo que nos identifica y prescindir de lo que nos separa y reconociendo el enemigo común: el imperialismo y las oligarquías.
No nos perdonaría la historia que los fraccionamientos y disentimientos en el seno del pueblo, sigan debilitando la causa popular y revolucionaria. El movimiento social, popular y democrático del continente, no puede permanecer dividido e ineficaz en la lucha por la preservación y permanencia de los gobiernos de la izquierda, pues la agresión no es sólo hacia los gobiernos, sino hacia todo el acumulado popular del continente.
Ante la guerra económica del imperio hay que desatar la fuerza comunal, la fuerza popular y de los trabajadores para el control del abastecimiento, para reorganizar la distribución, combatir la corrupción y fortalecer la gestión desde abajo complementaria con los esfuerzos institucionales.
De igual manera hay que retomar la iniciativa política como un hecho y acontecimiento continental. Cada gobierno de izquierda no puede enfrentar la contraofensiva aisladamente. Los foros de la Alba, de la Celac, de Unasur y otros deben activarse de cara a este momento decisivo en la lucha antiimperialista, democrática y de revolución del Buen Vivir.
Es el momento de levantar las banderas de Martí y Bolívar por la unidad y conscientes que nuestra patria es América.

Agosto de 2015.
Imprimir artículo

martes, 8 de septiembre de 2015

La Carta de Jamaica y la unidad de la América Meridional

Por: Adrián Figueroa León (*)
La Carta de Jamaica, es un documento escrito por el Libertador Simón Bolívar cuando apenas tenía 32 años de edad y se encontraba en Kingston refugiado después de la terrible pérdida de la Segunda República (1813-1814). Bolívar salió previamente de Venezuela rumbo hacia Cartagena de Indias, donde no encontró el apoyo esperado para su acción político- militar para la recuperación de la República.

El 14 de mayo de 1815, Bolívar encuentra asilo en Kingston – Jamaica y ahí decide proseguir su campaña política buscando apoyo en  favor de la causa de la independencia y escribe una serie de artículos, documentos y cartas siendo la más notable, “La Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta isla”, la cual estaba dirigida a un comerciante inglés llamado Henry Cullen, y que posteriormente fue conocida por la historiografía como la Carta de Jamaica, firmada por Bolívar el 6 de septiembre de 1815.

Más allá del sentido “profético” que atribuyen muchos historiadores venezolanos a este documento, nos inclinamos por decir que la Carta de Jamaica es un profundo análisis geográfico, sociológico y geoestratégico de América, donde se registra la evolución del pensamiento geopolítico y militar de Bolívar, quien se traza las ideas precursoras del antiimperialismo, de la unidad continental y las tareas a cumplir, entre las cuales se pueden mencionar; la necesidad de separarse definitivamente e independizarse de España, la necesidad de una constitución republicana sin la presencia de monarquías ni absolutismos y finalmente la necesidad de la unidad de los pueblos de la América. 

Según Bolívar, Europa ya no tenía ojos para ver la justicia de la gesta americana y se hacía cómplice de toda la barbarie española.  Por eso veía con mucha prioridad la unión de América para poder contrarrestar el poderío económico y militar de Europa y del Imperio del Norte.

A través de la Carta de Jamaica, Bolívar manifiesta la idea de avanzar para conformar Confederación de Pueblos americanos cuya capital sería Panamá, sugiere el tipo de organización política, la importancia de la unidad y la necesidad de conformar un contingente militar común para la defensa latinoamericana. 

El pensamiento geopolítico de Bolívar lo llevó a proponer la creación de canales transoceánicos en Panamá para unir el continente acortando las distancias y evitar que la navegación europea tuviera que cruzar obligadamente por peligrosos y estrechos canales del sur de Chile.  En este orden de ideas, Bolívar decía en la Carta de Jamaica:
“Los estados del Itsmo de Panamá hasta Guatemala formarán quizá una asociación.  Esta magnífica posición entre los grandes mares podrá ser con el tiempo el emporio del universo: sus canales acortarán las distancias del mundo; estrecharán los lazos comerciales de Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos de las cuatro partes del Globo.  ¡Acaso solo allí podrá fijarse la capital de la tierra como pretendió Constantino que fuese Bizancio la del antiguo hemisferio”
El Libertador no concebía repúblicas fragmentadas, sino unidas como una gran federación o bloque de repúblicas americanas.  Además comprendió que sólo a través de la soberanía popular se podrían mantener las repúblicas intactas ante el avance del imperialismo estadounidense y las potencias europeas.  En su carta, Bolívar plantea la idea de un congreso para los americanos y la importancia estratégica de Panamá:

¡Qué bello  sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso  de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios, a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra con las naciones de las otras partes del mundo.

