"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

sábado, 27 de junio de 2015

Libro PDF ¿Cómo EEUU venden la Guerra?

Introducción (Actualizada en 2010) Achin Vanaik
Actualmente, los Estados Unidos son, con mucho, la mayor potencia militar del mundo. ¿Quién podría dudar de ello? Nadie debería extrañarse tampoco de que sus elites dirigentes persigan mantener, extender y profundizar la dominación política estadounidense. Las principales líneas que dividen a dichas elites tienen que ver con el cómo llevar a cabo esta tarea. De hecho, los términos del discurso han cambiado tan drásticamente que el lenguaje del imperio y de su construcción puede considerarse respetable; una visión digna de ser escuchada en los medios de comunicación dominantes de los Estados Unidos. Incluso en Europa hay mayor predisposición que en décadas pasadas a hablar de la “bondad del imperio” o de los Estados Unidos como una potencia imperial “benévola”; y de cómo la expansión de este imperio se puede entender como el requisito necesario para la “expansión de la libertad”. Una de las consecuencias indirectas de la aparición de este nuevo tipo de discurso político es también una predisposición mucho mayor a reexaminar, bajo una luz mucho más favorable, viejos imperialismos, como la Pax Britannica, con la idea de proporcionar perspectivas históricas y consejos sobre cómo se podría instituir una Pax Americana. Los últimos trabajos de Niall Ferguson no son sino un sorprendente ejemplo de este viraje hacia una forma moderna de “la carga del hombre blanco”, es decir, la idea de que el imperialismo británico fue (y, por analogía, el comportamiento imperial de los Estados Unidos es hoy día), de hecho, especialmente provechoso para sus supuestas víctimas, para los colonizados en lugar de para los colonizadores. Es decir, los verdaderos beneficiados fueron los liberados y no los explotados u oprimidos.1 Pero si realmente cabe esperar esta efervescencia derechista en el clima actual, puede que lo más inquietante resulte cómo intelectuales liberales, como John L. Gaddis y Paul Kennedy, están ahora dispuestos a conceder legitimidad y prestar especial atención a estas opiniones.2 Si durante la Guerra Fría los liberales justificaban el comportamiento de los Estados Unidos en materia de política exterior como una “postura defensiva” necesaria para “contener” la amenaza del comunismo y de la URSS, hoy el carácter descaradamente ofensivo de la política exterior estadounidense ya no se puede disfrazar y, por lo tanto, precisa más que nunca de discursos legitimadores, que muchos intelectuales norteamericanos y europeos de la derecha y el centro “liberal” parecen más que dispuestos a generar y a respaldar. Al parecer, un posible discurso general –el de la “expansión de la libertad” a través del imperialismo– no acaba de reunir todas las condiciones indispensables. Por lo tanto, se ha echado mano de toda una serie de discursos legitimadores, en cierta medida porque el dominio mundial no sólo exige un único discurso, sino discursos separados y matizados que permitan justificar las acciones de los Estados Unidos en distintas partes del mundo con contextos políticos diversos; es decir, donde existan diversos argumentos y lógicas que expliquen la presencia estadounidense. Este libro pretende por lo tanto trazar, analizar y valorar estos discursos separadamente, por capítulos, poniendo así en evidencia su papel en relación con la forma en que se está desplegando el proyecto imperial de los Estados Unidos en diversas zonas del mundo.


Imprimir artículo