"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 3 de enero de 2015

Conspiración petrolera

FUENTE: HISPANTV

Oro negro: bendición para unos, maldición para otros. No es un secreto que el petróleo y la especulación de los precios del mismo es una eficaz herramienta geopolítica en nuestro tiempo.

Cuando hace algunos días la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reunían en Viena, Austria, los ojos del mundo -ojos financieros- estaban puestos en las discusiones pendientes sobre el tema.

Dos facciones se enfrentaban al dilema: mantener, o no, el límite de producción de 30 millones de barriles diarios. Por una parte, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Catar y por la otra Irán, Venezuela y Argelia.

Al final, con diálogo o sin él, los precios siguen cayendo; de hecho, se fueron a pique: la proporción del valor por barril es un tercio menor en los últimos seis meses. Siguiendo este rastro pegajoso de crudo, encontramos una realidad, casi tan negra como el mismo hidrocarburo.

Hay ¨unos actores¨ interesados en mantener hegemonías: a saber, una crisis interminable en Siria, Libia e Irak; una Rusia y un rublo en recesión, un Irán obligado a reducir sus exportaciones petrolíferas en un millón de barriles diarios.

De hecho, para muestra un botón: ¿Cuál fue el verdadero motivo de la invasión estadounidense a Irak y su interminable presencia militar en la región? ¿No será que estas tropas hacen de ¨custodios¨ de la región con mayores reservas petrolíferas del mundo?

Con todo, no es un buen momento para ser un ¨país productor¨: economistas sugieren que cada ganancia o pérdida de 10 dólares en el precio por barril de crudo se traduce en 330.000 millones de dólares -0.4 %- del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. Ante ello, no es casualidad que la era de los hidrocarburos sea también la época de las guerras, la desigualdad y los conflictos. Son temas de una etapa histórica en 'Detrás de la Razón'.

Imprimir artículo