De igual manera, Bolívar se plantea las ideas precursoras de Colombia como una sola nación, la cual se fundaría cuatro años más tarde en el Congreso reunido en Angostura, en este sentido, el libertador sentenció:  “La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse en formar una república central, cuya capital sea Maracaibo o una nueva ciudad”.

En esta pieza trascendental del pensamiento y acción política, Bolívar denuncia el atropello y expoliación por parte del imperio español durante más de tres siglos haciendo referencia inclusive a los documentos probatorios como la obra del fraile Bartolomé de Las Casas “Brevísima relación de la destrucción de las Indias.”

Bolívar  analiza las causas de la caída de la Segunda República, así como los errores que se cometieron en la guerra de la independencia y comprende la necesidad de incorporar a las mayorías en la lucha de la independencia como un proyecto popular.

Sin ninguna duda, la Carta de Jamaica es uno de los documentos fundamentales del ideario político del Libertador Simón Bolívar donde se configura la noción de la América Meridional, que para Bolívar comprendía desde el Rio Grande hasta La Patagonia, se desarrolla una teoría de la emancipación, el conocimiento de las sociedades americanas y naciones que se estaban formando recientemente.

El pasado domingo 6 de septiembre de 2015 se celebró el Bicentenario de la Carta de Jamaica, al mismo tiempo que se efectuaba la X Cumbre de Petrocaribe, es importante destacar que este texto fundamental, ha servido de inspiración no sólo a Bolívar, sino dos siglos después ha sido uno de los principales referentes ideológicos de los procesos políticos emancipatorios del siglo XXI para la Unión e Integración Latinoamericana y Caribeña.

De esta manera han surgido importantes iniciativas unionistas que hacen letra viva las ideas de Bolívar,  como los casos de Petrocaribe, ALBA, UNASUR y la CELAC, las cuales han sido impulsadas de la mano del Comandante Chávez para la lucha contra la explotación, el colonialismo, el imperialismo y en favor de la independencia, la soberanía y la unidad de los pueblos de la América Meridional.



(*) Adrián Figueroa León, MSc. en Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV), Investigador en temas de América Latina y el Caribe, @adrianfigueroa7, Editor del blog: Comité Socialista de Estudios http:comitesocialista.blogspot.com

Imprimir artículo

domingo, 6 de septiembre de 2015

Libro digital "Independencia, Soberanía y Justicia Social en el Pensamiento del Liberador Simón Bolívar"

En Comité Socialista de Estudios colocamos a la disposición de nuestros usuarios el libro en versión digital "Independencia, Soberanía y Justicia Social en el Pensamiento del Liberador Simón Bolívar" el cual es una compilación de los textos fundamentales del ideario de Bolívar.

Imprimir artículo

La realidad y los sueños (Reflexiones de Fidel)

Escribir es una forma de ser útil si consideras que nuestra sufrida humanidad debe ser más y mejor educada ante la increíble ignorancia que nos envuelve a todos, con excepción de los investigadores que buscan en las ciencias una respuesta satisfactoria. Es una palabra que implica en pocas letras su infinito contenido.
Todos en nuestra juventud oímos hablar alguna vez de Einstein y, en especial, tras el estallido de las bombas atómicasen Hiroshima y Nagasaki, que puso fin a la cruel guerra desatada entre Japón y Estados Unidos. Cuando aquellas bombas fueron lanzadas, después de la guerra desatada por el ataque a la base de Estados Unidos en Pearl Harbor, ya el imperio japonés estaba vencido. Estados Unidos, el país cuyo territorio e industrias permanecieron ajenos a la guerra, pasó a ser el de mayor riqueza y mejor armado de la Tierra, frente a un mundo destrozado, repleto de muertos, heridos y hambrientos. Juntos, la URSS y China habían perdido más de 50 millones de vidas, sumadas a una enorme destrucción material. Casi todo el oro del mundo fue a parar a las arcas de Estados Unidos. Hoy se calcula que la totalidad del oro como reserva monetaria de esa nación alcanza 8 mil 133,5 toneladas de dicho metal. A pesar de ello, haciendo trizas los compromisos suscritos en Bretton Woods, Estados Unidos, declaró unilateralmente que no harían honor al deber de respaldar la onza Troy con el valor en oro de su papel moneda.
Tal medida decretada por Nixon violaba los compromisos contraídos por el presidente Franklin Delano Roosevelt.Según un elevado número de expertos en esa materia, crearon así las bases de una crisis que entre otros desastres amenaza golpear con fuerza la economía de ese modelo de país. Mientras tanto, se adeuda a Cuba las indemnizaciones equivalentes a daños, que ascienden a cuantiosos millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas.
Como fue expresado con toda claridad por el Partido y el Gobierno de Cuba, en prenda de buena voluntad y de paz entre todos los países de este hemisferio y del conjunto de pueblos que integran la familia humana, y así contribuir a garantizar la supervivencia de nuestra especie en el modesto espacio que nos corresponde en el universo, no dejaremos nunca de luchar por la paz y el bienestar de todos los seres humanos, con independencia del color de la piel y el país de origen de cada habitante del planeta, así como por el derecho pleno de todos a poseer o no una creencia religiosa.

La igualdad de todos los ciudadanos a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, y al bienestar, es decir, los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha más los que emanen de nuestros sueños de justicia e igualdad para los habitantes de nuestro mundo, es lo que deseo a todos; los que por comulgar en todo o en parte con las mismas ideas, o muy superiores pero en la misma dirección, les doy las gracias, queridos compatriotas.
Imprimir artículo

Reflexión de Chávez sobre la Carta de Jamaica

domingo, 30 de agosto de 2015

lunes, 24 de agosto de 2015

Exxon Mobil y la geopolítica petrolera imperialista.



Por: Adrián Figueroa León (*)
¿Cuáles son las raíces de la Exxon Mobil?
Exxon Mobil es una empresa heredera de la Standard Oil Company fundada por Jhon Rockefeller en el año de 1870 y se constituyó como el primer gran monopolio del sector petrolero que en su momento llegó a dominar todos los procesos desde la exploración, producción, refinación y comercialización, al punto de controlar el 90% del mercado energético estadounidense.

La propia sociedad capitalista norteamericana y su gobierno le impuso una ley antimonopolio en 1911 la cual obliga a Rockefeller a desmembrar la Standard Oil Company en varias empresas, no obstante esta medida no tuvo gran efecto sobre este gran emporio petrolero, que adicionalmente controlaba la red ferroviaria encargada sector trasporte de los hidrocarburos, la Union Tanker Car Company.[1]

Exxon Mobil también conocida mundialmente como por (Esso) formó parte de las "7 hermanas petroleras", llamadas así por Enrico Mattei –fundador de la Eni- como el cartel petrolero más poderoso del planeta que prácticamente se repartió el mundo por el control del petróleo a través de acuerdos secretos.

Este poderoso cartel de las 7 hermanas petroleras estuvo conformado por la Standard Oil of New Yersey; la Texas Oil Company; la Standard Oil de Californía; la Gulf Oil Corporation; la Socony Mobil Oil; la Royal Dutch-Shell y la British Petroleum.  Según Bergier y Thomas (1968)[2] luchaban en cualquier parte del mundo donde existiera un pozo petrolero, sin embargo, estas corporaciones imperialistas  las unía la necesidad de controlar los precios del petróleo y combatir contra cualquier iniciativa de país productor petrolero en favor de su soberanía.   

La historia de esta corporación petrolera que forma parte del Complejo Militar Industrial Financiero y Comunicacional norteamericano,  es una historia que está cargada del despojo, evasión de impuestos, la  injerencia, las agresiones al medio ambiente y las violaciones sistemáticas del derecho internacional,  además está íntimamente ligada a al Departamento de Estado y los sectores de ultraderecha norteamericana. 

Hasta el reconocido escritor Steve Coll[3] se atrevió a documentar en su libro “El Imperio Privado, Exxon Mobil y el Poder Americano” que Exxon Mobil es una superpoderosa corporación petrolera  que su único objetivo es controlar las reservas de hidrocarburos del planeta y por ello comete crímenes y que actúa al margen de las leyes internacionales.

Vale la pena mencionar que Exxon Mobil fue una de las principales empresas que financió las campañas electorales del republicano George W Bush y tuvo un peso fundamental en la decisión de la agresión contra Irak. 

Esta corporación petrolera fue la responsable que Estados Unidos, siendo el país con mayor consumo de energía en el planeta, se haya negado a firmar el Protocolo de Kyoto que promovía la reducción de gases que generan el efecto de invernadero.   Es señalada de influenciar al gobierno norteamericano y manipular  la opinión pública para que no se tomara ninguna medida contra el calentamiento global, inclusive agrupo hasta treinta organizaciones para generar una estrategia mediática que pusiera en duda la situación del cambio climático.[4]  

Es la misma empresa que en 1989 provocó el catastrófico desastre ecológico en Alaska con el derrame petrolero del buque Exxon Valdez.
De acuerdo a lo indicado por  Seifer, Thomas; Werner Klaus (2008) [5] Exxon Mobil participó en operaciones de extracción en las aguas de Angola, país que depende en un 90% de los impuestos petroleros.  La mayor parte de esos ingresos fueron utilizados para financiar una cruenta guerra civil en ese país.

Exxon Mobil construyó un oleoducto de 1.070 kilómetros entre el Chad y Camerún, donde el Gobierno del Chad utilizó una parte del dinero recibido para comprar armas.  Adicionalmente durante la construcción del oleoducto, en sus alrededores se cometieron violaciones de los derechos humanos contra las personas que pusieron algún tipo de resistencia contra dicha instalación petrolera.

En Indonesia Exxon Mobil colaboró con el ejército del exdictador Suharto[6] acusado de realizar crímenes de lesa humanidad, entre las que se pueden mencionar ejecuciones masivas y desapariciones forzadas.  Habitantes indonesios en el 2001 acusaron a Exxon Mobil ante un tribunal norteamericano por su complicidad en las ejecuciones ilegales, las desapariciones forzadas y las torturas realizadas por los soldados indonesios, sin embargo este petitorio no prospero porque el gobierno norteamericano manifestó a la Corte que dejara sin lugar este caso debido a que podía afectar los intereses de EE.UU.

Igualmente Exxon Mobil ha sido responsable de la destrucción del hábitat en países como Nigeria, Ecuador,  Perú y Colombia como consecuencia de la explotación depredadora e irracional de los hidrocarburos.

¿Por qué la Exxon Mobil declara la Guerra contra Venezuela?
Luego que la actividad petrolera en Venezuela fuese controlada casi durante 90 años por las grandes transnacionales, a partir de la llegada del Comandante Hugo Chávez a la Presidencia de la República, se comenzó a estructurar en Venezuela una política petrolera ante todo nacional, vinculada a la soberanía y el interés del pueblo venezolano.

De igual manera se impulsaron un conjunto de acciones por parte del Estado venezolano en favor del rescate del justo valor del petróleo,  el derecho de administrarlo soberanamente en favor de los intereses del pueblo venezolano y la utilización del petróleo como un instrumento para resolver las asimetrías en el ámbito energético y avanzar en el ideal bolivariano de la unión de los pueblos de la América Meridional. 

Entre las acciones más resaltantes del Estado venezolano se puede mencionar la aprobación de normas con rango constitucional que se incorporaron en los artículos 302 y 303 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde el Estado se reserva la actividad de los hidrocarburos por razones estratégicas, de soberanía e Interés nacional.   
Igualmente se aprueba en 2001 con posterior reforma en el año 2006, la Ley Orgánica de Hidrocarburos la cual rige todo lo concerniente a la exploración, explotación, refinación, industrialización, transporte, almacenamiento, comercialización, conservación  de  los     hidrocarburos, así como lo referente a los productos refinados y a las  obras que la realización de estas actividades requiera. 

Es importante no perder de vista los antecedentes que se están explicando debido a que con este nuevo régimen fiscal y la política de Plena Soberanía Petrolera, Venezuela no sólo recupera el control de la actividad de los hidrocarburos por parte del Estado venezolano, sino que a partir de esta visión política del Gobierno Bolivariano apegada al principio de Soberanía, Independencia y la subordinación de la actividad petrolera al interés popular se comienza a gestar contra Venezuela una campaña de agresión por parte de los grandes centros del poder mundial con el apoyo de la oligarquía venezolana, quienes controlaban anteriormente la renta petrolera a favor de sus intereses antinacionales.

 De esta manera Venezuela se convierte en un laboratorio donde se aplican distintas fórmulas desestabilizadoras del Estado venezolano y el poder político tales como golpe de estado (2002), sabotaje petrolero (2002-2003), sabotaje eléctrico, paramilitarismo y guerra económica.

Con la política de Plena Soberanía Petrolera se logra revertir la nefasta apertura petrolera, la cual era una política entreguista y antinacional, que desmontó el régimen fiscal petrolero a través de la disminución de los ingresos, a través de la cual se privatizaron una buena parte de las actividades de PDVSA utilizando mecanismos como los Convenios Operativos y las llamadas Asociaciones Estratégicas.

En el marco de la política venezolana de Plena Soberanía Petrolera[7], el 27/02/2007 se promulga un decreto de Nacionalización de los convenios de asociación de la  Faja Petrolífera del Orinoco y los convenios de exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas que se tenían con las empresas transnacionales.

Con base en el decreto de nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco se realizó la migración a empresas mixtas de todos los proyectos que se desarrollaban ahí, donde operaban transnacionales como la British Petroleum, la Total, la ENI, la Statoil.  Solamente dos (2) empresas no negociaron y no aceptaron subordinarse al nuevo régimen fiscal venezolano, estas empresas eran la Conoco Phillips y la Exxon Mobil.

La Exxon llevó a cabo una serie de acciones judiciales contra PDVSA a través de tribunales internacionales, valiéndose de maniobras con tribunales británicos intentó presionar a PDVSA, demandando a la principal estatal petrolera venezolana por más de 12 mil millones de dólares por la nacionalización del área Cerro Negro donde operaba Exxon Mobil.  

Posteriormente,  la Exxon Mobil en su afán de poner en jaque a PDVSA y la República Bolivariana de Venezuela emprendió una serie de maniobras legales como el arbitraje internacional ante tribunales británicos y holandeses  –figura introducida en la Apertura Petrolera-  en su aspiración de 12 mil millones de dólares en bienes congelados, sin embargo, la Cámara de Comercio Internacional le concede a la Exxon Mobil una indemnización sólo por  908 millones de dólares, Exxon demandó ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias relativas de Inversiones), en esta instancia PDVSA sale con un arreglo favorable, ya que el CIADI falló por 1.591 millones de dólares, de los cuales PDVSA había cancelado 907 millones de dólares.

Con el fallo CIADI el pasado mes de octubre de 2014, se redujeron las aspiraciones de Exxon Mobil y sin la posibilidad de volver hacer negocios con Venezuela, sin embargo, esta depredadora transnacional de la geopolítica del imperio norteamericano, vuelve a la carga contra la República Bolivariana de Venezuela,  esta vez con su incursión desde el 5 de marzo del 2015 en el bloque Stabroek, en la Zona Marítima de la Guayana Esequiba o Territorio Esequibo, el cual se encuentra en reclamación por Venezuela, a tan sólo unos pocos minutos del mayor reservorio de petróleo del planeta.



(*) Adrián Figueroa León, MSc. en Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV), Investigador en temas de América Latina y el Caribe, http:comitesocialista.blogspot.com, @adrianfigueroa7





[1] Lepic, Arthur (2005) Exxon Mobil, proveedor oficial del imperio, disponible en http://www.voltairenet.org/article124563.html
[2] Bergier, Jacques; Thomas Bernard (1968) La guerra Secreta del Petróleo, Barcelona, España, Plaza y Janes Editores
[3] Steve Coll (2012) Los secretos sucios de ExxonMobil en Indonesia, Nigeria y Washington, disponible : http://www.democracynow.org/es/blog/2012/5/7/steve_coll_y_los_secretos_sucios_de_exxonmobil_en_indonesia_nigeria_y_washington
[4] El Lado Oscuro de la Exxon Mobil (2008) , disponible en http://elpoderdelconsumidor.org/empresas/el-lado-oscuro-de-exxon-mobil/
[5] Seifer, Thomas; Werner Klaus (2008), El Libro Negro del Petróleo, una historia de codicia, guerra, poder y dinero, Le Monde Diplomatique, Buenos Aires, Argentina
[6] Indonesia: What did Mobil Kwow?, Business Week, 28/12/1998
[7] PDVSA(2013) Serie Programa de Educación Soberanía y Siembra Petrolera, No1, Caracas, Venezuela.
 

Imprimir artículo